Marx, Wagner, Nietzsche: en un mundo convulso

No sé si el calor veraniego era un buen momento para libro tan interesante y profundo, pero fue el momento escogido por Herfried Münkler y su editor para sacar al mercado: Marx, Wagner, Nietzsche. Welt im Umbruch  (Rowohlt Verlag).

Así empieza la introducción:

“Marx, Wagner, Nietzsche… sobre todos ellos se han desarrollado intensos e importantes debates. La bibliografía de investigación disponible es, en consecuencia, muy amplia, y se ocupa no sólo de sus respectivas vidas y obras, sino también de su impacto en el siglo XX: aada uno de los tres destacó a su manera en su campo, en la teoría social, en la música y en la filosofía, los tres fueron estrellas que arrastraron una larga cola al rojo vivo que aún brilla o que, tras apagarse entretanto, ha comenzado a brillar de nuevo en el siglo XXI. Obviamente, muchas de las cuestiones que trataron e iniciaron siguen siendo relevantes, o incluso vuelven a serlo. Para insinuarlo sin elaborarlo: la idea de Wagner de la Gesamtkunstwerk, por ejemplo, para el enfoque en el cine y en las sucesivas temporadas de las series en las que las narrativas divergentes de los personajes cambiantes o los incisivos cambios de carácter de los protagonistas se mantienen unidos por leitmotivs tanto poéticos como musicales; el análisis de Marx sobre la sociedad después de que la era neoliberal del capitalismo haya renovado viejas desigualdades y creado nuevas divisiones sociales; la noción de Nietzsche sobre la libertad individual como la voluntad de vivir las propias necesidades e inclinaciones bajo lo que muchos consideran restricciones y regimentación social masiva cada vez mayor. Inevitablemente, estas referencias contemporáneas, junto con las críticas que contienen, no apuntan en la misma dirección, como no lo hicieron en vida de los tres. Tanto en su época como en la actual, representan diferentes formas de ver la sociedad y la cultura. Por eso es tan instructivo y emocionante verlos de forma comparativa.

El enorme impacto que Marx, pero también Wagner y Nietzsche  tuvieron en el siglo XX, el hecho de que los movimientos políticos y culturales llevaran su nombre, de que moldearan las percepciones y guiaran las expectativas, es cierto que no facilita su tratamiento. En primer lugar, hay que liberarse de las sobreformaciones que se han adherido a su obra a raíz de los movimientos y puntos de vista del mismo nombre, desde el marxismo, el wagnerismo (el término francés se ha impuesto aquí) y el nietzscheanismo como lectura específica de la filosofía de Nietzsche.

Al hacerlo, no quiero añadir ningún estudio individual a la rica y cada vez más especializada investigación, sino más bien mirar a los tres comparativamente, en busca de similitudes y diferencias: Marx, Wagner y Nietzsche como observadores, críticos y contemporáneos del siglo XIX, un siglo que fue de agitación, incluso más en términos mentales que materiales. Los tres siguieron esta convulsión, pero las conclusiones que sacaron de ella fueron muy diferentes: Marx quería utilizar la convulsión, dirigirla y conseguir ciertos objetivos; Wagner quería invertirla en gran medida para volver a las condiciones anteriores, especialmente a las que eran más morales-económicas que sujetas a las leyes del mercado; Nietzsche pensaba en contextos aún más amplios, y la “revalorización de todos los valores” que pretendía era llevar de nuevo a una actitud precristiana ante los valores.

Sin embargo, esto es sólo una indicación de dirección aproximada y muy simplista, que no hace realmente justicia a la pronunciada ambigüedad del pensamiento de Marx, Wagner y Nietzsche. En efecto, se esforzaban por lo anterior, pero en algunos aspectos a veces también por su opuesto o, al menos, por algo que era incompatible con ello. Ninguno de los tres puede ser fácilmente interpretado o agrupado.

En el camino así emprendido, hay varias cosas que hay que tener en cuenta, en cierta medida como barandillas para toda la empresa. Así, en primer lugar, la obra de los tres ha pasado a la posteridad en gran medida por la mediación de los “herederos”: En el caso de Marx, fue su compañero político y simpático camarada de armas Friedrich Engels quien se encargó de que se formara una obra coherente a partir de los dispares escritos que Marx dejó atrás. Engels fue menos escrupuloso que Marx en términos científicos, y unió con mano ligera lo que Marx no quería que encajara y lo que había evitado doblar. Sin Engels, Marx posiblemente habría seguido siendo uno de los muchos escritores del siglo XIX que se abrieron paso a través de esta época de agitación y no llegaron a ninguna conclusión clara. Pero esto también significa que Engels fue el primero de una larga serie de intérpretes que hicieron la obra más inequívoca de lo que Marx la había dejado. Que haya hecho justicia a las preocupaciones de Marx es una cuestión siempre controvertida.

