Hilary French: Historia cultural del baile (de salón)

Lo dicho. Al menos en esta parte del orbe, llega el momento del verano y de la ansiada vacación, también para la bitácora, que cierra temporalmente, no sin antes desear un feliz descanso a quienes lo puedan disfrutar.

Este contexto estival es también la razón por la que  los editores aminoran las salidas de determinados tipos de libros, mientras otros simplemente demoran las novedades a la espera del septiembre académico, incumpliendo razonablemente lo anunciado.  Así que esta bitácora también ha venido espaciando las noticias, ante la falta de volúmenes señalados o ante el entumecimiento caluroso de quien buenamente la comanda. Una cosa y otra hacen, además, que repare en temas propios del momento, época de diversiones y entretenimiento.

Por ejemplo, en el volumen de Hilary French titulado: Ballroom. A People’s History of Dancing (Reaktion Books).  Digamos que la profesora (de diseño) French se formó como arquitecta y trabajó como tal y como diseñadora de interiores durante muchos años . Con el tiempo, no obstante, se decidió por el ámbito académico. En ese menester, ha publicado varios libros sobre el diseño de viviendas y otros edificios. Y eso la ha llevado finalmente a explorar otro inmueble poco estudiado de principios del siglo XX: los glamurosos y a menudo ocultos espacios interiores de los salones de baile. Finalmente, ha pasado del edificio a lo que contenía, el baile de salón.

Y esto nos dice en la introducción:

“La BBC lanzó Strictly Come Dancing en 2004. Rápidamente se convirtió en una de sus emisiones más populares, con versiones derivadas vendidas en todo el mundo y cifras de audiencia crecientes. En 2022 está previsto que el Museo Showtown de Blackpool abra una sección dedicada a “cómo Blackpool se convirtió en el hogar espiritual de los bailes de salón y sigue albergando el mayor festival internacional de baile del mundo”.  Los bailes de salón, que en su día eran un privilegio de las clases acomodadas en sus casas privadas, se convirtieron en el pasatiempo más popular de la clase trabajadora durante la mayor parte del siglo XX, rivalizando sólo con el cine hasta su desaparición ante otras demandas de tiempo libre y una escena musical en rápida evolución. El deporte del baile, en su versión competitiva que no ha disminuido, junto con su forma social reinventada, comparten un rechazo obstinado a abandonar su relación con un pasado más glamuroso. Sin embargo, la historia de los bailes de salón, desde sus primeros días a principios del siglo XX hasta el “razzmatazz” de Strictly, es un tema poco conocido. Este libro se propone contar su historia: sus lugares, su gente y sus bailes.

Ballroom: A People’s History of Dancing se centra en lo que originalmente se denominó baile moderno y se convirtió en el “estilo inglés” o estándar: el vals, el foxtrot, el vals vienés, el tango de salón y el quickstep, y en los bailes latinoamericanos: la rumba, la samba, el jive, el pasodoble y el chachachá. Se trata de una serie de bailes que se codificaron a mediados del siglo XX; hoy en día siguen siendo los diez bailes del Estilo Internacional. La historia de este libro comienza con el aumento de la popularidad del baile entre las clases trabajadoras, que dio lugar a la construcción de los primeros salones de baile públicos de Gran Bretaña en Blackpool. La creciente demanda llevó a la profesionalización de los profesores de baile y a su decisión de organizar y codificar el baile moderno. El baile siguió siendo un pasatiempo popular y, a través de sus representaciones en los musicales de Hollywood, estableció su asociación con las nuevas ideas de diseño europeas que ayudaron a reforzar la idea de que representaba el glamour y el lujo. Este estilo de vida fue emulado por la compañía Mecca en sus Palais de Danse -palacios de baile- y en los campamentos de vacaciones, donde el baile era la actividad interior perfecta. Los primeros tiempos de la radio y luego de la televisión consolidaron la posición de los bailes de salón como la actividad de ocio más popular en Gran Bretaña, y aparecían regularmente en la prensa diaria. Los bailes de salón formaban parte de la vida cotidiana, una pasión popular.

