La Gran Divergencia: China-Europa

Los amantes de la historia económica -pero no solamente- saben que, entre los asuntos de mayores atractivo y discusión, se encuentra recurrentemente el de la llamada Gran Divergencia entre Europa y China.  Ello se debe en buena medida, y sobra decirlo, a la aparición en 2000 del famoso volumen de Kenneth Pomeranz titulado precisamente The Great Divergence, obra que ha sido revisitada y revisada de continuo.  A este propósito valga como ejemplo un reciente trabajo del historiador económico François Gipouloux, titulado Commerce, argent, pouvoir. L’impossible avènement d’un capitalisme en Chine, XVIe-XIXe Siècle (CNRS).

El libro se inicia con una introducción que aborda el asunto de la historia económica comparada y la trayectoria de las instituciones económicas:

“Dondequiera y cuandoquiera que operen, los comerciantes se enfrentan a problemas similares: ¿Cómo conseguir dinero? ¿Cómo conocer los precios relativos? ¿Cómo asegurar una carga? ¿Cómo repartir los beneficios en proporción a la inversión realizada? No hace falta un sinfín de datos empíricos para comprender que un comerciante que no obtiene beneficios se ve obligado, más o menos rápidamente, a declararse en quiebra, o que el crédito, como nos recuerda la etimología de la palabra, se basa en la confianza que el prestamista deposita en su deudor.

La similitud de las dificultades a las que hay que hacer frente en entornos muy diferentes no significa, sin embargo, que los negocios se lleven a cabo de la misma manera en todas partes. La heterogeneidad de las herramientas de trabajo y de los mecanismos de su aplicación hace imposible ceñirse a las traducciones comúnmente utilizadas. Lo que traducimos del italiano, el chino o el japonés como una letra de cambio, por ejemplo, no tiene el mismo contenido en Génova, Cantón o Nagasaki. Si interpretamos el término japonés kawase tegata (為替手形) como una letra de cambio, suponemos que este instrumento financiero cumple las mismas funciones en Japón que en Europa. Esto está lejos de ser cierto. El medio de pago designado como kawase tegata era utilizado por la administración del dominio (bakuhan, 幕藩) para transferir dinero de una región a otra. Por otra parte, y durante mucho tiempo, los comerciantes no se apropiaron de esta herramienta, porque no correspondía a sus necesidades o porque no tenían derecho a hacerlo.

De hecho, en este espacio de encuentro entre Europa y Asia que constituyó el Mar de la China Meridional en los siglos XVII y XVIII, las interacciones, los préstamos cruzados y la fertilización cruzada fueron numerosos en lo que respecta a las prácticas comerciales. Por tanto, nos enfrentamos a una doble exigencia: por un lado, ir lo más lejos posible en la caracterización de las diferencias entre sistemas económicos dados, que operan en áreas culturales distintas, durante períodos precisamente delimitados. Para ello, es necesario identificar las diferencias en el modus operandi y los objetivos asignados, gracias a una rigurosa contextualización de las fuentes. En segundo lugar, identificar las invariantes en la realización de las operaciones económicas mencionadas anteriormente: dondequiera que esté, un comerciante debe pedir préstamos, invertir, llevar las cuentas y gestionar los riesgos.

Este análisis se llevará a cabo sin preocupaciones normativas. Sin embargo, algunas prácticas han demostrado ser más eficaces que otras para lograr un objetivo determinado. El crédito es más eficaz en el conjunto de la economía cuando los tipos de interés son bajos; desempeña un papel limitado cuando son altos. La búsqueda del monopolio, adquirido mediante la connivencia con la administración, la corrupción, que destruye el capital, la metamorfosis del comerciante en contrabandista o incluso en pirata, según las prohibiciones promulgadas por los reglamentos, son prácticas que deben ser exploradas con el mayor detalle posible.

¿Nos permiten los datos proporcionados por los archivos administrativos o privados de la China del siglo XVII formular conclusiones sólidas sobre la formación de capital, la estructuración del mercado, la ejecución de los contratos comerciales y el nivel de los tipos de interés? Las diferencias entre la conducción de la economía en Asia y en Europa desde el siglo XVI hasta el XIX tienen su origen en la forma en que se insertan en el contexto cultural y religioso. Entonces, ¿dónde reside la fuerza y la relevancia del enfoque comparativo? Y en primer lugar, ¿qué podemos comparar legítimamente?

Pertinencia y límites del comparatismo en la historia económica

El potencial de la historia comparada radica, en primer lugar, en el reexamen crítico de los relatos convencionales de las historias nacionales. La atención se ha centrado, por ejemplo, en el cierre de Japón en el siglo XVII, aunque no fue un fenómeno único. Medidas similares -la prohibición de las actividades marítimas (haijin, 海禁)- se adoptaron en China bajo los Ming y luego, más esporádicamente, bajo los Qing. La protoglobalización que se produjo a finales del siglo XVI se basó en agentes, circuitos y emporios cuya lógica y funcionamiento desafiaba de hecho la de los Estados o imperios constituidos. La circulación de productos estaba ciertamente marcada por los ciclos: el de la plata, el del oro y el de las especias. Pero también hay que mencionar, a otros niveles, circulaciones más limitadas geográficamente: la de las innovaciones técnicas, comerciales y financieras. También hay que tener en cuenta el movimiento de personas, desde las tratadas como materia prima -esclavos- hasta el movimiento de eruditos y científicos invitados a la corte Qing.

