Wolfgang Schieder: Hitler, el dictador fascista

¿Creía usted que se había escrito todo sobre Adolf Hitler ? Sobre él, sus amantes, amigos y cercanos, manías, costumbres y decisiones..,.?  Pues estaba equivocado, como bien demuestra Wolfgang Schieder, gran especialista en el nacionalsocialismo alemán y el fascismo italiano, adoptando un nuevo enfoque sobre el enigma de Hitler y mostrando que algunas de las decisiones pueden verse bajo una luz diferente. Todo ello y algo más en las poco menos de trescientas páginas de  Ein faschistischer Diktator. Adolf Hitler – Biografie (Wbg Theiss).

He aquí parte de su prólogo:

“A modo de introducción: problemas de una biografía de Adolf Hitler.

Se han escrito muchas biografías sobre Adolf Hitler, y probablemente seguirá siendo así. Sigue siendo demasiado desconcertante que un hombre intelectualmente mediocre, que no había terminado la escuela y que había suspendido dos veces el examen de acceso a una escuela de arte, pudiera experimentar tal ascenso político. ¿Cómo fue posible que él, un extranjero en Alemania sin antecedentes familiares o institucionales influyentes y sin conexiones políticas, pudiera hacerse con el único liderazgo político del país y llevar a millones de personas a la destrucción de una república democrática y al establecimiento de una dictadura fascista? ¿Tuvo éxito gracias a una ideología que atraía a las masas, o su fuerza residía más en traducir sus ideas en políticas prácticas? ¿O sólo triunfó porque otros creyeron que podían utilizarle para sus fines políticos pero se vieron superados por él? Y por último: ¿se debió a que los alemanes, que llegaron tarde a la democracia en comparación con gran parte de Europa, se despidieron precipitadamente de ella de nuevo?

Todas estas preguntas no pueden responderse sólo con una biografía de Hitler, pero desde luego no sin ella. La historia alemana del siglo XX no puede entenderse sin Hitler, al menos no en sus bajos fondos. Por tanto, toda biografía de Hitler contribuye no sólo a una mejor comprensión de la vida de Hitler, sino de la historia de Alemania en el siglo XX en su conjunto. Esto no significa que esta trayectoria vital tenga que ser recorrida en todos sus detalles, aunque durante mucho tiempo rara vez se hiciera en biografías académicamente sofisticadas como las de Alan Bullock y Joachim C. Fest.  Sólo desde el cambio del siglo XXI han aparecido las grandes biografías de Ian Kershaw, Peter Longerich, Wolfram Pyta y Volker Ullrich, con las que el autor se siente comprometido. Sin embargo, las interpretaciones de la biografía de Hitler orientadas a los problemas, como las presentadas por Sebastian Haffner, Hans-Ulrich Thamer o Thomas Sandkühler, también van más allá. Al igual que estas biografías escritas de forma analítica, la presente también se centrará especialmente en determinados problemas de la vida de Hitler e intentará darles respuesta.

Por ejemplo, una de las cuestiones centrales de las biografías de Hitler ha sido siempre si la política de Hitler seguía un “programa” fijo y en qué medida. En los primeros relatos, esto se negaba rotundamente y la política de Hitler se consideraba puramente oportunista, cuando no nihilista.  Hay que admitir que estas interpretaciones seguían basándose en un conocimiento insuficiente de las fuentes. Desde el descubrimiento del llamado Segundo Libro de Hitler  y la apertura de numerosas fuentes de su vida temprana, por otra parte, ha prevalecido la opinión de que procedió de acuerdo con un “programa” político desde el momento en que entró en política. A menudo se olvida que las declaraciones autobiográficas de Hitler, empezando por Mein Kampf, son más o menos declaraciones que fueron deliberadamente escritas por Hitler de tal manera que básicamente ocultaban más de lo que pretendían decir sobre él. Esto ya es evidente por el hecho de que no hay ninguna información del propio Hitler sobre acontecimientos importantes de su vida, mientras que otros son tergiversados deliberadamente. Por supuesto, esto no significa que Mein Kampf no pueda utilizarse de forma crítica, sobre todo cuando apenas existen otras fuentes autobiográficas suyas.

Incluso si se tiene en cuenta que Hitler no valoraba la “precisión conceptual”, no cabe duda de que rechazaba la noción de “programa” para su pensamiento político.  El término tenía para él connotaciones negativas debido a los programas de los partidos democráticos. El término tenía para él connotaciones negativas debido a los programas de partido de los partidos democráticos. Hacía comentarios sardónicos sobre el hecho de que éstos se modificaran constantemente, ya que a sus ojos esto significaba que nunca podrían adquirir ninguna validez vinculante. Para su programa político, adoptó el término “Weltanschauung”. En lugar de “Weltanschauung”, también hablaba de “Weltauffassung”, “politischer Glaube”, “Politisches Glaubensbekenntnis” o de “Parteigrundsätze”. Quería expresar que su “Weltanschauung”, a diferencia de los “programas” democráticos, tenía una especie de carácter eterno. Por supuesto, no es necesario que le creamos. Lo que quería conseguir con esta afirmación era un poder de disposición personal en cuestiones ideológicas.

