Christophe Sente: La socialdemocracia, historia y presente

En los círculos de la izquierda, particularmente la socialdemocracia, uno de los estudiosos más escuchados e incluso leídos es Christophe Sente, y no faltan razones. Por si hubiera pocas, añade otra más con su: La gauche entre la vie et la mort. Une histoire des idées au sein de la social-démocratie européenne (Le Bord de l’eau).

El editor lo resume así:

“¿Está la izquierda en declive en Europa, y están los partidos socialistas en particular en vías de desaparición?

Sin entrar en la política-ficción, este libro ofrece un análisis de los posibles futuros de la izquierda, a partir de una revisión de la importancia de los debates ideológicos y programáticos dentro del movimiento socialista europeo. Demuestra cómo, aunque la muerte de la socialdemocracia se ha anunciado regularmente desde finales del siglo XIX, ha sido capaz de adaptar sus exigencias a un mundo en perpetua transformación.

Rompiendo con esta representación clásica, el autor muestra que los debates doctrinales internos de la izquierda europea occidental no tienen nada que envidiar a los movimientos reputados como más “ideológicos”. De Edouard Bernstein a Anthony Giddens, de Henri de Man a Willi Eichler, varias generaciones de “intelectuales orgánicos” han contribuido al desarrollo de políticas públicas que han surgido como alternativas a la gestión del bien público característica de las fuerzas de la derecha. En otras palabras, el fenómeno, bien identificado en Francia, de la existencia de una “segunda izquierda” que, dirigida por Michel Rocard, contribuyó a las victorias de François Mitterrand, sería característico del desarrollo de la socialdemocracia europea en su conjunto.

¿Sigue viva la “segunda izquierda” en la década de 2020? Christophe Sente propone posibles escenarios de evolución, basándose en el análisis de más de cien años de historia de las ideas dentro de los partidos europeos”.

Y, como complemento, el breve texto que a finales de septiembre publicó en The Conversation, donde dice entre otras cosas:

“En un momento en el que, en Francia, el Congreso del Partido Socialista acaba de ratificar la reelección de Olivier Faure como su líder, y en el que se espera que casi siete candidatos que se reclaman de la izquierda se presenten a las elecciones presidenciales de 2022, este campo político apenas parece capaz de unirse. La izquierda está fragmentada y el paisaje político está a su vez fragmentado.

La fragmentación es quizás el término que mejor caracteriza a los sistemas políticos occidentales contemporáneos desde la desaparición de la Unión Soviética.  Europa es especialmente representativa del fenómeno, aunque no se limita a ella. Revelando un marco bipartidista en tensión, las divergencias de los republicanos estadounidenses, así como la dificultad de Joe Biden para beneficiarse de la disciplina electoral demócrata en el Congreso, muestran lo extendida que está la tendencia a la fragmentación en las democracias liberales del siglo XXI.

Presentada superficialmente en términos de crisis, esta transformación de los sistemas políticos afecta en particular, como ilustra el caso francés, a lo que todavía se conoce como “izquierda” europea, a pesar de la difuminación de sus contornos.

La fragmentación se multiplicó por diez con las crisis.  Por un lado, la desaparición de los partidos comunistas no supuso la consolidación de una hegemonía “socialdemócrata” o “socialista”, nociones que se han convertido en sinónimos y que hacen referencia a la defensa de la seguridad social y la negociación colectiva por parte de los partidos de origen obrero. Por otra parte, la agudización de la percepción colectiva de la existencia de desigualdades en el seno de las sociedades prósperas del hemisferio norte ha beneficiado menos a la “izquierda” que a una nueva generación de partidos llamados “populistas”, de derecha o incluso de extrema derecha.

Merece la pena echar un vistazo a los recientes resultados electorales en Europa para considerar la situación de los Países Bajos. Allí donde la sociedad política se ha construido sobre los pilares de las familias cristiana, socialista y liberal, más de 10 partidos se reparten actualmente las preferencias de los votantes. El PVDA, durante mucho tiempo el buque insignia del movimiento obrero, se ha hundido, mientras que las formaciones que representan a la izquierda radical, el liberalismo social, la ecología política y el voto de protesta antiislámico han surgido en parte de sus escombros.

Este paisaje definido por la fragmentación -o incluso la desaparición, como en Italia- de las organizaciones comunistas, socialistas y democristianas tradicionales, así como por la aparición de nuevas formaciones que pueden parecer surgidas de la nada, tiene ya un precedente histórico.

Un poderoso emprendimiento político.  De hecho, en los países de la antigua Europa Central y Oriental, especialmente en Polonia y la antigua Checoslovaquia, surgió y se impuso desde los primeros momentos de la liberalización constitucional y económica un poderoso espíritu empresarial político, o lo que es lo mismo, la capacidad de los ciudadanos para crear nuevos partidos.

La comparación es útil porque muestra que hay que distinguir entre una crisis y un apocalipsis. La fragmentación política no es necesariamente el preludio del caos. Puede ser el momento de un proceso de destrucción creativa en el que la oferta política se adapta a la evolución de una demanda social.

Entonces, unos treinta años después de la caída del Muro de Berlín, ¿no son las antiguas “democracias populares” satélites de la URSS menos gobernables que los países pertenecientes a la “Comunidad Europea” creada por el Tratado de Roma en 1957? La evolución de los países de Europa del Este también tiende a indicar, sobre todo en Polonia, que la existencia de partidos socialistas no es, o ha dejado de ser, necesaria para satisfacer las expectativas populares.  Sin embargo, extraer lecciones de la evolución de Europa del Este no es suficiente para entender las razones de la fragmentación de los sistemas de partidos y las dificultades de la izquierda en este nuevo entorno.

Lecciones de Israel.  En este sentido, Israel es otro laboratorio muy interesante. En primer lugar, porque ilustra, al igual que en Francia, una evolución del sistema político caracterizada por la desaparición del dominio del Likud y del Partido Laborista y por el hundimiento de este último desde principios de los años 2000.

En segundo lugar, y este es un rasgo más original, aunque se puede ver en otros estados como Italia con la constitución de gobiernos sucesivamente dirigidos por Giuseppe Conte y Mario Draghi, en el contexto de la fragmentación del sistema, la composición de los gobiernos se rige ahora menos por las convergencias ideológicas que por las limitaciones de la constitución matemática de una mayoría parlamentaria.

Esta evolución sigue una pauta coherente con la teoría de la democracia de Joseph Schumpeter, que la reducía a una técnica y una lógica económica.  En otras palabras, la diversificación de los movimientos políticos favorece la constitución de mayorías técnicas más que la consecución de un programa común.

Llevados a su quintaesencia y considerados como laboratorios, Europa del Este e Israel enseñan que el resultado de la fragmentación de los sistemas políticos es indeterminado y puede conducir a resultados completamente contradictorios. O bien una renovación ideológica, de la que Hungría y Polonia ofrecen ejemplos muy radicales, ya que la evolución podría alcanzar la naturaleza misma del régimen político. O una reducción de la política a la aritmética.

(…)”.

©  Le Bord de l’eau / Christophe Sente / The Conversation


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.