¿Por qué un kilogramo es un kilogramo? La historia de la medición

Como cada año por estas fechas, vamos preparando el cierre veraniego del blog. En tales circunstancias, puede que estemos buscando una lectura amena, informativa, lisonjera, bien escrita y fundada. ¿Es así?  Opciones hay muchas, pero entre las novedades podríamos escoger Beyond Measure. The Hidden History of Measurement (Faber), del joven periodista James Vincent.

La respuesta corta a la pregunta que encabeza esta entrada la dio el mismo Vincent en un adelanto de su libro para The Guardian, indicando:

“El metro es un metro porque hace cientos de años ciertos intelectuales decidieron definir una unidad de longitud midiendo el planeta en el que vivimos. Resulta que se equivocaron en sus cálculos, y por eso el metro se queda corto en unos 0,2 mm: una discrepancia minúscula que, sin embargo, se ha perpetuado en todos los metros desde entonces. En otras palabras: es como es porque nosotros lo decimos. Las medidas, por tanto, son a la vez significativas y arbitrarias; guías de hierro en nuestras vidas que son maleables si queremos que lo sean. Si no funcionan, si no dan la talla, también pueden rehacerse”

La respuesta larga está en el libro, que comienza así: .

“La primera medición, como la primera palabra o la primera melodía, se pierde en el tiempo: imposible de localizar y difícil incluso de imaginar. Sin embargo, fue un acto enormemente significativo: otra adición a ese nido de conciencia primigenia que creció en el cerebro de nuestros antepasados hace cientos de miles de años, y que acabaría por diferenciarnos de los demás animales de la llanura. Porque la medición, como el habla y el juego, es una piedra angular de la cognición. Nos anima a prestar atención a los límites del mundo, a notar dónde termina la línea y dónde se inclina la balanza. Requiere que comparemos una parte de la realidad con otra y describamos las diferencias, creando un andamiaje para el conocimiento. La medición es la raíz de todas las artes tectónicas, que permite la construcción y la vida urbana, y el comienzo de la ciencia cuantitativa. Si no pudiéramos medir, no podríamos observar el mundo que nos rodea; no podríamos experimentar y aprender. La medición nos permite registrar el pasado y, al hacerlo, descubrir patrones que ayudan a predecir el futuro. Y, por último, es una herramienta de cohesión y control social, que nos permite coordinar el esfuerzo individual en algo mayor que la suma de sus partes. La medición no sólo ha creado el mundo en el que vivimos, sino también a nosotros.

La primera vez que me di cuenta de la importancia de la medición fue al escribir sobre la redefinición del kilogramo como periodista en 2018. Había viajado a París para el encargo y allí entrevisté a científicos que llevaban décadas trabajando en el proyecto como parte de la Oficina Internacional de Pesos y Medidas, la organización que supervisa el sistema métrico. Explicaron que, desde el siglo XVIII, el kilogramo se definía como el peso de un trozo de metal concreto: un artefacto físico real, guardado bajo llave en una cámara subterránea en Francia. Todos los pesos del mundo (incluso los no métricos) podían remontarse a este único patrón, el kilogramo, o Le Grand K, como lo conocían sus guardianes. Sin embargo, los avances tecnológicos hicieron que el kilogramo dejara de satisfacer la demanda de precisión de la sociedad, por lo que los científicos se comprometieron a redefinir su valor utilizando las constantes fundamentales de la naturaleza, derivadas no de la materia básica sino de las propiedades cuánticas enterradas en los cimientos de la realidad. Además, ya habían realizado la misma sustitución para todas las demás unidades métricas existentes. La longitud, la temperatura, el tiempo, etc., habían sido redefinidas silenciosamente por esta conspiración internacional de la medición.

La existencia de este mundo oculto fue una revelación. Me sentí como si hubiera abierto la puerta de mi piso una mañana para salir a la superficie de un planeta extraño, rodeado de repente por árboles raros y gritos de animales desconocidos. La idea de que algo tan fundamental y común como una unidad de medida fuera capaz de cambiar era emocionante, y cuanto más aprendía, más preguntas me hacía. ¿Por qué un kilogramo es un kilogramo? ¿Por qué una pulgada es una pulgada? ¿Quién decidió primero estos valores y quién los mantiene ahora?

A medida que seguía estas migas de pan, empecé a comprender el verdadero festín intelectual que es la medición, el banquete de maravillas históricas, científicas y sociológicas. Las raíces de la medición están entrelazadas con las de la civilización, y se remontan a los antiguos egipcios y babilonios. Fueron estas sociedades las primeras que aprendieron a aplicar unidades consistentes en la construcción, el comercio y la astronomía, construyendo altísimos monumentos a dioses y reyes, y cartografiando las estrellas con su recién descubierto poder. A medida que se desarrollaron las unidades de medida, se convirtieron en una herramienta de autoridad, reclamada como prerrogativa de los poderosos, que utilizaron la medición para organizar el mundo a su gusto. Del mismo modo, la ciencia de la creación de mediciones precisas -la metrología- está ligada a algunos de los mayores avances en nuestra comprensión del mundo natural, y ha contribuido a redefinir nuestro lugar en el cosmos muchas veces. Además, la medición es un espejo de la propia sociedad; es una forma de atención que revela lo que valoramos en el mundo. Medir es elegir; centrar la atención en un solo atributo y excluir todos los demás. La propia palabra “precisión” viene del latín praecisio, que significa “cortar”, y así, examinando cómo y dónde se aplica la medición, podemos investigar nuestros propios impulsos y deseos.

