Auge y caída de la China Imperial

Los libros que tratan los avatares de la China son innumerables y se acrecientan cada año.  Entre los recientes, habría que empezar con las más de mil páginas que componen el primer volumen del trabajo de  un autor tan reputado como Yves ChevrierL’empire terrestre. Histoire du politique en Chine aux XXe et XXIe siècles.  Volume 1 : La démocratie naufragée (1895-1976) (Seuil), reseñado amplia y certeramente  en Le Grand Continent.

Al volumen anterior puede sumarse, pues su orientación es distinta y complementaria a un tiempo, el del profesor Yuhua WangThe Rise and Fall of Imperial China: The Social Origins of State Development (Princeton UP).

Sin olvidar otros recientes o en perspectiva que abordan aspectos más concretos. Por ejemplo: el de Alexander V. Pantsov sobre Victorious in Defeat. The Life and Times of Chiang Kai-shek:  China, 1887-1975 (Yale UP); el que Julian Gewirtz dedica a Never Turn Back. China and the Forbidden History of the 1980s (Harvard UP);  el de Susan L. Shirk sobre Overreach. How China Derailed Its Peaceful Rise (Oxford UP): el  de Emmanuel Dubois de Prisque a propósito de
La Chine et ses démons. Aux sources du sino-totalitarisme (Odile Jacob); el que Bates Gill dedica a Daring to Struggle. China’s Global Ambitions Under Xi Jinping (OUP);  el que Philip Snow anuncia sobre China and Russia.  Four Centuries of Conflict and Concord (Yale UP); el que editan Eli Friedman, Kevin Lin y Ashley Smith sobre The China Question. Toward Left Perspectives (Verso); o, por supuesto, el próximo de uno de los grandes expertos en la materia, Frank Dikötter,  sobre China After Mao. The Rise of a Superpower (Bloomsbury), volumen cuya traducción está asegurada.

Puestos a elegir, nos quedaremos con el de Yuhua Wang, cuya introducción -“No todos los caminos llevan a Roma”-  empieza así:

“El Estado es la organización más poderosa de la historia de la humanidad. Desde la formación de los primeros estados en Mesopotamia, Egipto, el Valle del Indo y el Río Amarillo, entre el 4000 y el 2000 a.C., el estado como organización ha sufrido numerosas transformaciones en su forma y fuerza. Se ha convertido en una institución sin la que no podemos vivir. ¿Por qué algunos estados permanecen intactos durante siglos, mientras que otros caen relativamente poco después de su fundación? ¿Por qué algunos son fuertes y otros débiles? ¿Por qué algunos son gobernados por un líder elegido democráticamente y otros por un autócrata? Éstas son algunas de las preguntas más antiguas que han dado lugar a generaciones de notables estudiosos.

Sin embargo, gran parte de nuestra comprensión de cómo se desarrolla el Estado como organización se basa en cómo evolucionaron los Estados en Europa. Los siglos que siguieron a la caída del Imperio Romano sentaron las bases de la trayectoria distintiva del desarrollo político de Europa.  La fragmentación política dio lugar a la competencia y los conflictos entre los Estados, creando una doble transformación.  Por un lado, el escaso poder de negociación de los gobernantes frente a las élites nacionales dio lugar a la creación de instituciones representativas, que limitaron el poder ejecutivo y permitieron al gobernante recaudar impuestos con eficacia.  Por otro lado, los frecuentes (y cada vez más costosos) conflictos interestatales favorecieron a los grandes Estados territoriales que centralizaron la burocracia y eliminaron las organizaciones nacionales rivales.

La literatura trata el modelo europeo como el punto de referencia y se pregunta por qué los estados de otras regiones no han seguido su ejemplo. Las instituciones representativas, la fiscalidad efectiva y lo que Max Weber llama “el monopolio de la violencia”  se han convertido en criterios universales para evaluar a los Estados de todo el mundo. Este paradigma de convergencia también ha influido en los responsables políticos. Muchas de las intervenciones políticas llevadas a cabo por la comunidad internacional, como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, se centran en el fortalecimiento de las capacidades fiscales y la construcción de Estados “weberianos”, con la esperanza de que los países del Sur Global se acerquen a sus homólogos europeos.

Sin embargo, durante la mayor parte de la historia de la humanidad, la mayoría de la población mundial no ha sido gobernada por un Estado de estilo europeo.  Algunos Estados no europeos han logrado una increíble durabilidad y una gobernanza eficaz siguiendo su propio enfoque.

