Marko Attila Hoare: Ascenso y caída de la Serbia Moderna (1804-1941)

La primera plana está hoy en otros lugares, pero el mundo balcánico siempre ha suscitado interés, siempre ha ocupado un lugar destacado en los noticiarios y siempre ha tenido lectores ávidos de novedades. Así que demos la bienvenida a Serbia. A Modern History (Hurst), de Marko Attila Hoare, un amplio volumen que -todo hay que decirlo- se ha ido demorando en el tiempo, a pesar de los reclamos publicitarios, con cambio de sello editorial incluido.

Pero vayamos brevemente a lo que se nos promete en la introducción:

“Serbia es un país que ha suscitado un interés intelectual excepcional. Participó en las crisis que marcaron el comienzo y el final del siglo XX europeo: el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914 y las Guerras de Sucesión Yugoslava a partir de 1991. Sin embargo, este interés no se ha traducido en una amplia historiografía del país en lengua inglesa. La mejor introducción a la historia serbia moderna para un lector de lengua inglesa es A History of Modern Serbia, en dos volúmenes, de Michael Boro Petrovich, que ya tiene más de cuarenta y cinco años y sólo cubre el periodo hasta 1918.  Está magníficamente escrita y familiariza al lector de forma inolvidable con los principales acontecimientos y personajes de la historia serbia moderna, aunque al presente autor aún le queda la duda de cómo explicarla. Un intento más reciente de un autor extranjero es Historia de Serbia. Siglos XIX al XXI, de Holm Sundhaussen, publicado primero en alemán en 2007 y traducido al serbio al año siguiente.  Contiene algunas observaciones valiosas, pero también errores de hecho y omisiones significativas. Más reciente es la obra de Dejan Djokić A Concise History of Serbia, publicada en 2023. Identifica con éxito muchos detalles históricos interesantes y fuentes secundarias clave, pero parece abrumado por ellos; su narrativa tiene poca estructura o análisis coherente y también errores y omisiones significativos.  Por ejemplo, tanto Sundaussen como Djokić apenas tocan la época del rey Aleksandar de Serbia (r. 1889-1903), cuando el país no solo adquirió un ejército moderno eficaz, sino que también fue testigo del nacimiento del fenómeno militar-pretoriano que condicionó las cuatro décadas posteriores de su historia. Ninguno de los dos autores realizó o digirió una investigación suficiente para un proyecto tan monumental.

La mayor parte de las investigaciones y escritos serios sobre la historia serbia moderna son, y siempre han sido, obra de historiadores serbios que escriben en serbio. El lector de serbio puede elegir entre numerosas obras que ofrecen una introducción a la historia serbia moderna, que a menudo se extiende al periodo premoderno y a la historia de todo el pueblo serbio (es decir, incluidos los serbios de fuera de Serbia). Abarcan desde breves resúmenes hasta voluminosas colecciones de varios autores y volúmenes.  La calidad de estas obras es variable, pero generalmente alta. El presente autor no pretende rivalizar con los esfuerzos de dichos historiadores serbios. Por el contrario, mi objetivo ha sido sintetizar en la medida de lo posible sus hallazgos para transmitirlos al lector de lengua inglesa, al tiempo que proporciono la perspectiva alternativa de un historiador extranjero. Esta historiografía en lengua serbia es vasta, e intentar dominarla me ha llevado muchos años. Otra dificultad es que hasta 1919 Serbia utilizó el calendario juliano en lugar del gregoriano (ambos tienen una disparidad de 12-13 días en este periodo), pero no todos sus historiadores dicen qué calendario están utilizando. El presente autor ha utilizado el calendario gregoriano, pero ha anotado las fechas en el juliano cuando ha sido necesario.

Este libro pretende explicar cuáles fueron los principales determinantes de la evolución política de Serbia y sus principales tendencias políticas a largo plazo. Examina el periodo 1804-1941: desde el comienzo del Primer Levantamiento Serbio, que inició el proceso de construcción de la primera Serbia moderna, hasta la caída de este Estado -en su forma ampliada, yugoslava- por la conquista de la Alemania nazi. La República Popular de Serbia, que surgió de la revolución liderada por los comunistas en Yugoslavia durante e inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial y evolucionó hasta convertirse en la Serbia actual, fue un Estado reconstituido por nuevas fuerzas con nuevas reglas, por lo que debería considerarse efectivamente una segunda Serbia moderna que requiere un volumen aparte, aunque la cuestión de cuánta continuidad hubo entre la primera y la segunda Serbias modernas es fascinante.

