Willy Brandt: socialista, canciller, patriota

Volvemos al mercado alemán, al politólogo y periodista Gunter Hofmann en particular, corresponsal en jefe de ZEIT hasta 2008. Desde hace años se viene dedicando al mundo de la biografía, firmando libros sobre -esa otra Alemania de- Marion Dönhoff, Richard von Weizsäcker y Helmut Schmidt, amén de otro sobre este último y Willy Brandt.  Pues bien, ahora le toca el turno al propio Brandt, 110 años después de su nacimiento y treinta tras su fallecimiento: Willy Brandt:  Sozialist, Kanzler, Patriot (C.H. Beck).

Y así empieza:

 

Cuando se empezó a escribir este libro, no se pensaba en tropas rusas invadiendo Ucrania ni en una guerra imperialista para recuperar el acervo de la época soviética. Parecía haber llegado el momento de historiar la Ostpolitik de los años setenta. Esto también se aplicaba sin reservas al hombre que la había iniciado y obtenido mayorías a su favor. Durante décadas, hubo división de opiniones sobre Willy Brandt. No es exagerado decir que su imagen de “otro alemán” ha quedado grabada en todo el mundo desde que se arrodilló en Varsovia en 1970. Tuvo un efecto duradero. Como regla general, ya no se acusa a la república de intenciones revisionistas secretas y si lo hacen, como en Varsovia, entonces es más por motivos de política interna, y se desvanece.

De repente, vuelve a debatirse cuál es exactamente el legado de Brandt; algunos críticos llegan a declarar que esta política fue el inicio del “ingenuo” acercamiento a la (entonces) Unión Soviética que prácticamente animó a Vladimir Putin a lanzar su campaña. Por tanto, la Ostpolitik ya era apaciguamiento. Cómo se parecen las objeciones de hoy a las de principios de los setenta, llenas de indignación por la falta de espíritu combativo y la cobardía, por la mentalidad pacifista de posguerra! En el FAZ, Jürgen Habermas fue identificado como el portavoz intelectual que siempre había llevado a la República Federal por caminos equivocados con argumentos histórico-morales; en el conflicto sobre el “rearme”, Willy Brandt, con sus ilusiones de política de distensión, se había impuesto finalmente al realista Helmut Schmidt.  Der Spiegel, que en su día fue uno de los vehementes partidarios de la Ostpolitik de Brandt, describió la historia de la República Federal como un “viaje a Marte”. Desde el cambio de poder en septiembre de 1969 y el inicio de la política de distensión, los alemanes sueñan con la paz eterna, un sueño que se ha perpetuado hasta nuestros días, con Willy Brandt convertido en el “héroe romántico de esta era posheroica “.

No se trata aquí de trazar la política de Alemania hacia Rusia desde 1970. Se trata más bien de reflexionar sobre lo que guió a Willy Brandt durante su cancillería y después, pero también sobre lo que él habría considerado y defendido como su legado.

Incluso en el agrio debate de principios de la década de 1970, los Tratados del Este se compararon con “Rapallo”, el tratado de 1922 entre la República de Weimar y la Rusia soviética, o con el Acuerdo de Múnich de 1938, la decisión de Chamberlain de complacer a Hitler en el conflicto por Checoslovaquia para evitar, después de todo, una gran guerra. Hoy suena parecido, y las opiniones vuelven a estar divididas sobre Brandt. La pregunta de qué habría dicho Brandt suena extrañamente actual treinta años después de su muerte. ¿Qué habría dicho sobre la invasión de Ucrania el 24 de febrero de 2022? ¿Y qué hay del hecho de que Estados Unidos, que tanto significaba para él, eligiera como presidente a Donald Trump, incompatible con la democracia? ¿Seguiría aferrado al sueño de su juventud, los Estados Unidos de Europa, de los que habló por primera vez en 1940? ¿Qué debemos hacer con los conservadores nacionalistas  de Polonia cuando denuncian a Bruselas como un “nuevo Moscú”, o con los apologistas de una “democracia antiliberal” en Budapest?

Las respuestas a estas preguntas pueden ser muy diferentes, dependiendo de quién tenga en mente qué Brandt. Aquí, hay que reconocerlo, estamos hablando de “mi Brandt”. Cómo lo viví como periodista y cómo se ve desde la perspectiva actual. En cualquier caso, desde mi punto de vista, tras su regreso del exilio en Noruega, se convirtió muy pronto en una de las voces que se oían en la joven república, una nación a medias que aún buscaba su identidad. Es innegable que sigue siendo una voz con autoridad. Se le vea como se le vea, las respuestas que buscó y dio, la autoridad que ganó, se derivaron de su vida, por la que, sin embargo, también fue a menudo perseguido con resentimiento. Me interesa especialmente este rastro.

(…)

El hombre que tanto polarizó hace tiempo que conquistó su lugar en la historia de la República. Si el resentimiento sigue latente hasta hoy, es porque él era una excepción a la regla, porque era un alemán minoritario que quería conquistar mayorías para la política de una “otra Alemania”. Este mensaje en una botella, que trata de la autoimagen de la República, es de lo que hablamos hoy cuando hablamos de Brandt.

Han pasado treinta años desde su funeral de Estado. El 17 de octubre de 1992 fue enterrado en el cementerio Waldfriedhof Zehlendorf, en Berlín, justo al lado de Ernst Reuter. Sólo su nombre, “Willy Brandt”, está grabado en la roca de granito”.

© Verlag C.H.Beck oHG / Gunter Hofmann


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.