Está claro que no todos los caminos llevan a Roma. En lugar de tratar a los Estados no europeos como casos subdesarrollados que acabarán convergiendo al modelo europeo, deberíamos tomar en serio estos modelos duraderos y alternativos de desarrollo estatal por derecho propio. La mayoría de los países en desarrollo no han creado un régimen basado en el consentimiento, sino que siguen siendo dirigidos por autócratas. Incluso después de un reñido proceso de independencia nacional, lo más probable es que un país en desarrollo no establezca un Estado-nación al estilo europeo. Aferrarse al paradigma de la convergencia está frenando la evolución en el campo del desarrollo político comparado y llevando a los responsables políticos por el mal camino. Es hora de reconocer que hay más de un modelo de desarrollo estatal y de buscar una nueva lente con la que analizar estos nuevos modelos.

1.2 ¿Por qué China?

China representa un modelo alternativo -e increíblemente duradero- de desarrollo estatal. Desde su fundación alrededor del año 200 a.C., el gobierno imperial chino se mantuvo resistente durante más de dos mil años hasta su caída a principios del siglo XX. Especialmente en el segundo milenio, parece haber surgido un equilibrio duradero. Mientras que muchos estudios han alabado los mandatos excepcionalmente largos de los gobernantes europeos gracias a la aparición de instituciones representativas, desde el año 1000 hasta el 1900 de la era cristiana los emperadores chinos permanecieron en el poder, por término medio, tanto tiempo como los reyes y reinas europeos. Con la excepción de la dinastía Yuan (1270-1368), todas las dinastías chinas del segundo milenio duraron aproximadamente trescientos años, más de lo que ha existido Estados Unidos. Sin embargo, la durabilidad no significa estabilidad: las dinastías acabaron cambiando, los gobernantes cambiaron, estallaron rebeliones e los enemigos les invadieron. Pero el pilar del gobierno imperial -una monarquía que gobierna a través de una burocracia de élite y en asociación con organizaciones basadas en el parentesco- permaneció intacto; la forma básica en que se organizaba el Estado era excepcionalmente resistente.

Mientras que los estados europeos se habían vuelto más duraderos y más capaces de alcanzar sus objetivos principales en la era moderna, el estado chino parecía haber ganado en durabilidad a costa de la fuerza del estado. Los emperadores chinos se hicieron cada vez más seguros y las dinastías perduraron más tiempo. Pero la capacidad fiscal del país disminuyó gradualmente. En el siglo XI, por ejemplo, el Estado chino (bajo la dinastía Song) gravaba más del 15% de su economía. Este porcentaje se redujo a casi el 1% en el siglo XIX (bajo la dinastía Qing).

Explorar cómo el Estado mantuvo su durabilidad a pesar de la disminución de su fuerza, y qué explica su eventual caída, ayuda a ampliar nuestra comprensión de los patrones alternativos de desarrollo estatal. Los diferentes, pero duraderos, patrones de desarrollo estatal de China exigen un nuevo enfoque que vaya más allá de la simple comprobación de las teorías generadas en Europa en un contexto no europeo, lo que ha producido resultados fructíferos, pero no un nuevo paradigma. Los beneficios intelectuales de apartarse del enfoque eurocéntrico son grandes si se enriquece nuestro repertorio de paradigmas y enfoques para el estudio del Estado.

1.3 Lo que hay que explicar

Un enigma central que motiva este libro es por qué los emperadores de corta duración solían gobernar un Estado fuerte mientras que los emperadores de larga duración gobernaban uno débil. Los estudios anteriores no han proporcionado una respuesta satisfactoria.

Una historia de origen estático ha dominado la comprensión popular del Estado chino. Empezando por Karl Marx, y popularizada por Karl Wittfogel, esta historia presenta un “Estado oriental” que se formó para controlar las inundaciones y gestionar la irrigación.  Según esta explicación, el estado chino -un monstruo despótico- ha estado atrapado en un equilibrio inferior desde su creación. Encabezado por un monarca autocrático, y demasiado centralizado y fuerte, el Estado exprimió a la sociedad durante más de dos mil años hasta su eventual colapso: estaba condenado al fracaso.