Por tanto, esta biografía no parte de la base de que Hitler siguiera una ideología política global. No se le puede comparar con Lenin o incluso con Stalin, quienes, guiados por la filosofía de la historia de Karl Marx, siguieron una ideología sistemáticamente explicada en sus acciones políticas. En cierto sentido, con él fue al revés: independientemente de todas las determinaciones ideológicas, la aplicación de ciertos principios en la práctica política siempre estuvo en primer plano. Lo que le importaba no era sólo el contenido, sino más bien el “alcance organizativo de una visión del mundo”. Sólo “en la forma limitada y, por tanto, resumida de una organización política” podía “una visión del mundo luchar y vencer”. Una “visión del mundo” política como ideología abstracta le era ajena; siempre la veía simultáneamente en conexión con la práctica política. No es casualidad que el primer capítulo del segundo volumen de Mein Kampf se titulase “Weltanschauung und Partei” (Visión del mundo y partido).

Su garante ideológico para ello fue Benito Mussolini, el fundador del fascismo italiano, cuya “Marcha sobre Roma” del 28 de octubre de 1922 describió repetidamente como un “punto de inflexión en la historia”.  Mussolini se sentía ante todo un hombre de acción, la ideología era sólo secundaria para él. Esto no puede decirse tan claramente de Hitler, pero es cierto que, como se demostrará, era muy capaz de subordinar sus puntos de vista ideológicos a la acción política real cuando le parecía oportuno. No debe hablarse aquí de mera táctica o de ocultación deliberada, pues para Hitler las decisiones políticas tomadas a corto plazo no eran contradictorias con las visiones ideológicas de futuro a largo plazo.

Por ello, hay que partir de las siguientes consideraciones:

En primer lugar, hay que señalar que Hitler no sólo era un ideólogo dogmático, sino en muchos aspectos un político bastante pragmático. (…)

El régimen dictatorial políticamente peculiar que impuso más o menos por la fuerza bajo el sello de la “Gleichschaltung” tras llegar al poder puede calificarse en segundo lugar de “fascista”.  Hitler tomó como modelo el sistema político inventado por Benito Mussolini en Italia. (…)

En tercer lugar, al igual que Mussolini, Hitler afirmaba que su movimiento no sólo estaba comprometido con un único medio social, sino que estaba orientado hacia la sociedad en su conjunto. Para ello utilizó el término “Volksgemeinschaft”, conocido desde hacía tiempo en el entorno völkisch (…)

En cuarto lugar, hay que destacar especialmente que la dictadura personal de Hitler estuvo orientada a la guerra desde el principio. Junto con el partido, la Wehrmacht fue desarrollada a propósito por Hitler para convertirla en el segundo pilar de su dictadura. (…)

En quinto lugar, como se demostrará, el desarrollo de su dictadura no fue obra exclusiva de Hitler. Como dictador fascista, sin duda tenía el poder exclusivo sobre las decisiones finales en todas las cuestiones políticas centrales desde el momento en que llegó al poder. Sin embargo, la puesta en práctica de su dictadura personal sólo fue posible porque con Goering, Goebbels, Himmler, Hess, Bormann, Ribbentrop y algunos cómplices más, fue capaz de reunir a su alrededor a un clan completamente devoto de seguidores cercanos que “trabajaban” para él por iniciativa propia. (…)

En sexto lugar, reviste especial importancia el hecho de que gran parte de las élites conservadoras y nacional-liberales de la política, la economía, la ciencia y la cultura se adaptaran al sistema fascista del Estado del Führer con una rapidez asombrosa. Por lo tanto, al presentar la biografía de Hitler, hay que partir de la base de que el “Tercer Reich” se convirtió en una sociedad de obediencia anticipada. (…)

La séptima cuestión es si Hitler no se vio ayudado por una serie de afortunadas coincidencias a establecer una dictadura fascista en poco tiempo después de llegar al poder. Ya fue una feliz coincidencia para él que no él, sino su compañero de armas Scheubner-Richter, al que se había unido, recibiera un disparo mortal frente a la Feldherrnhalle de Múnich el 9 de noviembre de 1923. (…)

El hecho de que explotara resueltamente una serie de coincidencias políticas tras su llegada al poder le permitió, como se demostrará, acelerar la expansión de su régimen dictatorial. (…)

Por supuesto, esto no quiere decir que Hitler no hubiera tomado las medidas represivas si estos acontecimientos fortuitos no lo hubieran hecho posible. Sin embargo, las violentas reacciones de Hitler revelan que su camino hacia la dictadura no estaba planeado paso a paso, sino que se basaba en decisiones situacionales”.

© Wissenschaftliche Buchgesellschaft / Wolfgang Schieder


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.