El periodo 1804-1941 constituye una unidad, en la medida en que el nacimiento del Estado serbio moderno después de 1804 puso en movimiento fuerzas que se desarrollaron durante el siglo y un tercio siguientes, culminando en la catástrofe de 1941. Esta catástrofe no estaba predestinada por la naturaleza interna de Serbia: La disposición y capacidad de la Alemania nazi para conquistar esos países fue, desde la perspectiva de Serbia, un accidente histórico. Sin embargo, las fuerzas internas de Serbia provocaron no sólo una, sino dos catástrofes de derrota y ocupación extranjera; la primera fue la conquista de Serbia por las Potencias Centrales de Alemania, Austria-Hungría y Bulgaria durante la Primera Guerra Mundial. No fue una coincidencia: verse arrastrado a una guerra mundial por los conflictos internos de uno mismo puede considerarse una desgracia, pero verse arrastrado a ambas, como podría haber señalado Lady Bracknell, sugiere algo más. Este libro cuestiona la opinión predominante en Occidente de que la historia de la Serbia moderna ha estado impulsada principalmente por el nacionalismo y el expansionismo, y en su lugar interpreta que éstos están subordinados a las condiciones y conflictos internos del país. El nacionalismo y el expansionismo serbios no tuvieron tanto que ver con las estrategias de los dirigentes, políticos e intelectuales serbios en relación con el mundo exterior, sino más bien con sus luchas de poder mutuas y sus visiones contrapuestas de lo que significaba ser serbio. Por eso resultaron tan autodestructivas.

(…)

Esta es una historia de la primera Serbia moderna, es decir, del Estado que surgió en 1804-1815 y del país y el pueblo que abarcaba. Se trata principalmente de una historia política, en la que la evolución social, económica y cultural se analiza para contextualizar la evolución política, mientras que la evolución del arte, la literatura y la ciencia quedan en su mayor parte fuera de su ámbito. La historia de los serbios fuera de Serbia y de las demás tierras eslavas del sur sólo se considera en la medida en que repercute en la historia de Serbia. El Estado yugoslavo que existió entre 1918 y 1941 fue efectivamente una extensión de Serbia, pero la atención se sigue centrando en las clases políticas, las instituciones y el territorio de la Serbia anterior a 1912 y en su relación con los territorios que eran en cierto sentido “serbian” o “serb” en virtud de la conquista, la anexión o la etnia, más allá de ser yugoslavos (Macedonia, Kosovo, Montenegro, Voivodina, Bosnia-Herzegovina). En general, el adjetivo o sustantivo “serbian” (srbijanski, Srbijanac, Srbijanka) se refiere a la tierra de Serbia y a sus habitantes, mientras que “serb” (srpski, Srbin, Srpkinja) se refiere al pueblo serbio independientemente de la tierra; por ejemplo, los serbios de Bosnia eran “serb“, pero no “serbian“. El hecho de que estas distinciones terminológicas no sean absolutas refleja las borrosas fronteras de la realidad. El libro se divide en tres partes que corresponden a tres periodos de la historia de la primera Serbia moderna: la primera parte se refiere a Serbia como principado autónomo dentro del Imperio Otomano, la segunda al Principado y Reino de Serbia independientes, y la tercera a Serbia dentro del reino yugoslavo. Cada uno de estos periodos se inició con una lucha armada contra un enemigo extranjero con el que comienza la parte correspondiente del libro.

Serbia es un país del que me enamoré durante mi investigación doctoral y en cuya capital viví más de dos años, desde finales de 1998 hasta principios de 2001, incluido, durante más de un mes, su bombardeo por la OTAN en 1999. En la actualidad, la historia de Serbia se reduce con demasiada frecuencia a los antecedentes de las Guerras de Sucesión Yugoslava de los años noventa. Espero que, aunque este libro pueda arrojar algo de luz sobre esas guerras, también contribuya a una mejor comprensión del país al examinar la historia que se aleja de esas guerras. El lector familiarizado con la Serbia contemporánea puede reconocer, en esta historia, hechos sobre el país que siguen siendo ciertos hoy en día: una cultura notablemente igualitaria; una sospecha popular de la autoridad del Estado; una tradición socialista que abraza más que se opone al nacionalismo. Intento explicar estos fenómenos. Pero ésta es también la historia de un mundo perdido. Y la sensación de pérdida resultante es fundamental en la historia”.

©  Hurst Publishers /  Marko Attila Hoare



Citar este post
Anaclet Pons (2024, 28 febrero). Marko Attila Hoare: Ascenso y caída de la Serbia Moderna (1804-1941). C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 14 de abril de 2024, de https://doi.org/10.58079/vx1t

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.