Silvio Pons: Los comunistas italianos y sus relaciones globales

El lector, si es habitual, recordará que a principios de febrero se trató el nacimiento en Livorno, hace un siglo, del Partido Comunista Italiano. Aludíamos entonces al libro de Marcello Flores y Giovanni Gozzini, titulado Il vento della rivoluzione. La nascita del Partito comunista italiano (Laterza). Recordábamos, además, que la efeméride también se cumple o se ha cumplido hace poco  en otros lugares, dando lugar a volúmenes similares: Le Parti rouge. Une histoire du PCF: 1920-2020 (Armand Colin), de Roger Martelli, Jean Vigreux y Serge Wolikow; y Historia del PCE (Catarata), de José Luis Martín Ramos, a la que seguirá al menos Un rojo torbellino. Historias del comunismo español (Pasado&Presente), de Fernando Hernández Sánchez…

Todos esos partidos (y otros) tuvieron estrechas relacione y de ellas, partiendo del PCI, se ocupa ahora Silvio Pons en I comunisti italiani e gli altri. Visioni e legami internazionali nel mondo del Novecento (Einaudi), libro cuyo comienzo es el que sigue:

“En abril de 1951, en plena Guerra Fría, la CIA reunió un dossier documental del Partido Comunista de Italia, que se remontaban a 1923 y que fue requisado en su momento por la policía fascista. Los editores presentaron esos documentos como una fuente poco común sobre los aparatos comunistas y sus actividades ilegales y conspirativas, válida en general para comprender sus modalidades y prácticas incluso después de la Segunda Guerra Mundial. A sus ojos, el aspecto crucial era la amplitud de las redes documentadas, lo que podía sugerir algo sobre las metodologías de investigación a emplear para combatir el desafío de los “revolucionarios profesionales” en la Guerra Fría. No sólo los comunistas italianos habían establecido bases y conexiones en París, Berlín y Suiza en un corto espacio de tiempo tras la fundación del partido. Las direcciones en poder de un dirigente como Umberto Terracini, resultantes de la documentación, se referían de hecho a una “organización extranjera” mucho más amplia, que además de Moscú, Viena, Praga y otras ciudades europeas incluía lugares como Nueva York, Buenos Aires, Melbourne, El Cairo y Alejandría. En realidad, los funcionarios de la inteligencia estadounidense atribuían a los comunistas italianos contactos propios de la Comintern, que ya se había convertido a principios de los años veinte en una organización de dimensiones mundiales. Su observación, sin embargo, captó involuntariamente un elemento histórico esencial, aunque estuviera viciada por una evidente psicosis de la Guerra Fría sobre la amenaza que representaban las ramas tentaculares del comunismo internacional. Más que constituir una herramienta válida para analizar la “conspiración” comunista con fines de guerra política, los documentos elaborados a principios de la década de 1920 por un pequeño y perseguido partido comunista dieron las pautas de un proyecto global.

La presente obra pretende releer visiones, vínculos, protagonistas y momentos principales de la historia del comunismo italiano desde una perspectiva internacional. En otras palabras, el comunismo italiano se ve aquí como un caso de estudio en la historia global del comunismo. Esta es una perspectiva que se adopta y se discute cada vez más. Los historiadores han examinado, por ejemplo, las ambiciones y ramificaciones del “partido de la revolución mundial” entre las dos guerras, las relaciones entre el comunismo y los movimientos de liberación anticolonial, las estrategias soviéticas y chinas en la Guerra Fría global y en el Tercer Mundo. En un marco tan innovador, la historia de los comunistas que no estaban en el poder pero que constituían la pieza esencial de una presencia capilar y generalizada, ya que combinaban los papeles de actores nacionales y de sujetos no gubernamentales transnacionales, ha quedado en segundo plano. En particular, la inclusión del comunismo occidental en la historia global del comunismo implica la reconstrucción de múltiples contextos relacionales y temporales, que se extienden a temas como las concepciones y prácticas del internacionalismo, el imaginario y la formación de militantes y líderes, y las redes establecidas no sólo en Europa, sino en el mundo colonial y postcolonial. Se ha dicho que los historiadores del comunismo practicarían una historia transnacional sin saberlo, dada la propia naturaleza del tema. Esto es probablemente cierto en algunos casos. Sin embargo, lo cierto es que en su mayoría han tratado esa historia sin asumir realmente esa perspectiva hasta los últimos años.

