Richard Overy reevalúa la SGM: La Gran Guerra Imperial, 1931-1945

Monumental nueva obra del siempre certero Richard Overy, que reevalúa la gran contienda mundial a lo largo de unas mil páginas: Blood and Ruins. The Great Imperial War, 1931-1945 (Allen Lane). Como veremos de inmediato,  Richard Overy nos explica que ha basado esta reconsideración en cuatro supuestos. 

Pero antes de que Overy llegue a esa presentación de los ejes de su trabajo, empieza diciendo lo siguiente:

“En diciembre de 1945, el antiguo secretario de Estado estadounidense, Cordell Hull, recibió el Premio Nobel de la Paz. Demasiado enfermo para asistir, escribió un breve mensaje en el que apoyaba la búsqueda de la paz tras “la asombrosa prueba de la guerra más extendida y cruel de todos los tiempos”.  Hull era conocido por su retórica exagerada, pero en esta ocasión la nota que puso parece tan pertinente hoy como hace setenta y cinco años. La época que vivió Hull fue testigo de una guerra global a una escala inimaginable hasta entonces; los numerosos conflictos que ahora se engloban bajo el título general de “guerra mundial” generaron un sufrimiento, unas privaciones y una muerte de dimensiones casi ilimitadas. No ha habido ninguna guerra igual ni antes ni después, ni siquiera la Gran Guerra. Puede que haya más guerras mundiales en el futuro, capaces, como señaló Hull en 1945, de “aniquilar nuestra civilización”, pero aún no han ocurrido.

Una guerra tan extendida y cruel desafía al historiador en muchos aspectos. Con el paso del tiempo, desde la década de 1940, se ha vuelto cada vez más difícil imaginar un mundo en el que más de 100 millones de hombres (y un número mucho menor de mujeres) se vistieron de uniforme y salieron a luchar con armas cuya capacidad destructiva se había perfeccionado en la Primera Guerra Mundial y se desarrolló de forma espectacular en los años siguientes. Es igual de difícil imaginar que los grandes Estados puedan persuadir a sus poblaciones para que acepten que hasta dos tercios del producto nacional se dediquen a los fines de la guerra, que cientos de millones acepten la pobreza y el hambre inducidos por la guerra, o que la riqueza y los ahorros en tiempos de paz sean absorbidos y arrasados por las insaciables demandas del conflicto. También es difícil comprender la escala masiva de privaciones, despojos y pérdidas sufridas por los bombardeos, las deportaciones, las requisas y los robos. Por encima de todo, la guerra supone un reto para nuestra sensibilidad moderna al intentar comprender cómo pudieron cometerse actos generalizados de atrocidad, terrorismo y crimen por parte de cientos de miles de personas que, en la mayoría de los casos, eran lo que el historiador Christopher Browning ha descrito de forma memorable como “hombres corrientes”, ni sádicos ni psicópatas. Aunque los actos de atrocidad son habituales en las guerras civiles y las insurgencias del presente, la época de la Segunda Guerra Mundial fue testigo de una oleada de coacciones violentas, encarcelamientos, torturas, deportaciones y asesinatos masivos y genocidas, llevados a cabo por militares uniformados, o fuerzas de seguridad y policiales, o partisanos e irregulares civiles, tanto hombres como mujeres.

Antes bastaba con explicar la guerra como una reacción militar de las naciones amantes de la paz a las ambiciones imperiales de Hitler y Mussolini en Europa y de los militares japoneses en Asia oriental. Los relatos occidentales habituales, junto con las historias oficiales soviéticas de la guerra, se han centrado en la narración del conflicto militar entre los Estados aliados y del Eje. La historia del conflicto militar se conoce ahora a fondo y está documentada en muchos y excelentes relatos, por lo que no se repetirá aquí en su totalidad.  El enfoque en el resultado militar, por muy importante que sea, plantea demasiadas preguntas sobre la crisis más amplia que provocó la guerra, sobre la diferente naturaleza de los numerosos conflictos bélicos, sobre el contexto político, económico, social y cultural de la guerra y, por último, sobre la inestable violencia que continuó mucho después del fin formal de las hostilidades en 1945. Sobre todo, la visión convencional de la guerra entiende a Hitler, Mussolini y los militares japoneses como causas de la crisis y no como sus efectos, que es lo que fueron. No es posible entender adecuadamente los orígenes de la guerra y su curso y consecuencias sin comprender las fuerzas históricas más amplias que generaron años de inestabilidad social, política e internacional en todo el mundo desde las primeras décadas del siglo XX, y que finalmente impulsaron a los Estados del Eje a emprender programas reaccionarios de conquista territorial imperial. A su vez, la derrota de estas ambiciones allanó lentamente el camino hacia una relativa estabilización mundial y los últimos años de crisis del imperio territorial”.

A partir de ese punto, nos presenta los nuevos supuestos que propone: 

Primero: “la cronología convencional de la guerra ya no es útil. Los combates comenzaron a principios de la década de 1930 en China y terminaron en China, el Sudeste Asiático, Europa del Este y Oriente Medio sólo en la década posterior a 1945. La guerra entre 1939 y 1945 puede constituir el núcleo de la narración, pero la historia del conflicto se remonta al menos a la ocupación japonesa de Manchuria en 1931 y avanza hasta las últimas insurgencias y guerras civiles provocadas por la guerra, pero no resueltas en 1945”.

Segundo:  “la guerra debe entenderse como un acontecimiento global, en lugar de limitarse a la derrota de los Estados europeos del Eje con la Guerra del Pacífico como apéndice. Las zonas regionales inestables en Europa Central, el Mediterráneo y Oriente Medio, y en Asia Oriental, se sumaron a la crisis más amplia de la estabilidad mundial y explican por qué la guerra llegó no sólo a los principales Estados, sino a zonas tan remotas como las islas Aleutianas en el norte del Pacífico, Madagascar en el sur del océano Índico, o las bases insulares del Caribe”.

Tercero: “es necesario redefinir el conflicto como una serie de tipos de guerra diferentes. La forma principal es la conocida guerra entre Estados, ya sea guerras de agresión o guerras de defensa, porque sólo los Estados podían movilizar recursos suficientes y sostener un conflicto armado a gran escala. Pero también hubo guerras civiles que se libraron paralelamente a los grandes conflictos militares -en China, en Ucrania, en Italia, en Grecia- y “guerras civiles” libradas como guerras de liberación contra una potencia ocupante (incluidos los Aliados) o como guerras de autodefensa civil, principalmente para hacer frente al impacto de los bombardeos”.

Cuarto y último: “estos tres factores -cronología, área y definición- se derivan del argumento presentado aquí: que la larga Segunda Guerra Mundial fue la última guerra imperial. La mayoría de las historias generales de la guerra se centran en el conflicto de las “grandes potencias” y en el papel de la ideología, pero omiten o pasan por alto la importancia del imperio territorial a la hora de definir la naturaleza del largo período de guerra que va desde 1931 hasta las desordenadas consecuencias de 1945″.

©  Penguin Books Ltd. / Richard Overy 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.