Waterloo: memoria y mito en la historia británica (1815-1852)

Luke Reynolds, como él mismo señala,  es un historiador neoyorkino que se desempeña como profesor asistente visitante de Historia en el campus de Stamford de la Universidad de Connecticut. Con anterioridad, se doctoró en el Graduate Center de la City University of New York (CUNY), en 2019, con una tesis que ahora se ha convertido en su primera monografía. En ella examina la vida posterior de la batalla de Waterloo en la memoria colectiva de la Gran Bretaña, explorando el concepto de propiedad cultural de este acontecimiento militar y situando la victoria en el mito de la creación de Gran Bretaña. El volumen se titula:  Who Owned Waterloo? Battle, Memory, and Myth in British History, 1815-1852 (Oxford UP).

Así empieza este interesante volumen:

“Entre el Vodevil y el Concierto”, informaba The Morning Chronicle en 1828, “se volvió a librar la batalla de Waterloo”. Esta batalla en los jardines de Vauxhall no fue un refrito entre veteranos y generales de salón de la vieja cuestión de si Napoleón perdió la batalla por retraso, ni fue un violento debate sobre si fueron las fuerzas anglo-holandesas o prusianas las que realmente la ganaron. Por el contrario, se trataba de un entretenimiento, una recreación artística de la batalla diseñada específicamente para Vauxhall e interpretada por “el mayor número de caballería e infantería que jamás haya aparecido en un espectáculo público”.  Este gran evento, que había llevado a Vauxhall a modificar permanentemente su diseño cuando se estrenó ante multitudes el año anterior, ya se había convertido en un elemento básico. Era una de las muchas representaciones, exposiciones y recreaciones de Waterloo que se celebraban habitualmente en Londres, a menudo relacionadas con el aniversario de la batalla, el 18 de junio, pero que se extendían durante toda la temporada. De hecho, la representación concreta de la que informa The Morning Chronicle no tuvo lugar el 18 de junio, sino el 8 de julio, durante una fiesta organizada por el duque de Wellington y algunos de sus allegados en beneficio de los refugiados españoles e italianos.

Este libro explora la omnipresencia y la multiplicidad de la imagen de Waterloo en la cultura británica entre 1815 y la muerte de Wellington en 1852. Examina acontecimientos como la recreación artística de Vauxhall, al tiempo que demuestra cómo se convirtieron en una parte tan consolidada del tejido cultural de la nación que se representaban y celebraban regularmente durante todo el año. Prusia, los Países Bajos, Hannover y Bélgica incorporaron diversas conmemoraciones de la batalla en sus calendarios anuales, e incluso Francia encontró formas de conmemorar a los hombres y el sueño de los Cien Días que perdieron allí. Sin embargo, fue Gran Bretaña la que llevó la conmemoración más allá e incorporó activamente la victoria a su identidad nacional. Varios estudiosos han demostrado el papel de la guerra del siglo XVIII en general, y de las guerras napoleónicas en particular, en el desarrollo tanto del Estado como de la nación británica. Ese desarrollo no fue ni un accidente ni una conclusión previsible, sino una política deliberadamente diseñada.  Waterloo desempeñó un papel significativo en la labor cultural que preservó esa identidad y, con ella, esos esfuerzos. La victoria, en definitiva, se convirtió en una parte crucial del mito de la creación de la Gran Bretaña moderna. Waterloo también se presentó como justificación de la expansión imperial de Gran Bretaña y de su posición como hegemón mundial. Fue la última campaña antes de casi un siglo de ascendencia británica y, por tanto, se consideró uno de los orígenes, en ambas definiciones del término, de lo que se conoció como la “Pax Britannica”.  Gran Bretaña había derrotado a Napoleón, liberando a Europa, y había pagado por esa libertad con las vidas de sus propios hijos. Muchos afirmaron, por tanto, que había comprado con sangre el derecho a expandir su imperio y actuar como policía del mundo.

