Una violencia sin precedentes. Europa Central (1914-1922)

Mucho se ha hablado en los últimos tiempos sobre la Primera Guerra Mundial, su antes y después, a propósito de los problemas territoriales que dirimen los Estados ruso y ucraniano. Pero convendría asimismo reparar en las consecuencias cotidianas de cualquier guerra, como la que el régimen de Putin ha iniciado. Para ello nada mejor que acudir a dos especialistas checos, que han venido trabajando desde hace años sobre la violencia que ello generó en la Europa Central durante y después de la IGM.  Me refiero a Ota Konrád y Rudolf Kucera, que concluyen todos esos trabajos con Paths out of the Apocalypse – Physical Violence in the Fall and Renewal of Central Europe, 1914-1922 (Oxford UP).

Esto nos dicen en la introducción:

“En febrero de 1914, el pacífico pueblo de Sarentino/Sarntal, en el Tirol del Sur, estaba en pie de guerra. Decenas de quejas salieron de la pintoresca ciudad alpina y llegaron a la oficina del vicegobernador del Tirol en Innsbruck, informando de las violentas escenas que se desarrollaban en las calles de Sarentino/Sarntal mientras el carnicero local realizaba una matanza masiva de cerdos. El tono y el número de las denuncias eran tan urgentes que el vicegobernador se vio obligado a enviar una carta oficial al alcalde de Sarentino/Sarntal, exigiéndole que pusiera fin a las espeluznantes escenas que asaltaban los ojos de los habitantes de la localidad.

El negocio del sacrificio de los cerdos se realiza de forma poco profesional y, por desgracia, a menudo muy cruel. Los gritos de los cerdos y su prolongada agonía son una desagradable molestia para la comunidad, que debe evitarse, en el mejor de los casos, dando a los cerdos uno o varios golpes en la cabeza antes de matarlos… Los cerdos se matan en el lavadero de Alois Hofkochler, que está justo debajo de las ventanas de la escuela de los chicos, lo que provoca tal angustia y jaleo que no sólo perturba sus estudios, sino que puede hacer que los jóvenes se acostumbren a tal brutalidad“.

Así terminaba la carta oficial, que consideraba las escenas de matanza indiscriminada no sólo como una desagradable perturbación del tranquilo ambiente de la aldea montañesa, sino también como una amenaza directa para la moral de la comunidad.

Dado que la avalancha de quejas cesó tras esta intervención del vicegobernador, podemos suponer que el alcalde de Sarentino/Sarntal pudo llamar al orden al carnicero. El comportamiento innecesariamente violento en las calles de otras ciudades y pueblos austrohúngaros, no sólo contra los animales domésticos, fue un problema para muchos ciudadanos incluso después. En diciembre de 1914, ya cinco meses después del estallido de la Primera Guerra Mundial, las autoridades del Tirol del Sur buscaban a un residente de Bolzano/Bozen, Ludwig Brunner, que se encargaba de transportar caballos desde Hungría al Tirol del Sur. El tren en el que los transportaba se había detenido en la ciudad austriaca de Lienz, y el veterinario local se encontró con un espectáculo desagradable cuando acudió a revisar los caballos. Tal y como consta en un informe que el capitán del distrito envió a Budapest, de donde procedía el transporte:

Un caballo muerto tuvo que ser retirado del vagón. Una autopsia inmediata en la estación demostró que el animal había muerto como resultado de un traumatismo causado por una fuerza externa …. Los quince caballos estaban metidos en un vagón de 16,5 metros cuadrados. Debido a la falta de espacio, dos de los otros caballos fueron pateados al suelo. Era evidente que ninguno de los animales había sido alimentado durante todo el viaje y se podían observar signos de su total agotamiento …. Por lo tanto, pido la detención y el castigo del responsable de este maltrato“.

Estos dos casos de crueldad con los animales revelan un buen grado de sensibilidad entre la población local y las instituciones de la Monarquía de los Habsburgo hacia la violencia física. En el periodo de preguerra y en los primeros meses de la guerra, el uso excesivo de la violencia física, incluso contra los animales domésticos, engendró una reacción negativa entre la población y una fuerte respuesta de las autoridades estatales, que pudieron intervenir, detener las prácticas violentas e intentar localizar y castigar a los autores.

