Capitalismo e impunidad. Las crisis financieras, 1690–1830

He aquí otro tema actual, tratado desde una perspectiva histórica, que viene una vez más a mostrar hasta qué punto el pasado contiene enseñanzas provechosas. Y es que en lo tocante a la organización de los asuntos humanos, nada hay inevitable, todo tiene un inicio y un recorrido, del que conviene no olvidarse. Todo ello viene a cuento del reciente libro del historiador Trevor Jackson: Impunity and Capitalism. The Afterlives of European Financial Crises, 1690–1830 (CUP)

Y empieza de este modo:

“En la primavera de 1716, toda la comunidad financiera francesa fue sometida a juicio. El rey Luis XIV había muerto el año anterior, y Francia había pasado la mayor parte de su largo reinado en una serie de guerras cada vez más costosas y cada vez menos exitosas. La última, la Guerra de Sucesión Española, dejó al gobierno francés en una situación financiera muy difícil. En 1715, la deuda real era casi la misma en términos reales que al estallar la Revolución Francesa en 1789, pero la carga fiscal recaía sobre una población más pequeña y pobre.  Ante la crisis fiscal, el duque de Orleans, que gobernaba como regente del joven Luis XV, promulgó un edicto por el que se establecía un tribunal especial llamado chambre de justice para investigar y procesar a cualquier banquero, financiero, recaudador de impuestos o agente de compras que hubiera manejado mal el dinero del gobierno. En la primera reunión del tribunal, en marzo, el canciller Daniel Voysin de La Noiraye dijo a los jueces reunidos: “Restauraréis la abundancia en el reino, obligando a ciertos hombres a devolver a las arcas del rey las considerables sumas con las que se han beneficiado injustamente”.  El edicto que establecía la chambre de justice le pedía que prestara especial vigilancia a un nuevo tipo de delincuentes financieros: los agioteurs, que eran “otra clase de personas, hasta ahora desconocidas, que han cometido una grosera usura al traficar continuamente con asignaciones y Letras de la Moneda”, es decir, al especular con nuevas innovaciones monetarias.

En 1825 se produjo una crisis financiera internacional, centrada en el mercado monetario de Londres. Nueve gobiernos soberanos dejaron de pagar sus deudas, más de 100 bancos quebraron en Inglaterra y Gales, y la economía británica entró en recesión. Aquella crisis también se caracterizó por la especulación, las nuevas innovaciones financieras y la mala gestión a gran escala. Nadie fue procesado por nada, ni hubo ningún indicio o sugerencia de que alguien debiera haberlo sido. La idea de procesar a toda la comunidad financiera habría sido ininteligible e impensable. Pero eso era nuevo. A lo largo del siglo XVIII, crisis tras crisis habían sido seguidas por esfuerzos de responsabilidad pública, adoptando diversas formas, desde la contabilidad forense hasta el enjuiciamiento ante tribunales públicos. Las exigencias de rendición de cuentas nunca desaparecieron del todo, pero la crisis de 1825 marcó un cambio. Fue la primera crisis financiera que no fue culpa de nadie en particular.

¿Cómo llegaron a entenderse ciertas formas de actividad económica como ámbitos de impunidad, en los que las acciones privadas podían tener consecuencias públicas desastrosas y, sin embargo, estar exentas de responsabilidad pública? Este libro muestra cómo el orden jurídico, cultural y político del capitalismo financiero pasó del mundo de la chambre de justice al mundo del siglo XIX y posteriores, donde las crisis financieras y los desastres económicos se entendían como inevitables estallidos de irracionalidad o como accidentes imprevisibles. De alguna manera, entre 1690 y 1830 aproximadamente, las crisis financieras dejaron de ser delitos y se convirtieron en desastres naturales.

La impunidad -la capacidad de algunos actores privilegiados de salirse con la suya causando daños- es una característica fundamental del capitalismo financiero moderno. En los primeros tiempos de la modernidad, la impunidad era un privilegio ad hoc otorgado por el soberano; hoy, la impunidad es algo incorporado al propio mercado. Aceptamos que los mercados de capitales asolen ocasionalmente a las sociedades, sin que se pueda culpar a ningún individuo en concreto. Impunidad y capitalismo muestra cómo se ha producido este cambio.

La chambre de justice ya se había utilizado antes, en 1665, 1674, y al menos ocho veces en el siglo XVI. La mayoría de ellas habían sido armas políticas utilizadas por la comunidad judicial contra los ministros de finanzas, por lo que la chambre de 1716 fue inusual en el sentido de que fue llevada a cabo por los ministros de justicia y finanzas juntos contra la comunidad financiera en general.  Siguiendo los procedimientos legales de la Ordenanza de 1670, no había presunción de inocencia ni derecho a un abogado: la investigación suponía prima facie que los prestamistas privados del Estado habían hecho algo ilícito en algún momento. Los jueces hicieron una invitación pública a cualquiera que se sintiera perjudicado por los financieros para que se presentara y aportara pruebas. A lo largo de su año de funcionamiento, la chambre concluyó cuarenta y tres casos en los que estaban implicados ochenta y nueve acusados.  En algunos juicios declararon entre 80 y 100 testigos, por lo que es posible que cerca de 1.000 personas acudieran al tribunal de París para denunciar a miembros del mundo financiero. Algunos de los condenados fueron desterrados durante cinco años, otros fueron condenados a trabajar en las galeras y muchos fueron multados.

