La historia de la Unión Europea: caos, desorden y negociación

“Lo cortés no quita lo valiente”, suele decirse por aquí. Porque una cosa es que los británicos hayan decidido apoyar el Brexit y otra bien distinta que se desentiendan de los asuntos europeos. Y menos aún, los grandes sellos editores allí radicados que, gracias al inglés, reinan en el panorama de lo impreso. Es lo que hace Routledge, por poner un preclaro ejemplo. pero no es el único, y entre esos otros está también Cambridge. En este último caso,  de entrada, han publicado una síntesis exhaustiva de historia de la Unión Europea en dos apretados y variados volúmenes, con parte de la flor y nata de los estudiosos a ello dedicados (sin participación española, dicho sea de paso): The Cambridge History of the European Union (CUP), editado por, cómo no,  Mathieu Segers y Steven Van Hecke.

El primer volumen empieza así:

“La integración europea no es el resultado de un plan preconcebido. Más bien consiste en procedimientos desordenados y discusiones acaloradas. La toma de decisiones ad hoc, las crisis e incluso el caos absoluto han sido constantes en la historia de la Unión Europea (UE). Esta compleja realidad ha inducido a los estudiosos a centrarse en sus infames “embrollos” para comprender mejor lo que está ocurriendo en la integración europea. En consecuencia, la investigación se ha centrado principalmente en las formas, los medios y los resultados: la negociación interestatal y los tratados e instituciones europeas resultantes. Sin embargo, este énfasis en las formas y los medios institucionales y en los resultados de la negociación interestatal ha hecho que las ideas sobre el futuro de Europa se traten sobre todo como representaciones de intereses estatales o institucionales concretos y unidimensionales. Esto conduce a imágenes distorsionadas de la historia. Si algo han dejado claro los últimos años de crisis es que resulta bastante complejo analizar adecuadamente los embrollos multinivel, multipolíticos y democráticos que caracterizan la laboriosa gestión de las crisis y las políticas cotidianas de la UE, y mucho menos que baste con centrarse en los intereses institucionales. Dicho con más contundencia, las teorías existentes para entender la integración europea, que se desarrollaron sobre todo durante el apogeo de la integración, resultan insuficientes para comprender la evolución de la integración europea, especialmente desde el Tratado de Maastricht (1992)

(…)

El trabajo emprendido por los planificadores de una nueva Europa (occidental) recibió pronto un fuerte impulso gracias al éxito -sin parangón en la historia- del crecimiento económico, la prosperidad y el progreso general. Como ha señalado Alan Milward, “nada en la historia de Europa occidental se parece a su experiencia entre 1945 y 1968… el nivel de vida material de la mayoría de la gente mejoró ininterrumpidamente y a menudo con gran rapidez”.30 En combinación con la lógica geopolítica e ideológica en blanco y negro de la Guerra Fría, esto hace que parezca – ex post facto – como si los planificadores racionalistas de la primera posguerra hubieran triunfado. Esta influyente percepción, sin embargo, es fundamentalmente incompleta porque oculta los orígenes no económicos de la integración europea y presenta falsamente la integración europea como un asunto puramente racional.

Esta noción constituye el punto de partida de la investigación histórica en la que se basa la Cambridge History of the European Union (CHEU) y refleja una evolución relativamente reciente de la historiografía de la integración europea.  La CHEU pretende realizar una importante contribución a la historiografía existente integrando tres ideas relativamente nuevas procedentes de la emergente literatura revisionista en un nuevo enfoque global.

La primera idea nueva derivada de la literatura revisionista es que los gobiernos implicados en el inicio de la integración europea fueron incapaces de controlar lo que surgió de la idea ampliamente popular de la unificación europea. Una vez que el genio salió de la botella, la integración europea cobró vida propia, penetrando en la política nacional y provocando profundas divisiones en los gabinetes y los parlamentos, atravesando los campos políticos convencionales y suscitando acalorados debates entre federalistas, confederalistas, aislacionistas, nacionalistas, etcétera. (…) La historiografía no ha prestado suficiente atención a este aspecto, y la CHEU se esfuerza por corregirlo.

La segunda novedad es la necesidad de profundizar en el pasado para comprender los orígenes de la integración europea. La historiografía centrada en el Estado y en temas específicos antes mencionados impide comprender las dependencias transatlánticas y los vínculos temáticos desde una perspectiva más diacrónica. En los raros casos en los que estos fenómenos se han estudiado durante un período más largo, el alcance se ha limitado a la historia intelectual o a la dependencia institucional de la trayectoria o a la vinculación temática dentro y entre determinados ámbitos políticos, de los cuales los dos últimos suelen limitarse al marco temporal tradicional de la integración europea, es decir, después de 1950 o incluso después de 1990. (…)

La tercera idea nueva que ha surgido de la historiografía reciente es la convicción de que, para entender cómo se desarrolló la integración europea, los historiadores deben ahondar bajo la superficie de la política cotidiana, la diplomacia y el desarrollo de las instituciones. En ese nivel más profundo, se hace evidente que la integración europea surgió de una incesante “batalla de ideas” sobre el futuro de Europa. No fue el resultado de un plan preconcebido, sino el producto de interminables batallas en torno a esos planes, batallas alimentadas por ideas e ideales que traspasaban las fronteras nacionales y los partidos políticos (…)”.

Y esa obra permite presentar otras dos relacionadas. En primer lugar, hay que señalar que el capítulo séptimo del primer volumen (“A Pillar of the Golden Age? European Integration and the Trente Glorieuses”) lo firman Antonio Varsori y Lorenzo Mechi. Pues bien, el profesor Varsori  -un veterano en la materia y coeditor de la colección Euroclio– acaba de presentar su propio repaso en  Storia della costruzione europea. Dal 1947 a oggi (Il Mulino), aprovechando como todos los setenta y cinco  años transcurridos desde la implementación del Plan Marshall y desde el nacimiento de la Organización Europea para la Cooperación Económica. 

Se trata, pues, de una síntesis en la que Varsori relee “la historia de esta construcción progresiva partiendo del papel de los gobiernos nacionales y pasando por la evolución de las instituciones, el proceso de integración, la dimensión económica y la influencia de las transformaciones sociales; además de reconsiderar la interacción con las grandes dinámicas y actores internacionales que han contribuido a configurar la naturaleza y los límites geopolíticos de lo que se entiende por Europa”.

Por si fuera poco, y en segundo término, uno de los editores del libro de Cambridge, el citado Mathieu Segers,  presenta con el mismo editor los antecedentes de la Unión: The Origins of European Integration. The Pre-History of Today’s European Union, 1937–1951 (CUP). Un volumen, nos dice el editor, que “aúna la historia política, diplomática, económica, cultural y contemporánea, explorando por qué y cómo se produjo la integración europea. Relata una fascinante historia de ideales y realpolitik, sueños políticos y realidades geográficas, planificación y caos”. 

© Cambridge University Press  /  Società editrice il Mulino S.p.A.



Citar este post
Anaclet Pons (2023, 20 noviembre). La historia de la Unión Europea: caos, desorden y negociación. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 18 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/mz92

2 comentarios sobre “La historia de la Unión Europea: caos, desorden y negociación”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.