Historia global de los socialismos (XIX- XXI)

Varios son los volúmenes aparecidos en los últimos meses, o prestos a salir, que toman a la izquierda como objeto de estudio, libros todos que siempre deberían tener en cuenta el espléndido estudio de Enzo Traverso.  Algunas de esas obras quizá las trate aquí en otro momento, pero ahora conviene reparar, por su alcance, en  la Histoire globale des socialismes, XIXe-XXIe siècle (PUF), que han editado Jean-Numa Ducange, Razmig Keucheyan y Stéphanie Roza.

Sus más de mil páginas empiezan así:

“Ninguna corriente del socialismo salió indemne del siglo XX. Cuando cayó el Muro de Berlín, la opinión predominante era que las corrientes revolucionarias estaban definitivamente enterradas, mientras que las corrientes reformistas estaban en alza. De hecho, los años 90 fueron una época dorada para la socialdemocracia occidental. Llegó al poder en Francia (Lionel Jospin), Alemania (Gerhard Schröder) y Gran Bretaña (Tony Blair). Fue la época de la “tercera vía”, la hibridación del neoliberalismo y la socialdemocracia que desembocó en el “liberalismo social”. En la década de 2000, llegaron al poder en América Latina representantes de partidos que se reivindicaban como socialistas “populistas”: en particular en Brasil, Ecuador y Bolivia.

En 2020, el panorama es diferente. En la mayoría de los países latinoamericanos, los experimentos socialistas han llegado a su fin. En Europa, el reformismo socialdemócrata se encuentra en una posición difícil, incluso crítica. Basta con ver la trayectoria del Partido Socialista francés desde la elección de François Hollande en 2012 hasta la actualidad para comprobarlo. En otros países con una larga historia de socialdemocracia, la situación es algo mejor. Los socialdemócratas siguen gobernando a veces, por ejemplo hoy en España o en Suecia. Sin embargo, siempre es en coaliciones en las que tienen mayoría pero están debilitados. La globalización neoliberal que habían querido domar ha hecho cada vez más difícil conseguir lo que había sido su credo desde principios del siglo XX: la regulación de los “excesos” del capitalismo y la protección social. En el “liberalismo social”, el liberalismo se ha impuesto en general. Fuera de Europa, en una configuración histórica y política completamente diferente, en China, posible líder mundial en un futuro próximo, el partido gobernante se declara explícitamente socialista marxista. Pero para desarrollar su país, sus dirigentes han ido muy lejos en la acomodación de la economía de mercado.

Como resultado, todo el socialismo está ahora en crisis. Una crisis electoral en muchos países, que es también fundamentalmente una crisis de identidad. ¿Es este libro una evaluación antes de la liquidación? Desde luego que no. En primer lugar, los socialistas lo han visto todo antes. Basta con pensar en el valor y la determinación que podía requerir ser socialista en determinados momentos, por ejemplo durante los años 30 en Europa o los 70 en América Latina, cuando la represión masiva de sus activistas hacía parecer imposible cualquier perspectiva positiva. Sobre todo, el socialismo es la otra cara del capitalismo. Mientras este sistema explote y enajene, los socialistas se levantarán contra la miseria y la desigualdad que genera. El mundo de las crisis financieras, las guerras, el cambio climático y las pandemias en el que vivimos producirá sin duda socialistas. Queda por ver de qué forma.

(…)

Este volumen pretende ser una historia global de los socialismos. Los socialistas y sus historiadores no esperaron a que la historia global se pusiera de moda para practicarla. El socialismo, como sabemos, siempre ha sido internacionalista, aunque por supuesto existen tradiciones socialistas nacionales e incluso regionales. La existencia de cuatro Internacionales -incluida la pequeña Internacional fundada por Trotsky en 1938- de las que las organizaciones nacionales han sido consideradas durante mucho tiempo como secciones, así lo atestigua. Esto implica que, a lo largo de la historia del socialismo, la circulación internacional de ideas, personas y modelos organizativos ha sido siempre densa. Por tanto, ha atraído la atención de sus historiadores desde una etapa temprana. Es una historia “conectada” si alguna vez hubo una.

Desde las últimas décadas del siglo XX, esta globalización ha aumentado aún más. Las nuevas tecnologías de la información favorecen la interacción de los movimientos políticos y sociales a escala mundial. Lo mismo ocurre con los investigadores: internet, pero también la creciente práctica de las estancias de investigación en el extranjero, han permitido el acceso a archivos y “campos” en los cuatro rincones del mundo. Así, aunque Francia sigue siendo el país de referencia de este libro, cada entrada se esfuerza por analizar su tema desde una perspectiva internacional. En la elección de las entradas, se ha mantenido un criterio de diversificación geográfica en la medida de lo posible.

Una historia global de los socialismos es necesariamente interdisciplinaria. Este libro es fruto de la colaboración de investigadores de muchas disciplinas: historiadores, filósofos, economistas, sociólogos, geógrafos, literatos, etc. Sus tres coordinadores pertenecen a disciplinas diferentes: historia, sociología y filosofía, y cada uno de ellos presta atención a los avances de la ciencia política. Comprender el objeto polifacético de los socialismos implica trascender las fronteras disciplinarias, algo que las rigideces del sistema universitario -sobre todo en Francia- no siempre favorecen. Este libro también toma nota de la aparición de nuevas generaciones de investigadores interesados en los socialismos. Algunos de ellos ni siquiera habían nacido cuando cayó el Muro de Berlín.

(…)”.

© Presses Universitaires de France / Humensis 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.