La India de Nehru: una historia mitificada

La historia de la India no deja de proporcionar novedades, sean las que su propia historiografía produce, abundante y variada, o la que procede de Occidente. Dada la situación política que se vive en aquel país, con su acendrado nacionalismo, no suelen estar bien vistos los libros que desmontan algunos de sus mitos fundacionales. Ya ocurrió, entre otros, con Perry Anderson y su La ideologia India (Akal). Y acaso ocurra lo mismo con Nehru’s India: A History in Seven Myths (Princeton UP), de la profesora Taylor C. Sherman.

Así empieza: 

“Este libro pide a los lectores que reconsideren la historia de la India durante los primeros diecisiete años después de la independencia, cuando Jawaharlal Nehru fue primer ministro. Hoy en día, Nehru es ampliamente considerado, para bien y para mal, como el arquitecto de la India independiente. Su mandato (1947-64) se asocia con un conjunto de ideas, políticas e instituciones a nivel nacional e internacional, especialmente el no alineamiento, el laicismo, el socialismo, el Estado fuerte, la democracia y el alto modernismo. Los capítulos de este libro sostienen que estos supuestos principios del periodo nehruviano, incluida la idea de que Nehru diseñó y supervisó su aplicación, son mitos.

Cuando escribo sobre mitos, no me refiero a extravagantes historias de dragones o alfombras voladoras. Más bien, un mito es una historia sobre el pasado, a menudo con algo de verdad en ella. Sin embargo, más allá de este pequeño núcleo, la narración adquiere vida propia al pasar de una persona a otra. No se construye mediante un cuidadoso montaje de pruebas contemporáneas, sino mediante la repetición a lo largo del tiempo, especialmente por parte de quienes tienen autoridad. A través de este proceso, las historias del pasado se utilizan para dar sentido al presente. Este es ciertamente el caso de los mitos identificados en este libro. El grano de verdad que hay en el corazón de cada uno de ellos suele adoptar la forma de citas de libros o discursos de Nehru. Con sólo pruebas dispersas de otras fuentes contemporáneas para complicar el panorama, los politólogos, antropólogos, políticos, periodistas, gente de a pie, y también los historiadores, han envuelto nuevas capas de significado alrededor de cada pequeño grano de evidencia. En el ámbito académico, cuanto más se han repetido las afirmaciones, menos pruebas parecen haber sido necesarias para fundamentarlas. A menudo, los mitos se incluyen de forma casual en obras de gran prestigio académico y la credibilidad de estas afirmaciones se da por sentada. Son mitos porque durante muchos años estuvieron fuera de toda duda.

Cada capítulo de esta obra desmonta un mito, pero el libro también construye un conjunto alternativo de caracterizaciones de la época. En primer lugar, extendiéndose hasta mediados de la década de 1960, esta investigación revela que la idea de que la India tuvo un “momento” fundacional no hace plena justicia al periodo. El tiempo transcurrido entre la independencia en 1947 y la inauguración de la Constitución en 1950 fue ciertamente agitado. India no sólo hizo frente a la violencia y las migraciones de la partición, sino que también reorganizó sus servicios administrativos, militares y policiales como parte del largo proceso de separación de Pakistán. Durante este mismo periodo, incorporó cientos de Estados principescos y los amalgamó en lo que serían los Estados de la India. Como parte de este complejo y tumultuoso proceso, India entró en guerra con Pakistán por el principado de Jammu y Cachemira apenas dos meses después de la independencia. Además, el principado de Hyderabad se integró a la fuerza en India en septiembre de 1948 mediante una invasión militar conocida como Acción Policial. Este gran estado del sur se vio asolado por la violencia comunal y la insurgencia comunista. Durante este mismo periodo, los líderes del movimiento independentista redactaron una constitución, que entró en vigor el 26 de enero de 1950.

