Rhodri Jeffreys-Jones: la historia de la CIA

¿Están ustedes interesados en los asuntos relativos a los servicios secretos norteamericanos? Si la respuesta es afirmativa, quizá su hombre sea Rhodri Jeffreys-Jones, pues se trata de una autoridad en esa materia y su historia, habiendo escrito importantes volúmenes sobre el asunto,  sobre la CIA y el FBI, además de muchos otros sobre esta procelosa actividad.  Todo lo anterior queda confirmado y resumido en su postrera obra: A Question of Standing. The History of the CIA (OUP).

Así empieza el prefacio:

“El aire frío irrumpió en el vestíbulo del Harrington, amortiguando el interior climatizado del hotel. Empujando hacia fuera sus puertas me sumergí en la humedad de agosto. Unos veinte minutos después me encontraba en el salón Neptuno, cerca del Capitolio y de la Biblioteca del Congreso. La hija del almirante se había tomado un descanso del baile en la barra. Los clientes se relajaron. Al menos durante un rato no saltaría, como era su costumbre, a un regazo desprevenido. Tampoco estaba el marinero que decía ser sobrino del populista de Luisiana Huey Long, y cuya costumbre era saludarme con las inoportunas palabras: “Odio a los británicos. Tráeme una cerveza”.

Richard Harris Smith se sentó a tomar una Schlitz. Le reconocí por una foto publicada para publicitar su libro OSS (1972). Ese libro era una joya. Simpatizaba con su excoriación de las costumbres imperiales británicas, aunque me preguntaba si presagiaba un imperio americano. Más tarde llegué a conocer un poco a Harris Smith. Como oficial superior de la CIA, había dirigido la sala de crisis establecida por la administración de Lyndon B. Johnson. Había estado a cargo de ella en el momento de la cuestionable intervención militar estadounidense en la guerra civil de la República Dominicana (1965).

Harris Smith era una persona encantadora y capaz de actuar. Al conocer mi interés por la historia de la CIA y saber que yo vivía en Escocia, me propuso que organizáramos una conferencia conjunta sobre el tema del pasado de la agencia. Sería en la isla de Skye. Dominada por las colinas de Cuillin, trazaríamos un curso que nos llevaría a una mayor iluminación. Tal vez Dame Flora nos permitiría utilizar el castillo de Dunvegan. Rechazando los whiskies locales ahumados, beberíamos el Macallan single malt de Speyside. Sabía que era mi bebida favorita y afirmó que, en el cuartel general de la CIA en Langley, VA, no bebían otra cosa.

La conferencia que habría traído de vuelta los buenos tiempos nunca llegó a celebrarse. A mediados de la década de 1970, el pueblo estadounidense y el Congreso se levantaron contra las prácticas de despilfarro de la CIA. Harris Smith, un hombre que me gustaba enormemente, se convirtió en una reliquia de una época pasada.

Las investigaciones de inteligencia del año 1975 no sólo interrumpieron el flujo de fondos, sino que también condujeron a otras reformas, como una supervisión más insistente por parte del Congreso. Fue la primera gran convulsión en la historia de la CIA. Los siguientes capítulos presentan una visión general no sólo de los trastornos sino también de los orígenes, éxitos y fracasos de la agencia. No se trata de ofrecer una cobertura exhaustiva. Estados Unidos es una potencia mundial y cualquier intento de cubrir la historia de la CIA en su totalidad sería demasiado ambicioso. En su lugar, al estilo de un ensayista, me centraré en los acontecimientos clave. Dichos acontecimientos, por ejemplo, el episodio de Bahía de Cochinos, serán reconocibles al menos por su nombre para los estudiosos del pasado estadounidense.

Con el mismo objetivo de hacer la historia de la CIA más fácil de entrada, evito principalmente ciertas prácticas que han plagado la escritura de la historia de la inteligencia. Entre ellas se encuentra el uso excesivo de acrónimos. También se evita el empleo excesivo de nombres operativos a veces oscuros. Este libro llama a la invasión de Bahía de Cochinos la invasión de Bahía de Cochinos, en lugar de Operación TRINIDAD, Operación ZAPATA u Operación JMARC. Por último, omitiré ese dispositivo de marcado de páginas, el Localizador de recursos uniforme, o URL.

