Scott Gac: Los Estados Unidos de América, una de las empresas más violentas de la historia

El violento nacimiento de los EE.UU. es algo que sabemos perfectamente. Lo relató, por ejemplo, el profesor Holger Hoock en un celebrado libro, que ha tenido la fortuna de ser traducido entre nosotros: Las cicatrices de la independencia. El violento nacimiento de los Estados Unidos (Desperta Ferro). Y en esa misma senda nos llega ahora el trabajo de su colega Scott Gac, titulado Born in Blood. Violence and the Making of America (Cambridge UP).

Veamos los primeros párrafos:

“La noche del 5 de marzo de 1770, un centinela británico y un aprendiz local intercambiaron insultos en la calle King de Boston. El soldado golpeó al trabajador con la culata de su rifle y se formó una multitud en su defensa. Poco después de que el centinela pidiera ayuda, nueve soldados de uniforme rojo se enfrentaron a una turba enfurecida de varios cientos de hombres. “‘Langosta’, ‘Maldita espalda’, ‘Cobarde’, ‘Bastardo'”, gritaban los miembros de la multitud mientras escupían y arrojaban piedras y nieve cargada de hielo.1

Las tropas británicas, presas del pánico, dispararon sus armas. La mayoría de las víctimas de lo que pronto se conoció como la Masacre de Boston eran niños, jóvenes trabajadores y marineros, individuos cuyas experiencias reflejaban migraciones y conexiones a través de tres continentes. Crispus Attucks es el más recordado de los que murieron en el acto. Hijo de un indio de Natick y de una africana colonial británica (y él mismo antiguo esclavo), Attucks sólo estaba en la ciudad temporalmente. Le habían puesto a trabajar en un barco que se dirigía a Carolina del Norte. En lugar de ello, dos disparos le atravesaron el pecho mientras se apoyaba en un palo a unos quince pies de los soldados.

El marinero James Caldwell también recibió dos disparos en el pecho. El cordelero Samuel Gray tenía las manos en los bolsillos cuando recibió un disparo en la cabeza. El aprendiz de carpintero Samuel Maverick, de diecisiete años, corrió a King Street por curiosidad; murió lentamente de un disparo de mosquete en las siguientes veinticuatro horas. El marroquinero Patrick Carr se precipitó al lugar de los hechos. Sus amigos le insistieron en que dejara una espada que llevaba guardada en el abrigo. La herida de su mosquete tardó diez días en matarle. Las balas de los mosquetes de los nueve soldados también hirieron a media docena más, entre ellos un comerciante, un marinero y aprendices.

Como era típico entre los militares europeos, los soldados británicos del 29º Regimiento de Boston también presentaban un grupo diverso procedente de los márgenes de la sociedad. De los aproximadamente seiscientos combatientes de la unidad, el 33% eran ingleses, el 50% irlandeses y algo más del 5% escoceses. Los irlandeses y los escoceses parecían ajenos a quienes se identificaban como ingleses en el siglo XVIII. Aún más extravagantes para muchos blancos de Boston eran los diecisiete jóvenes marcados como “extranjeros” en el informe del regimiento. Esta designación probablemente indicaba a los tamborileros afrocaribeños, la mayoría de los cuales fueron “conseguidos” durante la captura británica de Guadalupe en la Guerra de los Siete Años (1756-1763).

La violencia de 1770 en Boston, Nueva Inglaterra -a menudo descrita como una experiencia exclusivamente estadounidense- se forjó así en una matriz del siglo XVIII de mercados globales, colonización, esclavitud y fuerza imperial. Los americanos coloniales no estaban solos cuando se preguntaban por qué y cómo la violencia del Estado afectaba a sus vidas. Pero la visión europea del mundo que compartían se centraba en los prejuicios regionales hostiles. Los colonos británicos solían considerar enemigos a quienes vivían en Francia o España (o en territorios ocupados por franceses o españoles), y también consideraban enemigos a los pueblos indígenas que se aliaban con franceses o españoles. (Si los soldados de la masacre de Boston hubieran “matado a cien franceses cada uno”, argumentó un abogado en defensa de los soldados, “la ley inglesa lo habría considerado una acción encomiable”). Al experimentar el mundo a través de la lente de tal afiliación y prejuicio regionales, muchos colonos blancos de Boston no lograron conectar su difícil situación con la de las comunidades de las Indias Occidentales, África, Sudamérica y Asia meridional.

(…)

La masacre de Boston -y, en términos más generales, la época colonial británica tardía en Norteamérica- pone de relieve una gran lucha sobre los límites de la violencia en la sociedad. Esta lucha dio forma a instituciones e individuos, los temas de este libro. Born in Blood trata sobre la fuerza gubernamental (violencia estatal) y los actos de violencia cometidos por individuos y comunidades en Estados Unidos. Sigue la pista de la violencia como una tradición nacional, creada por una variedad de personas desde la Revolución y la Guerra Civil hasta la Edad Dorada. En las páginas siguientes, a menudo aparecen relatos de personajes conocidos: Robert E. Lee, por ejemplo, cuyos marines mataron y capturaron a miembros de la banda de John Brown, y Rutherford B. Hayes, que autorizó el uso interno de casi cuatro mil soldados en 1877. Estos ejemplos muestran cómo la violencia estatal puede sostener sistemas injustos, aunque de ello no se deduce que todos los usos de la violencia estatal sean injustos.

(…)”.

©  Cambridge University Press / Scott Gac 



Citar este post
Anaclet Pons (2024, 13 febrero). Scott Gac: Los Estados Unidos de América, una de las empresas más violentas de la historia. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 14 de abril de 2024, de https://doi.org/10.58079/vtm3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.