Sergei Guriev y Daniel Treisman: Nuevos dictadores. La tiranía en el siglo XXI

Los profesores Sergei GurievDaniel Treisman llevan algunos años, al menos desde 2015, hurgando en el cambiante rostro de la tiranía en nuestro actual siglo. Y ahora nos ofrecen la conclusión a la que han llegado:  Spin Dictators: The Changing Face of Tyranny in the 21st Century (Princeton UP).

El volumen en cuestión incluye una serie de tablas y gráficos aparecen en un suplemento en línea, pero nos centramos en el brevísimo proemio, que dice:

“A principios del siglo XXI, la política mundial marcó un hito importante. Por primera vez, el número de democracias en el mundo superó al de Estados autoritarios. En la cresta de esta “tercera ola” sísmica, los expertos identificaron 98 países con gobiernos libres, frente a 80 que seguían controlados por dictadores. El optimismo era contagioso. Las nuevas tecnologías de la información, la globalización y el desarrollo económico parecían decir “se acabó el tiempo” para el gobierno de los hombres fuertes. A medida que los países se modernizaban, la tiranía quedaba obsoleta.

Las celebraciones no duraron mucho. De hecho, apenas empezaron. En pocos años, el avance de la libertad se agotó, dando lugar a lo que algunos denominaron rápidamente una “recesión democrática”. Una dramática crisis financiera, nacida en Estados Unidos, hizo que la economía mundial se desplomara, socavando la fe en la gobernanza occidental. En 2019, el número de democracias había descendido a 87, mientras que el de dictaduras volvía a ser de 92. En Occidente, el liberalismo estaba demostrando ser poco rival para el populismo, mientras que en Oriente todas las miradas se dirigían al meteórico ascenso de China. La exuberancia milenaria dio paso a una sensación de pesimismo.

El pesimismo político actual es un poco exagerado. Según la mayoría de las mediciones, la democracia mundial no está muy por debajo de su máximo histórico. Pero el estado de ánimo sombrío apunta a un auténtico rompecabezas. Incluso si las dictaduras no se están imponiendo, la cuestión es cómo pueden sobrevivir -e incluso prosperar- en un mundo ultramoderno. ¿Por qué, después de que todas las manías brutales del siglo XX -desde el fascismo hasta el comunismo- hayan sido desacreditadas, seguimos viendo cómo surgen nuevas autocracias de las cenizas? ¿Y qué hacer con los hombres fuertes que adoptan las herramientas de la modernidad, utilizando las tecnologías occidentales para desafiar los modos de vida occidentales?

Con su población sin parangón y su crecimiento explosivo, China ha sido señalada como el contraargumento de la democracia liberal. Su éxito económico -que apenas se vio afectado por la depresión de 2008-9 o incluso por la crisis de Covid de 2020- parece contradecir la ecuación de desarrollo con gobierno popular. Y sin embargo, fuera de las metrópolis de Pekín y Shangai y de los relucientes entrepôts de Hong Kong y Macao, la mayor parte del país sigue siendo bastante pobre, y su población sigue siendo manejable con métodos de la era industrial e incluso preindustrial. El mayor rompecabezas es la supervivencia de un gobierno no libre en sociedades prósperas como Singapur y Rusia, donde los títulos universitarios son más comunes que en la mayoría de las democracias occidentales. ¿Ofrecen estos casos un atisbo de futuro autoritario?

