La Ruta de la seda

Aunque Rusia y su espacio imperial vienen monopolizando la atención desde hace semanas, por razones bien conocidas, solía ser la China la que la acaparaba, por su empuje económico y por otros motivos relacionados. Y, en ese contexto, uno de los temas recurrentes era, es y será la archifamosa Ruta de la Seda, ya fuera la histórica o la presente y  futura. Por eso, continúan apareciendo libros sobre tal espacio.

Dada la cronología en la que nos movemos, dejaremos de lado un volumen que Princeton UP publicará en 2023 (The King’s Road: Diplomacy and the Remaking of the Silk Road, que es la tesis doctoral de Xin Wen) sobre la intrincada red de rutas de comunicación y transporte transeuroasiático que se estableció entre 850 y 1000 de nuestra era.

Así que nos centraremos en dos obras distintas. Por un lado, The Silk Road: connecting histories and futures (OUP), del sociólogo-antropólogo Tim Winter, una obra que viene acompañada por una útil página web.  Por otro, China und die Seidenstraß. Kultur und Geschichte von der frühen Kaiserzeit bis zur Gegenwart (Beck), del sinólogo Thomas O. Höllmann, un historiador algo más conocido por nuestros lares.

El citado Winter nos explica su libro partiendo de una imagen, que reproduce, la de un “pase para los medios de comunicación de la Gran Exposición de las Civilizaciones de la Ruta de la Seda celebrada en 1988 en la ciudad de Nara”. Y continúa diciendo:

“Extraído de los archivos de recuerdos de la Ruta de la Seda, el pase nos dice algo sobre una coyuntura importante en la historia de la “Ruta de la Seda”. La exposición tuvo lugar en un momento en que el interés internacional por el concepto estaba cobrando impulso. Sus organizadores eran evidentemente conscientes de que el término debía tratarse con cuidado y precaución, por lo que añadieron juiciosamente comillas para matizar su uso. En lo que podría parecer un gesto insignificante, las comillas señalan al lector la necesidad de mantener un término para su inspección. Tratan de evitar la familiaridad y su propensión a ocultar las ambigüedades e imprecisiones semánticas que puedan estar al acecho.

En las tres décadas transcurridas desde la exposición, el término se ha naturalizado cada vez más, de manera que los calificativos gramaticales parecen no ser ya necesarios. De hecho, a pesar del reconocimiento generalizado de que la Ruta de la Seda es una invención del siglo XIX, no hemos asistido a un debate sostenido sobre sus méritos y problemas como marco para comprender acontecimientos históricos complejos que abarcan continentes y siglos. Asimismo, con demasiada frecuencia los discursos sobre la Ruta de la Seda presentan regiones, culturas y pueblos de forma artificiosa y romántica y, sin embargo, el concepto rara vez ha sido sometido a los tipos de escrutinio que resultan familiares a los estudios poscoloniales.

Mi intención con este libro, por tanto, es pedir al lector que vuelva a poner esas comillas, aunque sea de forma metafórica. Como una pequeña convención de puntuación que conlleva un importante peso analítico, sugieren la necesidad de mantener una cierta disposición de análisis y cuestionamiento. Mi objetivo es hacer que la Ruta de la Seda sea a la vez extraña y más familiar, para desestabilizar una idea que se da por sentada con demasiada facilidad y, al mismo tiempo, abogar por una mayor precisión analítica en la forma de utilizarla y discutirla. El libro llama la atención sobre la importancia de interrogar críticamente los medios por los que, y con qué fines, se pone en circulación el término. Como he intentado demostrar, la Ruta de la Seda se ha convertido en mucho más que una mera narración de la historia. Hoy en día se trata de prever y construir futuros a gran escala. Implícitamente, todavía habrá que escribir muchos más capítulos, ya que el uso del término sigue proliferando.

Por tanto, este libro no pretende ser definitivo, sobre todo en lo que se refiere a la evolución y estabilización de los discursos sobre la Ruta de la Seda a lo largo del siglo XX en diferentes contextos. Futuras publicaciones aportarán más detalles sobre su popularización en China, Italia e Irán o en diferentes ámbitos de la política. (…)”.

