La vida a crédito: el consumo de las clases populares en París (1880-1920)

Muy interesante el trabajo de historia social que firma la colega francesa Anaïs Albert, titulado La vie à crédit – La consommation des classes populaires à Paris (années 1880-1920)  (Éditions de La Sorbonne).  Da buena cuenta de la peregrina vida del investigador que esto fuera una tesis doctoral leída en 2014, bendecida al año siguiente con el premio de historia social Mattei Dogan-FMSH, y que haya tardado siete años a ser publicada.  Por supuesto, eso habrá permitido mejorar en lo que cabía la investigación inicial.

Por lo demás,  Pierre Karila-Cohen ha dicho recientemente que “la publicación de esta importante obra se sitúa en la encrucijada de varios movimientos historiográficos, de los que algo hay que decir para aclarar los temas y el contenido del libro. La más significativa es la rehabilitación, desde hace unos diez años, de una historia social de la clase obrera, ampliada aquí a las realidades más amplias de las clases trabajadoras. La historia de la clase obrera, en su apogeo en los años sesenta y setenta, abandonó el primer plano de la escena a partir de la década siguiente, cuando la historia cultural tomó el relevo. Sin embargo, en las primeras décadas de este siglo, una nueva generación de historiadores -François Jarrige, Marion Fontaine, Xavier Vigna, por citar algunos- ha retomado estos campos historiográficos, que ahora figuran en los programas de los concursos de enseñanza y de la 24ª edición de la Rendez-vous de l’histoire“.

No contamos con un avance del libro, pero sí con el resumen que la autora presentó en su día, donde decía:

“(…)

Este tema de investigación se sitúa en la encrucijada de dos campos historiográficos, la historia del consumo y la de las clases trabajadoras, que se mantienen en (relativo) desconocimiento mutuo. La historia del consumo, que se desarrolló realmente a partir de los años ochenta, ha llegado ahora al punto de hacer balance. En un texto programático, Marie-Emmanuelle Chessel insiste en la necesidad de estudiar “toda la vida del producto, desde su diseño hasta su uso” y de “comprender mejor el consumo de los trabajadores y los agricultores” . La escasez de estudios sobre el consumo de la clase trabajadora no es, sin embargo, una coincidencia, ya que, como señala Franck Trentmann, “se podría argumentar que la “sociedad de consumo” o el “consumismo” se adoptaron justo cuando se hizo problemático el uso de la “sociedad de clases””. En otras palabras, el desarrollo de los estudios sobre el consumo ha eclipsado o sustituido en cierto modo los análisis históricos en términos de clases sociales, en el mismo momento en que los trabajadores desaparecieron del campo de la investigación histórica, así como del de la representación política. Además, la historiografía traza una línea divisoria entre una historia del siglo XIX centrada en el consumo burgués, porque las clases trabajadoras aún no tienen acceso a él, y una historia del siglo XX en la que el consumo, que se ha convertido en “de masas”, acaba por borrar la cuestión de las clases sociales.

Para reelaborar esta gran división, hemos optado por estudiar el consumo de las clases trabajadoras en París durante un periodo crucial, de los años 1880 a los 1920. La capital francesa era entonces tanto la capital del lujo y la modernidad como una ciudad que seguía estando habitada en gran medida por las clases trabajadoras: un espacio donde la difusión masiva de ciertos bienes se encontraba con una sociedad de clases. La pregunta inicial que guía esta tesis puede resumirse en una fórmula muy breve: ¿qué hace el consumo (de masas) con la clase (social)? A partir de esta pregunta inicial, surgen cuestiones subsidiarias: ¿existe un consumo de masas que absorba en sí mismo las diferencias sociales? ¿Cuál es el impacto de la difusión, posesión y uso de nuevos objetos en la pertenencia a un grupo? ¿El consumo masivo hace desaparecer el sentido de pertenencia o lo recompone? ¿O cuáles son los efectos de esta evolución en la movilización política? Postulando con Maurice Halbwachs que la conciencia de clase tiene que ver tanto con el consumo como con el lugar que ocupan los individuos en el proceso de producción, el objetivo era entender qué ocurre con la clase ante el consumo de masas.

A esta cuestión central sobre la constitución de una clase social y su existencia en la vida cotidiana se unen dos cuestiones secundarias, específicas del estudio de las clases trabajadoras. La primera se refiere a la integración o marginación de este grupo social. La expansión del consumo se basa en la integración económica de los individuos que se encuentran en la parte inferior de la escala social, y este movimiento de absorción plantea a su vez cuestiones sobre el lugar que la sociedad otorga a los grupos que antes estaban marginados. Así, cada nueva ampliación ve multiplicarse los discursos morales que expresan un confuso sentimiento de amenaza: la querella del lujo en el siglo XVIII o los escritos sobre la alienación de la “sociedad de consumo” en el siglo XX son ejemplos de ello. El final del siglo XIX no es una excepción y es posible rastrear cómo los reformistas católicos, los socialistas y las grandes tiendas de crédito interpretaron este movimiento, principalmente a través de la oposición binaria de lujo y necesidad.

La tercera faceta de nuestro planteamiento se refiere a la cuestión de la dominación o la resistencia de las clases trabajadoras. En primer lugar, no consideramos el consumo en sí mismo como alienante -en la tradición de Jean Baudrillard- o emancipador. Nos parece que estos dos enfoques se equivocan al atribuir una capacidad de acción autónoma al consumo, postulado como una entidad actuante que podría definir una identidad, la de consumidor. La dominación de la que son víctimas las clases populares es, como ha demostrado Pierre Bourdieu, a la vez económica, social y simbólica, y el estudio del consumo, tomado como un conjunto de transacciones de mercado en torno a los objetos, es una revelación de estos procesos, mucho más que su origen. Sin embargo, la dominación nunca es absoluta; tiene lagunas que los individuos pueden aprovechar a veces para crear un margen de maniobra . La filósofa Judith Butler, siguiendo la estela de las reflexiones de Michel Foucauld sobre el poder, ha propuesto que el consumo, que es un campo plagado de tensiones, cuya definición oscila entre el proceso económico, la estratificación social y el discurso moral, es un observatorio muy rico. Revela, por supuesto, la magnitud de las privaciones, pero también el margen de maniobra que los individuos dominados tejen incansablemente dentro de las limitaciones que se les imponen.

(…)”.

© Anaïs Albert / Le Monde


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.