Este libro es un intento de explicar la naturaleza de las dictaduras actuales. Ha surgido de una mezcla de investigación y experiencia personal. Ambos pasamos años siguiendo el ascenso del sistema de Putin en Rusia, a través del análisis académico y la observación de primera mano. Su régimen no nos pareció único, sino más bien un ejemplo de las tendencias que estaban remodelando los estados autoritarios en todo el mundo, desde la Venezuela de Hugo Chávez y la Hungría de Viktor Orbán hasta la Malasia de Mahathir Mohamad y el Kazajstán de Nursultan Nazarbayev. Los observadores se esfuerzan por saber cómo llamar a estos líderes. Algunos caen en la pantomima de la democracia; otros ofrecen torpes analogías con hombres fuertes históricos, calificando a Putin de “zar” o a Erdoğan de “sultán”. Vemos que todos estos gobernantes convergen en un enfoque novedoso -aunque no inédito- que puede preservar la autocracia durante un tiempo incluso en entornos modernos y globalizados. La clave es el engaño: la mayoría de los dictadores actuales ocultan su verdadera naturaleza. Así que el primer paso es entender cómo operan. En los capítulos que siguen, se explora por qué surgieron estos regímenes, cómo funcionan, qué amenazas plantean y cuál es la mejor manera de que Occidente se resista a ellos.

(…)”.

Tras lo anterior, sigue una introducción que indica:

“Los dictadores han ido cambiando. Los tiranos clásicos del siglo XX -Adolf Hitler, Josef Stalin, Mao Zedong- fueron figuras más grandes que en vida, responsables de la muerte de millones de personas. Se propusieron construir nuevas civilizaciones dentro de sus fronteras fuertemente vigiladas -y a veces en expansión-. Eso significaba controlar no sólo el comportamiento público de la gente, sino también su vida privada. Para ello, cada uno creó un partido disciplinado y una brutal policía secreta. No todos los dictadores de la vieja escuela eran asesinos genocidas o profetas de algún credo utópico. Pero incluso los menos sanguinarios eran expertos en proyectar miedo. El terror era su herramienta de uso general.

Sin embargo, hacia finales de siglo algo cambió. Los hombres fuertes de todo el mundo empezaron a acudir a las reuniones con trajes serios en lugar de con uniformes militares. La mayoría dejó de ejecutar a sus oponentes ante estadios de fútbol repletos. Muchos volaron a la conferencia anual de negocios en el centro turístico suizo de Davos para charlar con la élite mundial. Estos nuevos dictadores contrataron a encuestadores y consultores políticos, organizaron programas de llamadas a los ciudadanos y enviaron a sus hijos a estudiar a las universidades de Occidente. No aflojaron su control sobre la población, ni mucho menos, sino que trabajaron para diseñar instrumentos de control más eficaces. Pero lo hicieron actuando como demócratas.

No todos los autócratas han dado este salto. Kim Jong-Un, de Corea del Norte, y Bashar al-Assad, de Siria, encajarían bien en un álbum de recortes de déspotas del siglo XX. En China y Arabia Saudí, los gobernantes han digitalizado el viejo modelo basado en el miedo en lugar de sustituirlo. Pero el equilibrio mundial ha cambiado. Entre los líderes de las no-democracias de hoy, la figura representativa ya no es un tirano totalitario como Josef Stalin, un carnicero sádico como Idi Amin, o incluso un general reaccionario como Augusto Pinochet. Es un manipulador suave como el húngaro Viktor Orbán o el singapurense Lee Hsien Loong, un gobernante que finge ser un humilde servidor del pueblo.

Este nuevo modelo se basa en una idea brillante. El objetivo central sigue siendo el mismo: monopolizar el poder político. Pero los hombres fuertes de hoy se dan cuenta de que, en las condiciones actuales, la violencia no siempre es necesaria, ni siquiera útil. En lugar de aterrorizar a los ciudadanos, un gobernante hábil puede controlarlos remodelando sus creencias sobre el mundo. Puede engañar a la gente para que obedezca e incluso apruebe con entusiasmo. En lugar de una dura represión, los nuevos dictadores manipulan la información. Al igual que los asesores de prensa en una democracia, dan vueltas a las noticias para conseguir apoyo. Son Spin Dictators“.

Y dicho eso, ya entran en “El puzzle Putin”.

