Martin Mulsow: Perspectivas sobre una historia global de las ideas

Aunque no haya tenido mucha fortuna con las traducciones de sus libros al castellano, no hay duda de que uno de los especialistas más reconocidos en historia de las ideas es Martin Mulsow, director del Centro de Investigación Gotha (Universität Erfurt), que se ocupa de la historia de la cultura y el conocimiento en los tiempos modernos. En consonancia con ese perfil, acaba de presentar su más reciente libro, Überreichweiten. Perspektiven einer globalen Ideengeschichte (Suhrkamp) cuya  introducción dice lo siguiente:

“Durante mis años como profesor en la Universidad de Rutgers, en Estados Unidos, me quedó claro que en el siglo XXI la historia de las ideas ya no puede escribirse desde la perspectiva de Europa como algo natural. Allí, estudiantes de todos los continentes escuchaban mis conferencias, y la experiencia alemana anterior parecía de repente provinciana. La estrecha colaboración con la erudita islámica Patricia Crone y el historiador Jonathan I. Israel en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, cuando organizamos juntos una serie de conferencias en 2008/2009 sobre los efectos intelectuales a larga distancia del pensamiento radical desde el Islam del siglo IX/X hasta la Europa occidental durante la Ilustración, tuvo un efecto formativo. Me quedó claro que en la colaboración de arabistas, judaizantes, bizantinistas, expertos del Renacimiento y estudiosos de la Ilustración, se podían plantear cuestiones completamente nuevas y se hacían visibles amplias conexiones que de otro modo no se veían en absoluto. Desde 2011 a más tardar, también me preocupa la cuestión concreta de cómo debería ser una adaptación de la historia global para la historia de las ideas o “historia intelectual” y cuáles serán los cambios metodológicos -pero también científicos prácticos- que la historia de las ideas tendrá que hacer en el proceso. No es posible trasladar sin más términos histórico-globales como “interconexión” a los procesos intelectuales sin reflexionar de forma muy precisa sobre si los enunciados o los encuadres de los enunciados pueden llegar a estar “interconectados” y cómo.

Pero, ¿qué es la historia global de las ideas? El objetivo de esta empresa es la conexión transnacional y, sobre todo, transcultural de los cuerpos de conocimiento. Dado que el término “historia intelectual global” se ha establecido, también adopto el “global” con él; pero esto no quiere decir que todo el mundo esté siempre involucrado, ni que asuma conexiones en todas partes, incluso donde no las hay. La desconexión es una circunstancia tan importante como la conexión.

Toda investigación transcultural está necesariamente ligada a un punto de vista. Esto está relacionado con la propia socialización intelectual. Mi propio punto de vista es Europa, porque hasta ahora he hecho principalmente historia europea de las ideas; esto también quedará claro en este libro. Pero eso no debe impedirme plantear preguntas sobre las interdependencias globales desde este punto de vista y seguirlas hasta regiones remotas. Espero mostrar que esto es posible de muchas maneras, sin tener en cuenta los límites disciplinarios más estrechos, y que incluso se podría desarrollar una narratología propia que reflexione sobre cómo el salto a lo no europeo puede tener éxito.

Ahora se pueden plantear rápidamente dos objeciones. La primera es que resulta presuntuoso ampliar el enfoque del estudio a todo el mundo, especialmente si se incluyen grandes períodos de tiempo. Cualquier precisión histórica se evapora, por no hablar de algo como la contextualización. Y la segunda: es presuntuoso investigar más allá de las propias competencias culturales y lingüísticas, cuando ya no se puede recoger y comprobar el material de origen de primera mano. En todo lo que exceda de las propias competencias, sólo se reproducirá la literatura secundaria y posiblemente ni siquiera se estará al día con el estado actual de la investigación. Ambas objeciones deben tomarse muy en serio. Mi conclusión, que extraigo de la primera objeción, es que la historia global de las ideas no puede hacerse de otra manera que con estudios de casos. Es demasiado pronto para hacer una síntesis completa, si es que eso es posible. Pero los estudios de caso pueden muy bien proporcionar una contextualización precisa, incluso si los contextos se extienden a regiones lejanas. Estos estudios pueden dar una idea de la variedad de caminos que se pueden tomar en el futuro. Mi objetivo en este libro es basar cada capítulo en fuentes nuevas y a menudo desconocidas -al menos en lo que respecta a las fuentes europeas- y ser metodológicamente flexible, así como estar al día con los enfoques recientes de los estudios culturales. Al mismo tiempo, la detallada introducción proporciona el marco metodológico del conjunto de estudios.

La segunda objeción es más difícil de refutar y, si se toma en serio, tiene consecuencias prácticas e incluso de política científica. A largo plazo, creo que las monografías sobre la historia global de las ideas sólo serán escritas por equipos de dos o tres autores que combinen sus conocimientos. Sólo así se evitará la trampa de limitarse a reproducir estereotipos e investigaciones antiguas con respecto a disciplinas que no se conocen de primera mano. Para futuros libros, espero poder manejarlo así. Para este libro, aún tuve que conformarme con molestar a un gran número de amigos, colegas y compañeros con mis preguntas. Les agradezco sus consejos en las notas a pie de página; son demasiados para mencionarlos todos aquí. Después de todo, cada vez hay más intentos en la dirección que tengo en mente. Investigadores como Sanjay Subrahmanyam, Giuseppe Marcocci, Jorge Cañizares-Esguerra, Sabine MacCormack, Serge Gruzinski, Antonella Romano, Urs App o John-Paul Ghobrial, por citar sólo algunos, han comenzado en los últimos años a explorar la confusa interacción de referencias que son a la vez lejanas en el espacio y el tiempo. Con este libro, espero proporcionar un marco para este tipo de investigación y así estimular otras.

(…)”.

© Suhrkamp Verlag AG, Berlin / Martin Mulsow


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.