Revolución y Dictadura: los violentos orígenes del autoritarismo

Hace unos pocos años, el profesor Steven Levitsky, especialista en estudios latinoamericanos, se asoció con su colega de Universidad Daniel Ziblatt para escribir un libro que ha conseguido cierto renombre:  Cómo mueren las democracias (Ariel).  El éxito cosechado por la fórmula anterior le ha llevado a buscar otra pareja, la del politólogo Lucan Way, y a abordar un asunto cercano: Revolution and Dictatorship: The Violent Origins of Durable Authoritarianism (Princeton UP). Aunque, eso sí, sin abandonar al citado Ziblatt, con quien prepara Saving Democracy (Crown).

Así empieza el primer capítulo de la pareja Levitsky-Way:

“Una teoría de la durabilidad revolucionaria

En junio de 1941, el poder soviético pendía de unos mínimos hilos. Abrumada por los ejércitos invasores nazis, la Unión Soviética cedió vastas extensiones de territorio mientras enteras divisiones rusas perdían el contacto con sus comandantes. En todo el país, el Ejército Rojo se desintegraba en bandas de fugitivos que buscaban escapar del cerco alemán. En los pasillos centrales del poder, reinaba la confusión y el pánico.

Se podría haber esperado que el régimen soviético se derrumbara, cayendo presa de un levantamiento de los ciudadanos que habían sufrido años de hambre y represión o de un golpe de Estado de los oficiales del ejército descontentos por las brutales purgas de José Stalin y su catastrófica intromisión en los asuntos militares. De hecho, el desastre militar durante la Primera Guerra Mundial había precipitado la caída del régimen zarista. Además, las devastadoras primeras semanas de la invasión podían atribuirse directamente al liderazgo de Stalin. Éste se había negado a prepararse para una invasión a pesar de los numerosos informes de inteligencia que indicaban que el ataque era inminente; de hecho, había ordenado el desmantelamiento de las fortificaciones de defensa existentes en el este, dejando al ejército soviético prácticamente indefenso en la retaguardia. Varios días después de la invasión alemana, Stalin se retiró a su dacha, dejando al resto de los dirigentes en la estacada. Un pequeño grupo de miembros del Politburó se aventuró a ir a verle sin haber sido invitado, una maniobra arriesgada en la Rusia estalinista.  Según un relato, los dirigentes soviéticos encontraron a Stalin solo en la oscuridad, desplomado en un sillón, aparentemente esperando ser arrestado. Más tarde admitió que “cualquier otro gobierno que hubiera sufrido tales pérdidas de territorio… se habría derrumbado”.  Sin embargo, el gobierno de Stalin sobrevivió, y el comunismo soviético perduró durante otro medio siglo.

La supervivencia del régimen soviético en medio de una adversidad extrema pone de manifiesto un fenómeno más amplio de gran importancia. Las autocracias revolucionarias -las nacidas de una revolución social violenta- son extraordinariamente duraderas. El comunismo soviético duró setenta y cuatro años; el régimen del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de México gobernó durante ochenta y cinco años; los regímenes revolucionarios de China, Cuba y Vietnam siguen en el poder después de más de seis décadas. Entre los Estados modernos, sólo un pequeño puñado de monarquías del Golfo Pérsico iguala esta longevidad.

Las autocracias revolucionarias no sólo persisten en el tiempo. Al igual que la Unión Soviética, la mayoría de ellas han sobrevivido a pesar de la hostilidad externa, los malos resultados económicos y los fracasos políticos a gran escala. El Partido Comunista Chino se mantuvo en el poder a pesar del catastrófico Gran Salto Adelante y del “Gran Caos” desatado por la Revolución Cultural. El régimen comunista de Vietnam soportó la devastación causada por treinta años de guerra; el régimen revolucionario de Cuba sobrevivió a una invasión respaldada por Estados Unidos, a un embargo comercial paralizante y a la catástrofe económica que siguió al colapso soviético; y la República Islámica de Irán soportó cuatro décadas de intensa hostilidad internacional, incluida una sangrienta guerra de ocho años con Irak.

Por último, la mayoría de los regímenes revolucionarios sobrevivieron al colapso global del comunismo. Durante la década de 1990, la pérdida de patrocinadores extranjeros, la crisis económica y la promoción internacional de la democracia sin precedentes socavaron las autocracias en todo el mundo.  Sin embargo, muchos regímenes revolucionarios -incluidos los antiguos regímenes comunistas de China, Cuba y Vietnam- permanecieron intactos. De hecho, todos los regímenes comunistas que sobrevivieron en el siglo XXI nacieron de una revolución violenta.  Asimismo, en el África subsahariana, los únicos Estados clientes de la Unión Soviética que sobrevivieron al final de la Guerra Fría fueron Angola y Mozambique, ambos surgidos de una revolución social violenta.

