El asesinato de Sarajevo: aquel sinuoso camino hacia la Primera Guerra Mundial

Aunque quizá a destiempo, como de inmediato se verá, acaba de aparecer Misfire. The Sarajevo Assassination and the Winding Road to World War I (OUP), del profesor Paul Miller-Melamed. Se tata, sin duda, de una de las novedades de nuestro verano.  Empezaremos, aunque no sea habitual, con los agradecimientos, para contextualizar el volumen:

“Cuando firmé  un contrato para hacer un libro sobre el asesinato de Sarajevo para su centenario en 2014, esperaba que fuera un proyecto bastante sencillo. Después de todo, ya estaba escribiendo sobre el recuerdo y las representaciones del asesinato político del archiduque Francisco Fernando. Una breve historia narrativa de este conocido acontecimiento parecía un bienvenido descanso de los tormentos teóricos de los estudios de la memoria, por no hablar de las sensibilidades tangibles de serbios y austriacos a lo que yo estaba diciendo sobre cómo construían sus pasados. Además, ya había tantos libros sobre el asesinato de Sarajevo que apenas esperaba que fuera necesario un duro trabajo de archivo. Por ello, retrasé la redacción hasta un año antes de la fecha de entrega del manuscrito. Ese fue mi primer error.

El segundo fue asumir que este singular hecho era bien comprendido. Cuanto más profundizaba en el pasado del asesinato político en contraposición a su siempre cambiante presente, más me daba cuenta de que no había consenso alguno sobre los orígenes y los motivos del complot para matar al sucesor de los Habsburgo. De hecho, lo único en lo que los autores estaban generalmente de acuerdo era en que se trataba de un gran acontecimiento que sacudía la tierra, organizado por fanáticos nacionalistas serbios en una sociedad conspiratoria ultrasecreta llamada ominosamente Unificación o Muerte (y coloquialmente, aunque no menos amenazante, llamada la Mano Negra). La intriga, en definitiva, era necesariamente intrigante; al fin y al cabo, como todo el mundo sabe, “desencadenó” la Primera Guerra Mundial. Así llegó mi tercer error, del que ya no me arrepiento, a pesar de que me costó mucho sueño: empecé por redactar una introducción -una transgresión profesional, ya que a los historiadores se les enseña a dejar la introducción para el final- que llamaba la atención sobre cómo se suele describir el asesinato, aunque aseguraba a los lectores que lo que seguía era simplemente una historia concisa del asesinato político incrustada en un relato más amplio de los orígenes de la Primera Guerra Mundial”.

Por tanto, dados los errores, el libro se demoró, con las consecuencias habituales al tratarse de una efeméride:

“Nada menos que tres excelentes colecciones sobre el asesinato político han aparecido desde el centenario, y he encontrado algo útil en casi todos los capítulos. Lo mismo ocurre con los nuevos volúmenes sobre las guerras de los Balcanes, las nuevas biografías de Francisco Fernando y la oleada de obras sobre la crisis de julio, por no hablar de las eruditas descripciones de los orígenes de la Gran Guerra de Christopher Clark y Margaret MacMillan. Y lo que es más importante, mi libro se ha beneficiado enormemente de las investigaciones y reflexiones de John Zametica en Folly and Malice (2017), el primer estudio que supera el relato clásico de Vladimir Dedijer sobre “el camino a Sarajevo” en más de medio siglo.

(…)”.

Dicho lo cual, así empieza la introducción:

“El cielo estaba encapotado y ominoso, el país accidentado y rebelde. El programa del día era largo y arduo, el soberano augusto y anciano. Cuando su reino se anexionó la región menos de dos años antes, estuvo a punto de producirse una guerra mundial. Pero al haber disminuido las tensiones entre las grandes potencias europeas, el káiser Francisco José I estaba dispuesto a presentarse oficialmente ante sus nuevos súbditos del Imperio de los Habsburgo. En la tarde del 31 de mayo de 1910, tras un viaje triunfal en tren a Bosnia-Herzegovina, se dirigió en un carruaje ceremonial por las abarrotadas calles de su capital, Sarajevo. A pesar de una lluvia torrencial, el desfile imperial se desarrolló de forma maravillosa.

De hecho, el viaje de tres días del emperador a Bosnia fue un gran éxito, con un programa repleto de recepciones de Estado, inspecciones militares y reuniones con los líderes de las múltiples comunidades religiosas de Bosnia: serbios ortodoxos, croatas católicos, musulmanes y judíos. En su viaje de regreso a casa a través de Herzegovina, Francisco José incluso tuvo tiempo para admirar el Puente Viejo de Mostar, un hito perdurable construido en el siglo XVI por los anteriores gobernantes del país, los turcos otomanos. Según cuentan, el Emperador de Austria y Rey de Hungría, de 79 años, disfrutó tanto de sus dominios eslavos más meridionales que en un momento dado se dirigió a su anfitrión, el Gobernador General de Bosnia, Marijan Varešanin, y exclamó: “¡Le aseguro que este viaje me ha hecho rejuvenecer unos veinte años!”.

