Heinrich August Winkler: Los alemanes y la revolución (1848-1989)

Volvemos una vez más sobre la obra de Heinrich August Winkler. En esta ocasión se trata de: Die Deutschen und die Revolution: Eine Geschichte von 1848 bis 1989 (Beck).

Esto nos dice en las palabras introductorias:

“Creemos saber lo que significa “revolución”: una alteración global, a menudo violenta, de las relaciones de poder existentes. En 1961, el sociólogo Ralf Dahrendorf definió las revoluciones como “cambios políticos y sociales… que se producen de forma extremadamente rápida con el uso de la violencia y tienen efectos de gran alcance”. De forma similar, aunque sin hacer hincapié en el factor de la violencia, el politólogo Kurt Lenk lo formuló en 1986: “La revolución siempre está relacionada con la creación de un nuevo orden social y nuevas formas jurídicas que van más allá del mero cambio de un grupo dirigente (putsch, golpe de Estado). El factor decisivo aquí es la voladura de la estructura social anterior en el sentido de una ruptura con la tradición”.

Es este tipo de concepto pragmático de trabajo de la revolución, basado en Dahrendorf y Lenk, con el que queremos abordar nuestro tema, las revoluciones alemanas de los siglos XIX y XX. El centro de nuestro interés es la relación de los alemanes contemporáneos con la revolución, que ha cambiado considerablemente en estos dos siglos. En cada capítulo se tratan aspectos fundamentales del tema de la “revolución”, especialmente de forma intensiva en relación con las “revoluciones pacíficas” de 1989 y de forma resumida en el último capítulo del libro.

Antes de pasar a la primera revolución alemana, la de 1848/49, debemos echar un vistazo a su prehistoria. En primer lugar, incluye el acontecimiento que tuvo un impacto duradero en la relación de los alemanes con la revolución y cuyas consecuencias cambiaron fundamentalmente Alemania: la Revolución Francesa de 1789.

Muchos alemanes también habían vitoreado a los franceses cuando asaltaron la Bastilla de París, símbolo del Antiguo Régimen absolutista, el 14 de julio de 1789. Entre los que profesaban la libertad, la igualdad, la fraternidad, las ideas de 1789, había grandes poetas y pensadores como Kant, Herder y Schiller y algunos que aún no eran famosos, como los estudiantes de teología Hegel, Schelling y Hölderlin, en Tubinga en aquella época. Pero, como es bien sabido, el entusiasmo en la orilla derecha del Rin no duró mucho.

Ya en octubre de 1789, Christoph Martin Wieland, probablemente el publicista alemán más influyente de la época, también simpatizante temprano de la Revolución, condenó la privación de poder del rey de Francia por ser incompatible con el necesario equilibrio de poderes, legislativo, ejecutivo y judicial. A partir de la primavera de 1790, las críticas a la supuesta prepotencia de la Asamblea Nacional parisina se hicieron más severas, y esto en la misma medida en que crecía la influencia de los jacobinos.

A partir de la primavera de 1790, las críticas a las supuestas pretensiones de la Asamblea Nacional de París se hicieron más severas, y esto en la misma medida en que crecía la influencia de los jacobinos. Incluso antes de que comenzara abiertamente el reino del terror, Johann Gottfried Herder [Cartas para el Progreso de la Humanidad] concluyó: “podemos asistir a la Revolución francesa como mirando desde lo alto de una orilla firme un naufragio en extranjero mar abierto, a menos que nuestro genio maligno, incluso sin quererlo, nos precipite al mar”.

Incluso los más resueltos defensores alemanes de las ideas de libertad, igualdad y fraternidad, los llamados “jacobinos alemanes”, en su mayoría no querían ver un modelo en la Francia revolucionaria. Uno de ellos, el escritor Georg Friedrich Rebmann, confesó en 1796 que nunca había “pensado seriamente en una revuelta alemana (¡sic!) en la línea de la francesa. En los países protestantes es del todo imposible, y en los católicos casi tanto”. Sin embargo, Rebmann no quería descartar una revolución. Tendría y debe tener lugar “si no la previene la reforma”.

En última instancia, Immanuel Kant, el filósofo de Königsberg, en Prusia, no quería decir otra cosa. Expresó públicamente su simpatía por las ideas de la Revolución Francesa más allá de la época del terror más enérgicamente condenada. Cuando en 1797 reclamó un “sistema representativo del pueblo” en la doctrina jurídica de la “Metafísica de la moral“, fue mucho más allá de la teoría y la práctica del absolutismo ilustrado de Federico. Pero como insistía en las reformas jurídicas y quería evitar en lo posible una revolución violenta, el destinatario real de sus exigencias seguía siendo el Estado existente.

Reforma en lugar de revolución o revolución desde arriba en lugar de desde abajo: todos los intelectuales alemanes que no estaban de acuerdo con las condiciones existentes y, sin embargo, no deseaban un derrocamiento violento, coincidían en esta conclusión. Tenían buenas razones para su actitud. Las posiciones de partida de Alemania y Francia eran muy diferentes. Muchos de los estados alemanes, a diferencia de Francia, conocían la forma de gobierno del absolutismo ilustrado. Federico el Grande, considerado en toda Europa como la encarnación de este tipo de gobierno, era visto en Francia como un contraste positivo con Luis XVI. Sin embargo, el “tercer estado” francés ya estaba demasiado desarrollado y seguro de sí mismo para aceptar una versión ilustrada del absolutismo. La nobleza francesa, estrechamente aliada con el alto clero católico, gozaba de inmensos privilegios, pero ejercía muchas menos funciones socialmente relevantes que la nobleza terrateniente y militar de Alemania Oriental. Por consiguiente, una vía de desarrollo “alemana” no era más viable en Francia de lo que lo era una “francesa” en los Estados alemanes y, desde luego, no lo era en la Prusia protestante.

(…)

El primer capítulo es la versión revisada y ampliada de una conferencia que impartí en el semestre de invierno 1997/98 en el marco de un ciclo de conferencias en el Instituto de Estudios Históricos de la Universidad Humboldt de Berlín con motivo del 150 aniversario de la revolución de 1848/49. La versión original de mi contribución está impresa en el volumen Revolution in Deutschland und Europa 1848 /49 editado por Wolfgang Hardtwig y publicado por Wallstein, Göttingen, en 1998. Todos los demás capítulos fueron escritos especialmente para este volumen.

Mi libro no pretende ofrecer un esbozo histórico de los acontecimientos. Mi enfoque es más bien histórico-problemático. Me interesan las principales cuestiones controvertidas de la época, cuestiones que en parte lo siguen siendo hoy en día porque también tienen importancia para el presente. La controversia continuará. Con mi volumen quiero contribuir a aclarar los problemas sobre los que se discute. Esta es la intención de investigación práctica que hay detrás de este libro”.

© Verlag C.H.Beck oHG /  Heinrich August Winkler 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.