Hermann Beck: Antes del Holocausto

Nos detenemos hoy en otro volumen sobre el Holocausto, o más bien sobre los momentos convulsos que lo precedieron. Es decir, examina la violencia antisemita previa y las reacciones de las instituciones que pudieron contrarrestarla.  Se trata de Before the Holocaust. Antisemitic Violence and the Reaction of German Elites and Institutions during the Nazi Takeover (OUP), del profesor
Hermann Beck.

Así empieza:

“El punto central de este libro es la ola de violencia antisemita que envolvió a Alemania a principios de la primavera de 1933 y las reacciones de las instituciones y las élites alemanas ante los ataques antisemitas y la discriminación. Cuando descubrí por primera vez la existencia y la magnitud de la violencia antisemita local y de base, perpetrada en su mayoría por unidades de las SA y no coordinada desde arriba, que se desencadenó apenas cinco semanas después de que Hitler fuera nombrado canciller, mi primera reacción fue de incredulidad, ya que ni el hecho de que se produjera ni su enorme alcance se reconocen adecuadamente en la literatura histórica. “¿Por qué no se detuvo?”, fue mi primera pregunta tras descubrir pruebas de esta violencia antisemita en los archivos, ya que a principios de marzo de 1933 la dictadura nazi aún no estaba plenamente instalada en el poder y todavía parecían existir algunas oportunidades para oponerse a ciertas acciones y políticas. Por lo tanto, mi atención se dirigió naturalmente a las instituciones del Estado y la sociedad alemanes, y a las élites que los dirigían, que podrían haber intervenido a principios de la primavera de 1933. Si las instituciones y las élites alemanas no pudieron poner fin a la violencia antisemita en esta primera fase de la toma del poder por parte de los nazis, ¿cómo podría alguien esperar razonablemente que esto ocurriera en un momento posterior, en 1938 o durante la guerra, cuando el aparato represivo de la dictadura estuviera plenamente establecido? ¿No era cierto que perder la oportunidad de poner fin a la violencia y la legislación antisemita en marzo y abril de 1933 significaba perderla definitivamente?

Estos pensamientos se me pasaron por la cabeza hace más de una década, mientras investigaba la relación entre el Partido Nazi y el socio conservador de la coalición de Hitler, el Partido Nacional Popular Alemán (DNVP, o German Nationals).  Mientras revisaba los archivos del partido conservador, me encontré con un número inesperado de quejas sobre ataques antisemitas y peticiones de ayuda de judíos alemanes cercanos al DNVP. Esto me pareció paradójico y difícil de comprender, ya que estos ataques comenzaron inmediatamente después de las elecciones del 5 de marzo de 1933, sólo cinco semanas después del acceso de Hitler a la cancillería. El espíritu que informaba las instituciones de la República de Weimar, durante la cual el estado de derecho estaba en gran medida intacto y se castigaban los ataques antisemitas y otras transgresiones (aunque no con la severidad que podrían haber tenido),  debía estar todavía muy vivo, ya que incluso después de las elecciones de marzo el NSDAP (con el 43,9 por ciento del voto popular) no tenía mayoría. Esto planteó instintivamente otras preguntas: ¿Por qué no hubo una protesta inmediata contra una violencia tan generalizada? ¿Dónde estaban las élites conservadoras alemanas de la burocracia administrativa y judicial, el DNVP, el ejército y las iglesias cristianas? Seguramente se habrían horrorizado ante lo que no podían dejar de percibir y deberían haber expresado su más enérgica oposición a los ataques antisemitas y a la violencia, aunque sólo fuera por razones de patriotismo, ya que la violencia aleatoria que quedaba impune no concordaba con su imagen de Alemania, y porque se oponían firmemente a cualquier tipo de anarquía popular, a la agitación social y política y al “desorden” perturbador.

Cuando encontré en las dependencias de la Cancillería del Reich un gran número de protestas de los consulados extranjeros en Berlín (cientos de quejas sólo del consulado polaco) en las que se denunciaban los violentos ataques perpetrados contra sus ciudadanos judíos que databan de mediados de marzo de 1933, mi interés se despertó. ¿Cómo era posible que un número tan elevado de ataques se produjera poco más de un mes después del 30 de enero? Lo que también me hizo reflexionar fue que las investigaciones anteriores rara vez habían hecho hincapié en la prevalencia de los ataques antijudíos en la primavera de 1933, y mucho menos los habían convertido en el centro de su investigación. Sin embargo, las cifras de ataques que encontré en los archivos del partido DNVP y las numerosas protestas de los consulados extranjeros ante la Cancillería del Reich y el Ministerio del Interior indicaban que los ataques antijudíos eran mucho más frecuentes de lo que se suponía. Después de todo, lo que había visto hasta entonces podría ser sólo la punta de un iceberg. Cuando empecé a indagar más, mis sospechas se confirmaron. El presente libro es el resultado de mi búsqueda en los archivos.

