Pascal Picq: La modernidad ha marginado a las mujeres. Historia de un combate antropológico

Dejamos hoy a los historiadores para ocuparnos de un muy conocido paleoantropólogo, Pascal Picq, y a su postrer volumen:  Comment la modernité ostracisa les femme. Histoire d’un combat anthropologique (Odile Jacob).

En esta ocasión no iremos a la introducción (“Cinco siglos de discriminación”), sino a las breves palabras preliminares:

“Nuestra historia, ese corto periodo de tiempo entre la prehistoria y nuestra época, describe las etapas de una lenta mejora de la condición humana. Tras una larguísima prehistoria en la que el ser humano es dominado por las fuerzas y vicisitudes de la naturaleza, la historia surge en el suelo de las agriculturas con las grandes civilizaciones de la antigüedad. Pero se derrumban, abriendo un tiempo de confusión. Finalmente, tras el paréntesis de los siglos oscuros hasta la Edad Media, asistimos a una prodigiosa aceleración impulsada por el humanismo y el progreso, que llamamos modernidad. En el transcurso de este tremendo progreso, el hombre se afirma, en palabras de René Descartes, como dueño y poseedor de la naturaleza. Así presentado, el escenario es familiar. Lo que es menos conocido es que esta gran empresa tanto de emancipación como de dominación frente a la naturaleza va acompañada de una empresa de dominación sobre las mujeres, que son esencializadas en la categoría inferior de Mujer. La modernidad, desde el Renacimiento hasta finales del siglo XX, fue, primero en Occidente y luego en el resto del mundo con su expansión comercial, religiosa y militar -en una palabra, el colonialismo-, un periodo de implantación racional de la dominación sobre las mujeres.

Incluso hoy en día, los trabajos sobre la historia de las mujeres suelen adolecer de un gran desconocimiento de la etología, la prehistoria y la antropología. Se centra en el Occidente de los últimos seis milenios y, con demasiada frecuencia, se concentra en las mujeres de las clases más acomodadas, dejando en la sombra la diversidad de la condición femenina entre las sociedades prehistóricas -un pasado no tan lejano- como entre las sociedades no agrícolas de nuestro tiempo. En el haber de las obras históricas, hay que reconocer que la investigación sobre la evolución de la mujer es reciente y aún no ha abordado suficientemente esta inmensa cuestión. Pero gracias a este trabajo, ahora es posible deshacerse de los esquemas ingenuos e ideológicos heredados de los siglos XVIII y XIX, que siguen siendo muy frecuentes en un tema tan fundamental para nuestra evolución.

Este ensayo ofrece una mirada antropológica a la evolución de la condición de la mujer desde el Renacimiento hasta nuestros días, en Occidente y en el mundo. La observación antropológica va en contra de la vulgata humanista y progresista de los discursos habituales sobre la modernidad que, si es globalmente positiva para los hombres según nuestros criterios actuales de modernidad, no lo es en absoluto para las mujeres. La pregunta es la siguiente: ¿por qué, a pesar del humanismo, a pesar de la Ilustración, a pesar del progreso, a pesar de las revoluciones sociales; por qué, a pesar de la sucesión de revoluciones industriales, científicas y técnicas, a pesar de los avances de las democracias y de los derechos civiles, las mujeres, hasta hace muy poco, fueron deliberadamente mantenidas al margen de esta evolución?

Porque aunque se han beneficiado de un cierto número de logros, las mujeres están todavía lejos de estar en igualdad de condiciones con los hombres, y siguen siendo objeto de demasiada violencia y discriminación social, económica y política en todo el mundo.

Uno tiene la impresión de encontrarse con la persistencia de una especie de fondo antropológico misógino que escapa a la razón y, lo que es peor, que la razón ha agravado después del Renacimiento. ¿Debemos ver esto como un defecto de la humanidad? Se han propuesto muchas explicaciones para explicar las razones subyacentes de esta situación. Ninguno de ellos es completamente satisfactorio. Es aún más grave porque el alcance de la coacción contra las mujeres es considerable y difícil de erradicar. Afortunadamente, hoy se escuchan cada vez más voces. Por ejemplo, se critica a los gobiernos por su incapacidad para combatir eficazmente el problema de los feminicidios. Sin duda hay mucho que hacer en este sentido, y el ejemplo de España demuestra que es posible. Curiosamente, también se verá que es entre los países más igualitarios, como los del norte de Europa, donde hay más violaciones y asesinatos de mujeres. Cuando miramos de cerca, la escala y la variedad de formas que adopta la violencia contra las mujeres es incomprensible.

No cabe duda de que existe un “problema de mujeres” en la mente de Sapiens. Aunque la interseccionalidad describe los puntos comunes de todas las formas de exclusión, sería ingenuo creer que las razones subyacentes son las mismas en todos los casos. Los temas de la mujer siempre han quedado en un segundo plano, eclipsados por otras causas más importantes: las libertades y la democracia en el siglo XVIII; el progreso, la ciencia y las revoluciones sociales en el siglo XIX; y hoy, el género y la interseccionalidad. Cada vez se les dice a las mujeres que ya les llegará su turno, que cada una de estas victorias también las beneficia, y que llegará el momento en que la causa de las mujeres como tal sea tomada en serio. Y sin embargo, no es por falta de participación en estas evoluciones y revoluciones, las mujeres suelen estar en primera línea. Invierto la propuesta: si conseguimos igualar la condición de la mujer en el mundo, las demás discriminaciones acabarán cayendo. Tome la interseccionalidad por la mano derecha.

Por el momento, como antropólogo evolutivo, debo admitir que soy impotente: no puedo explicar lo que debe llamarse un defecto de la humanidad. Los estudios antropológicos e históricos han abordado estas cuestiones muy recientemente, y con demasiada frecuencia en un contexto marcado por las ideologías dominantes de las teorías de la evolución y la historia forjadas en Occidente. La prehistoria y la antropología no son inmunes a estas limitaciones. Lo que se propone en este ensayo es una contribución antropológica a este vasto y creciente campo de estudio: una contribución que no teme ser provocativa, aunque ciertamente también está abierta a la crítica. Que sirva para alimentar el molino y el debate”.

© Éditions Odile Jacob / Pascal Picq



Citar este post
Anaclet Pons (2022, 7 octubre). Pascal Picq: La modernidad ha marginado a las mujeres. Historia de un combate antropológico. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 23 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/mz3k

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.