Isaac McKean Scarborough: El violento colapso de la URSS (Tayikistán)

Isaac McKean Scarborough es un historiador especializado en la esfera postsoviética -ese Sovietistán del que habla la impagable viajera Erika Fatland- que estudia diversos aspectos del desarrollo socioeconómico en Asia Central, Rusia y Ucrania. Y de ello da buena cuenta su tesis doctoral de 2018, convertida ahora en libro: Moscow’s Heavy Shadow. The Violent Collapse of the USSR (Cornell UP). Aunque, todo sea dicho, a pesar de lo que el título sugiere, su  libro se centra en la experiencia de Tayikistán tras el violento colapso de la URSS.

Y así empieza:

“(…)

Este libro intenta comprender el proceso por el que la economía y el sistema político de la Unión Soviética se derrumbaron y la violencia que este colapso engendró desde la perspectiva de quienes lo vivieron. No puede contar la historia de toda la URSS, un territorio y una ciudadanía demasiado vastos para abarcarlos en un solo libro. En su lugar, narra la historia del colapso y la desintegración desde la perspectiva de Tayikistán, que experimentó uno de los peores casos de violencia derivados del final de la URSS. Como estudio de caso para el colapso más amplio, además, Tayikistán ofrece una perspectiva sorprendentemente apta y clara. En Moscú y gran parte de Rusia, el periodo de la perestroika y el posterior colapso han estado profundamente politizados desde su aparición. Hoy en día, como ha demostrado una creciente literatura, el colapso de la URSS es un acontecimiento cada vez más lamentado en Rusia, la “mayor catástrofe geopolítica” del siglo XX en palabras del presidente ruso, Vladimir Putin, un desastre que podría y debería haberse evitado.  Sin embargo, incluso ante tales críticas, los defensores de Gorbachov siguen convencidos de que el colapso no tuvo nada que ver con sus políticas y cambios en el sistema político y la economía soviéticos. Los historiadores occidentales también suelen dar a Gorbachov un pase casi completo, citando sus reformas como un intento fallido -aunque acertado- de cambiar la URSS a mejor. Cuando su trabajo fracasó, la URSS se desintegró y la vida se hizo insoportable para millones de personas, pero, según esta línea de razonamiento, fue culpa de los odios étnicos y el nacionalismo reprimidos durante mucho tiempo, el bagaje del estalinismo, las ineficiencias inherentes al socialismo, las fallas estructurales del sistema semiimperial de repúblicas de la URSS y el inevitable avance de la historia lejos del autoritarismo lo que, en conjunto, condujo al colapso del comunismo y a la desintegración que siguió. Es innegable que todos estos factores desempeñaron un papel importante en el colapso final de la URSS. Sin embargo, desde esta perspectiva, el periodo inmediatamente anterior al colapso -la perestroika de Gorbachov- puede perder importancia, si no desaparecer por completo, como un tiempo perdido.

Esto se debe en parte a que la historia del colapso soviético que existe hoy en día se ha escrito en gran medida desde la perspectiva de la ciudad donde se gestó (Moscú), utilizando documentos producidos por los arquitectos de la reforma (Gorbachov y los que le rodeaban) y evitando, en muchos casos, los resultados reales del programa de reformas. En consecuencia, se ha intentado eliminar la responsabilidad de los individuos, incluidos Gorbachov, sus asesores y los demás políticos soviéticos que aprovecharon el nuevo orden para enriquecerse o empoderarse, y trasladarla a las “fuerzas de la historia”, las “fuerzas centrífugas” (tsentrobezhnye sily) tan queridas en la literatura académica soviética. Desde la perspectiva de la vida en una democracia occidental, puede resultar tentador sugerir que ciertos órdenes sociales -la democracia, el capitalismo- son intrínsecamente mejores y más deseables que otros; si se exponen a un “libre mercado de ideas”, se sugiere, estas estructuras inevitablemente ganan. Desde este punto de vista, todos los ciudadanos de Estados autoritarios, incluida la URSS, se oponen intrínsecamente a los Estados en los que viven y están esperando una oportunidad para rechazarlos. Estos supuestos tienden a apoyar la narrativa del noble fracaso de la perestroika: El intento de Gorbachov de reformar los defectos estructurales de la Unión Soviética fracasó, al tiempo que proporcionaba espacio para la glasnost y la libertad de expresión. No es de extrañar, por tanto, que los ciudadanos de la URSS (y especialmente sus élites) se rebelaran ante el sabor de la libertad y se acercaran inevitablemente a los modelos occidentales. Sin embargo, la historia no se mueve a lomos de olas inexorables; la existencia humana y el orden humano no tienen una dirección hacia delante que no esté dirigida por los individuos y las acciones individuales. Independientemente de los sentimientos morales que susciten la democracia y el capitalismo, el hecho de que la antigua URSS se moviera en una dirección determinada no era inevitable, ni siquiera necesariamente deseado por todos los implicados.

A fin de cuentas, para entender exactamente qué ocurrió durante la perestroika y por qué engendró tanta destrucción es necesario analizar el contenido y las consecuencias reales de las reformas de los años ochenta. Independientemente de las luchas a largo plazo, las contradicciones y los conflictos subyacentes en la URSS, el Estado se desmoronó y colapsó en 1991, no antes ni después; es imposible entender ese colapso y sus consecuencias sin un examen detallado y escrupuloso de los años inmediatamente anteriores. Esto, a su vez, exige evitar la pantalla del discurso politizado y salir de la larga sombra proyectada por Moscú. Este libro trata de hacerlo alejándose lo más posible, hasta la periferia sur de Dushanbe, Tayikistán.

