Perry Anderson: ¿Una Unión cada vez más estrecha? Europa en Occidente

Como sabrá cualquier lector informado, Perry Anderson ha ocupado buena parte de su tiempo en los últimos años a analizar las venturas y desventuras de la Unión Europea. Y, en efecto, de esto trata también su último libro, titulado Ever Closer Union? Europe in the West (Verso), que retoma varios ensayos previamente aparecidos, uno en la New Left Review (2019) y tres en la London Review of Books (entre diciembre de 2020 y enero de 2021).

Dicho eso, así empieza:

“Este libro puede considerarse una secuela. En 2009 publiqué un estudio sobre la Unión Europea, El nuevo viejo mundo, que reunía una evaluación de la naturaleza de la integración continental con consideraciones sobre la historia reciente de tres Estados líderes de la UE -Francia, Alemania e Italia- y del principal candidato -Turquía- a su ampliación hacia el este. Compuesto en los años posteriores al Tratado de Maastricht, El nuevo viejo mundo apareció cuando el martillo de la crisis financiera mundial de 2008 empezó a golpear a Europa. Una década más tarde, Ever Closer Union? se escribió cuando la pandemia mundial de 2020 arrasaba Occidente, sacudiendo a Europa y a Estados Unidos con una gravedad comparable.

La interconexión entre las dos alas de la zona atlántica fue uno de los leitmotiv del Nuevo Viejo Mundo, que trazó el papel determinante de Washington en el inicio y la consolidación de la Comunidad Europea, y -un patrón que atrae mucho menos atención- el predominio abrumador de la erudición estadounidense en la literatura más original, ya sea económica, política, sociológica, jurídica o histórica, sobre la integración europea. A la luz alterada de las condiciones actuales, Ever Closer Union? vuelve a tratar estos dos temas, el peso fáctico e intelectual de Estados Unidos en la evolución de la UE. La división del libro se corresponde con ellos. En la Parte I, la atención recae en el papel fundamental de Estados Unidos en el inicio y el resultado -no menos importante en Europa- de la crisis económica mundial de 2008. En la Parte II, el foco de atención se desplaza a la propia UE, donde se ha producido una inversión intelectual, ya que los estudios estadounidenses sobre Europa disminuyen a medida que Estados Unidos, desgarrado por la intensificación de los conflictos, se ha vuelto cada vez más introvertido, mientras que los estudios europeos, antes rezagados, ahora dominan el campo.

En esta división, destaca el impacto de dos escritores. Adam Tooze y Luuk van Middelaar son los autores de los relatos más importantes sobre, respectivamente, la crisis financiera mundial y el carácter de la integración europea que poseemos en la actualidad, Crash y El paso hacia Europa. Como es lógico, cada uno de ellos se ha ganado un amplio reconocimiento público por su trabajo. Sin embargo, hasta la fecha ninguno de los dos ha recibido un examen intelectual sostenido como el que se intenta a continuación. Está claro que tienen mucho en común. Pertenecientes a la misma generación, la que creció en los últimos años de la Guerra Fría, uno de ellos es británico de nacimiento y ocupa una cátedra en Nueva York, el otro es holandés de nacimiento y ocupa una cátedra en Leiden mientras está activo la mayor parte del tiempo en Bruselas. Ambos son historiadores de profesión: el primero es una autoridad en historia económica, el segundo en historia política. Ambos son escritores consumados, que gozan de un amplio número de lectores. Ambos son polímatas, con un abanico de intereses teóricos y culturales que va mucho más allá de los de sus compañeros. Por convicción, ambos son liberales, y ambos defienden abiertamente la Unión Europea.

Junto a estas similitudes hay varios contrastes. Tooze, como explica en la introducción de Crash, es un liberal de izquierdas, mientras que por formación filosófica y afiliación a un partido, van Middelaar es un liberal de derechas. El primero domina las estadísticas financieras y logísticas que son en cierta medida terra incognita para el segundo, más a gusto con la historia de las ideas que la de los números. El corpus de ambos tampoco es simétrico. En la anglosfera, The Passage to Europe (2013) es cinco años anterior a Crashed (2018), y otros cuatro en holandés (2009); asimismo, el segundo libro de van Middelaar, Alarums and Excursions, se publicó en Holanda en 2017. Por otra parte, Crashed es la conclusión de una trilogía cuyos volúmenes anteriores, Wages of Destruction (2006) y The Deluge (2014), abarcan la Primera Guerra Mundial, sus consecuencias y la Segunda Guerra Mundial, y en los tres casos ven a Europa a la luz de América. El par de estudios de Van Middelaar no tiene esa longitud, aunque su horizonte tácito de referencia se remonta más atrás, a la época del Congreso de Viena.

