James Walvin: Un mundo transformado. La esclavitud en América y los orígenes del poder global

Nos acercamos hoy a la obra del veterano profesor James Walvin. Cabe señalar que su investigación abarca decenas títulos como autor y editor, algunos de ellos premiados, como el  Memorial Martin Luther King de 1975 por su Black and White: the Negro and English Society (1555-1945). Entre nosotros, no obstante, solo ha llegado su Breve historia de la esclavitud. Relacionado con ese tema, al que tanto tiempo y esfuerzo ha dedicado, nos llega ahora: A World Transformed.  Slavery in the Americas and the Origins of Global Power (California UP).

Y esto dice su introducción:

 

“Durante la mayor parte de cuatro siglos, los africanos esclavizados fueron una presencia ineludible y omnipresente en el mundo atlántico. Los millones de africanos cargados en los barcos negreros del Atlántico (y las legiones que ni siquiera sobrevivieron para llegar a la costa atlántica de África) fueron los engranajes humanos de una inmensa máquina que transformó la faz de las Américas, aumentó el bienestar del mundo occidental y creó los hábitos culturales que hoy conocemos. Este colosal movimiento forzado de la humanidad tuvo consecuencias que repercuten hasta nuestros días. Durante décadas, los estudiosos han discutido sobre la esclavitud y hoy en día se acepta de forma generalizada que, a partir de finales del siglo XVII, la esclavitud fue fundamental para el surgimiento de Occidente. Sin embargo, es menos conocido el hecho de que la esclavitud ejerció una influencia mucho más allá del mundo occidental. En sus formas maduras y complejas (que variaban mucho en las Américas), la mano de obra africana esclavizada creó tentáculos de actividad económica que se deslizaron por rincones distantes del mundo que normalmente no se asocian con la esclavitud. Las redes creadas por la esclavitud se extendieron desde los límites de la relación europea con los pueblos nativos de América hasta las islas remotas del Océano Índico, pasando por las economías de China y Japón. Las economías esclavistas llegaron a ejercer una poderosa, a veces irresistible, atracción gravitatoria que atrajo hacia sí los productos y los mercados de sociedades muy dispersas. Podemos hacernos una idea de esto simplemente observando los variados artículos transportados como carga de los barcos que salían de Europa y América con destino a África. También es obvio en los detalles guardados en los libros de contabilidad de las plantaciones americanas, por no mencionar las enormes cantidades de productos cultivados por los esclavos -desde el tabaco hasta el azúcar- consumidos por personas de todos los rincones del mundo. Cuando la esclavitud fue finalmente prohibida en Brasil en 1888, el mundo se había vuelto adicto a las mercancías que debían su origen a los africanos esclavizados.

Durante siglos, la esclavitud en las Américas dependió de los barcos negreros del Atlántico para un suministro continuo de mano de obra esclava. A medida que el comercio atlántico crecía en volumen e importancia, se volvía cada vez más complejo. Sin embargo, fue, desde el principio hasta el final, un sistema de comercio extremadamente brutal. Aunque llevó a más de once millones de africanos a América, también mató a un gran número de ellos, dañó a muchos más y dejó a todos sus supervivientes con recuerdos traumáticos de la travesía oceánica. Una de las extrañas contradicciones de la esclavitud es que un sistema que implicaba la violación y la opresión a una escala extraordinaria, era un aspecto esencial de una forma muy compleja y sofisticada de comercio, finanzas y registro mundial. A medida que la esclavitud atlántica evolucionaba, generaba un volumen impresionante de papeleo, y ese papeleo nos permite reconstruir las historias de la esclavitud. Aquí radica una de las muchas grandes ironías de la esclavitud: el mismo sistema que silenciaba las voces de los esclavizados, que los trataba como meros objetos de comercio, también describía y documentaba todos y cada uno de los aspectos de sus vidas, sus sufrimientos y sus muertes. El resultado final es que sabemos más sobre los esclavizados que sobre casi cualquiera de sus contemporáneos que trabajaban libremente, por la sencilla razón de que una persona esclavizada era tratada, de principio a fin, como una cosa: un objeto, un bien mueble. Y como objeto entraba en la documentación comercial. Los esclavizados eran registrados, descritos y contabilizados, desde su primer encuentro con los traficantes de esclavos del Atlántico, hasta el momento en que morían, en el mar o en tierra. Conocemos sus condiciones físicas, su aspecto, sus dolencias, sus peculiaridades, sus habilidades y características personales, sabemos de sus relaciones y de sus hijos, de su vida laboral y de sus días de muerte. Todo esto se registra de una manera que rara vez se documenta para los trabajadores libres de las mismas épocas.

