Peter Longerich: 1943, el discurso de Goebbels y la “guerra total”

Volvemos nuevamente a Peter Longerich, que sigue sumando volúmenes a su producción. En este caso se trata de Die Sportpalast-Rede 1943 – Goebbels und der »totale Krieg« (Siedler), cuya introducción dice:

El discurso pronunciado por el ministro de Propaganda Joseph Goebbels el 18 de febrero de 1943 en el Sportpalast de Berlín se considera generalmente una de las hazañas retóricas más escalofriantes pero también más eficaces del siglo XX, un ejemplo especialmente pérfido de la propaganda nazi. Fue una “obra maestra retórica”, un “golpe” exitoso, la “guerra total” había prolongado la existencia del Tercer Reich durante muchos meses, se dijo en 2013 en un comentario típico de la valoración de la labor propagandística en el periódico Die Welt, y Rafael Seligmann calificó el discurso como “probablemente el espectáculo de sugestión política más impresionante de la historia mundial”, tras el cual recorrió Alemania una “sacudida psicológica que tuvo considerables consecuencias materiales y políticas”.  Una y otra vez, los documentales sobre el “Tercer Reich” utilizan las históricas imágenes del noticiario con la infame pregunta sobre la “guerra total” y la consiguiente aprobación ensordecedora de un público aparentemente sin sentido. No pocos libros de texto imprimen el texto de las diez preguntas en que culminó el discurso y piden que se analice el contenido y los recursos oratorios del pasaje.

Tres aspectos en particular son probablemente responsables en parte de que el acontecimiento del Sportpalast esté tan presente en la memoria colectiva incluso pasados ochenta años.

En primer lugar, se considera un ejemplo paradigmático de la propaganda nacionalsocialista: un perfecto acontecimiento de masas escenificado en un lugar altamente simbólico, que fue retransmitido a todo el mundo con el mayor esfuerzo mediático en prensa, radio y noticiarios.

En segundo lugar, el discurso se utiliza a menudo como una pérfida obra maestra del propagandista jefe nazi Joseph Goebbels, que caracteriza sus métodos de trabajo de forma especialmente drástica: en consecuencia, es precisamente este ejemplo el que muestra cómo el demagogo altamente inteligente, frío como el hielo e ilimitadamente fanático desplegaba todas sus habilidades con una habilidad casi diabólica. El discurso aparece así como la forma extrema de la ya casi proverbial “propaganda de Goebbels”, que sigue siendo sinónimo de una red de mentiras descaradamente ideada e incendiaria: la acusación de tergiversar la verdad “como Goebbels” es hoy en día, no sólo en Alemania, una grave acusación, el arma definitiva en el arsenal de la polémica política, por así decirlo.

En tercer lugar, el discurso se considera un excelente ejemplo de “sugestión de masas”, de la manipulabilidad y seducibilidad casi ilimitadas de un público engañado y expuesto indefenso al bombardeo de la propaganda. Una multitud enardecida exige la guerra “total”, la quiere “aún más total” y sigue de buen grado al orador que declara que “lo más total” es “lo suficientemente total hoy”; la masa fanática parece dispuesta a arrojarse por el precipicio como los legendarios lemmings. En este sentido, el acontecimiento del 18 de febrero de 1943 sigue ejerciendo hoy una fascinación peculiar, ya que parece confirmar en particular la tesis de que la población alemana de la época estaba casi a merced de la manipulación del aparato de propaganda – como “teoría de la seducción” una explicación supuestamente plausible de por qué los alemanes apoyaban al régimen a pesar de todas sus atrocidades y crímenes-. Así pues, el acontecimiento parece ofrecer un ejemplo histórico excepcional de la opinión de que quien tiene el control total de los medios de comunicación en el mundo moderno también puede controlar a voluntad las mentes de la inmensa mayoría.

