Bob Moore: Prisioneros de guerra en Europa (1939-1956)

Si hablamos de prisioneros de guerra en Europa, hay un nombre que inevitablemente saldrá a relucir, el de Bob Moore. Y, por si acaso,  él insiste en recordarlo, como ocurre ahora con su reciente Prisoners of War. Europe: 1939-1956 (OUP). No se puede decir que el asunto sea nuevo, al menos por dos razones. La primera, porque hace ya varios años publicó con Kent Fedorowich otro volumen semejante, titulado Prisoners-of-War and Their Captors in World War II (Bloomsbury). La segunda, porque en el libro que nos ocupa hay dos capítulos que ya conocíamos: el tercero (que es su introducción a otro volumen) y el  séptimo (“Enforced Diaspora: Italian Prisoners of War during the Second World War“). Pero quedan otros quince, incluidas la introducción y las conclusiones.

Y a ello vamos, a la introducción más concretamente, donde realiza un completo repaso bibliográfico a lo que llama “Los prisioneros de guerra y los historiadores”, empezando del siguiente modo:

“La Segunda Guerra Mundial entre las potencias europeas del Eje y los Aliados se saldó con más de veinte millones de soldados tomados como prisioneros de guerra. Aunque este total está inflado por la rendición incondicional de todas las fuerzas alemanas en Europa el 8 de mayo de 1945, pone de manifiesto el hecho de que el cautiverio fue una de las experiencias más comunes para todos los uniformados, incluso más común que el servicio en el frente. A pesar de esto, y de la enorme literatura sobre tantos aspectos de la guerra, las historias de los prisioneros de guerra han permanecido como un elemento separado y a veces aislado en las crónicas nacionales más amplias del conflicto construidas en la era de la posguerra. En pocas palabras, sus relatos individuales y colectivos sobre la derrota y el cautiverio no encajan fácilmente en las historias militares o sociales de los países en los que sirvieron.

Esto puede verse en el lado occidental de los Aliados, donde se ha puesto el acento  en el heroísmo de las fuerzas combatientes al derrotar al Eje para construir una narrativa de la victoria. Casi por definición, los que habían luchado y habían sido capturados antes en el conflicto no tenían ningún papel que desempeñar en este proceso. Esto puede verse en Gran Bretaña y sus Dominios, donde la evacuación de Dunkerque se presentó como un éxito heroico, pero con poca o ninguna atención al destino de los muchos miles de personas que quedaron en las playas y que se convirtieron en prisioneros de los alemanes durante mucho tiempo. Lo mismo podría decirse de Francia, donde los soldados de 1940 habían pasado hasta cinco años de cautiverio, pero la reproducción de su historia y sus experiencias en manos de los alemanes no habría hecho más que reforzar la imagen de la derrota en un momento en que el país estaba desarrollando su mito de nación resistente como medio para promover la reconstrucción política y social. En la Unión Soviética, esta exclusión fue aún más evidente con la demonización y el castigo estalinista de los soldados del Ejército Rojo que habían sido mancillados por la captura y que, por tanto, no habían desempeñado ningún papel en la victoria durante la Gran Guerra Patria. En el lado del Eje, las memorias nacionales del cautiverio han sido igualmente selectivas e impulsadas principalmente por las agendas de la Guerra Fría, por ejemplo, con la atención de Alemania (occidental) e Italia a sus prisioneros retenidos por la Unión Soviética.