El origen de mi interés por el tema de este libro se remonta indirectamente al seminario de Henri Lefebvre sobre el marxismo del siglo XX en el Centro Histórico del Marais de París en la primavera de 1982. Fue entonces cuando me intrigó por primera vez la noción de “paradoja”. Lefebvre, el gran hombre de la izquierda francesa, tenía una forma peculiar de ver la política y la sociedad que no podía dejar de impresionar a sus alumnos, dejando una huella indeleble, aunque no estuvieran de acuerdo con sus opiniones políticas. Lefebvre nunca se cansó de argumentar que la historia moderna está repleta de paradojas, con las que hemos aprendido a vivir, muy posiblemente sin ser del todo conscientes de ellas. Desde entonces, me han cautivado esas paradojas inherentes cada vez que he tropezado con ellas en mis propios esfuerzos académicos y, quizá sin darme cuenta, incluso he seleccionado los temas de mis investigaciones en consecuencia.

Mi primer proyecto de investigación más largo sobre el pensamiento social de los conservadores prusianos y los funcionarios prusianos, en lo que algunos historiadores han denominado la era del absolutismo burocrático entre 1815 y 1848, tuvo su origen en lo que entonces consideré la animosidad fuertemente sentida y aparentemente paradójica que los conservadores prusianos albergaban hacia los funcionarios prusianos, una aversión y un odio extremos que iban más allá de una mera lucha por el poder.  (…)

Mi segundo proyecto más largo, centrado en un tema que me interesaba desde hacía mucho tiempo, encarnaba otra paradoja enojosa: la fascinación de la élite burguesa culta de Alemania, el Bildungsbürgertum, por el nacionalsocialismo durante la etapa inicial de la consolidación del poder del régimen en 1933.  (…)

La búsqueda real de razones específicas para explicar la preferencia de la élite educada por el nazismo resultó difícil. (…)

Los archivos del partido conservador contaban una historia de hostilidad y aversión nazi hacia sus aliados conservadores que a menudo se expresaba en términos físicos, es decir, una violencia nazi extensa y hasta ahora poco conocida contra los miembros y organizaciones del DNVP, y batallas campales libradas entre las SA y los miembros de las organizaciones nacionales alemanas. También encontré una denigración generalizada de los símbolos conservadores y de la Honoratioren, esfuerzos nazis por socavar las jerarquías existentes (en la rama judicial de la administración pública, por ejemplo) y campañas contra la burguesía conservadora que revelaban el pronunciado impulso antiburgués del nazismo. Dado el impacto de estos hallazgos inesperados y la escasez de materiales de archivo relevantes sobre la burguesía culta, el punto central de mi análisis se centró en la relación entre los nacionales alemanes conservadores y los nazis después de que Hitler se convirtiera en canciller el 30 de enero de 1933. Fue en los archivos del partido conservador donde descubrí por primera vez las pruebas de la violencia antisemita generalizada que se produjo más de tres semanas antes del boicot del 1 de abril. Mientras investigaba los tratos entre el DNVP y su socio de coalición más poderoso, la actitud de los conservadores alemanes hacia la violencia antisemita también salió inexorablemente a la luz. Cuando quedó claro que la dirección del partido DNVP rechazó las peticiones de ayuda de los judíos conservadores y de mentalidad nacional, que habían luchado por Alemania en la Primera Guerra Mundial y cuyas familias habían vivido en el país durante generaciones, me pregunté por las respuestas de otras instituciones arraigadas, como las iglesias protestante y católica y las burocracias administrativa y judicial.

Las respuestas que encontré constituyen la paradoja que está en el corazón de este libro: ¿Cómo pudieron las instituciones, y las élites que las dirigían, que pretendían ser las abanderadas de la moral nacional, el patriotismo y los valores del Rechtsstaat, abandonar a los alemanes judíos durante la primera oleada de violencia y discriminación antisemita? Rápidamente percibí que el estado de ánimo antisemita predominante en el invierno y la primavera de 1933 hizo que el antisemitismo fuera socialmente aceptable como nunca antes lo había sido, de modo que los prejuicios antisemitas ahora arraigados podían ventilarse libremente en público. En vista de que el antisemitismo era ahora una ideología sancionada públicamente y alimentada por prejuicios que antes eran principalmente privados, también sería menos difícil encontrar excusas para los innumerables actos violentos cometidos contra los judíos en Alemania”.

© Hermann Beck / Oxford University Press 



Citar este post
Anaclet Pons (2022, 17 noviembre). Hermann Beck: Antes del Holocausto. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 13 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/mz4c

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.