Sin embargo, durante la guerra, la situación cambió rápidamente. En 1915, por ejemplo, se habían matado todas las palomas del territorio cercano al frente, a excepción de las utilizadas por la oficina de correos militar.  Tres años más tarde, el vicegobernador del Tirol, a petición de muchos habitantes locales, eximió de la reglamentación al sacrificio de cerdos. Aunque el sacrificio sólo podía realizarse con un permiso oficial, la forma de llevarlo a cabo no estaba regulada. Según el decreto correspondiente, el objetivo final era “la conservación de la cabaña de ganado vacuno, para lo cual es necesario aumentar el consumo de carne de cerdo por parte de la población”.  El permiso de sacrificio se expidió rápidamente no sólo para los animales de más de 55 kilogramos de peso vivo, sino también para todos los demás cerdos, a excepción de las cerdas preñadas, los cerdos de raza y los lechones. Otras regulaciones para el transporte y el sacrificio también fueron anuladas por el interés público de maximizar la producción de carne de cerdo. En las calles de las ciudades y pueblos del Tirol del Sur se permitió el regreso de las inquietantes escenas de matanza del periodo de preguerra, contra las que se habían producido vehementes protestas. Esta vez, sin embargo, el tratamiento de los animales destinados al sacrificio no dio lugar a ningún signo de descontento por parte de la población local.

Estos episodios ilustran algunas de las tendencias más amplias que cambiaron rápidamente la sociedad austrohúngara debido a su movilización para la guerra. La Primera Guerra Mundial no sólo trajo consigo la muerte de millones de personas en el frente, sino también cambios fundamentales en la vida cotidiana en casa. Aunque algunas investigaciones recientes demuestran que la Monarquía de los Habsburgo no se comportó de forma muy diferente en las profundidades de la crisis bélica que otros beligerantes, los años de guerra supusieron un rápido y profundo descenso del nivel de vida de la mayoría de sus ciudadanos en comparación con los años de preguerra. La implacable escasez de bienes, las abrumadoras pérdidas en la guerra en términos de vidas y propiedades, y la reestructuración de la economía y los roles de género en tiempos de guerra provocaron una sensación omnipresente de profunda crisis material y moral.  Una característica central de esta crisis fue la presencia mucho mayor de la violencia física y sus efectos tanto en el espacio público como en la vida privada de las personas. Cada día, las noticias de las batallas, las listas de los caídos y los miles de soldados heridos que volvían a casa desde el frente cambiaban la vida de las comunidades en las que esos soldados habían vivido antes de la guerra. El frente doméstico se vio afectado no sólo por las imágenes de la violencia y sus resultados, sino también por su presencia cerca de casa. En una situación desesperada, los habitantes de la monarquía recurrieron cada vez más a la violencia física como medio para conseguir sus objetivos. Los últimos años de la guerra se caracterizaron especialmente por el creciente descontento de la población, que a menudo se manifestaba en protestas colectivas.

Las formas de violencia física, los objetivos de los actores que la emplearon e incluso los propios actores cambiaron tras el fin del Imperio de los Habsburgo. El desmembramiento del imperio supranacional dio lugar a una serie de Estados sucesores, algunos de los cuales, tras la independencia, se situaron del lado de los vencedores en la guerra y otros del lado de los estados derrotados.  La reconstrucción de la posguerra no supuso una rápida restauración de los daños causados por la guerra en ninguno de esos dos campos. En todos los Estados sucesores, la violencia física estuvo, de hecho y simbólicamente, mucho más presente en los primeros años de la posguerra que antes de 1914.

