Edward Chancellor: Los tipos de interés y su debatida historia

Entre los estudiosos de la historia económica no habrá quizá muchos que se hayan topado con la obra del polifacético Edward Chancellor, pero si los habrá entre quienes se entretengan con el mundo de las finanzas, ya sea en busca de sesudos  informes  o de análisis de la coyuntura.  Lo que es evidente es que concitará las miradas de unos y otros por su último libro, que se ajusta como anillo textual al dedo inflacionario y su corolario habitual, las subidas de los tipos de interés.  Porque, en efecto, acaba de publicar: The Price of Time. The Real Story of Interest (Allen Lane).

Digamos de entrada que la obra hará las delicias de los ortodoxos, dado que Chancellor defiende que las bajadas de tipos, es decir, el dinero fácil,  han contribuido a una profunda inseguridad económica y a la fragilidad financiera. En cambio, pues, su elevación -como la que ya se ha avecindado-  no sería tan perjudicial como pudiera parecer, algo que quedaría demostrado con su histórico repaso al asunto.

Veamos el inicio y el final  de la introducción:

“El anarquista y el capitalista

En 1849, se produjo un debate en las páginas de La Voix du peuple, una publicación socialista, entre dos miembros de la Asamblea Nacional francesa. De un lado estaba Pierre-Joseph Proudhon, autoproclamado anarquista, más conocido hoy por su lema “la propiedad es un robo”, y colaborador habitual de La Voix. En el otro estaba Frédéric Bastiat, defensor del libre comercio y panfletista. Bastiat era conocido por sus parábolas económicas satíricas. Se opuso a las intervenciones improductivas del Estado, por ejemplo con su “Petición de los fabricantes de candelas…”, en la que los fabricantes de velas solicitan una ley que obligue a la gente a cerrar sus persianas y contraventanas contra el sol, para poder vender más velas.

El tema que se debatía era la legitimidad del interés. Proudhon adoptó un punto de vista anticuado. El interés, proclamaba el anarquista, es “usura y saqueo”. La usura era un intercambio desigual cobrado por aquellos que, al no privarse del capital que prestaban, no tenían derecho a exigir una suma mayor a cambio. El interés constituye una “recompensa a la ociosidad, [y era] la causa básica de la desigualdad, pero también de la pobreza”.  En resumen, continuó Proudhon, adaptando su declaración más famosa, “yo llamo al interés ROBO”.

Pero ahí no acaba la crítica. Proudhon se quejaba de que el interés agrava la deuda a lo largo del tiempo, de modo que un préstamo, con el paso del tiempo, llegaría a ser más grande que una esfera de oro del tamaño de la Tierra. Cobrar por los préstamos frena la circulación del dinero, sugería, causando “el estancamiento de los negocios, con el desempleo en la industria, la angustia en la agricultura y la inminencia creciente de la bancarrota universal”. El interés alimenta el antagonismo de clase y restringe el consumo al aumentar el precio de los productos. En una sociedad capitalista, decía Proudhon, los trabajadores no pueden permitirse adquirir los objetos que producen con sus propias manos. El interés es como una espada de doble filo”, concluía Proudhon, “mata, sea cual sea el lado con el que te golpee “.

La invectiva de Proudhon no tiene nada de original. Sus quejas tenían un antiguo pedigrí. Citaba la palabra hebrea para interés, neschek, que deriva etimológicamente de la mordedura de una serpiente.  La retórica de Proudhon era altisonante y repetitiva, y su análisis económico no era profundo. En su Historia del análisis económico, Joseph Schumpeter lamentó la total incapacidad de análisis de Proudhon. Aun así, Proudhon tenía algunas propuestas originales. Quería nacionalizar la Banque de France, ampliar la oferta monetaria y reducir los tipos de interés hasta cerca de cero. Su Banco Popular cobraría un 0,5 por ciento para cubrir sus gastos. El oro sería sustituido por el papel moneda. Además, Proudhon exigía un impuesto sobre el capital (equivalente a un interés negativo). La reducción del interés, preveía, “produciría instantáneamente resultados incalculables en toda la República y en toda Europa”. No habría más deuda, las insolvencias y las quiebras disminuirían, el consumo aumentaría y el trabajo estaría garantizado. Una vez que la clase parásita de los prestamistas dejara de percibir intereses, los ingresos de los trabajadores aumentarían.

