Portugal: Transición y consolidación de la democracia (1975-1982)

Siempre lamento no dedicar el espacio suficiente a una historiografía tan próxima e interesante como es la portuguesa, pero seguramente mi falta de pericia me impide estar al corriente de sus novedades como quisiera. Así que cualquier mínima noticia que señale una novedad es bienvenida. Es el caso de: Conselho da Revolução (1975-1982). Uma Biografia (Edições 70), de  David -Mourão Ferreira- Castaño y  Maria Inácia Rezola.

Y así empieza:

“Lisboa, 29 de octubre de 1982: el Consejo de la Revolución (CDR) emite su último comunicado en el que deja clara su preocupación por el futuro del país. Constatando el clima “de frustración, desencanto e incluso desánimo que se ha ido instalando en la sociedad portuguesa”, expresó sus dudas sobre la capacidad de los partidos políticos para asegurar un gobierno que dé credibilidad a las instituciones democráticas y corresponda a las expectativas de los portugueses. Lo que está en juego es la “aparente inexistencia de alternativas políticas que permitan una alternancia democrática efectiva y conduzcan al desbloqueo de la actual situación de crisis del sistema”.

La revisión constitucional y el consiguiente fin del periodo de transición estaban previstos en la Segunda Plataforma del Acuerdo Constitucional firmado entre el Movimiento de las Fuerzas Armadas (MFA) y los partidos políticos en febrero de 1976. Según lo estipulado entonces, el proceso se desencadenaría en la segunda legislatura, a partir de 1980, por la Asamblea de la República.

Cuando, dos años más tarde, el proceso se puso finalmente en marcha, la situación política estaba marcada por la fragilidad de los partidos que apoyaban la coalición de gobierno (AD) – el Partido Socialdemócrata (PSD), el Centro Socialdemócrata (CDS) y el Partido Popular Monárquico (PPM) – y por las negociaciones que esta coalición entabló con el Partido Socialista (PS) con vistas a la revisión de la Constitución. El debate gira esencialmente en torno a los poderes presidenciales y la disolución del CDR, generando una intensa controversia tanto dentro como fuera del Parlamento, y sobre todo dando lugar a un sentimiento de injusticia entre algunos miembros del Consejo. En cualquier caso, y aunque varios miembros consideraron que persistían algunos de los motivos de su creación, siete años después de su creación, el CDR consideró que se había cumplido el “compromiso básico asumido voluntariamente por los militares responsables del movimiento liberador de abril”.

El CDR, último órgano revolucionario que sobrevivió a la entrada en vigor de la Constitución de 1976, seguía teniendo considerables poderes militares y políticos. Además de sus competencias legislativas en materia militar, el CDR era responsable de pronunciarse sobre la constitucionalidad de las leyes y, como Consejo del Presidente de la República, de pronunciarse sobre las grandes cuestiones políticas. En 1982, sin embargo, muchos lo consideraban un organismo obsoleto o “prehistórico” en un país con una democracia consolidada que avanzaba hacia Europa. Su extinción representa el fin de un ciclo de la “historia contemporánea portuguesa”, como reconoce el propio Consejo en su último comunicado.

Cuatro décadas después de su disolución, el CDR ha despertado el interés de politólogos y constitucionalistas, pero pocos historiadores se han ocupado de él. A pesar de haber ocupado un lugar destacado entre los órganos de soberanía durante el período 1975-1982, el Consejo suele quedar relegado a un papel secundario en la ya abundante literatura sobre la transición y consolidación de la democracia portuguesa.

En los estudios sobre la revolución de 1974-1975, encontramos múltiples referencias a la CR, bien por el contexto particular en el que se estableció, bien por la “espectacularidad” y el impacto de algunos de sus episodios. Sin embargo, estas referencias se caracterizan por su superficialidad y no tienen en cuenta su papel como organismo central del Proceso Revolucionario. Estos estudios tienden a privilegiar la intervención de otros actores como las fuerzas político-partidistas (con especial énfasis en el PS y el PCP), los movimientos sociales o personalidades concretas (civiles y militares). Esta tendencia es perceptible en los trabajos sobre el Proceso Revolucionario en Curso y se acentúa en los estudios sobre la consolidación democrática. A este sombrío panorama se suma el hecho de que no existen análisis exhaustivos de la historia del CDR durante todo su período de existencia (1975-1982).

Así, tomando como punto de partida nuestros estudios anteriores -tanto los relativos al CDR durante el periodo revolucionario como los centrados en el periodo constitucional-, este libro pretende analizar la historia de esta organización política y militar desde su fundación (marzo de 1975) hasta su disolución (octubre de 1982).

El reto resultó especialmente interesante, aunque exigió un esfuerzo mayor del previsto inicialmente. Entre otras cosas, fue necesario volver a consultar algunas de las fuentes primarias previamente consultadas para recuperar o completar información. A este respecto, cabe destacar las actas de las reuniones del CDR, que, a pesar de su estilo conciso y selectivo, son un fuente esencial para el estudio del Consejo y la transición democrática.  La disponibilidad en línea de una colección de estos minutas  no excluye la consulta del amplio Archivo del Consejo de la Consejo de la Revolución, en el Arquivo Nacional da Torre do Tombo- -DGLAB (Lisboa). Con un total de 400 cajas, en este archivo es posible encontrar no sólo la documentación que suele acompañar al Acta (informes, declaraciones, recomendaciones de voto , comunicados y muchos otros documentos debatidos o elaborados en el ámbito de las reuniones del CDR), sino la correspondencia recibida y emitida; los fondos “temas tratados en las reuniones del CDR tratados en las reuniones del CDR”, “documentos presentados al CDR”, “resoluciones CDR”, “Resoluciones” y “Comunicados”; y, entre otros, informes varios.

Asimismo, era imprescindible proceder a una actualización bibliográfica, dando prioridad, en este ámbito, a los testimonios y las fuentes. Como ejemplo, cabe mencionar la reciente publicación de la transcripción del de la “Asamblea Salvaje” del 11 de marzo de 1975  o las distintas obras conmemorativas y autobiográficas que, afortunadamente, se han publicado en los últimos años.

(…)”.

© David castaño /  Maria Inácia Rezola / Almedina


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.