Philippe Sands: La última colonia

Bien, no es que sea historiador, pero ¿acaso alguien negará el atractivo que sus libros tienen para nuestra corporación?  Me refiero al afamado Philippe Sands, que, tras sus dos obras anteriores muy cercanas, da un salto y nos ofrece un volumen diferente: The Last Colony: A Tale of Exile, Justice and Britain’s Colonial Legacy (W&N).

Como dijo el propio Sands hace unos meses, con este libro “deseché la idea de objetividad y me puse a mí mismo en la historia para hablar del colonialismo británico, de esclavitud y de racismo. La gente va a decir “dios mío, esto no es una conferencia, esto no es derecho internacional”. Pero lo es”.

Veamos sus palabras preliminares para contextualizar el volumen:

“Esta es una historia real, contada por primera vez en una serie de conferencias que di en la Academia de Derecho Internacional de La Haya en el verano de 2021. Al haber participado en algunos de los hechos aquí relatados, soy consciente de que no soy un observador imparcial, y entiendo que los hechos, vistos desde otra perspectiva, puedan dar lugar a diferentes interpretaciones. He tratado de dar un relato personal que, sin embargo, es lo más justo y equitativo posible.

Esta historia, todavía poco conocida, consta de varias narraciones entrelazadas.

Una de ellos trata sobre la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya y el papel que desempeñó en la desaparición gradual del colonialismo, con especial atención al caso de Mauricio.

La segunda es más personal: tiene que ver con la evolución de mi propia posición en el mundo del derecho internacional.

Y la tercera, el corazón palpitante de este libro, es la saga de Liseby Elysé: la terrible historia de los agravios sufridos por ella y los demás chagosianos, y la epopeya de su búsqueda de justicia que continúa hasta hoy.

Me he esforzado por recoger con todo detalle lo que Madame Elysé me confió durante las muchas horas que pasamos juntos examinando el texto y los acontecimientos, para ser fiel a sus recuerdos. Espero que nuestra colaboración y amistad sean tan buenas como sus aspiraciones. Procedemos de entornos diferentes y, sin embargo, nuestros caminos se han cruzado a través de procedimientos judiciales y juicios que han ido bajando el telón de una época colonial en la que nació y vivió Madame Élysé, la misma que determinó el rumbo de mi vida profesional”.

Y he aquí los primeros párrafos de la introducción:

Chagos. Un archipiélago con un nombre tan sedoso como una caricia, tan ardiente como un arrepentimiento, tan amargo como la muerte…

Shenaz Patel, Le Silence des Chagos, 2005

“¡La Corte!”

En una mañana de verano en La Haya, estas palabras fueron proclamadas con voz solemne por un hombre vestido de etiqueta, de cuyo cuello colgaba una impresionante cadena de plata, símbolo de autoridad. Como es su costumbre desde hace muchos años, anunció así la lánguida entrada en la gran sala de justicia de los eminentes jueces con toga que luego se dirigieron con cierta gravedad a sus respectivos asientos, en fila detrás de una larguísima mesa. El Presidente, un hombre tranquilo de Somalia que sabía por experiencia lo que era estar sometido a la generosidad colonial de británicos e italianos, se situó en el centro. Echó un vistazo a la sala, detallando las filas de abogados y diplomáticos, periodistas e intérpretes, con un telón de fondo de vidrieras y lámparas de cristal, y luego nos invitó a sentarnos.

En la segunda fila, justo detrás de mí, había una mujer pequeña vestida de negro, cuyo bolso agarrado le daba un aire de formalidad y dignidad. Había viajado desde Mauricio como parte de la delegación del país. Estaba allí para contar una historia, sobre los primeros años de su vida, con la esperanza de que su relato pudiera animar a los catorce jueces presentes a orientar su decisión en una dirección que le permitiera regresar a su tierra natal. El hogar, en el sentido más amplio de la palabra, donde está el corazón, era Peros Banhos, una diminuta isla del archipiélago conocido como Chagos, situada en el corazón del vasto océano Índico. Desde allí, cincuenta años antes, ella y cientos de otros nacionales habían sido expulsados por la fuerza.

