La política exterior alemana (1945-2023)

Continuamos con temas alemanes vistos desde la vecina Francia. En esta ocasión nos trasladamos a estrasburgo, donde ejercen Sylvain Schirmann y  Martial Libera. Ambos son los autores de La politique extérieure de l’Allemagne depuis 1945. La puissance retrouvée (Armand Colin), que empieza así:

“La rendición alemana el 8 de mayo de 1945 significó la desaparición de Alemania como Estado. El Reich dejó de existir y los Aliados se convirtieron en los nuevos amos del territorio alemán. Los Aliados ejercieron el “poder gubernamental supremo”. Derrotada militarmente, condenada al ostracismo ético como nación, Alemania tuvo que enfrentarse a la privación, la destrucción y, para algunos de los suyos, a la condena. La aventura de Hitler condujo a la catástrofe y al caos, a un “año cero”, según la expresión popularizada por artistas e intelectuales al final del conflicto mundial. Objeto de los vencedores, ¿puede ahora la nación alemana recuperar el lugar que antaño ocupaba en los asuntos internacionales, el de una gran potencia? Casi 80 años después del colapso de 1945, hay que decir que la República Federal de Alemania (RFA), sucesora del antiguo Reich, ha recuperado la mayoría de los resortes del poder. La “nueva Alemania” es innegablemente un gigante económico, comercial y financiero, y hoy ocupa el primer lugar en Europa y el cuarto en el mundo. Ha logrado una serie de éxitos que enorgullecen a los alemanes: su solidez monetaria, con el marco que sirve de modelo al euro; la buena imagen del “Made in Germany” en el mercado de la exportación; sus numerosos superávits.

Sus éxitos no se limitan a la economía. Alemania sabe difundir su cultura y celebrar sus éxitos deportivos (victoria en cuatro Mundiales de fútbol desde 1945). La elección del cardenal Ratzinger, antiguo arzobispo de Múnich, al trono papal con el nombre de Benedicto XVI inspiró a la prensa sensacionalista alemana a titular “Wir sind Pabst” (“Somos Papa”), señal de un orgullo nacional reencontrado. Aunque Berlín sabe cómo avanzar con los atributos del poder blando, no ha olvidado apoyarse en su ejército para tener peso en la escena internacional. La Bundeswehr es uno de los mayores ejércitos en términos de efectivos y cuenta con uno de los mayores presupuestos militares de Europa (un gasto de 56.000 millones de dólares en 2021, a la par que el gasto francés). Está presente en los teatros de operaciones exteriores y participa en la resolución de crisis internacionales. El “milagro alemán” no es simplemente económico, sino de poder redescubierto.

Este libro examina por qué y cómo Alemania ha vuelto a ser una potencia. ¿Se benefició la nación alemana del contexto internacional? Objeto de los Aliados, Alemania se convirtió entonces en una pieza de su rivalidad. Esto le dio margen de maniobra, ya que tanto la RFA como la RDA (República Democrática Alemana) pudieron apoyarse en sus respectivos bandos y, mediante su integración en estructuras regionales, reafirmarse aún más. Más en general, ¿cómo ha permitido el orden bipolar a las dos Alemanias recuperar soberanía y poder? Las mismas preguntas pueden hacerse sobre la globalización económica y el orden internacional tras el final de la Guerra Fría. Independientemente del contexto, ¿no ha podido Alemania apoyarse en un amplio abanico de actores que han comprendido claramente que los intereses individuales y los intereses nacionales no se excluyen mutuamente? A la luz de la experiencia nazi, ¿no reinventó su práctica diplomática, prefiriendo la consulta al enfrentamiento, el multilateralismo al unilateralismo, la moderación al poder?

Importantes figuras han encarnado el retorno de Alemania a la vanguardia. Ya nos vengan a la mente Konrad Adenauer, Willy Brandt o Helmut Kohl, los sucesivos cancilleres han sido a menudo los garantes de unos objetivos perseguidos metódicamente, dotando a la política exterior alemana de una coherencia cuyos marcadores es preciso examinar. Si bien la búsqueda de la reunificación es un objetivo compartido por ambas Alemanias, una vez lograda la reunificación, son los planteamientos de la RFA los más importantes. Entonces, ¿cómo encajan la implicación de Alemania en la globalización, su participación en la integración europea y la cooperación en el marco de la asociación franco-alemana?

La caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989 fue un acontecimiento fundamental en el análisis de la política exterior alemana. Antes de la Wende, la soberanía alemana era limitada, tanto en el Este como en el Oeste, y la posición internacional de la RDA y la RFA estaba en bandos diferentes. Por ello, la cuestión interalemana revestía una gran importancia. El diálogo entre los dos Estados alemanes no es, a sus ojos, una cuestión de política exterior, pero no deja de ser una cuestión internacional esencial para la existencia de Alemania. Tras la reunificación, Alemania recuperó su soberanía. Por tanto, puede ocupar su lugar como una potencia más en la escena internacional y perseguir sus objetivos sin tabúes. Sin embargo, tanto antes como después de 1989, Alemania sigue marcada por la experiencia nacionalsocialista, que le confiere una responsabilidad especial (que ha hecho suya) en su enfoque de la política exterior.

En cada una de las dos partes del libro se ha privilegiado el enfoque cronológico, con excepción del capítulo preliminar dedicado a la presentación esencial de las modalidades, principios y actores de la política exterior alemana. En la primera parte del libro, este enfoque pone de relieve cómo Alemania pasa progresivamente de ser un objeto de las relaciones internacionales a convertirse en un actor asertivo, tanto en el Este como en el Oeste. Nos invita a observar los primeros pasos de la normalización de una potencia en la década siguiente a la reunificación, potencia que posteriormente se afirma plenamente en la escena internacional y se convierte en un actor de primer orden. Esta segunda parte se abre con un prólogo que recuerda los acontecimientos de 1989-1990 y sus consecuencias internacionales. Termina con un epílogo que intenta analizar los primeros pasos dados por el nuevo Canciller, Olaf Scholz, en la escena internacional. Como el texto del libro se terminó en septiembre de 2022, este epílogo se cierra, a finales de agosto de 2022, con el discurso del Canciller en Praga.

La política exterior alemana atrae desde hace tiempo el interés de los historiadores. Existen innumerables obras dedicadas al tema en la literatura científica extranjera, sobre todo alemana y angloamericana. Alemania siempre ha suscitado interrogantes. En Francia, muchas obras están dedicadas a Alemania, incluida su política exterior. Aparte de algunas obras que describen la política del país como la búsqueda de un “pangermanismo reescrito y adaptado” al nuevo contexto, la mayoría de las obras intentan comprender las fuerzas en juego que permitieron a la RFA recuperar la mayor parte de su margen de maniobra.

Algunos historiadores advierten contra el excesivo poder de Alemania y la tentación de utilizarlo exclusivamente con fines nacionales. Otros hacen hincapié en la experiencia nacionalsocialista, que inocularía definitivamente a la nación alemana contra sus viejos demonios, y subrayan hasta qué punto el trabajo de los alemanes sobre su pasado impregna la relación de la RFA con los demás. Subrayan que su política se caracteriza ahora por la reconciliación con sus vecinos, la moderación y el multilateralismo. Este resumen se basa en los trabajos de las dos últimas corrientes. Desde Joseph Rovan hasta los historiadores y germanistas actuales, el debate entre las dos escuelas siempre ha existido. A ellos debemos los análisis, reflexiones e interpretaciones que estructuran este manual. Como no podemos citarlos a todos, ni mencionar sus abundantes aportaciones en notas a pie de página, los hemos incluido a todos en la bibliografía que acompaña al texto. Por supuesto, hemos incluido nuestros propios análisis contenidos en obras que nosotros mismos hemos dedicado a Alemania. Nuestra ambición es presentar en francés una primera panorámica de la política exterior alemana desde la creación de los dos Estados alemanes en 1949. Estaríamos encantados de poder contribuir a estimular la reflexión y el debate entre estudiantes y otros ciudadanos interesados en Alemania. Sin embargo, somos conscientes de que en el limitado número de páginas nos hemos visto obligados a tomar ciertas decisiones de las que asumimos la responsabilidad”.

© Armand Colin / Dunod Editeur


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.