El Mundo al revés: una historia de la revolución cultural china

Han pasado ya ocho años desde que anunciáramos una de las novedades más significativas de 2012, la obra de Yang Jisheng sobre el Gran Salto Adelante y sus trágicas secuelas.  Lo dicho entonces se puede reiterar punto por punto, con el evidente cambio de que ahora su tema es otro, la Revolución Cultural en China. Así pues, el autor ha tenido las mismas dificultades y su nueva obra, igualmente voluminosa, ha tardado algunos años en llegar a los mercados occidentales, pues la edición original es de 2016.  En este caso, la demora parece que está relacionada, además, con los temores del propio autor.

Finalmente, este último trimestre nos ha traído las traducciones inglesa y francesa de un libro que, con sus limitaciones, resulta fundamental para comprender aquel traumático episodio: The World Turned Upside Down: A History of the Chinese Cultural Revolution (Farrar, Straus and Giroux);  Renverser ciel et terre. La tragédie de la Révolution culturelle. Chine, 1966-1976 (Seuil). Tomando esta última como referencia, así empieza:

«El famoso autor Wang Meng escribió: «¿Quién puede explicar y hacer un balance, especialmente desde el punto de vista político y teórico, de la década de la Revolución Cultural que comenzó en 1966? Corresponde al pueblo chino realizar esta labor. Corresponde al Partido Comunista Chino (PCC), corresponde a los académicos chinos hacer este trabajo. Es una responsabilidad histórica e internacional de los chinos». Este «trabajo» me resulta fascinante y hace tiempo que quería hacerlo. Aunque es un campo extremadamente complejo y peligroso, una vez que empecé a trabajar en él, mi entusiasmo nunca decayó. Es una empresa enorme, y he intentado aportar mi granito de arena lo mejor que he podido.

Desde 1966 hasta finales de 1967, participé en la Revolución Cultural en la Universidad de Qinghua, y durante ese período fui a más de diez ciudades en misiones de enlace  [chuanlian: en principio, para intercambiar experiencias revolucionarias], por lo que tengo una experiencia personal parcial del comienzo de la Revolución Cultural, sentí el ambiente. En enero de 1968, me nombraron periodista en la Agencia de Noticias de la Nueva China [Xinhua]. En los años siguientes, informé ampliamente sobre el curso de la Revolución Cultural. Sin embargo, a pesar de esta experiencia personal y de los informes, sólo podía ver el bosque por los árboles, me faltaba una comprensión global.

Llevaba años queriendo investigar estos hechos cuando, en 2007, tras la publicación de Stèles, pude por fin hacerlo. Ya se han publicado varios volúmenes sobre el tema, pero yo quiero contar mi experiencia, analizar esta historia y someterla a la crítica pública.

Para investigar la Revolución Cultural hay que ir más allá de la época y no dejarse influir por los sentimientos personales, para volver a la fuente y revelar su verdadero rostro; hay que volver a mirarla desde un nivel superior, desde una perspectiva civilizatoria y política. La historia oficial de la Revolución Cultural está limitada por el marco original de su ideología y su sistema político, lo que hace inevitable su disimulación.

La «Resolución sobre algunos puntos históricos del Partido desde la fundación de la República Popular China», adoptada en el 6º Pleno del 11º Comité Central (CC) el 27 de junio de 1981, proporciona la conclusión oficial sobre la Revolución Cultural. Analiza estos puntos de la historia en función de las necesidades políticas de 1981 y de lo que permitía el contexto político de la época. En otras palabras, es una resolución parcial. Es un compromiso, un término medio: para llegar a un consenso sobre la política de reforma y apertura, era necesario transigir. Sin este consenso, la inmensa agitación de los treinta años siguientes, que transformó a China, no habría podido producirse. Pero para restablecer la verdad, los historiadores, a diferencia de los políticos, no pueden transigir ni dividir la diferencia. Esta resolución de 1981 establece:

«Estas tesis erróneas y «izquierdistas» del camarada Mao Zedong sobre el estallido de la Revolución Cultural se desviaron claramente de la órbita del Pensamiento Mao Zedong, fruto de la unión de los principios generales del marxismo-leninismo y la práctica concreta de la revolución china; debemos distinguir estos errores del propio Pensamiento Mao Zedong»

Distinguir el pensamiento desarrollado por Mao Zedong a partir de 1956 del «Pensamiento Mao Zedong» permitió mantener este último intacto para resolver la «crisis de fe». Obviamente, esta era la única manera de preservar el espíritu del sistema dictatorial y los intereses de la burocracia. Esta división utilitaria distorsiona la verdad histórica y no convence a nadie.

La historia oficial sigue diciendo que la Revolución Cultural fue «un caos interno, lanzado erróneamente por los dirigentes, aprovechado por los grupos contrarrevolucionarios, y que causó un daño incalculable al Partido, al país y a todos los pueblos de China».  Esta sentencia definitiva separa del Partido «a las dos camarillas contrarrevolucionarias de Lin Biao y Jiang Qing. Esta segmentación pretende culpar de la Revolución Cultural a estas dos camarillas, con el fin de preservar la integridad del PCCh, y así resolver la «crisis de confianza» en él. Si estas dos camarillas existieran realmente, serían parte integrante del PCCh de todos modos, vinieron de él, desaparecieron en él: no pueden separarse de él.