Por ello, este libro está dedicado a la violencia física como uno de los factores clave que influyeron en la vida cotidiana durante la movilización total para la Primera Guerra Mundial y la reconstrucción que la siguió. En general, la violencia se considera un comportamiento puramente negativo que destruye la “comunicación social”. El principal ejemplo es la violencia extrema desatada en la Alemania nazi y en la Unión Soviética de Stalin, como argumenta Jörg Baberowski. (…)

(…)

La historia de los desafortunados cerdos de Sarentino/Sarntal lo demuestra. Lo que cambió aquí no fue principalmente el comportamiento de los actores, sino la percepción de la violencia y su grado de aceptabilidad. En este sentido, fue la Primera Guerra Mundial la que cambió notablemente la aceptabilidad del uso de la violencia física y su significado. Una serie de prácticas violentas que antes eran inaceptables adquirieron un nuevo carácter más aceptable. La brutal matanza de animales domésticos pasó a entenderse como algo inevitable ante la necesidad material. El asesinato de un soldado enemigo en la guerra no era un asesinato, sino una insignia de heroísmo. La violencia y su interpretación pueden ser, pues, un medio para comprender los cambiantes horizontes mentales de las sociedades enfrentadas a la opresiva experiencia del apocalipsis que fue la Primera Guerra Mundial y el difícil camino para salir de ella. Aclarar esos horizontes, cómo cambiaron y hasta dónde se desplazaron en el contexto de una guerra extrema y total y de la reconstrucción de posguerra inmediatamente posterior es el objetivo general de este libro.

Por ello, en las siguientes páginas nos centramos en la pregunta: ¿Cómo se construyó y se utilizó el significado de la violencia en las diversas prácticas culturales de la vida cotidiana durante la Primera Guerra Mundial y en las nuevas condiciones que surgieron tras su finalización? Casi todos los habitantes de Europa centro-oriental sufrieron el impacto de la violencia física o de sus secuelas. Por lo tanto, el análisis del surgimiento de la violencia y de cómo fue percibida puede decir mucho sobre el mundo cotidiano de casi todos los habitantes de Europa Centro-Oriental, así como sobre las formas en que muchos de ellos afrontaron el apocalipsis de la guerra y el camino de salida hacia la reconstrucción de posguerra.

Al abordar este tema, nuestro trabajo no se desarrolla en el vacío. Está vinculado a un conjunto relativamente rico de investigaciones recientes. Con la excepción de la obra ya clásica Männerphantasien de Klaus Theweleit, hasta los años noventa la violencia se consideraba principalmente un fenómeno político.  Los análisis de inspiración cultural aparecieron en muy pocas ocasiones, al igual que un punto de vista que fuera más allá de las fronteras de un único Estado-nación. A mediados de los años 90, el estudio de la violencia comenzó a centrarse en los fundamentos culturales, sociales y psicológicos de las dinámicas de grupo que conducen a la violencia colectiva. Esta violencia confirma en gran medida la identidad de grupo de sus autores.

Además del nacimiento de una “cultura del asesinato en masa” en la Primera Guerra Mundial, los estudios han dedicado atención a la “brutalización” del espacio público engendrada en algunos países europeos por un número creciente de actos violentos en la posguerra.  Los primeros estudios comparativos aparecieron en torno al año 2000, siendo el más significativo la comparación de Sven Reichardt de las prácticas de las unidades paramilitares de los fascistas italianos (squadre d’azzione) con las de las Sturmabteilung (SA) alemanas. Reichardt demostró, entre otras cosas, que la creencia de ambas organizaciones de que la violencia era una herramienta legítima de comunicación política estaba estrechamente vinculada a las ideas de masculinidad que prevalecían entre sus miembros.

(…)

En concreto, nos centramos en las Tierras de Bohemia y en las tierras centrales de habla alemana de Austria-Hungría. Dentro de las Tierras de Bohemia y Austria, que suelen ser reconocidas como las partes más industrializadas de Austria-Hungría, nos concentramos en las zonas industriales que estaban más densamente pobladas, con su correspondiente estructura social. Las dos tierras también representan sociedades etnolingüísticas diferentes, lo que nos permite responder a preguntas sobre la relación entre la etnicidad y las diferentes formas de violencia física.