Aunque la chambre de justice tenía amplios poderes para investigar y encarcelar, su principal trabajo era forense y fiscal, ya que en un momento dado la Corona no tenía una idea clara de la cantidad de deuda que debía o de los ingresos que obtenía. La chambre de 1716 exigió, por primera vez, que todos los individuos que se encontraban dentro de su área de jurisdicción tuvieran que presentar declaraciones de sus finanzas personales. Tras seis meses de juicios y pruebas, el gobierno decidió, al parecer, que los avances eran demasiado lentos. En septiembre de 1716, el Regente emitió un nuevo edicto en el que declaraba que el tribunal revisaría las declaraciones financieras presentadas y emitiría multas a cambio de una amnistía.  Samuel Bernard, el hombre más rico de Europa y el banquero personal de Luis XIV que ocupará un lugar muy destacado en nuestra historia, pagó 6 millones de libras para eximirse de la jurisdicción de la chambre; Antoine Crozat, propietario del monopolio de la colonia de Luisiana y del monopolio de las explotaciones tabacaleras, fue sancionado con una multa de 6,6 millones de libras. Eran, con mucho, los mayores acreedores individuales del Estado, pero eran dos entre las 4.399 personas multadas por la chambre, aunque los dos nombres seguidos por las mayores cifras. En total, la chambre puso 220 millones de libras en multas, lo que equivale a cerca de un tercio de la riqueza declarada de la comunidad financiera. Con su trabajo aún en curso, la chambre fue cerrada abruptamente en la primavera de 1717. Algunos decían que era demasiado lenta, pero el antiguo ministro de finanzas Nicolas Desmaretz la acusó de “destruir el crédito y la confianza”, dando a entender que el remedio era peor que la enfermedad.  Y, efectivamente, las chambres de justice se encargaron en parte de satisfacer a la opinión pública.  Muchos financieros huían con su capital móvil en cuanto se enteraban de que se iba a celebrar una chambre de justice, y los que se quedaban se encontraban con la denuncia pública.

La cámara de justicia de 1716 fue la última que se celebró. Los historiadores de los siglos XIX y XX escribieron sobre ella con horror y desaprobación. Para algunos, fue una prueba del despotismo retrógrado del Antiguo Régimen; para otros, fue obviamente una cínica maniobra política para sustituir una cábala financiera por otra, y otros detectaron un incumplimiento soberano estructurado que se disimulaba trasladando la culpa de la mala gestión del gobierno a los villanos populares. Pero los problemas de rendición de cuentas, responsabilidad y culpabilidad por las crisis financieras no desaparecieron después de 1716. De hecho, a medida que los mercados financieros se hacían más complejos y las exigencias del estado fiscal-militar aumentaban a lo largo del siglo XVIII, las crisis se hacían más destructivas y la opinión pública se hacía más influyente. Los problemas de poder y responsabilidad en el mundo en expansión del capitalismo moderno se agudizaron cada vez más.

(…)

(…) La chambre de justice era una institución extraña que sólo es comprensible en el contexto de las demás instituciones extrañas de la Francia del Antiguo Régimen. Pero también fue emblemática de un momento específico en la evolución de la relación histórica entre las finanzas y la justicia, la economía y la legitimidad política, el capitalismo y la moral. La chambre de 1716 marcó la última vez que un gobierno soberano pudo actuar con impunidad en relación con el sistema financiero internacional. Argumento que la capacidad de impunidad cambió a lo largo de tres crisis financieras internacionales: 1720, 1787-97 y 1825. Cada crisis posterior a la de 1720 ha sido informada por la memoria histórica distorsionada de las crisis anteriores, y la resolución de cada crisis ha definido los parámetros institucionales en los que tuvo lugar la siguiente. En cada ocasión, la ira popular por la injusticia percibida y las consiguientes respuestas políticas improvisadas produjeron esfuerzos para eliminar la capacidad de impunidad, pero sólo consiguieron cambiar quién podía actuar con impunidad, y cómo. La crisis de 1720 marcó la culminación de un largo proceso que hizo que la impunidad pasara de ser una característica personal de los soberanos a un atributo profesional adherido a las funciones necesarias de los gestores del capital técnicamente capacitados. La crisis de 1787-97 politizó la impunidad, desplegándola como una herramienta de la administración del Estado y de la gobernanza en Inglaterra y codificándola como una categoría de malversación contrarrevolucionaria en Francia. El Pánico de 1825 fijó los parámetros de la impunidad en el reconstruido sistema financiero internacional, explicando las causas de las crisis y restringiendo la discrecionalidad para responder a ellas. Durante el resto del siglo XIX, los propios mercados actuaron con impunidad y las crisis fueron naturales, inevitables e inteligibles.

(…)”.

© Trevor Jackson / Cambridge University Press



Citar este post
Anaclet Pons (2022, 7 noviembre). Capitalismo e impunidad. Las crisis financieras, 1690–1830. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 14 de abril de 2024, de https://doi.org/10.58079/mz44

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.