En secreto. La pederastia entre el clero

Continuamos en Italia para abordar un asunto de plena actualidad, aunque visto históricamente. Se trata de la pederastia en el seno del clero, para lo cual nos servimos del reciente volumen titulado In segreto. Crimini sessuali e clero tra età moderna e contemporane (Mimesis), editado por Lorenzo Benadusi y Vincenzo Lagioia, con prefacio de Didier Lett.

Nos vamos a quedar con este último y sus palabras preliminares, con las que realiza un espléndido repaso bibliográfico del asunto, al que solo se le puede poner un “pero”.  El reparo, por otra parte, es habitual, pues obedece a la costumbre de obviar aquellas historiográficas que no se cuentan entre las dominantes.  Por ejemplo, es una auténtica pena que pase desapercibo (y no solo en esta ocasión) un libro tan delicioso como Per la reixeta. Sol·licitació sexual en confessió davant la Inquisició de València (1651-1819), de
Albert Toldrà i Vilardell (PUV). Cierto es que este volumen no aborda directamente el asunto de la pederastia, pero ofrece un contexto imprescindible. 

Sea como fuere, así empieza:

“La pedocriminalidad, una realidad de candente actualidad en los países occidentales, es ahora un tema de estudio por derecho propio. Pocas veces un campo de investigación se ha desarrollado tan intensamente en tan poco tiempo: la gran mayoría de los ensayos más importantes datan de los últimos cuatro o cinco años. En el ámbito de las ciencias sociales, el estudio del delito de pederastia es una necesidad urgente tras el aumento de la protección de los derechos de los niños, vinculado a la reciente reflexión de las autoridades y de la opinión pública sobre la violencia sexual ejercida contra los niños y a las repetidas revelaciones de casos de incesto en la familia y de escándalos en el seno de la Iglesia.

Al mismo tiempo, la disciplina histórica es partícipe de este movimiento de conciencias ya que el crimen en cuestión no tiene una historia invariable. De hecho, violar la integridad física y psicológica de un niño abusando sexualmente de él es una práctica que cambia con el tiempo, tanto en lo que respecta a la percepción social y cultural del acto en sí, como a la forma en que lo viven la víctima y el agresor o el tratamiento que le da el juez. En las diferentes épocas, lo que cambia con respecto a este tipo de abuso es la aceptación, la tolerancia o el rechazo del mismo. Centrado en la época moderna y contemporánea, el estudio editado por Lorenzo Benadusi y Vincenzo Lagioia, más allá de las periodizaciones, contribuye a enfocar los cambios. Las razones del nuevo interés historiográfico por el tema de la violencia contra los niños, ya sea en el ámbito laico o eclesiástico, o en el incesto consumado en el seno de la familia, deben yuxtaponerse a los profundos cambios que desde hace varias décadas envuelven a la disciplina de la historia: así, por la profundización en el estudio de la multiplicidad de situaciones y condiciones en las que vivían los niños y se consumaban los abusos,  pero también por la atención específica a las diferentes tipologías documentales, especialmente el compromiso con la excavación de las fuentes judiciales.

Pedocriminalidad, ciencias sociales e historia

Los sociólogos y psicólogos se han ocupado del delito de pederastia mucho antes que los historiadores. Cécile Sales señala: “En los casos de pederastia, la satisfacción y el placer se obtienen mediante la asunción, la dominación o/y el maltrato del niño”. El delito se percibe como una forma de perversión sexual (parafilia) y estaría determinado por varios factores: falta de autoestima, desarrollo psicológico obstaculizado o incluso bloqueado, experiencias traumáticas durante la infancia, fobia hacia otros adultos, ansiedad de castración y otros. La mayoría de los pedófilos son hombres, pertenecen a todas las clases sociales y, en la mayoría de los casos, ejercen una profesión u oficio que les pone en contacto con niños. Se trata de connotaciones en muchos aspectos intemporales que no facilitan la labor del historiador. Se considera que el pedófilo puede ser tanto el que abusa de los niños por una “elección predeterminada”, para satisfacer su propio impulso sexual, como el pedófilo, autor de una “elección consciente”. A raíz del creciente interés de los medios de comunicación y de la opinión pública, los estudios de ciencias sociales sobre el incesto en la familia y la pederastia en el seno de la Iglesia han saltado a la palestra. Se trata de estudios en los que la declinación de género está presente con mayor intensidad, por ejemplo, para analizar la invisibilidad de las mujeres (madres) que abusan de los niños y para investigar las razones de la prevalencia numérica de las víctimas femeninas.

Los ensayos históricos sobre la pedofilia son todavía escasos y se centran sobre todo en la realidad de los últimos siglos, el XIX y el XX. La lectura histórica, como ocurre con demasiada frecuencia, se limita a trazar un contraste entre un pasado inmutable, en el que los abusos sexuales a menores habrían existido siempre, y un presente con un inicio muy tardío (los años 70) y en continua evolución. En Francia, el punto de partida de los estudios es muy a menudo la introducción del concepto de “attentat à la pudeur”, que maduró durante la Revolución (1791) y se incluyó en el código penal de 1810; es una especie de preludio legal de la codificación del delito de pederastia. Sin embargo, también hay importantes investigaciones sobre periodos anteriores. Son numerosos los dedicados a la pederastia en la antigüedad, que se percibió como una práctica común y aceptada durante mucho tiempo. En este caso, los historiadores han mostrado cómo el comportamiento estaba circunscrito, ya que sólo estaba permitido dentro de una relación asimétrica (por pertenencia social y edad) entre un hombre adulto (activo) y un adolescente (pasivo). Para la época moderna existe una rica producción historiográfica. En los países anglosajones y en Italia sobre todo, importantes ensayos se centran en esta época en el surco trazado por las fuentes literarias y la documentación judicial. Para la Edad Media, cabe destacar los estudios de Erin Vanessia Abraham sobre la infancia y la sexualidad en los libros penitenciales y el reciente de Dyan Elliott que profundiza en el análisis de la literatura cristiana sobre el tema de la sodomía. Igualmente reciente es la investigación que he realizado personalmente, siguiendo la perspectiva de género, entre numerosos registros judiciales boloñeses (libri maleficiorum) de la Baja Edad Media. El interés de la colección de ensayos que aquí se presenta, al igual que la recientemente editada por Francesco Benigno y Vincenzo Lavenia, consiste en proponer un estudio de la pedocriminalidad en el seno de la Iglesia a lo largo de un amplio período de tiempo, desde el inicio de la Edad Moderna hasta el período giolitano; investigando principalmente, aunque no exclusivamente, la situación italiana.

(…)”. 

© 2022 – MIM EDIZIONI SRL


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.