Las nuevas izquierdas: la tradición radical de los 60

Dice el editor del libro que hoy nos ocupa que la obra, mientras “ofrece una perspectiva histórica vital sobre los retos a los que se enfrentan los izquierdistas hoy en día, cuenta la historia de generaciones de antifascistas, socialistas de izquierda y antiautoritarios que intentaron construir alternativas democráticas radicales al capitalismo y encender la esperanza en tiempos reaccionarios”. Y, en efecto, esa es la pretensión de New Lefts.
The Making of a Radical Tradition (Princeton UP), del profesor  Terence Renaud.

Y así empieza:

“Los orígenes del neoizquierdismo

Herbert Marcuse, el teórico alemán de pelo blanco , a quien el New York Times calificó de filósofo principal, héroe, ídolo y profeta de la Nueva Izquierda, subió al escenario del Fillmore East de Nueva York el 4 de diciembre de 1968 para dar una charla titulada “Sobre la Nueva Izquierda”. Dirigiéndose a un teatro repleto, comenzó renegando de esas etiquetas: “Nunca he pretendido ser el líder ideológico de la izquierda y no creo que la izquierda necesite un líder ideológico. Y hay una cosa que la izquierda no necesita, y es otra imagen paterna, otro papá”.

Marcuse simpatizaba con los activistas estudiantiles y otros militantes juveniles de todo el mundo que se reunían bajo la bandera de la Nueva Izquierda en los años sesenta. Su filosofía de la revolución inspiró a muchos de ellos a idear alternativas a la política y la cultura represivas del capitalismo avanzado durante la época de la Guerra Fría. Pero se negó a desempeñar el papel de líder intelectual de un movimiento antiautoritario que, en principio, carecía de líder. Los activistas de la Nueva Izquierda, afirmaba, debían comportarse como “modelos de lo que un día puede ser un ser humano” en una sociedad liberada. Eso significaba que su modo de organización debía anticipar o prefigurar el tipo de relaciones sociales que deseaban para el futuro. Marcuse señaló la dificultad de persuadir a una mayoría de personas para que se unieran a la revolución, ya que los trabajadores industriales se habían integrado ideológica y materialmente en el sistema y los medios de comunicación seguían estando fuera del control de los activistas. No había masas revolucionarias, por lo que no tenía sentido organizar un partido revolucionario de masas centralizado. Dado que el Estado capitalista tenía a su disposición una fuerza militar y policial tan abrumadora, la Nueva Izquierda debía dejar de soñar con una toma del poder revolucionaria. Al mismo tiempo, los activistas no debían esperar nada de los partidos populares que jugaban el juego electoral de la democracia liberal, que en su opinión servía para reforzar el sistema.

En su lugar, Marcuse pedía una “desintegración difusa y dispersa del sistema, en la que el interés, el énfasis y la actividad [se] trasladen a áreas locales y regionales”. Los disturbios, las revueltas en los barrios urbanos pobres y las acciones de base de todo tipo producirían una nueva sensibilidad para contrarrestar el conformismo de la sociedad existente. A diferencia de los partidos y sindicatos de la vieja izquierda, la Nueva Izquierda de los años 60 tenía “una organización totalmente abierta, difusa, concentrada en pequeños grupos y en torno a actividades locales, pequeños grupos muy flexibles y autónomos”. Estos grupos autónomos funcionaban como una “guerrilla política en la paz o en la llamada paz”. En su abolición de la jerarquía e institución de la democracia directa, Marcuse comparó estos pequeños grupos en red con los consejos o soviets que surgieron durante las revoluciones rusa y centroeuropea. Compartían una forma evanescente de (des)organización, encarnando lo que él llamaba espontaneidad organizada.

