Emanuel V. Steinbacher: Asesinato en la alta sociedad. Escándalo mediático en el Nueva York de 1900

El joven historiador Emanuel V. Steinbacher se ha especializado en el estudio de la “alta sociedad”, a la cual ha dedicado su tesis, una investigaciíon que acaba de ver la luz con el título de: Mord in der High Society.  Gesellschaft, Medien und Skandal in New York um 1900 (Wallstein).

Y así empieza:

“Cuando el millonario Harry Kendall Thaw (1871-1947), acusado de asesinato, entró en la sala del tribunal el 21 de enero de 1907, fue recibido por una presencia sin precedentes de más de cien miembros de la prensa. Nada más iniciarse su juicio en el Tribunal Penal de Nueva York, la observadora del proceso Dorothy Dix señaló: “En ningún caso de asesinato en un siglo se ha escrito tanto, se ha teorizado tanto y se ha hablado tanto como en éste”.  De hecho, el caso Thaw, según Dix, lo tuvo todo para mantener en vilo al público estadounidense durante varios años: El acusado había disparado al arquitecto estrella neoyorquino Stanford White (1853-1906) seis meses antes, durante una representación teatral en el Madison Square Garden. El motivo se encontró rápidamente: White había violado presuntamente a la esposa de Thaw, Evelyn Nesbit (1885-1967), entonces modelo y actriz de Broadway, cinco años antes. Sin embargo, la periodista no vio en el acto en sí la única razón para hablar de un acontecimiento mediático del siglo. Más bien, fue el grupo social en el que se movían los actores implicados lo que atrajo el interés del público (mediático):

todas las personas relacionadas con él en la más remota medida pertenecían a ese pequeño grupo de este país que se mantiene siempre en el punto de mira de la publicidad, y sobre cuyas actividades, sus idas y venidas, sus diversiones, sus ropas, sus equipajes, todos los detalles de su vida, hay una curiosidad inagotable. 

Lo que Dorothy Dix describe es una nueva formación social que surgió en Estados Unidos en torno a 1900 gracias al interés de los medios de comunicación y que iba a configurar la sociedad estadounidense de la primera mitad del siglo: la alta sociedad. Este texto examina el escándalo Nesbit-Thaw-White como un momento constitutivo de la alta sociedad y cómo surgió en la sociedad estadounidense en la transición del siglo XIX al XX. Como formación urbana y mediática, sus miembros, visibles en los medios de comunicación, configuraron nuevas imágenes de roles modelos de conducta, imágenes corporales y patrones de comportamiento. Al hacerlo, demuestran que en La visibilidad en los medios de comunicación generaba estatus social y agencia. poder para actuar.

Pero, en primer lugar, ¿quiénes fueron los protagonistas del escándalo? Evelyn Nesbit y Harry Thaw eran ambos de Pittsburgh, Pensilvania. Mientras Thaw procedía de una de las familias más acaudaladas del país, que se había enriquecido con el negocio del ferrocarril y el transporte, Nesbit creció en circunstancias precarias. A principios de siglo, ambos se conocieron en Nueva York, el centro social de Estados Unidos. Independientemente el uno del otro, ascendieron a la alta sociedad y cada uno obtuvo una considerable visibilidad mediática en la cobertura de sociedad sensacionalista de la prensa diaria: Thaw por la riqueza de su familia y el estilo de vida que le proporcionaba, Nesbit por su trabajo como modelo y actriz de Broadway. Tras un romance de varios años, se casaron en 1905.

Nesbit y Thaw fueron pioneros de la alta sociedad temprana y, a través de sus personalidades, dieron forma a lo que significaba ser miembro y al estatus social que conllevaba. Este estatus se intensificó de nuevo cuando “el crimen del siglo” en el verano de 1906 catapultó no sólo a la pareja sino también a parte de sus familias al centro de un escándalo mediático durante los dos años siguientes. El extraordinario episodio repercutió a su vez en el conjunto de la alta sociedad. Dos causas penales contra Thaw (1907/8) no sólo permitieron conocer la vida privada de los implicados, sino que abordaron detalles íntimos y pautas de comportamiento de la alta sociedad entendidas como desviadas, que acompañaron a los medios de comunicación y provocaron polémicos debates en diversos públicos. Deseosos de mantener la soberanía interpretativa sobre su imagen pública, Nesbit y Thaw trataron de explotar la atención mediática, oscilando entre la potenciación y la desautorización mediáticas. Así, su visibilidad mediática también presionó a los actores del proceso, como abogados o peritos, y les permitió beneficiarse de su presencia mediática en los procedimientos judiciales. Los juicios y su cobertura ampliaron los límites de lo que se podía decir, por ejemplo al convertir la sexualidad en un tema, y renegociaron normas sociales como el papel de la mujer. Además, la cultura popular recibió los juicios en ficción, memorabilia y películas, en los que la alta sociedad era procesada de muchas maneras. De este modo, los juicios penales en la fase inicial de la alta sociedad definieron cómo se podía hablar de sus miembros y qué gama de temas se podían tratar.

(…)

Alentada por los impulsos económicos y sociológicos sobre la investigación de la riqueza, la historia social alemana y estadounidense se ha ocupado últimamente cada vez más de las clases altas y las estructuras familiares.  Desde una perspectiva sociológica e histórica, Thomas Adams y Clifton Hood destacan las estrategias de legitimación de la clase alta a finales del siglo XIX, basadas en estructuras financieras y familiares, así como en distinciones sociales como el filantropismo o la pertenencia a clubes. Mientras persistieron estas prácticas de demarcación, Steve Fraser y Gary Gerstle explican que los mecanismos de legitimación social de la clase alta fueron un desiderátum de la investigación, especialmente en la fase de transición de principios de siglo.  También guarda un sorprendente silencio con respecto a la fase de transición entre el final de la clase alta victoriana en la década de 1900 y el comienzo de la jet set a principios de la década de 1950. Los trabajos sobre la clase alta estadounidense, como los de Sven Beckert o Maureen Montgomery, subrayan también la importancia emergente de los media para su legitimación social a finales del siglo XIX. Sin embargo, lo entienden como una estrategia de distinción entre muchas otras, no reconocen lo que tiene de genuinamente nuevo y se quedan estancados en torno al cambio de siglo.  Clifford Hood, en su reciente estudio sobre la clase alta neoyorquina a lo largo de dos siglos, incluso se abstuvo por completo de analizar el periodo comprendido entre el final de la Gilded Age y la década de 1940.  Así pues, los autores mencionados pasan por alto la formación social de la alta sociedad, que en esas décadas se nutría de diversos grupos sociales y se formaba a través de los medios de comunicación y los espacios (semi)públicos.

(…)”.

© Wallstein Verlag / Emanuel V. Steinbacher



Citar este post
Anaclet Pons (2022, 15 diciembre). Emanuel V. Steinbacher: Asesinato en la alta sociedad. Escándalo mediático en el Nueva York de 1900. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 15 de abril de 2024, de https://clionauta.hypotheses.org/26394

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.