La importancia de Waterloo en la psique británica del siglo XIX garantizó que la victoria se nacionalizara: a medida que Gran Bretaña crecía en importancia y poder, Waterloo se celebró no sólo como una victoria militar del ejército británico, sino como una victoria británica en la más amplia definición del término. Sería conmemorada por muchos más civiles que soldados; impregnaría todos los aspectos de la cultura civil y, sobre todo, muchas de esas celebraciones estarían a cargo de civiles, incluyendo artistas, escritores, poetas, dramaturgos y empresarios. Esta nacionalización adoptó muchas formas, y varios grupos e identidades dentro de Gran Bretaña participaron en la conmemoración de Waterloo de diferentes maneras. Es esta variedad de prioridades, recuerdos y celebraciones lo que constituye el núcleo de este libro, y lo que suscita su pregunta principal: ¿a quién pertenecía Waterloo?

Para responder a esta pregunta, debemos definir primero lo que entendemos por propiedad en este contexto. Who Owned Waterloo? define la propiedad como el control de la narrativa y la conmemoración de la batalla y, a través de ello, la conservación de Waterloo y de los hombres que lucharon allí en la memoria colectiva de la nación. Se trata, deliberadamente, de una definición doméstica de la propiedad que se enmarca por completo en el contexto de Gran Bretaña. La definición tradicional de la propiedad de Waterloo -la propiedad del propio valle de Waterloo y el debate internacional sobre si los británicos, los prusianos, los holandeses u otras naciones aliadas merecen la mayor parte del crédito por la derrota de Napoleón- es interesante, pero se discute en gran medida a través de la lente de la propiedad en el contexto británico.  La definición deliberadamente doméstica de la propiedad empleada en este libro se extiende no sólo a los aliados europeos de Gran Bretaña, sino al Imperio Británico. Explorar plenamente la memoria cultural de Waterloo en el contexto imperial requeriría una obra propia. Por ello, en lugar de intentar hacerle un hueco en ésta y hacerle un flaco favor, se ha excluido al imperio.

En la tarde del 18 de junio de 1815, el ejército británico era dueño de Waterloo. Los franceses derrotados habían huido del campo y eran perseguidos por el ejército prusiano, y los británicos y los aliados bajo su control directo quedaron, literalmente, dueños del campo. En pocos días, comenzaron a ceder parte de ese control. Los primeros visitantes británicos al campo de batalla llegaron en la mañana del día 19 y pronto compartieron sus propias experiencias con amigos en Bruselas, Amberes y Londres.  La noticia de la victoria llegó a Londres el día 21, provocando celebraciones espontáneas en toda la capital y generando, en una semana, campañas privadas de recaudación de fondos e interpretaciones de la batalla en forma de nuevos bailes de formación con un solo veterano de Waterloo presente para presenciar el deleite de la nación.  En el plazo de dos meses, mientras casi todo el ejército británico seguía en el continente, se publicó en Londres la primera historia/narración de la batalla, recopilada por Charlotte Waldie, una mujer de Roxborough que casualmente estaba de visita en Bruselas con su familia cuando se produjo la batalla, y cuya narración de cuarenta y cuatro páginas constituye la pieza central de la obra.

Durante las cuatro décadas siguientes, la propiedad británica de Waterloo se nacionalizó por completo. Sin embargo, dentro de esa nacionalización, varios grupos establecieron sus propias reivindicaciones sobre ciertos aspectos de la batalla y su recuerdo. Autores de todos los estratos de la sociedad británica colaboraron para que Waterloo se considerara una victoria británica. El turismo de Waterloo y el coleccionismo de reliquias se convirtieron en una parte central de la experiencia de viaje de la clase media, que forjó su propia versión del gran viaje aristocrático del siglo XVIII por el continente recién reabierto. Las celebraciones anuales en torno al 18 de junio afianzaron las identidades de las altas esferas del cuerpo de oficiales del ejército, refinaron la forma artística del espectáculo patriótico y fueron acogidas en los círculos civiles conservadores como el aniversario del triunfo del conservadurismo sobre el radicalismo. Las exposiciones y el arte, en museos y rotondas y en escenarios y lienzos, llevaron Waterloo a Gran Bretaña y democratizaron la victoria, incluso cuando introdujeron nuevas tensiones y cooperación entre veteranos y creadores y comisarios civiles. Las conmemoraciones físicas, ya sea en forma de estructuras cívicas, nombres de calles, ciudades y empresas, o formas más individuales de cultura material, fomentaron esa democratización, al tiempo que hacían de Waterloo algo tan común que se despojaba de parte o de todo su significado.