Tenía razón al vincular la forma organizativa de la Nueva Izquierda de los años sesenta, de oposición antiautoritaria y extraparlamentaria, con la forma de consejo que alcanzó su punto máximo en los años revolucionarios de 1917-23. De hecho, los militantes jóvenes y viejos de los sesenta reconocieron una afinidad entre sus alternativas descentralizadas a la aparentemente obsoleta política de partidos -ya sea electoral o vanguardista- y los momentos anteriores de activismo de la izquierda no partidista. En términos de organización y aspiración, existía una continuidad entre las nuevas izquierdas del presente y las del pasado. De joven, el propio Marcuse había participado en un consejo de soldados en Berlín al final de la Primera Guerra Mundial. Se convirtió en filósofo durante la tumultuosa República de Weimar de Alemania, fue testigo del ascenso del fascismo, fue traicionado por su supervisor de doctorado Martin Heidegger (que se unió al Partido Nazi) y emigró tras la toma del poder por los nazis, temiendo por su vida como persona de ascendencia judía. La solidaridad entre Marcuse y los jóvenes militantes que incendiaron el mundo a finales de la década de 1960 simboliza en este libro la historia a largo plazo y multigeneracional de las nuevas izquierdas.

Los orígenes del neoizquierdismo como fenómeno organizativo distinto se remontan a las dos décadas posteriores al final de la Primera Guerra Mundial, cuando los europeos occidentales, y en particular los alemanes, desarrollaron una política de izquierda radical al margen de los partidos socialdemócratas y comunistas dominantes. Alemania fue, por diversas razones, una cuna de nuevas izquierdas. Los alemanes habían creado el primer partido socialista de masas entre 1863 y 1875. Su clase capitalista y su élite aristocrática contribuyeron a la creación de dos guerras mundiales. El régimen nazi convirtió al fascismo en una amenaza existencial para la izquierda de todo el mundo. Después, la Alemania dividida funcionó como el principal frente europeo en la Guerra Fría, congelando las ya frígidas relaciones entre socialdemócratas y comunistas. Un movimiento obrero alemán densamente organizado soportó dos dictaduras totalitarias en forma de un estado racial fascista y un estado autoritario comunista. Y según los neoizquierdistas, la Alemania Occidental de posguerra soportó una restauración autoritaria del capitalismo. Además, la filosofía alemana había producido a Karl Marx e inspirado el llamado marxismo occidental, que proporcionó el impulso teórico a tantas nuevas izquierdas.

El grupo alemán Nuevo Comienzo es el principal caso de estudio de este libro. Se fundó en Berlín hacia 1930, cuando el fascismo estaba en auge y la crisis económica mundial acababa de empezar. Por aquel entonces, la ciudad era un hervidero de revueltas y experimentación cultural. Los nazis y los comunistas libraban batallas callejeras durante el día, mientras que por la noche las fiestas salvajes en los clubes de jazz se prolongaban hasta la madrugada. La miseria social convivía con la libertad sexual. La formación de un gobierno de coalición para la República de Weimar fue como un juego de sillas musicales. Los socialdemócratas luchaban por mantener una posición moderada, mientras todo el mundo hablaba de la crisis de la democracia. El movimiento obrero y la izquierda política estaban divididos, y la derecha no hacía más que ganar impulso. Un círculo de comunistas renegados y socialdemócratas frustrados empezó a reunirse en secreto para discutir qué se podía hacer para unir a la izquierda y aprovechar la oportunidad de una nueva revolución. Se llamaron a sí mismos la Org, abreviatura de Organización Leninista, que se debía a su estrategia de utilizar una vanguardia conspiradora para infiltrarse en los principales partidos y sindicatos de izquierda. De este modo, esperaban conducir a la izquierda hacia la acción unida. Sin embargo, más allá del subterfugio, los miembros de la Org esperaban remodelar fundamentalmente la política de la izquierda para mejorarla. Pensaban que los socialdemócratas se limitaban a hacer reformas parciales en el parlamento y confiaban demasiado en las instituciones existentes. Pensaban que los apparatchiks comunistas ejercían un control demasiado autoritario sobre las bases, subordinando a los trabajadores y al partido al capricho de Moscú. También pensaban que la teoría de los comunistas sobre el “socialfascismo”, que trataba a los socialistas moderados y a los fascistas reales como objetivamente lo mismo, era trágicamente estúpida. Otras tendencias de la izquierda, como el anarcosindicalismo, pensaban que no comprendían las tareas políticas inmediatas y no tenían una estrategia realista a largo plazo. La Org reclutó cuidadosamente a los jóvenes trabajadores e intelectuales más brillantes, formándolos en la teoría marxista revolucionaria y preparándolos para la lucha que se avecinaba para definir una nueva izquierda para Alemania y Europa.

(…)”.

 © Terence Renaud / Princeton University Press


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.