De hecho, estuvo a punto de acabar con su vida más de seis años antes de tiempo. Porque, aunque la seguridad era mucho más estricta de lo que sería cuando el sobrino y sucesor de Francisco José, el archiduque Francisco Fernando, realizó su infinitamente más infame visita a Bosnia y su procesión por Sarajevo cuatro años después, un nacionalista armado llamado Bogdan Žerajić estaba acechando a Su Alteza. En dos ocasiones, el estudiante bosnio se acercó tanto al resplandeciente káiser que, confió abatido a un amigo: “Prácticamente podría haberle tocado”. Sin embargo, Žerajić no sacó la pistola Browning de su bolsillo. En lugar de ello, el 15 de junio, quizás tanto por angustia personal como por ardor patriótico, el joven de veinticuatro años disparó cinco veces casi sin éxito contra Varešanin cuando salía de la recién inaugurada Dieta en Sarajevo. Su último disparo fue preciso, destrozando su propio cráneo y convirtiéndole en una figura de mártir de la libertad bosnia del dominio de los Habsburgo.

A diferencia de su héroe Žerajić, sobre cuya tumba juró vengarse, el bosnio Gavrilo Princip, de diecinueve años, no perdió los nervios cuando estuvo a tiro de piedra del príncipe heredero Francisco Fernando. El 28 de junio de 1914 -un día soleado de verano que se describe habitualmente como “despejado”, “despreocupado”, “pacífico” y “perfecto” en toda Europa- Princip estaba al acecho entre la multitud que recorría el itinerario de la procesión del archiduque, cuando una explosión estremecedora cortó el espectáculo. Más adelante, en la carretera del muelle Appel, el cómplice de Princip, Nedeljko Čabrinović, había lanzado una bomba contra el coche de turismo que llevaba a Francisco Fernando y a su esposa, la duquesa de Hohenberg. Algunos observadores confundieron la bomba con el estruendo de los cañones que saludaban la entrada real en la ciudad. Sin embargo, Princip sólo dudaba de si el archiduque seguía vivo. Eso se aclaró poco después de que el prominente plumaje verde del tocado ceremonial del heredero revoloteara junto a él en el coche al aire libre. Francisco Fernando sobrevivió por poco a un intento de asesinato en Sarajevo aquel día. Gavrilo Princip, por su parte, no había conseguido ni siquiera disparar.

Čabrinović fue detenido rápidamente, mientras que el resto de los asesinos se echaron atrás o huyeron del todo. Princip fue la excepción. En lugar de escabullirse entre la multitud y salir corriendo de la ciudad, ocupó su puesto secundario justo al otro lado del muelle, en la esquina que desemboca, irónicamente, en la calle Kaiser Franz Joseph, justo delante de la tienda de delicatessen de Moritz Schiller. Pero el firme asesino no se detuvo a comer un sándwich. Por la ruta bien publicitada de la procesión imperial, Princip sabía que éste era el lugar preciso en el que los coches saldrían del muelle Appel y entrarían en el centro de Sarajevo después de la recepción oficial en el Ayuntamiento. Y en el momento oportuno, los dos primeros coches giraron allí, seguidos por el que llevaba a Francisco Fernando. Entonces ocurrió algo que no estaba previsto: el gobernador general de Bosnia, Oskar Potiorek, que estaba sentado más cerca del archiduque, gritó: “¡Vaya, estáis conduciendo en dirección contraria!”. El chófer Leopold Lojka obedeció su orden de “dar marcha atrás” y pisó el freno. Gavrilo Princip obedeció a su conciencia y sacó su Browning. Sólo que en lugar de apuntar a un objetivo en movimiento, tenía un pato sentado, con un plumaje verde y afelpado, justo delante de él.

Los entusiastas de la historia han dado mucha importancia a este giro “equivocado”. Después de todo, si no fuera por el intento de Čabrinović, cuando el partido imperial se reunió en el Ayuntamiento, Potiorek no habría alterado el itinerario para evitar las estrechas calles del centro de la ciudad y, en su lugar, seguir el muelle Appel directamente hasta el hospital de la guarnición para visitar al ayudante herido en la explosión. Y si no hubiera revisado la ruta, cuando el coche del archiduque giró accidentalmente, como estaba previsto inicialmente, por la calle Franz Joseph, no se habría ordenado a Lojka que diera marcha atrás. Y si no se hubiera detenido en esa misma esquina, entonces Princip -que a tan corta distancia aún disparó su primera bala justo a través de la carrocería del coche, matando inadvertidamente a la duquesa de Hohenberg- probablemente habría fallado o simplemente herido al archiduque. O tal vez, en medio de la multitud que se agitaba, el asesino, de tamaño inferior al normal, no hubiera podido disparar. Si se hubiera producido cualquiera de estos escenarios, todo el curso de la historia de la humanidad desde aquel domingo de verano “sin nubes” que ha llegado a marcar el final de una era igualmente sin nubes -la Belle Époque- podría haber procedido de forma diferente. En cualquier caso, la guerra mundial no habría estallado un mes después.