En la actualidad, el mundo que nos rodea es el producto de innumerables actos de medición, cuya presencia se hace invisible por su ubicuidad. Tanto si se leen estas palabras en la página como en una pantalla, su forma acabada es el producto de un cuidadoso pesaje y recuento. La pulpa que forma el papel se fabricó con una mezcla química finamente calibrada para separar las células fibrosas de la madera sin destruir su estructura. Las hojas resultantes se hacían pasar por gigantescos rodillos metálicos de una precisión asombrosa y se apretaban hasta conseguir el grosor uniforme que ahora se siente entre los dedos. Se cortaban y encuadernaban a un tamaño conocido, antes de ser empaquetadas, pesadas y enviadas a todo el mundo. Incluso el tipo de letra utilizado para representar estas palabras es el producto de una cuidadosa medición; cada serif se poda, los espacios entre cada par de letras se equilibran. Y si está leyendo esto en formato digital, esta cadena de medidas es aún más compleja, empezando por la ingeniería a escala atómica de los chips de silicio y la alquimia cuidadosamente equilibrada de la batería de su dispositivo. Independientemente de si pensamos en ello o no, la medición está presente en todo el mundo; un principio de ordenación que afecta no sólo a lo que vemos y tocamos, sino también a las directrices, a menudo intangibles, de la sociedad, desde los relojes y calendarios hasta las recompensas y castigos del trabajo.

La medición no es una característica intrínseca del mundo, sino una práctica inventada e impuesta por la humanidad. Las primeras evidencias de lo que podríamos describir como medición vienen en forma de huesos de animales tallados con muescas. Estas reliquias metrológicas incluyen el Hueso de Ishango, un peroné de babuino de entre 18.000 y 20.000 años de antigüedad, y el Hueso de Lobo, aún más antiguo, con unos 33.000 años de edad. La lectura de su significado es como cualquier augurio, indefinida e intuitiva, pero los arqueólogos creen que el orden de las marcas en estos huesos podría convertirlos en palo de cómputo: las primeras herramientas de medición formales.

(…)

Hay indicios de que nuestra capacidad para procesar los números de esta manera forma parte de un compromiso cognitivo más amplio realizado hace mucho tiempo en nuestro pasado evolutivo. Las pruebas provienen de nuestro pariente genético más cercano, el chimpancé, que muestra una notable facilidad para ciertos tipos de tareas numéricas. Con el entrenamiento adecuado, un chimpancé puede ver los números del 1 al 10 en una pantalla durante sólo una fracción de segundo antes de pulsar los dígitos ahora ocultos en el orden correcto, haciéndolo mucho más rápido y con más precisión que los humanos. De hecho, los chimpancés pueden completar esta tarea incluso si los números sólo aparecen durante 210 milisegundos. Esto es menos tiempo del que tardaría su ojo en desplazarse por la pantalla, lo que sugiere que la habilidad a la que se recurre no es la comprensión de los números tal y como la entendemos, sino la memoria eidética: la capacidad de retener información visual compleja tras una breve exposición. Es una capacidad fantástica, del tipo que podríamos asociar a los sabios, pero tiene sus propias limitaciones. Los mismos chimpancés que pueden realizar estas hazañas son incapaces de replicar otras habilidades numéricas básicas, como emparejar grupos de elementos mayores de cuatro o cinco con el número correcto, incluso después de años de entrenamiento.

Los investigadores que están detrás de este trabajo sostienen la teoría de que algún ancestro común de los chimpancés y los humanos poseía una memoria eidética, que habría sido justo lo necesario para identificar las amenazas en un entorno selvático. En un abrir y cerrar de ojos podía captar una maraña de hojas, lianas, raíces, cortezas, flores, frutos y dientes, identificando a un posible depredador y dando la alarma. En algún momento, sin embargo, las fuerzas evolutivas empujaron a un grupo de nuestros antepasados a cambiar su memoria potenciada por otras aptitudes cognitivas, incluyendo, creemos, la capacidad de procesar el lenguaje; de socializar y aprender unos de otros. Estas fueron las herramientas cognitivas que permitieron que la medición floreciera, ayudando a construir los sistemas que ahora sostienen gran parte de la vida moderna.

(…)

(…) habitualmente recurrimos a la medición para solucionar los mayores problemas de la sociedad, ya sea en la sanidad, la educación o la policía, así que ¿por qué habría de sorprendernos que también sea capaz de amenazar nuestra felicidad? Esta es, en mi opinión, la verdadera belleza del tema: su profundidad se esconde tras la superficie. Si se retira esa fina capa de familiaridad, la medición es cualquier cosa menos banal. Es una fuerza compleja y turbulenta que ha dado forma a la historia; ha sido un tutor de la humanidad y también un señor. A lo largo del tiempo, ha sido la preocupación de dioses y reyes, y una inspiración para filósofos y científicos. Es un arte infantil, que se practica con un lápiz y una regla, pero también el medio por el que se han orquestado algunos de los mayores logros de la humanidad. En definitiva, la medición ha dejado su huella en todos nosotros”.

©  Allen & Unwin / James Vincent / Guardian News & Media Ltd 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.