El libro reconstruye un aspecto bien delimitado entre las posibles aproximaciones a la multidimensionalidad de las relaciones globales: la cultura política expresada por personalidades y grupos dirigentes en sus visiones del orden europeo y mundial, en la construcción de sentido en los vínculos entre identidades nacionales y pertenencia internacional, en su aproximación a los temas de la paz y de la guerra. En este sentido, centrarse en las élites políticas parece inevitable. Las cuestiones políticas internacionales no sólo han sido prerrogativa de grupos restringidos en el siglo pasado (y siguen siéndolo hoy), sino que la propia conciencia de lo global ha surgido de forma discontinua y predominante en el seno de élites internacionalizadas por diversas razones económicas, culturales o políticas. Al mismo tiempo, el movimiento comunista cultivó una constante vocación pedagógica y experimentó una ósmosis entre el discurso político de los grupos dirigentes y la aculturación de los militantes. Desde este punto de vista, el contraste entre los sentimientos de los militantes y las estrategias de los dirigentes que a veces se emplea en los estudios parece inadecuado. Los mismos mitos soviéticos de la revolución mundial, del socialismo realizado y del “poder pacífico”, que eran un componente esencial de la cultura internacionalista de los comunistas, se extendieron entre los dirigentes, los intelectuales o los simples militantes de forma muy similar, aunque con diferentes grados de conciencia.

Como muchos otros dirigentes y militantes, los comunistas italianos consideraban el internacionalismo como una parte esencial de su razón de ser. Se formaron entre las dos guerras en los círculos de la Comintern, primero en Moscú y, en menor medida, en otras capitales europeas. En el Moscú de los años 20, una parte más o menos decisiva de su aprendizaje político la pasaron Antonio Gramsci, Palmiro Togliatti, Umberto Terracini, Angelo Tasca, Amadeo Bordiga, Ruggero Grieco, Mauro Scoccimarro, Camilla Ravera, Teresa Noce, Giuseppe Di Vittorio, Luigi Longo, Pietro Secchia y Giuseppe Berti. Establecieron contactos y relaciones con los dirigentes bolcheviques y con los emisarios de la Comintern, que formaban parte de una densa red transnacional. La experiencia del exilio comenzó para los italianos muy pronto, en París y Moscú, donde a los dirigentes se les unió un gran número de militantes que habían escapado. Togliatti se convirtió entonces en un alto dirigente de la Comintern y fue plenipotenciario en la guerra de España, que fue un capítulo crucial para los “revolucionarios profesionales” como Longo, Vittorio Vidali, Velio Spano, Antonio Roasio y muchos otros, así como para los simples militantes. Después de la Segunda Guerra Mundial, bajo la dirección de Togliatti, la generación internacionalista de los años veinte se integró con los que surgieron en la militancia antifascista y luego en la Resistencia. Sus exponentes fueron, entre otros, Giorgio Amendola, Giancarlo Pajetta, Emilio Sereni, Celeste Negarville, Eugenio Reale, Pietro Ingrao, Paolo Bufalini, Mario Alicata, Armando Cossutta, Enrico Berlinguer, Giorgio Napolitano, Alessandro Natta. El internacionalismo comunista experimentó una continuidad a través de las relaciones privilegiadas mantenidas con el mundo socialista y antiimperialista en expansión gracias a las transformaciones generadas por la guerra. La historia de estas relaciones y enredos se ha reducido a menudo a un hecho secundario o a la mera evidencia de una “duplicidad” constitutiva, desde ambos puntos de vista utilizando la nación como parámetro exclusivo de juicio. En realidad, esta historia formaba parte de un proyecto global, que constituía una fuente de identidad, un tejido conectivo y la estrella polar de una visión del mundo centrada en la idea de la política como fuerza demiúrgica.

(…)”.

© Giulio Einaudi editore / Silvio Pons


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.