Personas y Estados en el siglo XIX: el “negro” del Rey Leopoldo

A  menudo el profano, e incluso el erudito, cree que los académicos inventamos objetos de análisis, o perspectivas, que no hacen otra cosa que trocear el pasado, desmigándolo, para que cada uno pueda cavar su hoyo cuidadosamente y conseguir un pequeño trono. Pongamos por caso los estudios de género. Nada de lo anterior es cierto en general, y menos en este caso, pues el estudio de las personas que vivieron en épocas pretéritas, sean hombre o mujeres, nunca se hace aisladamente, sino en su interacción. Y lo que sucedía es que ese  universo relacional se amputaba, dado que las fuentes o los historiadores silenciaban a una parte de esa humanidad, parte sin la cual no se puede entender lo ocurrido, por acción u omisión. Las personas actúan y cambian en función de sus experiencias y sus expectativas, pero aquéllas y éstas se constituyen en la relación que se establece con otras personas, que les hacen seguir siendo lo que son o que les conducen por otros derroteros.

Pensaba lo anterior, quizá extemporáneamente, en relación con el último libro del profesor Andrew Fitzmaurice, un volumen titulado King Leopold’s Ghostwriter: The Creation of Persons and States in the Nineteenth Century (Princeton UP).  Y para explicarme (si es que se consigue, dado que el objeto del volumen, en parte una historia intelectual, da para más), remito a unos párrafos de su introducción:

“En este libro, mi objetivo es explorar cómo las personas del siglo XIX experimentaron y entendieron las metamorfosis de la personalidad. Cada una de las transformaciones personales de este relato está relacionada con un hombre -el jurista Travers Twiss- y, aunque el análisis abarca a muchas personas, dos son el núcleo de mi historia. Una fue una mujer, Pharaïlde van Lynseele, que se casó con Twiss y, al hacerlo, pasó de ser una prostituta londinense a Lady Travers Twiss. La segunda fue una persona artificial, la Asociación Internacional Africana, a la que Twiss ayudó a transformar en el Estado Libre del Congo para el rey Leopoldo II de Bélgica .

Muchos victorianos, especialmente los juristas, entendían que había dos tipos de personas: las naturales y las artificiales. Por supuesto, hubo victorianos y otros posteriormente que pensaron que la idea de personas artificiales, o personalidad jurídica corporativa, era confusa y engañosa. Es cierto que los filósofos ingleses del siglo XIX, sobre todo Jeremy Bentham, desestimaron la noción de personas artificiales, y se ha afirmado que la idea sufrió un declive desde finales del siglo XVIII.  Según este relato, el concepto de personas artificiales fue revivido brevemente a finales del siglo XIX por Otto von Gierke. Inspirado en el romanticismo alemán, Gierke teorizó sobre la existencia real de las agrupaciones colectivas antes de su reconocimiento jurídico. Su trabajo inspiró a historiadores del derecho y teóricos políticos ingleses de finales del siglo XIX y principios del XX, en particular a F. W. Maitland, el historiador victoriano del derecho común, Harold Laski y Ernest Barker. Tras este breve resurgimiento, se dice que la noción de personalidad artificial volvió a decaer al ser atacada por filósofos como John Dewey, el pragmático estadounidense.

Lo que no se tiene en cuenta es que el concepto de personalidad artificial floreció entre los juristas del siglo XIX, tanto en el continente como en Inglaterra. (…)

(…)

Travers Twiss es el centro de esta historia. Twiss no fue un intelectual especialmente notable, pero tuvo una larga vida -de 1809 a 1897- en la que se relacionó con muchas personas y acontecimientos notables. Como jurista, Twiss fue ciertamente eminente, uno de los principales abogados internacionales de su generación. Su carrera comenzó en Oxford, donde enseñó en el University College. Luego pasó a ejercer el derecho civil en el Doctors’ Commons, el colegio de abogados civiles de Londres. Antes del declive del colegio en la década de 1860, los juristas del Doctors’ Commons se ocupaban de todas las cuestiones de derecho eclesiástico, incluido el derecho matrimonial, así como del derecho de gentes. Desde esta plataforma, Twiss fue nombrado para numerosos cargos en la iglesia, incluido el de canciller, o juez, en los tribunales del Consistorio de varias diócesis, así como vicario general, la figura jurídica de mayor rango, del arzobispo de Canterbury. Junto a esta floreciente práctica del derecho eclesiástico, trabajó en los tribunales del Almirantazgo y, en 1867, fue nombrado Abogado General de la Reina, en realidad Fiscal General del derecho internacional. Afortunadamente, fue escrupuloso, tanto siendo Abogado en los Tribunales Eclesiásticos y del Almirantazgo como en su papel de Abogado General en estos últimos, en hacer copias de todas sus opiniones durante su carrera en los tribunales, desde la década de 1840 hasta los años 70, que se conservan en ocho volúmenes manuscritos.