Observando los principios anteriores, expondremos la tesis central del libro, que la eficacia de la agencia ha dependido de su prestigio. La posición de la CIA en la Casa Blanca determinó la magnitud de su impacto. La agencia luchó con otras entidades que competían por su posición en la jerarquía de la Casa Blanca. Su éxito dependía de la capacidad de un presidente para entender los informes de inteligencia, pero también de su voluntad de prestarles atención, una función de la personalidad y las prioridades políticas. Dependía no sólo de la actuación de la CIA, sino también de la capacidad de comunicación de sus dirigentes. Por último, en la América democrática, el prestigio de la CIA dependía claramente de la opinión pública.

La Casa Blanca responde a la opinión pública porque el presidente es un funcionario elegido. El presidente también la atiende indirectamente porque es responsable ante el Congreso. Para los miembros de la Cámara de Representantes y del Senado, al igual que para el jefe del Ejecutivo, lo que configura la opinión importa. Por lo tanto, importaba para la CIA. Porque la CIA necesitaba créditos, prerrogativa de la Cámara de Representantes, y también necesitaba la aprobación del Senado para sus actividades que afectaban a la política exterior.

Las transgresiones domésticas de la agencia, como el espionaje a estudiantes, no eran bien recibidas por el Congreso. Lo que la CIA hacía en el extranjero importaba menos. Sin embargo, el prestigio de la CIA en el extranjero sigue siendo importante. Tal y como han afirmado un observador tras otro, las acciones encubiertas de la agencia fueron la mayor causa de antiamericanismo en la época posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Quienes ordenaron a los operadores encubiertos que se dedicaran a cometer excesos perjudicaron gravemente la pretensión de Estados Unidos de ser el campeón de la democracia. Grandes franjas de la población mundial querían una mezcla juiciosa de democracia, socialismo y capitalismo, que era justo lo que Estados Unidos tenía, pero no quería admitir del todo. La propia CIA era una institución creada y supervisada democráticamente. Pero quienes dirigían la CIA insistieron, en sus diseños para tierras extranjeras, en definir y aplicar una opción binaria entre socialismo y democracia-más-capitalismo. De este modo, la agencia contribuyó al derrocamiento de gobiernos elegidos democráticamente por medios encubiertos, pero demasiado descubiertos. De este modo, la CIA erosionó las capacidades internacionales de Estados Unidos en el ámbito vital del “poder blando”. Y cuando las cosas se desbarataban, como ocurría regularmente, la agencia sufría una pérdida de estatus en la Casa Blanca que afectaba a la credibilidad no sólo de sus operadores sino también de sus colegas los analistas.

Volviendo a su razón de ser, la CIA fue en buena medida la creación de veteranos de la Segunda Guerra Mundial que habían servido en la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS). En un examen detallado de los orígenes de la agencia, veremos además cómo el pasado más lejano contribuyó a dar forma a su misión. Mucho antes de la amenaza comunista de la Unión Soviética, el U-1, un organismo surgido de la Primera Guerra Mundial, reflejaba la idea de que Estados Unidos necesitaba una inteligencia central en tiempos de paz. Por lo tanto, ya existía una justificación para la continuación de la inteligencia central en la década de 1990, cuando la desaparición del comunismo europeo parecía hacer que la CIA fuera redundante.

Esa línea de pensamiento ayudó a la CIA a sobrevivir en los años posteriores a la Guerra Fría hasta el segundo gran trastorno de su existencia, la Ley de Reforma de la Inteligencia y Prevención del Terrorismo de 2004. En la última sección del libro, examinamos las razones de esa reforma, junto con el impacto de la misma en la CIA y en la actuación de la inteligencia estadounidense. La legislación degradó a la CIA. El prestigio de la agencia se resintió aún más cuando se ganó la reputación de ser una máquina dedicada únicamente a la tortura y el asesinato. Sin embargo, ¿se merecía esa reputación? Había indicios de una mejora en el análisis de inteligencia, una mejora que se ajustaba a una tradición que había evolucionado desde los tiempos del U-1, y que sobrevivió incluso a las turbulencias de la presidencia de Trump.

(…)”.

© Oxford University Press / Rhodri Jeffreys-Jones


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.