Comencé mi propia investigación sobre la esclavitud en 1967, estudiando detenidamente las vidas de un grupo de trabajadores del azúcar esclavizados en Jamaica. Sus vidas estaban inscritas en enormes libros de contabilidad de las plantaciones, que se guardaban entonces en la propia finca. El primer hecho, el más obvio y revelador -que saltaba de las páginas desmenuzadas- era que los esclavizados se enumeraban y contaban igual que las bestias del campo y aparecían en páginas opuestas en los libros de contabilidad. Eran meros objetos que se registraban junto a otras posesiones de los propietarios de las plantaciones (que por entonces vivían en Inglaterra). Muchos de esos esclavos habían nacido en Jamaica, pero la mayoría eran africanos, adquiridos mediante el trueque y el comercio, a miles de kilómetros de distancia, y todos habían sido enviados a Jamaica en un barco negrero. Los africanos que vivían en Worthy Park en la década de 1780 no eran más que una pequeña muestra de otros millones de personas arrojadas a tierra en las Américas por una flota internacional de barcos negreros. Hoy en día, el barco negrero es una imagen familiar, utilizada una y otra vez para representar la propia esclavitud. Esos barcos, que se cuentan por miles, hacían algo más que transportar africanos. También llevaban enormes cargamentos de productos manufacturados (de Europa, Asia y América) a África, y regresaban a sus puertos de origen desde América cargados de productos cultivados por los esclavos. Los barcos negreros contaban con el apoyo de una armada de otros barcos mercantes que transportaban mercancías por las rutas marítimas del Atlántico. Pero el barco negrero era el motor principal de todo el sistema.

Se trataba de un comercio masivo de seres humanos y mercancías con ramificaciones en todos los rincones del mundo. Era un negocio que atraía a todas las principales naciones marítimas de Europa y, con el tiempo, a comerciantes e inversores de Brasil y Norteamérica. Esparció a los africanos y a su descendencia por todos los rincones del mundo y, a finales del siglo XVIII, se les podía encontrar en las precarias fronteras de las Américas hasta los primeros asentamientos de Australia. En contra de sus deseos, se habían convertido en ciudadanos del mundo.

***

El 5 de julio de 1803, el capitán Meriwether Lewis emprendió en solitario lo que se convertiría en un épico viaje por tierra desde Washington D.C. hasta la costa del Pacífico. Tras recibir instrucciones del presidente Jefferson para formar una expedición, Lewis fue reuniendo hombres y equipo a medida que avanzaba hacia el oeste. En Louisville se le unió un viejo amigo y camarada militar, William Clark, que trajo consigo una cuadrilla de siete hombres para acompañarles, reuniendo más personal militar y civil a medida que avanzaban. Cuando partieron a lo largo del río Misuri en mayo de 1804, la expedición contaba con más de cuarenta hombres, que se adentraban en territorio indio desconocido, negociando con los nativos que tenían poca o ninguna experiencia con los forasteros. Un hombre en particular atrajo la curiosidad de los indios. El sirviente personal de Clark, York, era un hombre gigantesco. También era un esclavo negro. A medida que la expedición avanzaba, se encontraron con indios que nunca habían visto a un ser humano negro, y York se convirtió en objeto de asombro. Los indios se maravillaron con el armamento, la brújula, los imanes y el cuadrante del hombre blanco, pero se asombraron con York. En palabras de un comerciante francés que trataba con los indios Arikara en el río Misuri, los indios se quedaron atónitos al ver a “un hombre grande y fino, negro como un oso, que hablaba y actuaba como tal “.

(…)

Hoy en día, quizás el más famoso de los antiguos esclavos que encontraron una carrera en el mar fue Olaudah Equiano. Conocido sobre todo por sus memorias (Narrative), en las que relata su extraordinaria vida como esclavo y como hombre libre, la carrera marítima de Equiano ofrece una vívida visión de las experiencias internacionales de los esclavos en el mar. Sirvió en no menos de dieciocho barcos, tanto mercantes como de la Marina Real, en viajes que le llevaron desde el Mediterráneo oriental hasta América del Norte y Central, y a una serie de islas del Caribe. Sin embargo, lo más insólito de todo es que Equiano fue, casi con toda seguridad, el primer africano del que tenemos constancia que navegó al Ártico. Aquella peligrosa expedición de 1773 estuvo dominada por peligros y experiencias espeluznantes: animales y vida marina del Ártico, hielo, icebergs y frío intenso -con muchas escapadas por los pelos del desastre- antes de regresar a Deptford, “un viaje que había demostrado la imposibilidad de encontrar un pasaje hacia la India”.

