Robert Gildea: Los mineros británicos y la gran huelga de 1984-85

Aquellos que tengan cierta edad recordaran que el la primavera de 1984 miles de mineros británicos iniciaron una  huelga para protestar contra la reestructuración del sector del carbón que la patronal británica y el gobierno les habían presentado. Un año después se había convertido en conflicto laboral más duradero en la larga historia de la lucha obrera del Reino Unido. Lo que supuso, la derrota consiguiente ante el gobierno de Margaret Thatcher, marcó una época. La dura realidad y sus consecuencias las hemos visto reflejadas de muchas maneras, como en el cine, sobre todo con la crudeza de Ken Loach aunque también en modo de comedia,  o en la literatura y, por supuesto, en los trabajos académicos. Pues bien, a ellos se suma ahora Robert Gildea con su Backbone of the Nation. Mining Communities and the Great Strike of 1984-85 (Yale UP)

Empecemos con el paratexto editorial:

“Hace cuarenta años, Arthur Scargill dirigió el Sindicato Nacional de Mineros en una de las mayores huelgas de la historia británica. Existía un profundo sentimiento de orgullo en las comunidades mineras británicas, que se consideraban la columna vertebral de la economía del país. Pero fueron vilipendiados por el gobierno de Margaret Thatcher y finalmente quebrados: privados de sus empleos, de sus medios de subsistencia y, en algunos casos, de sus vidas.

En esta nueva e innovadora historia, Robert Gildea entrevista a los mineros y sus familias que lucharon por defenderse. Gildea explora comunidades mineras desde el sur de Gales hasta las Midlands, Yorkshire, County Durham y Fife, y muestra cómo los mineros y sus familias se organizaron para protegerse, y cómo una red de activistas se movilizó para apoyarles.

En medio de la reciente oleada de huelgas en el Reino Unido, Backbone of the Nation vuelve a poner de relieve la importancia de la organización de los trabajadores y describe con detalle los triunfos, las pérdidas y la resistencia de estas comunidades mineras”.

Y así empieza:

“Cuando entrevisté a Thomas Watson, un antiguo minero de ochenta y siete años, en 2021 en su casa de Ballingry, Fife, recordó la sabiduría de su padre Andrew, un minero que había luchado en la batalla de Mons en 1914:

Mi padre solía decir, los mineros son la columna vertebral de la nación. Sin ellos, el país no podría funcionar. Sin carbón no podrían circular los trenes. Si no hubiera trenes nadie podría llegar a su trabajo. La mayor parte de Inglaterra trabajaba en fábricas. Las fábricas necesitaban electricidad y carbón para generar electricidad y si no había carbón las fábricas empezaban a cerrar.

La idea de que la clase obrera británica, personificada por los mineros, era “la columna vertebral de la nación” era moneda bastante corriente a mediados del siglo XX. Ferdynand Zweig, un año más joven que Andrew Watson, profesor de Derecho polaco-judío de Cracovia, que huyó a Gran Bretaña en 1940 y se convirtió en científico social, sostenía en 1952 que su centralidad en la producción de riqueza, cultura y progreso compensaba con creces la realidad de su “inferior posición económica y social”:

Es agradable sentir que uno pertenece a la vanguardia de la justicia y el progreso, a la parte que da, a la columna vertebral del país, a la capa más trabajadora y útil de la comunidad. Sin el trabajador no hay ocio ni comodidad, y por tanto tampoco cultura.

En Gran Bretaña, los mineros eran todos hombres, la última mujer había dejado de trabajar en la superficie de la mina en 1866 y la edad mínima se había elevado a catorce años en 1911; pero también existía la sensación de que las esposas de los mineros formaban parte de esa columna vertebral, apoyando a sus maridos, hermanos e hijos en los buenos y en los malos momentos. Heather Wood, nacida en 1951, hija de un minero de Easington y militante laborista, conocida por haber incorporado a las esposas de los mineros a la organización Save Easington Area Mines (SEAM), creada en 1983, tenía claro que, históricamente, en las familias y comunidades mineras, las mujeres mineras siempre han sido la columna vertebral. Siempre han sido las que realmente salían a trabajar. Los hombres iban a trabajar, la mayoría de las mujeres estaban en casa, así que se organizaron y salieron a la calle. En la huelga de 1926, las mujeres estaban allí, al igual que algunos hombres, ayudando a proporcionar alimentos.

