Rachel Chrastil: La guerra franco-prusiana y la creación de la Europa moderna

No hemos necesitado efeméride alguna para que la profesora  Rachel Chrastil, rectora de la Xavier University, mostrara una vez más sus conocimientos en Bismarck’s War. The Franco-Prussian War and the Making of Modern Europe (Allen lane).

Y así empieza:

“La guerra franco-prusiana transformó para siempre los destinos de los europeos. Fue la mayor guerra de Europa entre Waterloo y la Gran Guerra. Participaron unos dos millones de soldados y murieron más de 180.000. En este conflicto, Alemania se unificó y Francia sentó las bases de una república duradera. Representó el fin decisivo del dominio francés en el continente y el ascenso de Alemania, en una de las derrotas más dramáticas y unilaterales de cualquier ejército europeo moderno.

En julio de 1870, Francia declaró la guerra a Prusia, y pronto se enfrentó a un conflicto tanto con la Confederación del Norte de Alemania que dominaba Prusia como con los estados del sur de Alemania de Baviera, Baden y Württemberg. Francia entró en la guerra como imperio, encabezada por Napoleón III. Tras una serie de sangrientas derrotas, que culminaron en Sedán a principios de septiembre, Napoleón III fue derrocado en favor de un gobierno provisional, nominalmente republicano, conocido como Gobierno de Defensa Nacional. Aunque los republicanos intentaron continuar la guerra, utilizando voluntarios para reemplazar al ejército regular destruido y capturado, no tuvieron más éxito que el Imperio. No obstante, las fuerzas alemanas se vieron arrastradas a un conflicto de seis meses que se extendió por casi un tercio del territorio francés. En enero de 1871, se declaró el Imperio Alemán unido bajo Guillermo I y, poco después, el gobierno francés aceptó finalmente un armisticio.

No fue una guerra de ángeles. Se caracterizó por el tribalismo nacionalista, un liderazgo deficiente, penurias físicas innecesarias y espirales de violencia que se desarrollaron a lo largo de todo el conflicto. Hombres movilizados y sus familias arriesgaron sus vidas y sus almas éticas en aras de este dudoso conflicto. Y esto es lo fascinante de la guerra: sin claridad moral sobre la justicia de su causa, los individuos y la gente del pueblo tuvieron que navegar por un paisaje bélico desconocido. La mayoría intentaba simplemente sobrevivir, mientras que muchos se esforzaban por hacer algo mejor que la realidad que la guerra les presentaba.

Hemos olvidado en gran medida esta guerra crucial debido a las décadas de distancia que nos separan, las posteriores guerras mundiales y la creación de la Unión Europea, que descansa en la relación pragmática entre Francia y Alemania. Ni Francia ni Alemania incluyen ahora este conflicto entre sus historias nacionales favoritas.

Sin embargo, la guerra franco-prusiana desempeña un papel fundamental en las guerras mundiales del siglo XX. La guerra de 1870, con su guerra mecanizada a gran escala que arrastró a la población civil a un conflicto nacionalista, anticipó las motivaciones, los supuestos y los fundamentos emocionales de los conflictos posteriores. La línea que va de Sedán al Frente Occidental nunca fue un camino predeterminado, y aún menos completos son los vínculos entre 1870 y Vichy y el nacionalsocialismo, pero la guerra franco-prusiana constituye un puente entre las guerras napoleónicas y las dos guerras mundiales. Estableció el desalentador desafío de cómo enfrentarse a un armamento defensivo superior, incluidos los rifles de largo alcance, los cañones y las primeras ametralladoras. Fue tanto una era de comunicación global a través del telégrafo como una en la que las órdenes se gritaban a caballo. Los ejércitos se desplazaban en tren y, sin embargo, podían perderse por el reconocimiento del enemigo simplemente desplazándose más allá del horizonte. La guerra franco-prusiana también contenía prácticas novedosas. Fue el primer conflicto europeo en el que una nación albergó a miles de prisioneros de guerra y en el que ambas partes firmaron la Convención de Ginebra y permitieron a las organizaciones de voluntarios de la Cruz Roja atender a los soldados enfermos y heridos. La guerra también supuso la incorporación de fuerzas coloniales que luchaban en suelo europeo y el advenimiento de los estereotipos racializados del ejército en los conflictos europeos. Además, demostró las dificultades de movilizar a una gran población de ciudadanos-soldados en un amplio territorio durante meses. La administración civil, la industria y la mano de obra quedaron desastrosamente al servicio del ejército.