Tal vez no sea sorprendente que cada uno de los países implicados en el conflicto haya desarrollado su propia historiografía específica y una percepción popular de lo que era ser un prisionero de guerra en el teatro de operaciones europeo. Para la Commonwealth británica y los Estados Unidos, sus soldados en manos del Eje siempre fueron “objetos de preocupación”, como lo demuestran las medidas que sus respectivos gobiernos estaban dispuestos a tomar para protegerlos en cautiverio, y luego para repatriarlos y reintegrarlos lo antes posible una vez terminada la guerra. Sus experiencias se dieron a conocer al público, primero mediante la publicación de sus memorias, y luego se vieron reforzadas por las adaptaciones en películas, sobre todo  The Wooden Horse (1950), Albert RN (1953) La fuga de Colditz (1955) Reach for the Sky (1956) y, quizás la más famosa, La gran evasión (1963). Aunque se basan en hechos reales, su admisión en la cultura popular cinematográfica ha conllevado generalmente adornos en los que insistieron Pinewood o Hollywood. Aunque las películas abarcan historias de traición y fracasos, la mayoría de ellas incluyen a oficiales que planean y ejecutan fugas del cautiverio alemán, creando la imagen de que esto era la norma entre todos los prisioneros aliados en manos de los nazis. Además, los críticos y comentaristas también han visto esto como una recreación de un tropo arquetípico de la escuela pública inglesa. Este llamado “mito de Colditz” ha sido ampliamente refutado por Paul Mackenzie en su innovador libro del mismo título, pero su trabajo fue precedido por las obras de David Rolf y David Foy, cuyas exploraciones de las entrevistas y documentos dejados por oficiales y otros rangos proporcionaron los primeros estudios académicos del tema y sirvieron para alterar las percepciones del cautiverio en tiempos de guerra y poner en primer plano las experiencias de la mayoría de los prisioneros británicos y estadounidenses ordinarios que fueron puestos a trabajar por sus captores y que estaban menos inclinados a escapar. A estos primeros trabajos académicos les han seguido otros, entre los que destacan los de Neville Wylie y Arieh Kochavi, que analizan los pormenores de la diplomacia de los prisioneros de guerra aliados-alemanes, y los de Clare Makepeace, que aporta nuevos datos sobre la historia social del cautiverio británico. Los prisioneros de la Commonwealth británica también han sido estudiados como grupos nacionales, destacando el análisis de los canadienses por Jonathan Vance, el de los australianos por Peter Monteath y el de los neozelandeses por Mason Wynne. Al mismo tiempo, las historias de fugas en general y los detalles de la fuga masiva de Stalag Luft III hacen que los mitos creados en los primeros años de la posguerra sigan teniendo credibilidad, incluso en la segunda década del siglo XXI.

Por el contrario, las experiencias del “Ejército de 1940” francés han sido ignoradas en gran medida y hubo una escasez de publicaciones antes de la aparición de La Captivité de Yves Durand en 1980 bajo los auspicios de la organización de veteranos de los prisioneros de guerra.  Aunque ha habido un flujo constante de memorias, de nuevo se centran en las historias de huida, mientras que los estudios académicos posteriores sobre el cautiverio francés se refieren específicamente al papel de los prisioneros franceses en la economía de guerra alemana.  Sólo su repatriación en 1944-45 ha sido mejor atendida, tanto en la literatura más amplia sobre el “retorno” como en un tema específico por derecho propio, reflexionando sobre la exclusión de los prisioneros de la narrativa nacional de la liberación y sus problemas de reintegración.  Al igual que los historiadores, el cine francés de posguerra no mostró ninguna inclinación por destacar las experiencias de sus soldados en cautividad alemana y los cineastas evitaron el tema hasta que Henri Verneuil dirigió La Vache et le prisonnier (1959), un tratamiento cómico de los viajes de un prisionero francés con una vaca. Tres años más tarde, Jean Renoir intentó retomar los temas de su clásico de la Primera Guerra Mundial La Grande Illusion con Le Caporal épinglé (1962), ambientada en el conflicto más reciente, pero con críticas mixtas. Mucho más pertinente, pero en gran medida desconocida, es Sous le manteau, una película realizada por prisioneros franceses en el Oflag XVII-A (Edelbach) utilizando una cámara clandestina que retrata la vida cotidiana en el campo, pero también narra los intentos de fuga.

Los malos tratos deliberados a los prisioneros aliados occidentales por parte de los alemanes o de los italianos fueron la excepción más que la regla, pero hubo ejemplos de malos tratos localizados y de negligencia, especialmente en los primeros días y semanas tras la captura. Los asesinatos también fueron raros, aunque las investigaciones aliadas al final de la guerra sacaron a la luz varios ejemplos individuales, como la masacre de Le Paradis en mayo de 1940 y la orden de matar a los fugitivos recapturados del Stalag Luft III en 1944. Sin embargo, esta imagen de cautiverio regulado por normas definidas y principios de reciprocidad de poderes se rompe cuando se incluyen los numerosos soldados no blancos que luchaban con uniformes aliados. Están casi totalmente ausentes de la narración los soldados africanos del ejército francés, que en general fueron tratados con mucha más dureza por sus homólogos alemanes, al igual que las fuerzas coloniales británicas capturadas por el Eje en el norte de África. Sus historias se han perdido por completo, pero el trabajo pionero de Rafael Scheck ha servido para volver a poner de relieve las masacres llevadas a cabo en 1940 y los prejuicios raciales sufridos por los tirailleurs senegaleses y los soldados norteafricanos supervivientes a manos de los nazis.