Comparación estática

Hay que evitar tres impasses: en primer lugar, la comparación término a término, es decir, la simple identificación de similitudes o diferencias: uno se limita a identificar instituciones económicas o prácticas comerciales, similares o no (modo de movilización del capital, técnicas contables, etc.) en entornos muy diferentes. Esto es ciertamente útil. Ayuda a sacar a la luz elementos que han permanecido invisibles hasta ahora, porque están atrapados en la ganga de las historias singulares. Sin embargo, esta identificación inicial sólo nos ofrece dos instantáneas, que no nos permiten comprender ni los antecedentes ni la evolución de las instituciones o prácticas que queremos comparar.

Este comparatismo estático, que se detiene en el examen de instrumentos que parecen nominalmente -y a veces en la práctica- idénticos, equivale a pasar por alto lo esencial, que es lo que no vemos aquí: el marco jurídico subyacente a toda práctica comercial. La diferencia entre el contenido y la finalidad de estos instrumentos en la China imperial tardía y en Europa radica en la diferencia del estatus jurídico de la economía en ambas zonas. Por tanto, la comparación debe realizarse en su dimensión dinámica, para reconstruir la trayectoria de los modos de funcionamiento.

(…)

El escollo del eurocentrismo o del “asiacentrismo

En el ámbito de la historia económica, el comparatismo no es una simple yuxtaposición de análisis realizados en el marco de las historias nacionales. El enfoque comparativo tropieza aquí rápidamente con un problema formidable, el del eurocentrismo: la búsqueda en Asia de instituciones desarrolladas en Europa convierte a esta última en la referencia de facto.

En la comparación que aquí se intenta hacer a largo plazo entre las trayectorias de las instituciones económicas y las prácticas comerciales en Europa y Asia, el objetivo no es sólo identificar instituciones económicas idénticas o disímiles. Tampoco se trata de hacer de las instituciones económicas desarrolladas en Europa el punto de referencia obligatorio. Esta visión resumida de Asia como despótica y estancada ha sido criticada con razón. No basta con criticar el enfoque eurocéntrico, sino que hay que alejarse de un enfoque que toma como único criterio el éxito económico y el progreso tecnológico. Donde la crítica se vuelve menos convincente es cuando el denostado eurocentrismo es sustituido por un Asiacentrismo, que funciona como su exacta contrapartida simétrica, y según el cual no hubo expansión europea en el siglo XVI, sino una atracción ejercida por el dinamismo asiático. Asia se convierte así en el hogar de una civilización mundial cuyo refinamiento pone de manifiesto el atraso de Europa{7}. Esta concepción, muy pronunciada desde los años 90 entre ciertos historiadores japoneses y chinos, es igualmente cuestionable.

(…)

La paradoja de la historia económica es que pocos historiadores se interesan por la economía como descubrimiento de dinámicas, y que pocos economistas se interesan por la historia como proceso, es decir, como entrelazamiento de tres temporalidades, según la división establecida por Braudel entre la larga duración, que se extiende a lo largo de varios siglos, la lenta historia de los grupos humanos y, finalmente, la historia de los acontecimientos. La sedimentación institucional que encontramos en la historia económica china no es una revolución: se produce a través de cambios progresivos.

El período estudiado

El periodo estudiado aquí abarca desde mediados de la dinastía Ming (hacia 1550) hasta el colapso del imperio Qing (a principios del siglo XX), ya que es durante estos pocos siglos cuando floreció un modelo económico chino autóctono, en pleno ciclo dinástico, gracias a lo que se ha llamado una segunda revolución comercial, la primera de las cuales se produjo bajo los Song (960-1279). Sin embargo, a partir de finales del siglo XIX, la influencia extranjera en las instituciones económicas y en las prácticas empresariales resultó decisiva, y los empresarios chinos se mostraron muy eficaces a la hora de importar, asimilar y difundir en China las técnicas de gestión y contabilidad europeas, japonesas y estadounidenses.

El estudio de la economía imperial tardía también permite distinguir dos grandes periodos de fuerte interacción entre China y los países extranjeros: la mitad del siglo XVII y la mitad del siglo XIX. Para cada uno de estos periodos, habrá que considerar las escalas y los objetivos de estos intercambios para medir su impacto.

(…)

Este libro intenta combinar la historia económica y empresarial a partir del funcionamiento de los mercados, las instituciones y las prácticas empresariales, siempre que sea posible. El hilo conductor de los distintos capítulos es el estudio de tres personajes clave: el financiador, el intermediario y el empresario.

El propósito de este capítulo introductorio ha sido mostrar el estatus especial de lo económico en la China imperial tardía y su falta de autonomía respecto a lo político. Trata de mostrar la pertinencia de un enfoque comparativo que tenga en cuenta la evolución de las instituciones económicas y las prácticas empresariales dedicadas al mismo objetivo (la eficiencia económica), pero desarrolladas en entornos muy diferentes (Europa y China) y fuertemente divergentes durante el periodo estudiado (siglos XVI-XIX). Las instituciones económicas en China son más eficaces a nivel local. En el nivel superior del poder, no se plasmaron en la política económica, sino que siguieron dominados por el imperativo de la paz civil y la correcta administración del imperio.

(…)

La conclusión (capítulo 10) propone otra interpretación de la divergencia Europa/China, basada en una redefinición del capitalismo mucho más amplia que su mera reducción a la revolución industrial. Este último capítulo recuerda las razones por las que las redes mercantiles no pudieron formalizar instituciones autónomas, susceptibles de conferir a sus asuntos un alcance perenne. Vuelve a esta paradoja de la historia económica china: comerciantes ricos y acumulación de capital débil.

Comencemos por ver cómo se formó la relación entre el comerciante y el ecosistema particular que es la ciudad en la China imperial tardía”.

© CNRS EDITIONS / François Gipouloux


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.