En la segunda mitad del siglo XX llegaron los exóticos bailes latinos; los bailes modernos o las danzas inglesas empezaron a considerarse anticuados y pasados de moda. Con el tiempo, con los rápidos cambios en las actividades de ocio, los nuevos estilos musicales, la música grabada, la televisión y las vacaciones en la playa, los salones de baile, o palais, se volvieron superfluos y las salas de baile cerraron. En la mayoría de las situaciones sociales, el baile en pareja llegó a su fin y bailar en solitario sin contacto físico se convirtió en la norma. Sin embargo, el baile de competición continuó, rebautizado como Dancesport para distinguirlo del baile como actividad de ocio. Más recientemente, los bailes de salón y latinos han experimentado un renovado interés; devotos bailarines sociales de todo el país se han hecho cargo del repertorio y han explorado también otras formas de baile. Los bailarines sociales están encantados de disfrutar de los bailes de fiesta, de mezclar los bailes de secuencia y en línea con los bailes de salón y latinos, los bailes auténticos o de club y los ritmos alternativos, y de exigir sus propios tipos de competiciones, ignorando a menudo los reglamentos de las asociaciones profesionales.

La historia de los bailes de salón es principalmente británica. Lo que se convertiría en los estilos internacionales acordados para los bailes de salón y latinos se codificó en Gran Bretaña antes de ser difundido por todo el mundo por los campeones británicos. Es al mismo tiempo una historia de adopción, apropiación y reinvención, ya que los bailes se originaron en otros lugares. Las influencias de Estados Unidos son especialmente importantes, ya que muchos estilos nuevos de música y baile se originaron allí. A las primeras formas de jazz y ragtime les siguieron el charlestón, el jitterbug, el rock’n’roll y el twist. En Gran Bretaña, las asociaciones de profesores de baile, con el objetivo de crear un estándar que pudiera ser enseñado y aprendido por todo el mundo, tomaron la forma básica de los bailes importados y los rediseñaron en nuevas formas que se adaptaran a su gusto y pudieran ser fácilmente asimiladas.

Ballroom explora la codificación de los bailes y el crecimiento de las competiciones de baile, pero se trata principalmente de una historia cultural. Por tanto, se cruza necesariamente con otros aspectos de la historia del siglo XX. Desde el punto de vista del diseño, los nuevos salones de baile públicos imitaban los estilos neoclásicos teatrales de los salones privados de la clase alta o los glamurosos diseños de los decorados Art Deco de las películas de Hollywood de los años treinta. En las primeras décadas del siglo XX, los salones de baile eran sólo uno de los cada vez más numerosos nuevos tipos de espacios interiores: grandes almacenes, hoteles, restaurantes y cines, todos ellos edificios que contribuían a las nuevas formas de vida pública experimentadas por las mujeres en particular. El creciente número de empresas de ocio y entretenimiento, como Mecca o Rank, que gestionaban salones de baile, contribuyó de forma significativa a la historia económica de Gran Bretaña.

Esta historia está escrita desde la perspectiva de una bailarina social comprometida y competidora ocasional. Es un paso dentro de este carismático mundo y adopta una visión muy amplia, pero que ha tocado muchos otros aspectos del baile que se explorarán con más detalle: la multitud de bailes tradicionales y folclóricos; la historia del diseño de los numerosos salones de baile y salas de baile; los trajes, y cómo han respondido a los cambios de la moda y, sin embargo, han permanecido inalterados por el mundo exterior; la música y su papel en la historia del baile; las instituciones que dirigen los salones de baile; y la relación del baile con el deporte.

Los bailes de salón ocupan un espacio diferente al de otras formas de danza. El ballet clásico y las formas de baile relacionadas con él tienen un conjunto de reglas que seguir y un entrenamiento para perfeccionar las habilidades necesarias: los resultados son para el rendimiento. El baile social, el vernáculo, es participativo y tiene muchas formas diferentes que han surgido en todas las culturas; es fácil de captar y de bailar con o sin pareja, solo o en grupo. Los bailes de salón y latinos se sitúan entre ambos, exigiendo una técnica estudiada y adquirida más allá del nivel de otros bailes de pareja junto a su finalidad social participativa. En su forma más desarrollada, se trata de un tipo de baile único, que más allá de los trajes y el maquillaje ostentosos, requiere la energía y la cooperación de dos personas para crear un espectáculo y una experiencia juntos”.

© Hilary French  / Reaktion Books Ltd


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.