Historias del Próximo Oriente

Tres son los libros aparecidos recientemente sobre el Oriente Próximo, cada uno con sus peculiaridades.  Uno lleva la firma de  Harrison B. Guthorn –Capital Development – Mandate Era Amman and the Construction of the Hashemite State (1921–1946)  (Chicago UP)- y procede de su tesis doctoral del 2015.  Por tanto, aunque el autor se desempeñe como consultor tecnológico es “Doctor of Philosophy” y el sello editorial es bien respetable. Como es de suponer, el volumen presenta la historia del desarrollo de Ammán bajo el mandato británico, entre 1921 y 1946,  ilustrando sobre  cómo el crecimiento del Estado anglo-hachemita imbuyó a la ciudad de significado físico, político y simbólico.

En segundo término tenemos a T. G. Fraser, profesor emérito de la Universidad del Ulster, autor con una larga tradición en el tema que nos presenta ahora un compendio de su trabajo en: Contested Lands. A History of the Middle East since the First World War (Haus Pub.). Es, como señala el editor, un repaso accesible del último siglo que relata la historia de Oriente Próximo: qué pasó, por qué y qué significa todo esto hoy. Para ello, analiza los distintos puntos de tensión: los dañinos legados del imperialismo; la creación del Estado de Israel; la competencia entre los gobernantes seculares y autocráticos y las fuerzas democráticas y teocráticas emergentes; y el ascenso -y la caída- del nacionalismo árabe frente a las deshilachadas alianzas regionales y el renacimiento islámico.

Y en tercer lugar, la obra del arqueólogo e historiador Neil Faulknerad, impulsor del Great Arab Revolt Project y autor ahora de Empire and Jihad. The Anglo-Arab Wars of 1870–1920 (Yale UP). Y aquí nos quedamos, con su brevísima introducción:

“La Gran Bretaña de mediados de la época victoriana celebraba su preeminencia económica con una “Great Exhibition of the Works of Industry of All Nations”, que se exhibía en un “Crystal Palace” de cristal y acero construido expresamente para la ocasión en las afueras de Londres. Mientras tanto, Luis Napoleón Bonaparte organizaba un golpe de estado en París para acabar con la última de las muchas revoluciones de Francia y convertirse en dictador. La primera fiebre del oro había comenzado en Australia, la rebelión de los Taiping estaba en marcha en China, y Harriet Beecher Stowe publicaba un bestseller que removería la conciencia de Estados Unidos y la empujaría por el camino de la guerra civil. Karl Marx se había retirado a la biblioteca para escribir Das Kapital, Charles Dickens acababa de terminar David Copperfield y una joven llamada Florence Nightingale acababa de descubrir su vocación.

Mientras tanto, Samuel Baker, un inquieto aventurero y experto en caza mayor, dirigía un nuevo modelo de asentamiento agrícola en Ceilán. Charles Gordon, un cadete oficial de gran espíritu, se estaba entrenando con los zapadores del Royal Military College de Woolwich. Ahmad Arabi, otro joven destinado a ser soldado, estudiaba en la Universidad de Al-Azhar en El Cairo. A unos 1.400 kilómetros al sur, en la ciudad sudanesa de Omdurman, el hijo de un constructor de barcos llamado Muhammad Ahmad también estaba estudiando, aprendiendo a recitar el Corán de memoria. Y más de 5.000 kilómetros más al sur, en una de las zonas más remotas del África subsahariana, un oscuro médico misionero llamado David Livingstone había llegado al poderoso Zambesi y había hecho un notable descubrimiento, uno destinado a incendiar el mundo y que, con el tiempo, haría que las vidas de estos hombres, y las de muchos otros, se cruzaran y colisionaran.

Este libro es la historia de cómo llegó a ocurrir esto; de cómo, y por qué, y con qué consecuencias, las vidas de estos hombres -y de muchos otros personajes contemporáneos- confluyeron durante lo que podría llamarse “las guerras anglo-árabes” de 1870-1920, o quizás la primera yihad moderna.

Pero el libro no es simplemente una narración: es un intento de análisis. Por lo tanto, no sólo ve los asuntos “desde arriba”, sino también “desde abajo”; explora las experiencias y respuestas de la gente común cuando se vieron absorbidos por el vórtice de la historia, algunos meras víctimas, otros agentes de su propio destino, pero muy pocos, por la naturaleza de los acontecimientos, capaces de encontrar mucha ayuda, por no hablar de la salvación, mientras su mundo se desgarraba. Las guerras anglo-árabes fueron acontecimientos trágicos, en los que el impulso humanitario y la piedad religiosa se convirtieron en codicia, fanatismo y violencia, a medida que dos sistemas de opresión, la trata de esclavos árabe y el capitalismo coolie europeo, respaldados por dos formas de violencia, la yihad islámica y la guerra industrializada moderna, se imponían en el noreste de África”.

© Neil Faulkner / Yale University Press 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.