En total contraste con la literatura anglo-francesa, la historia y las experiencias de los prisioneros de guerra alemanes han sido mucho mejor tratadas, tanto por los historiadores designados por el gobierno como por la profesión histórica en general. La continuación de su cautiverio fue una cuestión política importante en Alemania (occidental) a partir de 1945 y en 1957, un año después de que los últimos prisioneros hubieran regresado de la Unión Soviética, la República Federal creó una Comisión Científica para la Historia de los Prisioneros de Guerra Alemanes (a menudo denominada Maschke Kommission). La Comisión, que empleó a algunos de los principales historiadores del país, produjo un total de veintidós volúmenes a lo largo de dieciséis años que cubrían un amplio número de temas. Su recepción se vio ligeramente afectada por una estipulación original según la cual los textos debían ser revisados por el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán antes de su publicación para evitar ofender a las potencias extranjeras y debían estar disponibles únicamente en las bibliotecas de investigación. Mientras que lo primero se mantuvo, lo segundo se abandonó, y todos los volúmenes se pusieron a disposición del público al final del proyecto en 1972, y éstos se han convertido en la base de todos los estudios posteriores. Se han visto aumentados por el trabajo de otros académicos alemanes, especialmente Rüdiger Overmans, que ha proporcionado información crucial sobre el destino de los prisioneros alemanes, además de publicar extensamente sobre la política alemana de prisioneros de guerra. Los alemanes en cautiverio también han sido bien tratados por historiadores de otros países, comenzando por Matthew Barry Sullivan sobre Gran Bretaña y Arnold Krammer sobre Estados Unidos. Su trabajo ha sido seguido por muchos libros, artículos y, más recientemente, sitios web dedicados a campos individuales, así como un flujo de autobiografías y memorias de cautiverio.  Dentro del tema, también ha habido varias controversias sobre el tratamiento de posguerra de los prisioneros alemanes, todas ellas vagamente vinculadas a la idea de que son víctimas del conflicto. En la década de 1990 surgieron acusaciones concretas de malos tratos y asesinatos deliberados por parte de los estadounidenses a los prisioneros en la Alemania ocupada, pero fueron rebatidas con éxito tanto por referencia a los estudios existentes sobre la cuestión como por investigaciones posteriores. También se plantearon algunas cuestiones sobre el trato que los franceses dieron a sus prisioneros, que tuvieron cierta repercusión y fueron respaldadas por las estadísticas de mortalidad disponibles, pero nunca se presentaron como una política concertada por parte de una administración francesa vengativa de posguerra. Más graves fueron las cuestiones planteadas sobre los prisioneros supuestamente en manos de los soviéticos. Con el acuerdo de las cuatro potencias de repatriar a todos los prisioneros para finales de 1948, y con la declaración de Moscú de que había devuelto a todos sus prisioneros, excepto a los que cumplían condenas por crímenes de guerra, pronto se hizo evidente que el número de repatriados de la URSS no se acercaba a los totales que se suponía que estaban en manos soviéticas. No es de extrañar que la percepción pública alemana de la posguerra sobre el cautiverio se haya concentrado en las víctimas del cautiverio soviético y que el tratamiento cinematográfico alemán del tema lo haya reflejado con largometrajes centrados principalmente en los Heimkehrer de la Unión Soviética.

El cautiverio durante la Segunda Guerra Mundial también ha sido un tema político importante en la Italia de la posguerra, sobre todo porque sus soldados fueron cautivos de todas las grandes potencias durante el conflicto. Los éxitos militares británicos contra las fuerzas italianas en las colonias de esta última produjeron las primeras capturas masivas, a las que pronto siguieron otras durante la campaña en el norte de África. Los prisioneros fueron enviados a muchas partes del mundo, con oficiales enviados a la India, mientras que otros rangos fueron dispersados por  África Oriental, Sudáfrica, Australia, Estados Unidos y el Reino Unido para ser utilizados como una adición bienvenida al suministro de mano de obra.  Esta diáspora a través del mundo se percibió como necesaria, porque mantener a los italianos en el norte de África se consideraba un riesgo para la seguridad y los soldados ordinarios eran más útiles si podían ser empleados. El traslado de cautivos por mar tenía riesgos inherentes y provocó algunas pérdidas trágicas de vidas, por ejemplo cuando el RMS Laconia fue torpedeado por el U-156 frente a la costa de África Occidental el 12 de septiembre de 1942 y murieron 1.420 prisioneros italianos retenidos bajo cubierta. Aunque esto provocó algunas limitaciones aliadas en cuanto al número de personas transportadas en un solo barco, no supuso un cambio en la política general. Después de la rendición italiana surgió una nueva complicación para los aliados cuando se cuestionó el estatus de sus prisioneros. El régimen del mariscal Badoglio y sus fuerzas restantes luchaban ahora junto a sus antiguos enemigos, pero designados como cobeligerantes y no como aliados, un dispositivo que permitía a los numerosos prisioneros tomados antes del 8 de septiembre permanecer en cautividad.