Un enfoque estático similar hace hincapié en la cultura política y la ideología. El confucianismo, que surgió durante el periodo de los Estados Combatientes (475-221 a.C.) y se institucionalizó en la dinastía Han (202 a.C.- 220 d.C.), legitimó el gobierno imperial y creó la “estructura de equilibrio ultraestable” de China durante dos milenios.  Al tratar dos mil años de historia china como un único equilibrio, este relato cultural subestima enormemente los cambios en la estructura política del país.

Por el contrario, los trabajos anteriores de los historiadores examinaban el desarrollo político de China a través de la lente de los ciclos dinásticos. La teoría de los ciclos dinásticos afirma que cada dinastía solía comenzar con líderes fuertes, pero la calidad de los emperadores subsiguientes se deterioraba gradualmente y perdía el “Mandato del Cielo”.  Los campesinos se rebelaban entonces, y la dinastía declinaba y caía, y era reemplazada por una nueva. Según este punto de vista, la historia china puede explicarse mediante la repetición de patrones recurrentes. Sin embargo, este enfoque pasa por alto características clave de estas dinastías. En el segundo milenio, por ejemplo, la duración de los gobernantes se alargó constantemente, mientras que los ingresos fiscales disminuyeron continuamente, a pesar del ascenso y la caída de las dinastías.

Los estudios recientes de las ciencias sociales sobre el desarrollo estatal de China se han centrado en el comienzo o en el final de la formación del Estado durante la era Qin (221-206 a.C.) o en el colapso del Estado durante la era Qing (1644-1911 a.C.). Los estudiosos que estudian el principio tratan la formación del estado chino como un proceso finito y completo sin examinar cómo se mantuvo el estado y cómo cambió durante los dos milenios siguientes.  Los estudiosos que investigan el final se centran en la capacidad fiscal decreciente de China sin discutir la excepcional durabilidad del sistema hasta principios del siglo XX a pesar de la debilidad fiscal, las invasiones extranjeras y las rebeliones internas.

Es hora de tener en cuenta toda la trayectoria del desarrollo estatal de China y de considerar estas tendencias aparentemente contradictorias -mayor duración del gobierno y disminución de los ingresos fiscales- no como paradojas, sino como manifestaciones interconectadas de un equilibrio político subyacente. Sólo cuando adoptamos una visión holística podemos empezar a explorar las condiciones que condujeron a la aparición, durabilidad y caída de los diferentes equilibrios políticos en el desarrollo político de China.

En este libro, explicaré el desarrollo del Estado, que defino como un proceso dinámico en el que evolucionan la fuerza y la forma del Estado. La fuerza de un Estado se refiere a su capacidad para alcanzar sus objetivos oficiales, especialmente la recaudación de ingresos y la movilización de la población.  La forma del Estado es producto de dos relaciones distintas. La primera es la que existe entre el gobernante y la élite gobernante: ¿es el gobernante el primero entre los iguales o domina a la élite gobernante? La segunda se refiere a la relación entre el Estado y la sociedad, definida como una red de grupos sociales: ¿el Estado dirige o se asocia con los grupos sociales para proporcionar servicios básicos? Mientras que la primera relación se refiere a lo que Michael Mann llama poder despótico, la segunda refleja el grado de poder infraestructural.

1.4 Mi planteamiento

Mi planteamiento general es que el hecho de que el Estado sea fuerte o débil (la fuerza del Estado) y su estructura (la forma del Estado) se derivan de la estructura de red que caracteriza las relaciones entre el Estado y la sociedad. Entre los diversos aspectos de las relaciones entre el Estado y la sociedad, hago hincapié en el terreno social de las élites: las formas en que las élites centrales conectan a los grupos sociales locales (y se vinculan entre sí).  Cuando las élites se encuentran en redes geográficamente amplias y densamente interconectadas, prefieren un Estado fuerte capaz de proteger sus intereses lejanos, y su cohesión limita el poder del gobernante. Cuando las élites se apoyan en bases locales de poder y no están estrechamente interconectadas, tratarán de vaciar el Estado central desde dentro y preferirán proporcionar orden y bienes públicos a nivel local; sus divisiones internas permitirán al gobernante enfrentar a las facciones que compiten entre sí y establecer un poder absoluto. El terreno social de las élites, por tanto, hace que el Estado cree una disyuntiva a la que el gobernante debe enfrentarse: la fuerza del Estado y la duración del gobernante son objetivos incompatibles; uno sólo puede lograrse a expensas del otro.

(…)”.

©  Princeton University Press / Yuhua Wang


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.