En cada caso, he tratado de tener en cuenta el arco general de su obra, más que simplemente su expresión más conocida, y de relacionar sus argumentos con explicaciones alternativas de la misma historia. En el caso de la trilogía de Tooze, esto ha supuesto, en primer lugar, examinar el modo en que sus volúmenes están interconectados por la posición especial concedida a Estados Unidos en los acontecimientos mundiales del pasado y del presente siglo, sobre todo los que afectan a Europa; en segundo lugar, considerar las preferencias hermenéuticas que subyacen al conjunto; en tercer lugar, registrar relatos sobre los orígenes de la crisis financiera de 2008, y sobre las medidas adoptadas para repararla, más críticos que los ofrecidos en Crashed; y por último, reflexionar sobre la experiencia del único gran centro del capitalismo avanzado, Japón, que escapa a la atención de Tooze, y lo que arroja sobre la actuación de los autoproclamados “bomberos” de la Reserva Federal y del Tesoro en Washington. En el caso del díptico de van Middelaar, el mismo enfoque ha supuesto examinar la importancia de un mentor filosófico en su formación, Frank Ankersmit; distinguir el estatus de Passage, una obra de historia compuesta tras temporadas como asistente en Bruselas y La Haya, de Alarums, una legitimación política de la actuación de la UE bajo un presidente al que sirvió como asesor y redactor de discursos; preguntarse hasta qué punto el perfil de van Middelaar encuentra un precedente en la época de la Restauración; y, por último, hacer un repaso de las mentes europeas independientes que han estudiado la evolución de la UE desde ángulos -económicos, jurídicos, políticos, sociales o culturales- pasados por alto por van Middelaar, y que han llegado a veredictos bastante diferentes al respecto. El trabajo de estos autores constituye el eje del tercer capítulo de este libro.

El cuarto capítulo, que concluye, examina el caso especial de Gran Bretaña y las razones de su salida de la Unión en 2020. Se examinan los argumentos a favor y en contra de su permanencia en la UE, la configuración social de los bandos enfrentados por la cuestión y lo que el resultado podría sugerir para el futuro de Europa en una Unión que, de otro modo, quedaría intacta. En el prólogo de El nuevo viejo mundo, comenté que no lamentaba la ausencia de Gran Bretaña en él, ya que desde la marcha de Thatcher habían ocurrido muy pocas cosas importantes. La validez de ese juicio se desvaneció con la caída del Nuevo Laborismo, cuyos trece anodinos años de gobierno, dedicados principalmente a poner en ámbar el legado de Thatcher, sólo se rompieron con su debacle en Irak. Después, desde la austeridad impuesta por el régimen de Cameron para hacer frente a la crisis financiera mundial  hasta la conmoción que supuso para el establishment bipartidista del país el referéndum sobre Europa en 2016 y sus consecuencias, la línea de descenso accidentada es bastante clara. Está por ver si después del Brexit el Reino Unido está más seguro en sus propias fronteras de lo que lo estaba Europa antes del Brexit. Esta cuestión no se plantea aquí, sino que se aborda en otro ensayo, en el que se traza la suerte del sistema político británico desde los años sesenta.

(…)

Por el momento, quizá nada capte mejor la relación emergente entre Europa y América en Occidente que la forma en que la UE ha respondido a la crisis de la pandemia, con un paquete de medidas denominado “Next Europe” que, por primera vez, autoriza la creación de bonos mutuos, por valor de 700.000 millones de euros, para evitar las quiebras y socorrer a los afectados: justo lo que tantos reprocharon a la Unión por no haber producido en la crisis financiera mundial. Entre ellos se encontraba Adam Tooze, y a él se une Luuk van Middelaar al saludar los bonos como un avance histórico para la Unión. Para los principales estadistas de la UE, con Macron a la cabeza, suponen un paso trascendental hacia una Europa que pueda hacer frente a Estados Unidos y China. Sin embargo, ¿cómo se calificó popularmente su promesa, tanto en la prensa como en el parlamento del continente? Por fin, el “momento Hamilton” de la Unión. En el imaginario europeo, Estados Unidos sigue siendo la estrella de la casa. El título de este libro se refiere, por supuesto, a la frase más conocida del preámbulo del Tratado de Roma, cuyas implicaciones para Europa siguen sin resolverse. Pero se le puede dar un giro ambiguo. Tácitamente, se aplica también a Occidente”.

 © Verso  / Perry Anderson 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.