La historia oficial de la Revolución Cultural preserva el pensamiento de Mao Zedong y el PCCh, y con ello legitima totalmente a la burocracia, su dominio del poder político y sus intereses. En los libros de historia oficiales o influidos por la visión oficial, Liu Shaoqi parece una oveja dócil, manipulada por Mao Zedong, que acabó llevándole a un callejón sin salida. En realidad, como veterano de la revolución, guerrero consumado, experimentado en las luchas internas del Partido durante muchos años, Liu Shaoqi y la burocracia que representaba frustraron a Mao Zedong desde el principio de la Revolución Cultural; antes de su caída, como veremos, se produjo el «borrador de febrero» [cap. ii-4] contra Yao Wenyuan* y, tras su caída, la «contracorriente de febrero» [cap. xi] en reacción a la Revolución Cultural; además, un grupo de personas representadas por Deng Xiaoping también se resistió. Mientras tanto, la oposición aún más dura de la burocracia militar pasó a primer plano. Esta serie de profundos desacuerdos no estuvo motivada por un sentido de justicia, sino por intereses particulares. Y fue el pueblo el que pagó el precio más alto por estos enfrentamientos. Describir a Liu Shaoqi como una oveja dócil pretende absolver a la burocracia de cualquier responsabilidad y encubrir las crueldades que los burócratas civiles y militares infligieron al pueblo. Embellecer el papel de Zhou Enlai, camuflando la realidad de que se mantuvo en el tren de Mao Zedong para llevar a cabo la Revolución Cultural, tiene el mismo propósito.

Decir, como hace la historia oficial, que las desastrosas consecuencias de la Revolución Cultural fueron «aprovechadas por grupos contrarrevolucionarios» es exonerar a Mao Zedong y distorsionar la historia. En realidad, la Banda de los Cuatro  no apareció hasta agosto de 1973. Para entonces, la mayoría de los antiguos cuadros ya habían regresado a sus puestos. Si hablamos de una camarilla de Lin Biao, ésta no se formó hasta después de abril de 1969 y dejó de existir después de septiembre de 1971. En ese momento, si se formaron los dos grupos de Lin Biao y Jiang Qing, fueron efectivamente fuerzas que apoyaron a Mao Zedong en la implementación de la Revolución Cultural. Jiang Qing solía decir: «Soy una perra de Mao Zedong, muerdo a quien él me dice que muerda».  De hecho, fueron Jiang Qing y Lin Biao los utilizados por Mao Zedong, y no al revés; simplemente aprovecharon las oportunidades creadas por Mao Zedong para purgar el aparato estatal de las personas que se les oponían. Las llamadas «acciones contrarrevolucionarias» de dos «camarillas contrarrevolucionarias» son en su mayoría acciones realizadas bajo la dirección de Mao Zedong para hacer avanzar la Revolución Cultural.

Tras el golpe de octubre de 1976, denunciar la Revolución Cultural se convirtió en algo políticamente «correcto». En consecuencia, en sus libros y publicaciones, los cuadros superiores del Partido se jactan de haberse opuesto y cuentan cómo se negaron a doblegarse, ocultando por completo el hecho de que en algún momento siguieron a Mao Zedong y participaron activamente en el movimiento, que reprimieron enérgicamente a las masas, que participaron en la persecución de los cuadros, ocultando que algunos de los burócratas se beneficiaban de las desgracias de los demás, a veces incluso lanzándoles piedras mientras estaban en el fondo del pozo. La historia oficial de la Revolución Cultural hace gran hincapié en las persecuciones de los cuadros. En realidad, el número de personas ordinarias perseguidas fue cien veces mayor. El terrorífico Agosto Rojo, las acciones de los grupos obreros antiderechistas, la «represión de febrero» de 1967, la campaña «un ataque, tres anti», la «investigación del 16 de mayo», la «purga de las filas de la clase» y los asesinatos masivos en varios lugares, toda esta serie de represiones sangrientas es, en la historia oficial, diluida o distorsionada. La historia la escriben los vencedores. Y como el vencedor final de la Revolución Cultural fue la burocracia, es natural que se desprecien los sufrimientos del pueblo.

George Orwell explicó: «Cuando me siento a escribir, no me digo a mi mismo “Voy a escribir una obra de arte”, escribo por que hay una mentira que quiero exponer, algún hecho del cual quiero llamar la atención y mi principal preocupación es ser escuchado». Desenmascarar las mentiras, poner las cosas en su sitio, ese es el propósito por el que he emprendido este trabajo.

El antiguo director de la Academia Sinica de Taiwán, Wu Ta-you, estableció este requisito para los historiadores de la China moderna: «Objetividad, penetración del análisis». He intentado hacerlo en este libro, haciendo todo lo posible por relatar los hechos desde una posición neutral para dar a la historia su verdadero rostro. Pero este objetivo no es fácil de alcanzar. En primer lugar, al escribir la historia contemporánea del propio país, en la que uno ha participado, es fácil mezclar las propias posiciones y opiniones, lo que dificulta la objetividad. En segundo lugar, mis conocimientos son limitados, lo que dificulta la «penetración». Sin embargo, a lo largo del proceso de escritura, tuve presente la recomendación de Wu Ta-you.

Abordar la historia de la Revolución Cultural es una tarea difícil. No importa cuál sea el punto de discusión, no importa lo bien argumentado que esté, alguien dirá lo contrario con argumentos igual de sólidos; no importa el incidente que reportes, alguien dirá que tu descripción es parcial. Esto se debe, en parte, a que muchos de los protagonistas siguen vivos, cada uno de los cuales desempeñó un papel diferente, cada uno de los cuales estuvo en una situación diferente, cada uno de los cuales tuvo una perspectiva y una experiencia diferentes. Estas críticas son valiosas, ya que obligan al investigador a acercarse lo más posible a la verdad histórica. Sólo el contemporáneo que escribe la historia contemporánea puede beneficiarse de tales recursos, y ésta es también la dificultad de su posición.

(…)»

© Yang Jisheng / Éditions du Seuil


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.