Estos casos no son anomalías. En un análisis estadístico de todos los regímenes autoritarios establecidos desde 1900, llevado a cabo con Jean Lachapelle y Adam E. Casey, comprobamos que los regímenes autoritarios surgidos de una revolución social violenta sobrevivieron, por término medio, casi tres veces más que sus homólogos no revolucionarios.  Los regímenes revolucionarios se desmoronaron a un ritmo anual que apenas representaba una quinta parte del de los regímenes no revolucionarios.  (…)

La durabilidad de los regímenes revolucionarios es muy importante. Aunque son escasas (contamos veinte desde 1900), las autocracias revolucionarias han tenido un impacto enorme en la política mundial moderna. Las revoluciones amplían el poder del Estado, a veces de forma espectacular. Como observó Theda Skocpol, la destrucción de las antiguas élites y la movilización de enormes recursos humanos y sociales pueden permitir rápidos avances industriales y militares, permitiendo a los Estados adelantarse a otros en el orden geopolítico. Así, la Revolución Rusa transformó una sociedad predominantemente agraria en una moderna potencia industrial capaz de derrotar a Alemania en la Segunda Guerra Mundial y de alcanzar la paridad nuclear con Estados Unidos. La revolución sacudió el sistema capitalista mundial y dio lugar a la rivalidad de la Guerra Fría que definió el orden geopolítico posterior a 1945. Del mismo modo, la revolución china supuso la centralización de lo que había sido un Estado débil y fragmentado e impulsó la aparición del país como superpotencia. La revolución cubana transformó un estado periférico en uno capaz de intervenir militarmente con éxito en África.

Las revoluciones también traen consigo la guerra.  Los cambios drásticos en el poder nacional tienden a desestabilizar el orden regional e incluso el internacional, aumentando la probabilidad de que se produzcan conflictos militares. Los gobiernos revolucionarios generan una mayor incertidumbre y percepción de amenaza tanto entre los Estados vecinos como entre las potencias mundiales, lo que aumenta la probabilidad de que se produzcan conflictos interestatales. Así, desde la Francia revolucionaria hasta la Rusia y la China comunistas, pasando por el Vietnam poscolonial y el Irán y el Afganistán de finales del siglo XX, los gobiernos revolucionarios se han visto a menudo envueltos en la guerra. En general, los gobiernos revolucionarios tienen casi el doble de probabilidades que los no revolucionarios de verse envueltos en una guerra.

Los regímenes revolucionarios también engendran nuevos modelos ideológicos y políticos que se extienden más allá de las fronteras nacionales. La Revolución Bolchevique dio lugar a un modelo económico (el socialismo de Estado) y a un modelo político (el leninismo) que se difundieron por todo el mundo durante el siglo XX. Del mismo modo, la Revolución Cubana dio lugar a una nueva estrategia de guerrilla que transformó la izquierda latinoamericana, polarizando la política en toda la región durante una generación.  La Revolución Iraní creó un nuevo modelo de teocracia moderna.

Además, los regímenes revolucionarios han sido responsables de algunas de las violencias y tragedias humanas más terribles de la historia moderna, como la hambruna ucraniana de 1932-1933, el Gran Terror de Stalin, el Gran Salto Adelante en China y el genocidio de los jemeres rojos en Camboya.

Por último, los regímenes revolucionarios han planteado importantes retos de política exterior a las democracias occidentales. Pocos Estados han estado más relacionados con la ineficacia de la política exterior de Estados Unidos -si no con el fracaso absoluto- que el Vietnam revolucionario, Cuba, Irán y Afganistán.

Este libro trata de explicar la extraordinaria durabilidad de los regímenes revolucionarios modernos.  Basándonos en un análisis histórico comparativo, argumentamos que las revoluciones sociales desencadenan una secuencia reactiva que configura poderosamente las trayectorias de los regímenes a largo plazo. Los intentos de los gobiernos revolucionarios de transformar radicalmente el orden social y geopolítico existente generan una intensa resistencia interna e internacional, que a menudo desemboca en una guerra civil o externa. Esta reacción contrarrevolucionaria es fundamental para la durabilidad del régimen a largo plazo. Las guerras contrarrevolucionarias suponen una amenaza existencial para los regímenes recién nacidos y, en algunos casos (por ejemplo, Afganistán, Camboya), los destruyen. Sin embargo, entre los regímenes revolucionarios que sobreviven, los primeros periodos de violencia y amenaza militar producen tres pilares clave de la fortaleza del régimen: (1) una élite gobernante cohesionada, (2) un aparato coercitivo muy desarrollado y leal, y (3) la destrucción de organizaciones rivales y centros de poder alternativos en la sociedad. Estos tres pilares ayudan a inocular a los regímenes revolucionarios contra la deserción de la élite, los golpes militares y las protestas masivas, tres fuentes principales de ruptura autoritaria. Esta trayectoria casi siempre da lugar a autocracias duraderas.

(…)”.

©  Princeton University Press / Steven Levitsky &
Lucan Way 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.