Con la fórmula de la “guerra total”, que tanto protagonismo tuvo en el mitin del Palacio de Deportes, Goebbels retomó un término que en la Alemania de la segunda mitad de la década de 1930 se consideraba la clave del éxito futuro en la guerra. El término había sido propagado principalmente por la entonces muy apreciada publicación de 1935 del mismo nombre del antiguo Intendente General de la Primera Guerra Mundial Erich Ludendorff, que dio lugar a otras numerosas publicaciones y convirtió la frase en un eslogan muy extendido. [Ludendorff aglutinó dos corrientes de pensamiento: Por un lado, numerosos autores habían llegado ya en los años veinte, al evaluar las experiencias de la Primera Guerra Mundial, a la conclusión de que una “guerra del futuro” sólo podría librarse con éxito con la consecuente subordinación de todos los ámbitos de la vida a las exigencias de la guerra. Esto significaba, en particular, la conversión de toda la producción en una economía de guerra efectiva, el control total del uso de la mano de obra, la realización de una guerra de propaganda interna y externa, y la creación de un “frente interno” absolutamente cerrado. Estos objetivos podrían alcanzarse idealmente mediante una transformación radical del Estado y la sociedad en el sentido de una “Wehrgemeinschaft” y el correspondiente trabajo educativo intensivo ya en tiempos de paz.

El propio Ludendorff, que hizo suyas estas ideas, era de la opinión de que la “cuestión del abastecimiento del pueblo y de la Wehrmacht” podía resolverse ciertamente con “medidas mecánico-organizativas […]”.  Sin embargo, el verdadero y principal problema de la guerra total era el establecimiento de la “unidad espiritual” del pueblo, por supuesto sobre la base de la “herencia racial” común, así como el establecimiento de un fuerte liderazgo político interno por parte de un “comandante de campo”, que debía llevar la política al servicio de la guerra ya en tiempos de paz.  Esto dio al eslogan de la “guerra total” acuñado por Ludendorff una dimensión fuertemente irracional en la tradición del pensamiento völkisch: se asociaba con un gigantesco esfuerzo de fuerza procedente de las profundidades del pueblo, una revuelta nacional en plena confianza en las capacidades extraordinarias de un líder determinado por el destino.

Los elementos esenciales de este concepto, cargado de esta manera, se encuentran en el discurso de Goebbels: además de las medidas organizativas concretas para la utilización completa de la economía y la sociedad para la futura guerra, son sobre todo la apelación a la unidad y la unión del pueblo y la invocación a la lealtad incondicional al “Führer”, mezcladas, como en el discurso de Ludendorff, con una polémica llena de odio contra los supuestos enemigos de la unidad del pueblo y del liderazgo: los judíos. Así pues, en su discurso, Goebbels no recurrió a un concepto elaborado, sino a un concepto ampliamente utilizado, pero igualmente iridiscente y de múltiples capas, que contenía tanto una dimensión organizativa-técnica como una dimensión völkisch-irracional.

Si se toma todo en su conjunto, el acontecimiento, su creador, el extraordinario efecto que se le atribuye y el concepto clave que se propaga poseen un potencial considerable para la creación de mitos. Por el contrario, la investigación histórica  ha desmitificado durante algún tiempo los antecedentes y las circunstancias de este acontecimiento y lo ha situado en el contexto de una lucha interna por el poder dentro del sistema nazi, un sistema que se encontró en su mayor crisis hasta la fecha en febrero de 1943. Este es precisamente el tema principal de este libro: la prehistoria política y los efectos del acontecimiento. Se presentarán de forma puntual en un capítulo cada uno. Estos dos capítulos estarán enmarcados por otro que contiene el texto propiamente dicho del discurso y lo abre con la ayuda de un comentario detallado”.

©  Siedler Verlag, München – Penguin Random House  / Peter Longerich



Citar este post
Anaclet Pons (2023, 1 marzo). Peter Longerich: 1943, el discurso de Goebbels y la “guerra total” C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 29 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/mz5m

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.