Alfred J. Rieber: Stalin, un líder en tiempos de guerra

Puede que ahora las cosas cambien, dado el acuciante interés por la historia rusa y soviética, pero es evidente que autores Alfred J. Rieber no han llegado a nuestro mercado editorial, y no será porque no se haya dedicado con empeño a este tema, que le ha ocupado durante  cinco lustros. De hecho, hizo su inicial estancia moscovita formando parte del primer intercambio entre Estados Unidos y la Unión Soviética en 1958-59, fruto de lo cual fue su trabajo de doctorado sobre la relación entre Stalin y el PCF.  Con el tiempo, se trasladó a Penn, donde se jubilo en 1995 para incorporarse al Departamento de Historia de la Universidad Centroeuropea (CEU) de Budapest, donde siguió dando clases hasta 2007. Y aún parece tener fuerzas para insistir en ello, como prueba su reciente: Stalin as Warlord  (Yale University Press),

Así empieza:

“En ocasiones, un historiador acostumbrado a trabajar en los archivos se ve sorprendido por un pequeño incidente que arroja más luz sobre el turbio mundo de la política que cualquier documento. En mi caso, ese incidente ocurrió hace muchos años en una cena íntima en Moscú, en la que la invitada de honor era Ivy Litvinov, escritora de origen inglés y esposa del antiguo comisario de Asuntos Exteriores, Maksim Litvinov. Yo le había llevado como regalo unas cuantas novelas de escritores estadounidenses contemporáneos. Sus primeras palabras fueron:” Espero que no seas de los que se dejan engañar por este lugar”. Luego examinó los libros y leyó cuidadosamente la primera página de cada uno antes de dejarlos a un lado. “Oh”, dijo, “estos no son para mí. Hablemos de Jane Austen”. En el transcurso de una conversación más bien unilateral, mencionó que solía leer a Austen durante las partidas de bridge en las que acababa, la mayoría de las veces, como “la convidada de piedra”. Los otros tres jugadores habituales eran su marido Maksim, Petr Kapitsa y ‘Jenő’ Varga. No lo dijo, pero me pregunté qué tenían en común estos amigos además de ser devotos de un juego de cartas inglés. Al reflexionar, lo vi claro. Todos habían pasado años de su vida en el extranjero: Litvinov, antes de la Primera Guerra Mundial, como exiliado revolucionario autoimpuesto en Inglaterra (donde había conocido a Ivy y se había casado con ella); Kapitsa, otro exiliado en Inglaterra, donde pasó siete años en el laboratorio de Rutherford en Cambridge en el periodo de entreguerras; Varga, otro exiliado, pero de Hungría, donde había sido una figura destacada en la revolución abortada de 1919 antes de huir a la Unión Soviética. A lo largo de sus carreras, todos habían servido lealmente a Stalin, Litvinov como diplomático, Kapitsa como científico y Varga como economista. Pero también fueron de vez en cuando críticos directos de su política. Al final, todos ellos sufrieron una degradación: Litvinov fue despedido como comisario de asuntos exteriores, Kapitsa fue destituido como director del Instituto de Física y Varga fue destituido como director del Instituto de Política y Economía Mundial, que fue abolido después de la guerra. Todos ellos fueron objeto de fuertes ataques por motivos ideológicos por parte de sus oponentes en el Partido Comunista. Sin embargo, nunca fueron detenidos; todos sobrevivieron. Cuando salí a esa fría noche de invierno en Moscú, pensé: “¡Qué extraordinario! El diplomático, el científico y el economista, todos ellos leales a Stalin, pero críticos con las políticas que adoptaba, pertenecientes a las categorías menos fiables para Stalin: Litvinov, judío y casado con una extranjera, Varga, judío y extranjero, y Kapitsa, residente desde hacía tiempo en el extranjero y admirador de Gran Bretaña. Todos ellos degradados de sus puestos de honor y, sin embargo, supervivientes hasta el final natural de sus vidas. ¿Cómo podrían resolverse estas aparentes contradicciones e incoherencias? La búsqueda de respuestas me llevó a la idea de la paradoja del poder de Stalin.

La paradoja del poder

Stalin sigue siendo una de las figuras más controvertidas de la historia contemporánea, tanto entre los académicos como entre el público en general en la Rusia actual y en el resto del mundo. La mayoría del mundo occidental lo condena como un dictador brutal responsable de la esclavitud y lamuerte de millones de personas. Pero hay otros que celebran su papel como gran modernizador de Rusia y como líder triunfante en la victoria soviética sobre el fascismo en la Segunda Guerra Mundial. El argumento central de este libro atribuye esta divergencia de opiniones a las profundas contradicciones entre los impulsos creativos y destructivos de Stalin, que se combinaron para producir una paradoja de poder.

En esto se parecía a dos de sus predecesores zaristas a los que más admiraba, Iván el Terrible y Pedro el Grande. Al retratar a Pedro, el gran historiador ruso prerrevolucionario Vasili Kliuchevsky comparó al zar con el capitán de un barco de Estado que trataba de reconstruirlo por completo incluso mientras navegaba hacia la tormenta. Moshe Lewin lo expresó de forma más concisa cuando escribió que Stalin se dedicó a derribar el viejo edificio del Estado al tiempo que erigía uno nuevo. Este libro se centra en el periodo en el que el carácter paradójico de su construcción del Estado se enfrentó a su mayor desafío durante los años de preparación para la guerra, la lucha contra ella y la obtención de la paz.

Las contradicciones que ayudaron a dar forma a la visión dualista del mundo de Stalin como creador y destructor se debieron en gran medida a sus experiencias en la clandestinidad revolucionaria de Georgia bajo el dominio zarista y a su participación activa en la revolución de 1917, la guerra civil y la creación del Estado soviético. Construyó su reputación como joven revolucionario sobre la base de sus habilidades como organizador, propagandista y agitador dentro de un partido disciplinado y comprometido con una transformación racional del mundo guiada por la teoría marxista. Al mismo tiempo, su inmersión diaria en un mundo secreto y conspirativo, su sufrimiento en las cárceles y los muchos años de exilio solitario en condiciones duras, convirtieron a un joven vivaz y cordial en un hombre desconfiado, taimado, engañoso y duro.  Estos elementos contradictorios se manifestaron en su paradójico estilo de gobierno, que oponía la desconfianza irracional a la toma de decisiones racionales, lo que llevó a las purgas de camaradas también comprometidos con la construcción del socialismo. En sus años revolucionarios, Stalin también había desarrollado una doble identidad cultural entre su Georgia natal y su Rusia de adopción, lo que le hizo apreciar de nuevo -a diferencia de sus compañeros bolcheviques- la importancia de mantener una tensión creativa en un Estado multinacional bajo la hegemonía política rusa. Como se muestra en los siguientes capítulos, una vez en el poder, a menudo sacrificó la parte creativa de la tensión -la autonomía cultural de las nacionalidades no rusas- en aras de los intereses de seguridad del Estado a la hora de dirigir la política exterior e imponer la uniformidad política e ideológica en la política interior.  Estas fueron las contradicciones que contribuyeron al carácter paradójico de su gobierno.

(…)”.

© Alfred J. Rieber / Yale University Press


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.