La guerra franco-prusiana también abrió nuevos interrogantes sobre el papel de los civiles en las guerras occidentales. La guerra representó el triunfo del reclutamiento universal, la experiencia bélica y la invasión sobre la pretensión civil de paz y normalidad. Los ciudadanos-soldados contemplaron la realidad de matar a otros hombres y la posibilidad de ser asesinados. Los Guardias Nacionales de París ensayaron la personalidad del soldado militarizado, mientras regresaban a casa con sus familias por la noche. El uso francés de francs-tireurs, o unidades guerrilleras, reabrió la cuestión de la relación adecuada entre civiles y soldados, tanto en el campo de batalla como en calidad de ocupantes.

Además, la guerra supuso una gran expansión de los poderes del Estado y de la capacidad del gobierno para influir en las circunstancias de amplios sectores de la población. París se convirtió en la primera ciudad moderna en sufrir escasez en tiempos de guerra y bombardeos aleatorios. Los civiles alemanes que vivían en París se enfrentaron a la sospecha y la ira de los ciudadanos franceses y del gobierno francés. Al mismo tiempo, una y otra vez, individuos, ciudades y organizaciones se vieron obligados a valerse por sí mismos, a improvisar sus reacciones ante situaciones de vida o muerte para las que no había habido preparación estatal y poca orientación. Los lectores de todo el mundo devoraban ávidamente los relatos de los corresponsales sobre el terreno, alimentados por telegramas que podían llegar al otro lado del Atlántico. Los periódicos de ciudades sitiadas como París, Metz o Estrasburgo, aislados del mundo exterior, tuvieron que arreglárselas con retazos de rumores. Los ciudadanos formaron brigadas de bomberos y trataron de aliviar el sufrimiento de sus compatriotas.

En la guerra de 1870 se rehicieron las relaciones políticas, grandes y pequeñas, mediante acciones violentas y acciones altamente simbólicas. Se hicieron y deshicieron fortunas políticas. Los Estados alemanes se unieron, en contra de rivalidades seculares, en la realización del nacionalismo alemán como fuerza conservadora y reaccionaria. En Francia, la declaración de guerra representó un momento de unidad nacional. Poco después, el Segundo Imperio de Napoleón III se vino abajo. Las fisuras de la izquierda francesa se hicieron más profundas, mientras que los marcadores de estatus social se aplanaron y volvieron a formarse bajo las tensiones de la invasión. Para muchos, la guerra demostró la continuación del campesino reaccionario contra el revolucionario urbano. Para Karl Marx, el sitio de París y la Comuna que le siguió fueron el verdadero presagio del socialismo. Para Giuseppe Garibaldi, la guerra enfrentó a la República Universal con las fuerzas del monarquismo y el clericalismo. Para el Papa Pío IX, la guerra significaba la destrucción del poder temporal de la Iglesia Católica.

Por último, el conflicto entre Francia y los Estados alemanes fue una guerra de emociones, de principio a fin. El estoicismo no tuvo cabida en la guerra franco-prusiana, excepto quizá para el mariscal de campo prusiano Helmuth von Moltke. Los recuerdos de la guerra están repletos de lágrimas, arrebatos de ira, orgullo herido, ostentación oratoria, sufrimiento lastimoso, cargas quijotescas y la entrega literal de laureles. Toda esta emoción sustentaba un conflicto en el que los bombardeos impersonales, los fusiles de largo alcance y las ametralladoras devastadoras amenazaban con deshumanizar a civiles y soldados de todos los bandos”.

©  Penguin Books Ltd. / Rachel Chrastil


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.