Sin embargo, Twiss nunca alcanzó las cotas de sus contemporáneos masculinos, como John Stuart Mill, Thomas Babington Macaulay, Matthew Arnold o Henry Maine, aunque colaboró con muchos de los intelectuales y políticos más destacados de su época, tanto en Inglaterra como en Europa, especialmente en Austria y Bélgica, y en todo el mundo. (…)

Mi relato no se centra únicamente en Twiss. Más bien, examina su red de relaciones con otras personas y las transformaciones de éstas. En la primera mitad de su vida, Travers Twiss se mostró ambivalente, en el mejor de los casos, ante el interés de sus contemporáneos por la transformación social. En particular, le molestaba la conexión entre ese interés y la liberación de los individuos mediante la expansión del derecho de voto, así como las aspiraciones nacionalistas de liberar a pueblos enteros de los imperios. Su preocupación por los movimientos de liberación alcanzó su punto álgido en la época de las revoluciones de 1848. Su enfoque conservador sobre el cambio social se desarrolló más plenamente a través de la estrecha amistad que entabló con el ex canciller de Austria, el príncipe Klemens von Metternich, que se encontraba en el exilio. Metternich había sido el artífice del Concierto europeo, producto del Congreso de Viena de 1815, y como tal, fue quizás el estadista europeo más importante de la primera mitad del siglo XIX. El propósito del Concierto europeo era mantener el equilibrio de las grandes potencias en la Europa post-napoleónica. Para Metternich, el coste de la estabilidad y el orden de ese equilibrio incluía la supresión de los movimientos liberales de cambio, como el que estalló en la Francia revolucionaria de 1789 y desestabilizó a Europa durante los veinticinco años siguientes. El Concierto  creó una sociedad de estados e imperios cerrada y resistente al cambio.

(…)

Después de haber sido conservador durante los primeros cincuenta años de su vida, a principios de la década de 1860, Travers Twiss había abrazado la noción de que la acción moral de los individuos era la base de la sociedad política, y abrazó la noción de mejora individual que hacía posible los cambios en la condición de las personas de acuerdo con esa forma de entender la sociedad y el gobierno. Por tanto, podríamos ver su transformación de pensamiento como un síntoma del cambio más amplio en la cultura de mediados de la época victoriana. Sin embargo, un examen más detallado de los acontecimientos que definieron su transformación revela de manera muy específica lo que la acción moral de los individuos podía producir. Con la ayuda de Twiss, las acciones de los diferentes individuos con los que se relacionó condujeron a sus propias transformaciones. Esas transformaciones compartían elementos comunes, no simplemente el elemento del propio Twiss. Destacan dos de esos acontecimientos en su vida, que tienen un sorprendente punto en común: si bien ambos implican la transformación de los individuos a través de la acción moral, ambos persiguen la acción moral de una manera que rompe los códigos por los que dicha acción debería estar limitada.

Aunque Twiss mantuvo estrechos lazos con muchas de las personas más eminentes de su tiempo, figuras como Metternich y el arzobispo de Canterbury, también mantuvo importantes relaciones en el otro extremo de la sociedad, entre personas procedentes de las clases más pobres. En particular, mantuvo importantes relaciones con dos mujeres que en su momento fueron prostitutas: Agnes Willoughby y Pharaïlde van Lynseele. Ambas lograron transformarse. Lynseele era hija de campesinos belgas. Como muchas jóvenes de su generación, se vio arrastrada de la pobreza rural a la prostitución urbana, y a Londres, donde trabajaban muchas prostitutas belgas y francesas.  Allí conoció a Twiss, y posteriormente adoptó el personaje de una hija huérfana de la nobleza holandesa o polaca (según la versión) para casarse con él. En este libro se relata su transformación y su matrimonio.

(…)”.

© Princeton University Press / Andrew Fitzmaurice


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.