(…)

Incapaces de sacudirse el control de Moscú, los dirigentes de la RSS de Tayikistán vieron cómo su aplicación de las reformas de Gorbachov conducía a la desintegración de la plácida pero segura república que habían supervisado. La tranquilidad social fue sustituida por el desorden, los disturbios y, en última instancia, la violencia; el lento crecimiento económico fue arrinconado por el aumento de la desigualdad, la recesión y el colapso; una población considerada durante mucho tiempo servil y entre las más contentas de la URSS acabó, para sorpresa de todos, en las calles con las armas en las manos. Este punto de vista único, que muestra a los líderes republicanos aplicando reformas con las que no estaban de acuerdo y obteniendo resultados que les desagradaban, reorienta por completo la historia del colapso soviético. Aclara el contenido de las reformas de la perestroika, su aplicación práctica en la sociedad soviética y su economía, y deja al descubierto las consecuencias que provocaron. No se puede escapar de la sombra de Moscú huyendo a Dushanbe; en cambio, trasladándose a la periferia se hace posible comprender los procesos reales puestos en marcha desde Moscú en todo el gran territorio soviético.

Fundamentalmente, este libro utiliza esta perspectiva para argumentar que el colapso y la violencia de los años noventa en la antigua URSS no pueden ni deben separarse del periodo de reforma y cambio que los precedió. (…)

(…)

Este libro conecta las reformas soviéticas tardías de la perestroika con el colapso económico y social que siguió, incluyendo y hasta el estallido de la violencia masiva. Para ello se mueve entre Moscú, donde se desarrollaron las reformas y se aprobaron las leyes, y Dushanbe, donde se aplicaron las reformas y se sintieron sus consecuencias. A partir de una amplia variedad de fuentes primarias, como memorias, informes de periódicos contemporáneos, entrevistas y documentos personales, intenta ofrecer el mayor número posible de perspectivas sobre los acontecimientos de los últimos años soviéticos. Los políticos y economistas de Moscú tenían una creencia sobre la dirección que debía tomar la URSS; sus contemporáneos de Dushanbe tenían otra. Los residentes de las principales ciudades soviéticas de Rusia y Ucrania tenían opiniones firmes (generalmente negativas) sobre la situación de la URSS a mediados de los años ochenta, opiniones que contradecían sus conciudadanos de Tayikistán, muchos de los cuales estaban cada vez más satisfechos con los resultados del proyecto soviético. Este libro trata de expresar las voces de estas personas y de entrelazarlas en un relato de cambio, colapso y derrumbamiento. Pero, sobre todo, la narración se basa en los archivos que el Estado soviético y el Partido Comunista conservan en Moscú y Dushanbé. Se han escrito muchos relatos ejemplares sobre los últimos años de la Unión Soviética y los primeros de la era postsoviética basándose en memorias, entrevistas y periódicos; muy pocos han profundizado en los documentos de archivo de esa época, especialmente los de la periferia soviética en un lugar como Dushanbé. Estos documentos, en los que se basa este libro en muchos sentidos, proporcionan una nueva perspectiva tanto del intento de reconstruir la Casa de los Soviets que Gorbachov promulgó como del impacto a largo plazo que su intento engendró.

La historia que se cuenta en este libro está inevitablemente impregnada y refleja los documentos y el tiempo y el lugar sobre los que está escrito: la Unión Soviética en los últimos años de la década de 1980 y Tayikistán y Rusia en los primeros años de la década de 1990, todavía asediados por la historia de la URSS. Es un libro sobre un mundo diferente, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, que ya no existe. La URSS era realmente un lugar diferente, tanto de Occidente como de lo que Occidente imaginaba que era; la vida allí simplemente no era la misma en muchos aspectos. Al describir ese mundo, la historia que se cuenta en este libro utiliza muchos de los términos y nombres exclusivos de la estructura estatal y social de la Unión Soviética, desde el “Presidente del Soviet Supremo” (en esencia, “presidente del parlamento”) hasta la “población no implicada en la producción social” (léase “desempleada”). Sin embargo, el propósito de construir una narrativa basada en parte en los documentos producidos por el Estado soviético no es ni reproducir la narrativa de diferencia y exclusividad del propio Estado ni repudiarla en exclusiva. Del mismo modo que la Unión Soviética era un lugar muy diferente a los escenarios familiares de los Estados occidentales de mediados del siglo XX, en otros aspectos era muy similar, desde el comportamiento de muchos de sus ciudadanos hasta sus acciones en la escena mundial, pasando por el desarrollo a largo plazo de su economía. Del mismo modo, las acciones y la cadena de documentos dejados por sus políticos y burócratas también deberían entenderse como las de los funcionarios públicos interesados pero productivos de cualquier lugar: no siempre exactamente lo que pretendían ser, pero difícilmente una actividad vacía o performativa y casi siempre haciendo referencia a algún nivel más profundo de la realidad social y política. La riqueza de los archivos que dejó la Unión Soviética, que los historiadores han estado analizando durante las últimas décadas, ha abierto muchos rincones antes olvidados del desarrollo del Estado, así como información desconocida sobre cómo vivían y experimentaban la vida los ciudadanos soviéticos bajo la URSS24. Si es posible aceptar tanto la singularidad del mundo soviético como su inclusión en la universalidad más amplia de la experiencia humana en el siglo XX, los documentos producidos por el Estado pueden utilizarse para recrear ese mundo, no simplemente aceptando sus afirmaciones, sino contextualizándolas en el espectro más amplio de documentación disponible en memorias, entrevistas y otros materiales.

(…)”.

© Cornell University Press / Isaac McKean Scarborough


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.