En el caso de Wagner, su esposa Cósima se encargó de que el festival, que sólo se había celebrado dos veces en vida de él, se convirtiera en un acontecimiento anual, primero como secretaria particular y luego como esposa, asumiendo gran parte de la correspondencia y apoyando a Wagner en la realización de su gigantesco proyecto. Al igual que Engels con Marx, estaba íntimamente familiarizada con el proyecto y no fue en absoluto una “mano amiga”, sino la fuerza motriz: puede seguir siendo una cuestión discutible si impulsó el proyecto del Festival en contra de su vacilante y a veces reacio marido en primer lugar, pero no hay duda de que sin ella el Festival habría terminado con la muerte de Wagner. Al mismo tiempo, Cósima ejerció una censura casi total sobre Wagner y se aseguró de que sólo se transmitiera lo que ella quería. Esto comenzó con sus diarios, en los que registró (sólo) las declaraciones de Richard Wagner que eran importantes para ella, y terminó con la quema de las cartas que no quería que fueran conocidas por la posteridad.

En el caso de Nietzsche, su hermana Elisabeth Förster-Nietzsche se hizo cargo de la edición de las obras, junto con Heinrich Köselitz, llamado Peter Gast por Nietzsche, que había sido un ayudante indispensable para él en sus últimos años debido a su grave discapacidad visual. Köselitz/Gast era uno de los pocos que podía leer la letra de Nietzsche, pero Elisabeth pronto lo marginó y dirigió el proyecto de edición en solitario. Elisabeth Förster-Nietzsche intervino fuertemente en la obra de su hermano, incluso la falsificó. Tomó literalmente posesión de su hermano, también ampliando el Archivo Nietzsche en Weimar y pudiendo así decidir quién tenía acceso al patrimonio de Nietzsche y quién no.  Si Cósima censuró a su marido, Elisabeth adaptó la obra de su hermano a sus propias ideas y la “editó” en consecuencia.

En las últimas décadas, la obra de los tres se ha hecho accesible de nuevo y se ha presentado al público de forma considerablemente modificada: en el caso de Marx y Nietzsche, mediante nuevas ediciones orientadas a los estándares académicos, y en el caso de Wagner, mediante nuevas producciones, también y especialmente en Bayreuth, es decir, en el lugar donde se conserva la propia tradición. En las nuevas ediciones, las adaptaciones posteriores se han invertido o al menos se han hecho visibles.

(…)

Los tres, Marx, Wagner y Nietzsche, han tratado de dar sentido a este siglo, de sondear sus cambios, de describir las perspectivas que surgen de ellos y de encontrar a los portadores del desarrollo o a los forjadores del cambio. Su obra puede entenderse como una confrontación permanente con la insatisfacción del siglo XIX. En el proceso, cada uno de ellos ha cambiado varias veces su visión de su propio presente y ha revisado las evaluaciones anteriores. Por lo tanto, queda la pregunta de cuál fue su visión “real” del siglo XIX. Para responder a esta pregunta, una de sus obras suele ser estilizada como la “obra principal”: El anillo de Wagner, El Capital de Marx y Zaratustra de Nietzsche. Las reflexiones aquí no siguen este procedimiento. El pensamiento de los tres no se centra ni se reduce a un tema concreto, sino que se trata como una visión global, en la que, por supuesto, siempre se trata de lo que se percibe y lo que no.

Las diferencias son claras: Marx trató de pensar sistemáticamente, aunque no creó un sistema él mismo (sólo lo hicieron sus epígonos); Nietzsche rechazó estrictamente el sistema, así como lo sistemático, desde finales de la década de 1870, y lo expresó estilísticamente en su preferencia por los aforismos; Wagner, por último, desarrolló una poliperspectividad con los variados leitmotiv que incrustan los acontecimientos en escena en grandes contextos, lo que hace que estos mismos acontecimientos sean interpretables de muchas maneras. El modo en que algo se convierte o se ha convertido depende del momento de la narración y de la memoria musical, así como de la perspectiva respectiva del narrador. Todo esto habla en contra de una presentación centrada en los tres. No están establecidos ni fijados aquí, y por lo tanto, surgen una y otra vez en el curso del libro como otros o cambiados. Surgen cosas que los muestran bajo una luz diferente a la que solemos ver -o querer ver-. A través del paralelismo, Marx, Wagner y Nietzsche quedan bajo la iluminación del otro, pero también bajo la sombra del otro, y a través de ambas luces y sombras, podemos reconocerlos con mayor precisión y claridad”.

©  Rowohlt Verlag / Herfried Münkler


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.