Liseby Elysé había vivido felizmente en Peros Banhos hasta los veintiún años. Entonces, sin previo aviso, en una mañana de primavera, fue acorralada por las autoridades británicas, que le ordenaron subir a un barco con una sola maleta que la llevaría a miles de kilómetros de distancia. “La isla está siendo cerrada”, le dijeron. Nadie explicó por qué. Nadie mencionó la nueva base militar que los británicos habían permitido instalar a los estadounidenses en la cercana isla de Diego García.

Nadie le informó de que Chagos ya no formaba parte de Mauricio, que su tierra se había separado de ese territorio y que ahora era una nueva colonia en África, conocida como Territorio Británico del Océano Índico (BIOT). Madame Elysé, junto con las aproximadamente 1.500 personas que formaban la comunidad a la que pertenecía -casi todas de raza negra y en su mayoría descendientes de antiguos esclavos de las plantaciones- fueron obligadas a abandonar sus hogares y deportadas.

Estaba en La Haya para participar en el caso relativo a las islas donde nació. Los catorce jueces aún no sabían quién era ni qué papel iba a desempeñar en el proceso. Tras el interrogatorio de las partes sobre la última colonia británica en África y su separación de Mauricio, determinarán si ese territorio, según el derecho internacional, pertenece a Mauricio o a Gran Bretaña. Los jueces recorrerían los campos de la historia y la administración coloniales, examinando las cuestiones de raza y derecho a la luz de los convenios internacionales. Pondrían a prueba el “principio de autodeterminación” y se pronunciarían sobre el derecho de los pueblos a determinar su propio destino, o su obligación de que el curso de sus vidas esté determinado por la voluntad de otros.

Madame Élysé fue llamada como testigo de Mauricio, el país africano al que representaba en el caso. Hablaba en nombre de los chagosianos, en criollo, con claridad, fuerza y pasión. Como no sabe leer ni escribir, los jueces han acordado que se dirija a ellos a través de una grabación realizada antes de la vista. Los observaba a ella, a la mujer del traje negro y la blusa con encaje, que llevaba una pequeña insignia azul y roja que decía: “¡Regresemos! (¡Dejadnos volver!).

El presidente abrió la audiencia con un breve resumen del caso y luego invitó al primer orador a dirigirse al tribunal. Lentamente, Sir Anerood Jugnauth – ochenta años, ex Primer Ministro de Mauricio, miembro del Colegio de Abogados de Inglaterra y Gales, asesor de la Reina – se dirigió al podio. Su discurso duró exactamente quince minutos, seguido por dos abogados, luego una breve pausa para el café, antes de un tercer discurso. Él y los abogados leen a partir de un texto preparado, dando a los discursos un aire teatral, con los jueces haciendo el papel de público. Los jueces no interrumpieron ni hicieron preguntas.

Yo, por mi parte, me dirigí al atril. Me había dirigido al Tribunal muchas veces antes, pero en esta ocasión me sentía un poco más ansioso que de costumbre. Madame Elysee, ahora sentada en la primera fila, se levantó un momento cuando la presenté. El Tribunal necesita escuchar directamente a los chagosianos”, le expliqué, “ya que esto le permitirá apreciar mejor las realidades de la administración colonial”.

El testimonio de Madame Elysé se proyectó en dos grandes pantallas por encima de los jueces: palabras e imágenes transmitidas a todo el mundo. En la remota capital de Port Louis (Mauricio), los procedimientos fueron transmitidos en directo por la televisión nacional. Los amigos de Madame Elysé se habían reunido en el centro comunitario para observar. Lloraban cuando la oían hablar.

(…)”.

© Philippe Sands / The Orion Publishing Group Limited



Citar este post
Anaclet Pons (2022, 20 octubre). Philippe Sands: La última colonia. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 15 de abril de 2024, de https://clionauta.hypotheses.org/26970

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.