(…)

Waterloo sigue siendo una de las batallas sobre las que más se ha escrito en la historia. En los dos siglos transcurridos desde la batalla, han aparecido innumerables libros en los que se argumentan todas las conclusiones posibles. Los recreadores, los grognards, los entusiastas y los historiadores siguen debatiendo y reinterpretando todos los aspectos en libros, artículos, documentales y conferencias, en convenciones y conferencias, en vivacs de recreación y en las redes sociales. Who Owned Waterloo?  no es, sin embargo, un libro sobre la batalla de Waterloo. Es un libro sobre la memoria colectiva de Waterloo en Gran Bretaña y sobre los esfuerzos de varios grupos, entre 1815 y 1852, para casar la memoria real con esa memoria colectiva y forjar así la historia aceptada y aceptable de Waterloo. Aunque muchos lo hicieron por orgullo o beneficio personal, el legado de sus esfuerzos fue más allá del engrandecimiento personal: debido al lugar que ocupa Waterloo en la identidad nacional y el mito de la creación de la Gran Bretaña del siglo XIX, la memoria colectiva aceptada y la historia de la batalla darían forma, a su vez, a esa misma identidad. Esta batalla por la memoria y la historia de Waterloo se libró en gran medida dentro de la cultura popular y de consumo de Gran Bretaña, con todo, desde memorias, monumentos, rituales y reliquias hasta hipodramas, panoramas e incluso tonos de azul, convertidos en armas para la causa. La exploración completa de estos esfuerzos sitúa a Who Owned Waterloo? en la confluencia de los estudios sobre la memoria y la historia cultural. No se trata de un terreno nuevo. Por el contrario, este libro toma las prácticas establecidas en ambos campos y las aplica a un estudio más amplio del legado de Waterloo en Gran Bretaña de lo que se ha intentado antes.

Who Owned Waterloo? se basa en los estudios sobre la memoria que exploran cómo el conocimiento de primera mano que denominan “memoria comunicativa” es transformado por una variedad de esfuerzos individuales, grupales y nacionales en “memoria colectiva” o “memoria cultural”, una forma de recuerdo mucho más duradera pero, fundamentalmente, comisariada.  La memoria cultural proporciona un nivel de identidad y pertenencia y es lo que llevó a Alfred Bate Richards, periodista y abogado británico, a declarar en 1851 que “ganamos Waterloo”, a pesar de que nunca había servido de uniforme y había nacido en 1820, cinco años después de la batalla. Aunque algunos han cuestionado la idea de la memoria colectiva o cultural (o han defendido la necesidad de renombrarla y reevaluarla), la idea ha sido adoptada por un número creciente de estudiosos que la aplican a las Guerras Napoleónicas. Este libro pretende basarse en estos trabajos centrados en Napoleón, más que cuestionarlos, pero hay una intervención que merece la pena destacar. Muchos de ellos tienen una visión explícitamente transnacional, tratando de examinar las Guerras Napoleónicas como una memoria compartida a través de las fronteras. Por el contrario, este libro es explícitamente nacional en su alcance y enfoque, pasando por alto incluso los debates internacionales que se produjeron dentro de Gran Bretaña para concentrarse en cambio en la curación de la memoria cultural doméstica de Waterloo.

En este sentido, Who Owned Waterloo? se inclina hacia la historia cultural, donde los estudiosos han demostrado cómo las guerras napoleónicas y otras muestras de poder estatal, la fe protestante y la cultura popular se utilizaron para forjar a Gran Bretaña en una única nación moderna con una identidad nacional definible.  Este libro toma Waterloo, que normalmente se menciona sólo brevemente en este contexto, y demuestra cómo su memoria y conmemoración fueron deliberadamente diseñadas para reforzar esa identidad nacional. No es el único, por supuesto, que adopta Waterloo como punto de partida; varios libros han analizado el legado de Waterloo (muchos de ellos inspirados en el bicentenario de 2015). Sin embargo, ninguno ha tratado de abordar plenamente el legado cultural y la cuestión de la propiedad en el contexto británico.  También cabe señalar que muchas de las historias culturales que abordan este periodo en Gran Bretaña tienden a enfatizar los lados radicales. Al reincorporar la naturaleza conservadora de gran parte de la cultura que rodea a las victorias militares, este libro trata de reajustar ese equilibrio.

(…)”.

© Oxford University Press / Luke Reynolds


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.