Por supuesto, esto sigue dejando la cuestión cargada de conspiración de por qué no se siguió el itinerario alterado en primer lugar. Pero suponiendo que se tratara simplemente de un error de comunicación de Potiorek o de un lapsus mental por parte de Lojka (y no hay ninguna prueba que sugiera lo contrario), si el error humano no hubiera interferido y el coche hubiera seguido por el muelle Appel, Princip se habría quedado mirando por detrás el plumaje verde del archiduque. En ese caso, podría haber seguido el ejemplo de su héroe Žerajić y haberse suicidado en lugar del heredero del Imperio de los Habsburgo.

Los resultados alternativos son prácticamente interminables e infinitamente intrigantes. Sin embargo, en este caso se trata de una propuesta totalmente diferente: por muy poco conocido que sea, el hecho de que Bogdan Žerajić no disparara a Francisco José desvió el curso de la historia tanto como lo hizo el legendario giro “equivocado” cuatro años más tarde.  ¿Quién, después de todo, podría decir qué habría pasado si el emperador de Austria-Hungría (la Monarquía Dual) hubiera sido asesinado y Francisco Fernando hubiera subido al trono en 1910? O, para el caso, ¿cómo se habría desarrollado la historia si Francisco José hubiera sido asesinado en febrero de 1853 -más de una década antes de que naciera su sobrino- cuando un nacionalista húngaro le acuchilló en el cuello y la peculiar combinación de un collar militar rígido, un conde irlandés de rápida actuación y un carnicero que pasaba por allí hubieran salvado la vida del kaiser? Tampoco todos los puntos de inflexión históricos son tan dramáticos. En abril de 1914, el emperador de ochenta y tres años estaba gravemente enfermo de neumonía. Los diarios vieneses velaban cada hora, y el carruaje de Francisco Fernando en Konopiště (Bohemia) estaba preparado para llevarle a la capital para una rápida coronación. Si el monarca más longevo de Europa no se hubiera recuperado, es poco probable que el recién coronado káiser hubiera ido a Bosnia a inspeccionar las tropas cuando podría haber enviado a su afable sobrino Karl. Por otra parte, es posible que los húngaros ya se hubieran rebelado ante las tendencias firmes y autoritarias de Francisco Fernando. O tal vez, como potentado, habría trasladado las maniobras militares de ese verano a su querida Bohemia desde la abrasadora Bosnia, ya que la preocupación por el calor del sur casi había impedido al archiduque ir a Sarajevo en primer lugar.

Este libro no es una incursión en el tenso e infinito, aunque a menudo esclarecedor, campo minado de la historia contrafactual (“¿y si?”). Tampoco pretende elevar la figura menos conocida de Bogdan Žerajić al estatus de Gavrilo Princip, que ha sido apodado “el mayor asesino de todos los tiempos”; “el estudiante que empezó la guerra mundial”; “la persona más importante del siglo XX”; y “el hombre que cambió el siglo.”  De hecho, en cualquier número de interpretaciones históricas, el “puñado de balas” de Princip ha sido culpado de todo, desde los 10 millones de muertos en la Primera Guerra Mundial hasta la Revolución Bolchevique, la Gran Depresión, el ascenso del fascismo, el declive de Europa, la caída de Yugoslavia y todas las tragedias y atrocidades que personifican el siglo pasado.  En cambio, este trabajo sobre el asesinato de Sarajevo examina estas construcciones retóricas y otras imprecisiones comunes, situando los llamados primeros disparos de la Primera Guerra Mundial en un amplio contexto histórico. ¿Por qué medios y con qué efecto, se pregunta, se han convertido los disparos de Princip en tan legendarios ante todo?

(…)

El asesinato de Sarajevo, con sus consecuencias salvajemente desproporcionadas, es uno de los grandes dramas de la historia moderna. Sin embargo, no es necesario dramatizarlo para contarlo de forma convincente. Al situar los acontecimientos del 28 de junio de 1914 en su complejo contexto a largo plazo, este libro no abre ningún camino metodológico nuevo. Al situar el asesinato en el amplio espectro de la experiencia humana, Misfire no trastorna las normas históricas ni censura a los historiadores. Más bien, la idea central de la obra, como indica el título, es recalibrar un acto célebre cuyas elaboraciones son legión: desde cómo, cuándo y dónde ocurrió, hasta quiénes estuvieron detrás, por qué lo hicieron y cuáles fueron los efectos. El propio Gavrilo Princip ha sido objeto de varias interpretaciones míticas, como terrorista asesino, heroico luchador por la libertad, criminal degenerado, icono de la cultura pop y “gamberro post-pubescente”. Y sus supuestos proveedores de armas en Serbia se han convertido en los verdaderos instigadores de la “épica” intriga: los “fanáticos terroristas [serbios]” de la sociedad “secreta” ultranacionalista Mano Negra. En cuanto al escenario físico del asesinato de Sarajevo, la “peligrosa” periferia balcánica de Europa parece no poder escapar nunca a los estereotipos de su esencia primitiva, violenta y revoltosa. (…)

(…)”.

© Oxford University Press  / Paul Miller-Melamed


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.