Mientras tanto, otros elementos de las fuerzas armadas italianas se vieron atrapados en el caos que rodeó la rendición de su país, a menudo con consecuencias mortales, por ejemplo cuando sus antiguos socios del Eje se volvieron contra ellos, como en Cefalonia y el Peloponeso. Los que sobrevivieron, junto con el enorme número de militares italianos que acabaron en manos de los alemanes en la península italiana, fueron designados colectivamente como Internos Militares Italianos (IMI) en lugar de prisioneros de guerra. Sólo a los que se unieron a la República de Saló de Mussolini se les permitió permanecer armados y el resto fueron desmovilizados y enviados a Alemania como trabajadores forzados.  Como prisioneros de los nazis, el destino de estos hombres encajaba mejor con la imagen de posguerra de los italianos como víctimas de la guerra y personificaba al país que luchaba por la causa occidental en las últimas etapas del conflicto. Lo mismo puede decirse del último gran grupo de prisioneros italianos, los capturados en el Frente Oriental por la Unión Soviética. Al igual que en el caso de los alemanes, la incertidumbre sobre el número de prisioneros se mantuvo hasta mucho después de terminada la guerra, con más de 60.000 prisioneros supuestamente no contabilizados. Sólo 19.000 regresaron de los campos a finales de la década de 1940 para convertirse en otra faceta de la controvertida memoria italiana de la Segunda Guerra Mundial. Sus experiencias fueron objeto de un amplio debate político entre los partidos de centro-derecha y los comunistas en la década posterior a la guerra, pero esto se disipó una vez que regresaron los últimos prisioneros en la década de 1950.24 No obstante, su condición de víctimas del comunismo soviético durante la Guerra Fría contribuyó a reforzar la posición de Italia como parte de la Alianza Occidental. Algunos de los que regresaron escribieron memorias, pero las evaluaciones más académicas del cautiverio italiano en manos de los soviéticos tuvieron que esperar hasta el final de la URSS, cuando se dispuso de más información.

Como se ha insinuado anteriormente, las experiencias de más de cinco millones de miembros de las fuerzas armadas soviéticas capturados por potencias enemigas han sido las menos atendidas por los historiadores de su nación. Criminalizados por sus líderes por haber sido tomados como prisioneros e ignorados en la narrativa de la Gran Guerra Patria, los supervivientes fueron luego victimizados y condenados al ostracismo a su regreso –sus sufrimientos y mortalidad fueron olvidados-. El desprecio estalinista por los que habían muerto en manos del enemigo no impidió que fueran incluidos entre los millones de muertos que la URSS atribuyó a los crímenes de guerra fascistas, pero los retornados se vieron obligados a recorrer caminos muy diferentes a los de sus homólogos aliados. En la Unión Soviética de posguerra, hablar de los prisioneros era más o menos un tema tabú, ya que implicaba discutir los desastres militares de 1941-2, el impacto de la Orden nº 270, la “traición” de algunos prisioneros al haber cambiado de bando, y el destino de los prisioneros retornados a manos del NKVD.  En la época de Jruschov se mencionaron en cierta medida los prisioneros en la literatura oficial sobre la guerra, pero ni siquiera la amnistía en 1957 de los prisioneros de guerra condenados condujo a una rehabilitación a gran escala ni cambió su estigma social como traidores y desertores. Esto sólo empezó a cambiar en la época de Gorbachov y la primera mención de la infame Orden nº 270 de Stalin apareció en 1988. Al mismo tiempo, hubo un renovado interés por tratar de averiguar el número exacto de prisioneros tomados durante la guerra y cuántos de ellos habían muerto en cautividad.

(…)”.

© Bob Moore 2022 / Oxford University Press


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.