Por su parte, Höllmann empieza así:

“Si lo que se quiere decir es demasiado profundo, las palabras se enredan, … si es demasiado superficial, la estructura literaria se desmorona”.  Esta afirmación, registrada a principios del siglo VI por el funcionario de la corte Zhong Hong, puede aplicarse probablemente también a un libro de no ficción. Sin embargo, los peligros de la distracción mental y la dejadez lingüística quizá puedan contrarrestarse en cierta medida, sobre todo poniendo acentos derivados de los campos de investigación del autor, en este caso un sinólogo.

Así pues, en este libro sólo se consideran los encuentros y las relaciones cuando China participaba directamente en la transferencia de bienes e ideas: en la mayoría de los casos como actor en el punto de origen o de destino, pero a veces también como intermediario hacia Corea y Japón, así como hacia los países del sudeste asiático. Sin embargo, no se contemplan las transacciones que se limitaban al ámbito occidental de la Ruta de la Seda, como los intercambios entre el Imperio Bizantino, la Rus y el mundo islámico. La elección del título, China und die Seidenstraße, también pretende expresar eso.

El hecho de que las rutas terrestres ocupen más espacio en este tratado que las marítimas se debe también a que Roderich Ptak ya presentó una obra completa sobre la Ruta de la Seda marítima en la Biblioteca Histórica de la Fundación Gerda Henkel. Por supuesto, este estudio no pretende ser completo de todos modos; varias áreas temáticas sólo pueden ser tratadas de manera superficial, algunos aspectos tienen que ser omitidos por completo.

En su lugar, el lector es llevado a una búsqueda de pistas, en el curso de la cual se abre un amplio abanico de fenómenos, que en retrospectiva y en su conjunto pueden ser considerados como elementos de la globalización. Esto incluye la cuestión de los fundamentos económicos, los motivos políticos y los cambios culturales, así como la interpretación de las continuidades y rupturas asociadas. Muchos mitos muestran fuertes grietas en el proceso.

El volumen está estructurado de forma sistemática, pero en los distintos capítulos, en función de las fuentes y las cuestiones, se opta por diferentes enfoques. Esto -y la elección de los puntos centrales- también da lugar a diferentes formas de presentación: desde la visión general casi enciclopédica hasta la selección ejemplar de aspectos especialmente importantes. Tanto la abundancia de datos como el análisis detallado merecen su atención y, vistos en conjunto, permiten comprender las complejas interrelaciones.

Por ejemplo, los innumerables bienes que -al menos nominalmente- llegaron al Reino Medio como tributo a veces sólo se enumeran en forma de tabla, mientras que la transferencia de tecnologías clave se centra en dos inventos chinos que cambiaron el mundo: el papel y la imprenta. Entre las religiones que llegaron a China en dirección contraria a través de la Ruta de la Seda, el centro de atención es de nuevo el budismo, que no sólo enseñó una actitud completamente diferente ante la vida, sino que también influyó masivamente en la vida cotidiana.

Sin embargo, la estructura del libro también está orientada a la cronología. Mientras que los “Fundamentos” situados al principio abarcan el periodo que va desde la antigüedad hasta el presente, los siguientes capítulos tienen un énfasis temporal. La “difusión de las religiones” se traza sobre todo para el periodo comprendido entre los siglos II y IX. Las explicaciones sobre el campo de tensión entre “comercio y tributo” se centran claramente en las dos dinastías Sui y Tang (589-906), y finalmente una fase especialmente intensa de transferencia directa de tecnología y arte termina en el siglo XVIII. El quinto capítulo, algo más conciso, está dedicado como “epílogo” a la historia más reciente y novedosa. Los solapamientos son, por supuesto, inevitables.

(…)

Ya he plasmado algunas observaciones en otros lugares, sobre todo en Das alte China. Eine Kulturgeschichte (2008) y en los dos volúmenes sobre la Ruta de la Seda (publicado por primera vez en 2004) y la escritura china (2015) de la serie C.H.Beck Wissen. (…)”.

©  Oxford University Press  / Tim Winter / Verlag C.H.Beck oHG / Thomas O. Höllmann 



Citar este post
Anaclet Pons (2022, 17 junio). La Ruta de la seda. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 22 de febrero de 2024, de https://doi.org/10.58079/mz2g

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.