“Llegamos a este tema a través de un caso particular. En marzo de 2000, los rusos eligieron como presidente a un antiguo teniente coronel del KGB con poca experiencia política. Vladimir Putin afirmaba aceptar los principios de la democracia, aunque sus instintos tiraban claramente en otra dirección. Durante algún tiempo, no era obvio -quizás incluso para él- hacia dónde llevaría a su país. Con el auge de la economía, sus índices de audiencia se dispararon.

(…)

Ambos observamos de cerca el desarrollo de este proceso. Sergei dirigía una universidad de Moscú especializada en economía y asesoraba al gobierno ruso. Daniel era un profesor en Occidente que estudiaba la política postcomunista de Rusia. En la primavera de 2013, Sergei recibió la visita de algunos agentes de seguridad de Putin, que confiscaron sus correos electrónicos y copiaron el disco duro de su ordenador. Había ayudado a escribir un análisis crítico de la última sentencia judicial contra Mijaíl Jodorkovski, un multimillonario que había sido encarcelado por una acusación dudosa. Al parecer, al Kremlin no le gustó este análisis. Poco después, Sergei se trasladó a Francia.

El sistema que Putin forjó en Rusia es claramente autoritario. Pero es un autoritarismo de un tipo desconocido. A diferencia de Stalin, Putin no ha asesinado a millones de personas ni ha encarcelado a otras tantas. Incluso Leonid Brezhnev, que dirigió la Unión Soviética en su última fase, más suave, de 1964 a 1982, encerró a miles de disidentes en campos de trabajo y hospitales psiquiátricos, prohibió todos los partidos de la oposición y no celebró elecciones que fueran mínimamente competitivas. Los mítines de la oposición estaban prohibidos. Todos los medios de comunicación transmitían un discurso ideológico adormecedor. Las emisoras de radio extranjeras estaban bloqueadas y a la mayoría de los ciudadanos se les impedía viajar al extranjero mediante un oxidado telón de acero.

El régimen de Putin, que ya tiene más de veinte años, es diferente. No funciona con una censura de tipo soviético. Se pueden publicar periódicos o libros que llamen dictador al hombre del Kremlin.  El problema es que la mayoría de la gente no quiere leerlos. El sistema tampoco ha funcionado a base de miedo, aunque eso puede estar cambiando ahora. Se produjeron actos ocasionales de violencia política, normalmente en circunstancias turbias. Pero el Kremlin siempre ha negado su responsabilidad  Y, aunque los opositores políticos de Putin están cada vez más preocupados, la mayoría de los rusos no parecen estar asustados.  Muchos han aceptado de buen grado una visión sesgada de la realidad que los medios de comunicación de Putin han contribuido a formar. Las autoridades del comunismo, con sus desfiles del Primero de Mayo y sus elecciones rituales, intentaban crear la ilusión del consentimiento. Con Putin, muchos rusos consintieron las ilusiones.

Al examinar el sistema que estaba surgiendo, nos dimos cuenta de que el estilo de gobierno de Putin no era único. Desde Hugo Chávez en Venezuela hasta Viktor Orbán en Hungría, los líderes no democráticos estaban utilizando un conjunto de técnicas comunes.  Bastantes se inspiraron en el pionero de esta nueva marca, Lee Kuan Yew. A partir de la década de 1960, el longevo líder de Singapur había convertido a su país en un formidable modelo de control político. Esto puede parecer sorprendente. Singapur dice ser una democracia y a menudo se le toma por tal. Celebra elecciones periódicas. Pero una de las principales innovaciones de los nuevos autócratas es precisamente afirmar que es democrático. “Tiene usted derecho a llamarme lo que quiera”, replicó Lee en una ocasión a un periodista crítico, “pero… ¿necesito ser un dictador cuando puedo ganar, sin duda alguna? ”  No añadió que ganar siempre, sin duda alguna, era la tarjeta de visita de un dictador moderno”.

© Princeton University Press / Sergei Guriev & Daniel Treisman


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.