(…)

Equiano murió en 1797, y sus últimos años se caracterizaron por una efímera fama pública (y una modesta prosperidad) gracias a sus memorias autopublicadas y a su incansable defensa de la abolición de la trata de esclavos. Aunque no fue el primer africano en denunciar la esclavitud ante el público anglosajón, Equiano fue sin duda el más conocido (aunque su nombre desapareció rápidamente de la escena pública tras su muerte). Mucho menos exitoso -pero ahora recordado por razones muy diferentes- fue Billie Blue. Nacido en 1767 de padres africanos en Jamaica, Nueva York, en 1796 Billie Blue vivía en Deptford, Londres, formando parte de la pequeña comunidad negra de esa ciudad y trabajando como chocolatero y obrero portuario. Ese año, Billie fue declarado culpable en Maidstone de robar azúcar y condenado a siete años de transporte. Tras cuatro años en los calabozos, fue trasladado a Australia en 1801, y allí prosperó. Se casó con Elizabeth Williams, una convicta, y tuvieron seis hijos, viviendo en la zona de Rocks de Sydney. Billie trabajó duro y, en 1811, fue nombrado vigilante del puerto y alguacil, llevando a la gente por el puerto de Sídney. Pero sus tiempos de prosperidad terminaron cuando fue condenado de nuevo por robo. Siguieron varios líos con la ley, y Billie Blue cayó en una vejez excéntrica: se apodó a sí mismo “comodoro” y empezó a llevar un extraño uniforme naval, saludando a los barcos que llegaban como si fuera un funcionario designado. También adquirió el hábito de arengar a la gente en la calle y fue llevado periódicamente a los tribunales por diversos delitos menores. Murió en 1834. Su reputación ha evolucionado en los últimos años como un excéntrico colono primitivo y uno de los fundadores de la pequeña comunidad africana de Australia.

Una contemporánea exacta de Billie Blue fue una mujer que, en fuerte contraste con Billie Blue, iba a gozar de fama mundial moderna (aunque de forma muy ficticia) a través de una gran película: Belle (2013). Nació en Jamaica en 1761 de una madre africana esclavizada: su padre, Sir John Lindsay, era un oficial de la Marina Real destinado en el Caribe. Regresó a Inglaterra con la niña y confió su crianza a sus parientes, Lord y Lady Mansfield, en su casa de Kenwood House, al norte de Londres. La niña fue bautizada como Dido Elizabeth Belle en 1765 y fue criada y educada junto a una sobrina de edad similar en Kenwood. A medida que crecía, a Belle se le encomendaron diversas tareas en la casa y pasó a formar parte de la elegante vida social de la familia, mezclándose con los invitados después de la cena y en el jardín. Lord Mansfield, quizá más famoso como presidente del Tribunal Supremo por sus diversas sentencias sobre la esclavitud, murió en 1793, legando una renta vitalicia y una suma global a Belle. (…)

(…)

York, Equiano, Billie Blue y Dido Elizabeth Belle: he aquí un pequeño grupo de personas de ascendencia africana que, a primera vista, puede parecer que no tienen mucho más en común. York ayudó a forjar un camino a través de Norteamérica hacia el Pacífico. Equiano se creó una vida respetable a partir de las pocas oportunidades que se le presentaron. Billie Blue terminó sus días en el otro extremo del mundo, formando parte de una presencia negra distintiva entre los primeros colonos de fuera en Australia. Dido Elizabeth Belle, nacida de una madre africana esclavizada, se convirtió en una llamativa figura de la alta sociedad inglesa. Estas cuatro personas ofrecen algunas pistas importantes sobre un proceso que, en el transcurso de sus vidas, estaba transformando por completo el rostro humano del mundo en general. Eran cuatro casos individuales de una vasta y aparentemente interminable marea de africanos sacados a la fuerza de sus innumerables tierras natales y esparcidos en lugares lejanos (y para ellos totalmente desconocidos). Y todo ello en beneficio de personas extranjeras que los compraban y vendían como si fueran simples bestias del campo. Era un sistema de esclavitud que tenía su origen en la relación entre dos grandes potencias europeas -España y Portugal- y que estaba en el centro de su tortuosa competencia por reclamar grandes extensiones del ancho mundo”.

 © James Walvin / Little, Brown Book Group


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.