También nos centramos en la región de habla alemana del Tirol del Sur. Esta era una región completamente diferente en su estructura y sirve como ejemplo de una zona rural de la antigua monarquía que estaba marcada por la ausencia de grandes centros industriales, una población escasa y una estructura social diferente. El Tirol del Sur estaba muy cerca del frente desde 1915, lo que permite observar los efectos del contacto inmediato con la guerra y las diversas formas de violencia física en el frente interno. A pesar de sus diferencias, estas tres regiones compartieron las mismas estructuras estatales hasta el año 1918. Por lo tanto, son una buena base para un análisis comparativo de las sociedades tanto en las condiciones de la primera parte del periodo que estudiamos como en el contexto completamente diferente de los estados sucesores después de 1918. Los diferentes caminos que tomaron las tres zonas en la creación de un nuevo orden de posguerra nos permiten observar los fenómenos que aparecieron en diferentes contextos nacionales y estatales como resultado de la desintegración política y social de Austria-Hungría.

(…)

Cronológicamente, hemos limitado nuestra investigación al periodo comprendido entre el estallido de la Primera Guerra Mundial y el año 1922. En octubre de ese año, los fascistas de Mussolini llegaron al poder en Italia, lo que tuvo repercusiones de gran alcance no sólo en Italia y Europa, sino también en el Tirol del Sur. A principios de ese mismo mes se aprobaron también los llamados protocolos de Ginebra, que daban a la República Austriaca, que se enfrentaba al colapso financiero, un margen de maniobra para llevar a cabo las reformas que tanto necesitaba y le ofrecían una salida a su marasmo económico de posguerra. A finales de 1922, en Checoslovaquia se produjeron los acontecimientos que habían caracterizado la crisis de la posguerra inmediata. El asesinato del Ministro de Finanzas Alois Rašín, ocurrido a los cinco días de 1923, puede considerarse el punto final simbólico de la posguerra. La reacción inmediata al asesinato de Rašín fue la promulgación de una ley largamente preparada sobre la defensa de la república, que establecía claramente la intención del nuevo Estado de defenderse y de construir un nuevo régimen sobre las ruinas de la antigua monarquía. En los tres ámbitos estudiados, el año 1922 puede considerarse como un punto de inflexión en el que los horizontes de las sociedades de posguerra pasaron de ocuparse del pasado a construir un nuevo futuro.

(…)

Como hemos subrayado, en nuestro trabajo no analizamos la violencia como un fenómeno en sí mismo, sino que la utilizamos para comprender mejor la transformación de la vida cotidiana y la forma en que la violencia era vista por sus contemporáneos. Por lo tanto, elegimos examinar dos tipos de violencia que captan los aspectos diversos, pero no por ello menos complementarios, de los cambios culturales y sociales durante la guerra y la reconstrucción de la posguerra: el asesinato y los disturbios violentos colectivos, que constituyeron dos de las características más evidentes del período que estudiamos, tanto por su extensión como por las formas cambiantes en que se construyeron culturalmente.

(…)

La segunda parte de este libro nos ayudará a descubrir el éxito de estos esfuerzos por formar una única interpretación del mundo y lograr una voz unificada para la sociedad. Aquí nos concentramos en la explosión de la violencia colectiva que cambió enormemente la vida cotidiana durante y después de la guerra. En muchos aspectos, la violencia colectiva era efectivamente la antítesis del asesinato. Sus autores no eran individuos, sino colectivos. A los ojos de las instituciones estatales y de la mayor parte del público, el asesinato no era una amenaza inmediata para el esfuerzo de guerra o la reconstrucción de la posguerra. Sin embargo, la violencia colectiva se vio desde el principio como un grave peligro para el frágil consenso social de los tiempos de guerra, así como para la estabilidad social que era necesaria para la renovación después de la guerra. Aunque las protestas violentas colectivas eran, por supuesto, conocidas en tiempos de preguerra, en comparación con el asesinato su carácter, número e intensidad fueron cualitativamente diferentes durante y después de la guerra que antes. Durante los años de la guerra no se produjeron muchos cambios en la forma de cometer los asesinatos, pero en las regiones centrales de la Monarquía de los Habsburgo la guerra se caracterizó por una ola de violencia colectiva sin precedentes.

(…)”.

© Ota Konrád and Rudolf Kučera / Oxford University Press


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.