Bastiat no veía nada de esto. El interés no era un robo, sostenía, sino una recompensa justa por un intercambio mutuo de servicios. El prestamista proporciona el uso del capital durante un periodo de tiempo, y el tiempo tiene valor. Bastiat cita las famosas líneas de Benjamin Franklin en sus Consejos a un joven comerciante (1748): “El tiempo es precioso. El tiempo es dinero. El tiempo es la materia de la que está hecha la vida “. De ello se desprende que el interés es “natural, justo y legítimo, pero también útil y provechoso, incluso para aquellos que lo pagan”. Lejos de deprimir la producción, el capital hizo que el trabajo fuera más productivo. Lejos de avivar el antagonismo de clases, Bastiat creía que el capital beneficiaba a todos, “en particular a las clases más sufridas”.

Bastiat preveía el desastre si los planes de Proudhon se ponían en práctica. Si no se premiara el préstamo, no habría préstamos. Restringir los pagos sobre el capital sería abolir el capital. El ahorro desaparecería. El banco nacional de Proudhon prestaría, pero si el banco exigiera garantías para sus préstamos, los trabajadores, al carecer de garantías, no estarían en mejor situación. La abolición del interés sólo beneficiaría a los ricos. “En su sistema”, escribió Bastiat a Proudhon,

“los ricos pedirán préstamos gratis, mientras que los pobres no podrán pedirlos a ningún precio. Cuando un rico se presente en el banco, se le dirá: Usted es solvente, aquí tiene el capital, se lo prestamos gratis. Pero que un trabajador se atreva a dar la cara. Se le preguntará: ‘¿Dónde están tus garantías, tus tierras, tus casas, tus bienes? ‘Sólo tengo mis brazos y mi probidad’. [El trabajador responde.] ‘Eso no nos tranquiliza, debemos actuar con prudencia y severidad, no podemos prestarle gratis’.’

(…)

La complejidad del interés.

El lector merece una advertencia. El interés es un tema extremadamente complejo. A lo largo de los siglos se han propuesto muchas teorías para explicar su existencia. El economista austriaco del siglo XIX (y tres veces ministro de finanzas de su país) Eugen von Böhm-Bawerk enumera unas dos docenas de escuelas de pensamiento diferentes en su obra magistral, El capital y el interés, que van desde la “teoría de la fructificación” hasta lo que él llamaba “teorías incoloras” que no merecen una consideración seria.

Para Böhm-Bawerk el interés determinaba la asignación del capital, afectando a lo que él llamaba la duración del “tiempo de producción”. Otros autores han destacado la importancia del interés para el ahorro (“el salario de la abstinencia”), su papel en las finanzas (“el coste del apalancamiento”) y la valoración de las inversiones (“la tasa de capitalización”). La visión más amplia del interés está contenida en la noción de interés como el “valor temporal del dinero” o, simplemente, como el precio del tiempo. La mayoría de las teorías sobre el interés contienen un núcleo de verdad, si no toda la verdad. Irving Fisher, el economista de Yale y autor de La teoría del interés, observó sabiamente que “las teorías [del interés] que se han presentado como antagónicas y mutuamente aniquiladoras son en realidad armoniosas y complementarias”.

Luego está la cuestión de si el interés es un fenómeno “real”, vinculado al capital tangible en forma de edificios y terrenos, o un fenómeno “monetario”. Esta cuestión plantea otro problema. ¿Los tipos de interés están determinados por factores económicos “reales” o pueden ser manipulados? Sobre estas cuestiones es posible adoptar una posición católica. Los factores reales son importantes. Pero en un sistema en el que el dinero ya no está vinculado a ninguna mercancía real, sino que es creado por los bancos centrales (que emiten “dinero fiduciario”) y los bancos comerciales a través de sus actividades de préstamo, parece claro que la política monetaria tiene una enorme influencia en los tipos de mercado. En los últimos años, los rendimientos de los bonos sólo se volvieron negativos en los lugares donde los bancos centrales llevaron los tipos de interés a corto plazo por debajo de cero.