Incluso antes de que la Constitución entrara en vigor, los nuevos líderes de la India habían comenzado el proceso de intentar cumplir las enormes promesas que se habían hecho al pueblo de la India durante el movimiento por la libertad. Con la reorganización política antes mencionada en marcha, el país también trató de lograr la autosuficiencia en cereales alimentarios y estuvo a punto de sufrir una hambruna devastadora. Sus gobiernos estatales inauguraron la primera de muchas rondas de reformas agrarias, y sus planificadores elaboraron su primer plan quinquenal, que comenzó en 1951. Como la Constitución había prometido crear una democracia con pleno derecho de voto para los adultos, los burócratas de la India organizaron sus primeras elecciones, que se celebraron entre finales de 1951 y principios de 1952. En efecto, la India vivió una gran actividad en esta época, pero eso no significa que el curso de los doce años restantes del mandato de Nehru estuviera determinado por estos primeros.

(…)

La segunda novedad que revela esta investigación es que los años entre 1947 y 1964 fueron una época de experimentación en la India. Esta mentalidad experimental queda ciertamente patente en la elaboración de la Constitución, que incluía disposiciones, como el sufragio universal y los derechos de grupo, así como promesas de reforma religiosa e igualdad social, que, se esperaba, traerían pacíficamente un cambio radical a la India. Esta mentalidad se mantuvo después de 1950.

(…)

En tercer lugar, esta obra pone de relieve la importancia que siguió teniendo la movilización popular en el periodo poscolonial. Los líderes nacionalistas de la India habían conseguido la libertad de su país mediante el reclutamiento de su población para que participara en protestas masivas, así como en proyectos de mejora de las aldeas y de autorreforma individual. Gran parte de su trabajo se desarrolló en el ámbito de la emoción. El nacionalismo había sido un proyecto de evocación de sentimientos: sentimiento antibritánico, sí, pero también actitudes de parentesco y solidaridad entre la diversa población de la India. (…)

En cuarto lugar, y en relación con esta preferencia por la acción popular, esta investigación revisa nuestra comprensión de cómo los nuevos líderes de la India desplegaron “el Estado” tras la independencia. Los capítulos siguientes muestran que los líderes de la India independiente no querían que el gobierno monopolizara toda la iniciativa para transformar el país. En cambio, deseaban inspirar la participación popular en la construcción de la nación. (…)

En quinto lugar, a pesar de todos sus esfuerzos por reclutar al pueblo, este periodo marcó sin duda la cúspide del poder de las élites de la India. (…)

Por último, la India de este periodo era confiadamente internacionalista. Aunque sus proclamaciones públicas de no alineación parecen a primera vista haberla apartado de los dramas del mundo, en realidad India trató de moldear el ámbito internacional a su propia imagen (…).

(…)

Casi seis décadas después de su muerte, el nombre de Nehru es invocado a menudo por personas de todo el espectro político de la India. De hecho, parece que se ha librado una guerra virtual en torno a Nehru y su legado durante gran parte de las últimas tres décadas. Por un lado, el Partido del Congreso lo alaba como arquitecto de la India independiente. Por otro, los partidos de la oposición culpan a Nehru de lo que consideran los errores de su época. Por cada opinión expresada sobre Nehru se ha afirmado casi con seguridad lo contrario. Tanto si lo alaban como si lo desprecian, el objetivo de estos partidos es justificar sus actos de hoy y obtener el poder mañana, no iluminar el pasado. La suya no es una guerra de historia; es una guerra de mitos. Nunca he concebido este proyecto de investigación como parte de esas batallas. Más bien, al arrastrar estas historias desde las brillantes alturas del mito hasta el fangoso dominio de la historia, mi objetivo es estimular un debate razonado y una mayor investigación en un campo en el que la polémica parece dominar con demasiada frecuencia”.

©  Princeton University Press / Taylor C. Sherman 



Citar este post
Anaclet Pons (2022, 4 noviembre). La India de Nehru: una historia mitificada. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 23 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/mz43

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.