El debate sobre los legados coloniales

Como cualquier ciudadano español sabrá, al menos el medianamente informado, las afirmaciones del presidente de México, del papa Francisco e incluso del presidente de los USA respecto a la herencia colonial han generado un sinfín de comentarios entre pensantes y opinadores. Particularmente áspera ha sido la respuesta de la denominada derecha hispana, que ensalza las glorias patrias  y ve la “conquista” como un hito “civilizador”.  La cosa viene de muy lejos, aunque ha el  famoso libro de Roca Barea (Imperiofobia) ha exaltado aún más las disparidades.

Por desgracia, las dificultades para reconocer el violento trato colonial no es un asunto exclusivo de estos lares. Remito, por ejemplo, a lo escrito por Miguel Cardina sobre Portugal. Pero en la entrada de hoy nos ocupamos de Italia, donde resulta muy esclarecedor el título que Francesco Filippi ha puesto a su último libro: Noi però gli abbiamo fatto le strade. Le colonie italiane tra bugie, razzismi e amnesie (Bollati Boringhieri ).  El volumen se inicia así:

“En el último siglo, Italia ha experimentado una serie de verdaderos trastornos en la construcción de lo que llamaríamos “memoria colectiva” , es decir, el conjunto de hechos históricos considerados como patrimonio común de nuestra sociedad.

La forma de recordar un pasado que se supone común ha sufrido enormes cambios en un periodo de tiempo relativamente corto. Generaciones de italianos han visto pasar ante sus ojos muchos relatos diferentes: el sistema de valores del Risorgimento de Italia como nación, las “batallas de la memoria” en torno a pasajes como los del régimen fascista, la Resistencia y la reorganización democrática del país; hasta que, a mediados de los años noventa y como consecuencia de las convulsiones políticas y sociales de la época, los grandes temas de la historia italiana fueron remodelados y revisados, surgiendo debates, algunos de ellos agrios, sobre las muchas fracturas que el pasado devuelve a la sociedad actual.

En este trabajo continuo, de vez en cuando se han discutido, reelaborado y reconstruido todos los aspectos del pasado: sobre la Unificación de Italia y las masacres fascistas, el descubrimiento de América, Dante y 1968 se han escrito páginas, se han rodado ficciones y se han abierto canales sociales, todos ellos dedicados a las múltiples formas de formas de revisar, refrescar o distorsionar los análisis de fenómenos que forman parte indiscutiblemente del pasado común. Todos los momentos “importantes” del país han sido leídos y releer con el paso del tiempo.

O mejor dicho, casi todos.

Hay un aspecto de la historia italiana que, en el largo periodo de de la memoria examinada, no ha sido asumido sustancialmente a nivel público para favorecer su interpretación, para dar lugar a una nueva conciencia colectiva,  ni siquiera  para convertirlo en un arma retórica en el debate político diario.

Estamos hablando del colonialismo italiano.

Un fenómeno históricamente largo y complejo: la primera avanzada colonial del Estado italiano se remonta a 1882, cuando el gobierno de Agostino Depretis adquirió los derechos de gestión de una zona de la bahía de Assab en el Mar Rojo, mientras que la bandera italiana fue arriada por última vez en suelo africano en Mogadiscio, Somalia, el 1 de julio de 19604.

Con una duración de casi ochenta años, el colonialismo puede definirse como uno de los acontecimientos más estables en términos de duración y continuidad. de la turbulenta historia de Italia. Ha tenido repercusiones evidentes sobre la historia, la política y la sociedad del país. Sin embargo, a nivel de memoria colectiva, parece estar muy poco presente.

En cuanto a la memoria pública, es decir, aquella que no sólo se considera patrimonio de una comunidad, sino que se utiliza como fundamento de una identidad común, como base del sistema de valores de una sociedad, aún se puede decir menos: ninguna de las muchas fechas significativas de la larga epopeya de la Italia colonial ha entrado en modo alguno en la lista de festividades o momentos públicos de recuerdo y reflexión; ni los que podrían celebrar las supuestas glorias ni, mucho menos, los que deberían recordar los crímenes ciertos.

La historiografía italiana lleva mucho tiempo apoyando a los historiadores de los países que Italia sometió durante sus ochenta años de imperialismo para llamar la atención del público en general sobre la complejidad del fenómeno colonial, especialmente desde la perspectiva de los crímenes que los italianos cometieron en todo el mundo. Obras como las del historiador y periodista Angelo Del Boca  siguen siendo fundamentales para dar a conocer los nefastos hechos que también los italianos, aunque con menos tiempo y recursos que otros, pudieron manchar. En el cambio de milenio, numerosos trabajos de historiadores e historiadoras contribuyeron a acelerar la difusión y, sobre todo, la profundización científica de un debate fundamental para la evolución de la relación entre historia y memoria en Italia. Los ensayos temáticos se han multiplicado y los textos de escritores e intelectuales de las antiguas colonias o con vínculos familiares y afectivos con esas realidades han llegado al gran público.

Sin embargo, parece que este pasado aún no ha entrado en la vida común de la sociedad italiana. El debate sobre la herencia colonial, que otros países occidentales han emprendido, en su mayoría forzados por sus propios acontecimientos sociales durante mucho tiempo y a veces con resultados poco alentadores, es todavía sólo embrionario en Italia.

(…)”.

©  Francesco Filippi /  Bollati Boringhieri editore



Citar este post
Anaclet Pons (2021, 10 noviembre). El debate sobre los legados coloniales. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 14 de abril de 2024, de https://doi.org/10.58079/myz7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.