También se puede cuestionar si los tipos de interés están relacionados con el crecimiento económico. El registro histórico sugiere una débil relación estadística entre el ritmo de desarrollo económico y el coste de los préstamos. La relación entre la demografía y los intereses también es discutida. La opinión generalizada es que la disminución del crecimiento de la población explica el descenso de los tipos de interés. La experiencia de Japón en las últimas décadas se cita en apoyo de este argumento. Pero algunos economistas sostienen que Japón es un caso especial y que cabe esperar que los tipos de interés suban a medida que la población mundial envejezca

Los economistas de la corriente dominante, que creen que el nivel de los intereses viene determinado por la oferta y la demanda de ahorro, se refieren a lo que llaman el “tipo natural” de interés. Esta idea fue defendida por John Locke en el siglo XVII. Sin embargo, en la década de 1930, John Maynard Keynes y sus seguidores rechazaron el concepto de un tipo natural que equilibrara la economía con el pleno empleo. Dado que el tipo natural no se puede observar directamente, este argumento es difícil de resolver. Sin embargo, si el tipo de interés está vinculado a la rentabilidad, como creen la mayoría de los economistas desde la época de Adam Smith, entonces los tipos de interés y el ritmo de crecimiento económico (es decir, la tasa de rentabilidad del conjunto de la economía) también deben estar conectados.  Así, el nivel de tendencia del crecimiento económico puede tomarse como una aproximación razonable al tipo natural.

¿Tiene siquiera sentido hablar del tipo de interés en singular cuando, en realidad, existe una variedad casi infinita de tipos diferentes? Hay tipos a corto plazo y tipos a largo plazo, tipos políticos y tipos de mercado, tipos sin riesgo y tipos de la deuda privada. Las grandes empresas emiten un gran número de títulos diferentes, cada uno de los cuales tiene un rendimiento distinto. Cada país tiene sus propios tipos de interés, relacionados en gran medida con su historial de inflación y morosidad. Las diferencias entre los tipos están relacionadas sobre todo con el riesgo, y la relación entre ellos varía con el tiempo. Sin embargo, si es aceptable hablar del “nivel de precios”, compuesto por los precios de innumerables bienes y servicios, entonces el tipo de interés también es una abreviatura aceptable para hablar de todo el espectro de tipos de interés.

La cuestión más importante que se aborda en este libro es si una economía capitalista puede funcionar correctamente sin un interés determinado por el mercado. Quienes, como Proudhon, sostienen que el interés es fundamentalmente injusto, no creen en su necesidad. Para los modernos responsables de la política monetaria, el interés se ve principalmente como una palanca para controlar el nivel de los precios al consumo. Desde este punto de vista, no hay ningún problema en bajar los tipos de interés por debajo de cero para evitar el mal de la deflación. Pero influir en el nivel de inflación es sólo una de las varias funciones del interés, y posiblemente la menos importante.

El argumento de este libro es que el interés es necesario para dirigir la asignación del capital, y que sin el interés resulta imposible valorar las inversiones. Como “premio a la abstinencia”, el interés incentiva el ahorro. El interés es también el coste del apalancamiento y el precio del riesgo. A la hora de regular los mercados financieros, la existencia del interés disuade a los banqueros e inversores de asumir riesgos excesivos. En las bolsas extranjeras, los tipos de interés equilibran el flujo de capitales entre las naciones. El interés también influye en la distribución de la renta y la riqueza. Como comprendió Bastiat, un tipo de interés muy bajo puede beneficiar más a los ricos, que tienen acceso al crédito, que a los pobres.

En su debate con Proudhon, Bastiat señaló que el tiempo tenía valor. Los principales escritores sobre el tema, Böhm-Bawerk y Fisher, creían que el interés era intrínseco a la naturaleza humana: los seres humanos son criaturas naturalmente impacientes y el tipo de interés expresa su preferencia por el tiempo. El contemporáneo de Fisher, el economista sueco Gustav Cassel, autor de una excelente introducción al tema, también insistió en la “necesidad absoluta e incondicional del interés”.27 Antes de que la paciencia del lector se agote, es hora de comenzar nuestra historia”.

©  Penguin Books Ltd. / Edward Chancellor



Citar este post
Anaclet Pons (2022, 23 septiembre). Edward Chancellor: Los tipos de interés y su debatida historia. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 18 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/mz3a

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.