Durante doscientos años, la industria minera fue la columna vertebral del país tanto económica como geográficamente. Económicamente, el papel de Gran Bretaña como “Taller del Mundo” y “Primera Nación Industrial” se basaba en un único combustible: el carbón. El carbón de Newcastle proporcionaba proverbialmente calefacción a los hogares de Londres y otras ciudades. El carbón suministraba coque a las industrias del hierro y el acero, energía a las fábricas textiles y otras industrias manufactureras, y vapor a los ferrocarriles y a la navegación costera e internacional cuando el vapor sustituyó a la vela en la década de 1880. La producción de carbón alcanzó un máximo histórico de 287 millones de toneladas en 1913, de las que más de una cuarta parte se exportaban, extraídas por más de un millón de mineros; uno de cada diez trabajadores varones del país era minero. El apogeo de la industria del carbón coincidió con el apogeo del imperio, simbolizado por el durbar de coronación del rey Jorge V y la reina María en Delhi en 1911.

(…)

El minero era la quintaesencia del homo faber, el hombre como hacedor, cuyo trabajo prometeico le enfrentaba a los elementos de la tierra, el aire, el fuego y el agua. La combinación de esos elementos exponía a equipos de hombres que excavaban con tecnología rudimentaria y procedimientos de seguridad inadecuados a catastróficas catástrofes mineras. Entre 1850 y 1901, hubo una media de 981 víctimas mortales al año en la minería del carbón.Una serie de explosiones en la mina de Oakes, en Barnsley, los días 12 y 13 de diciembre de 1866 causaron la muerte de 361 personas, entre ellas veintisiete socorristas.En la mina de Senghenydd, cerca de Caerphilly, se produjo una explosión el 24 de mayo de 1901, en la que murieron ochenta y un trabajadores; y después, debido a que las mejoras previstas en la Ley de Minas de Carbón de 1911 no se habían llevado a cabo a tiempo, otra explosión el 14 de octubre de 1913 mató a 440 trabajadores, el peor desastre minero de la historia británica. El director fue multado con 24 libras, apenas más de un chelín por muerte, y la empresa con 5 libras y 5 chelines.

Mientras luchaban por unas condiciones más seguras y mejores salarios, los mineros se convirtieron en una de las clases trabajadoras mejor organizadas. La organización les permitió promover su causa eligiendo a dirigentes sindicales para negociar con los empresarios y coordinar las huelgas. La Federación de Mineros de Gran Bretaña (MFGB) se formó en 1889 a partir de un gran número de sindicatos de condado, pero las bases de poder regionales eran más significativas. En el condado de Durham, donde las huelgas de 1831 y 1844 de mineros descritos como “terribles y salvajes mineros” fueron brutalmente reprimidas, se fundó en 1869 la Asociación de Mineros de Durham (Durham Miners’ Association, DMA). (…) De forma más brutal, la Asociación de Mineros de Yorkshire, fundada en 1881, se encontró luchando contra un recorte salarial del 25% por parte de los empresarios en 1893. Los ataques de los mineros a los esquiroles provocaron la intervención de regimientos de infantería y caballería, la lectura de la Ley de Disturbios de 1714 y la muerte a tiros de dos mineros en Featherstone, cerca de Pontefract, el 7 de septiembre de 1893.  Mientras tanto, la Federación de Mineros del Sur de Gales, fundada en 1898, fue puesta a prueba en noviembre de 1910, cuando el Ministro del Interior Winston Churchill envió al ejército para sofocar los disturbios de los mineros contra los rompehuelgas en el pueblo de Tonypandy, en Rhondda, un hecho que nunca ha sido olvidado por los mineros galeses.The Miners’ Next Step (El siguiente paso de los mineros), un panfleto redactado en el sur de Gales en el momento de una huelga nacional en 1912, abogaba por “una política de hostilidad abierta a los empresarios”.   En 1914 se forjó una Triple Alianza con los trabajadores del ferrocarril y el transporte, y ni siquiera la guerra trajo la paz industrial: una huelga de 200.000 mineros en el sur de Gales en 1915 obligó al gobierno a hacerse cargo de esa cuenca minera, y después de todas las cuencas mineras, en virtud de la Ley de Defensa del Reino.

Tras la Primera Guerra Mundial, que se suponía iba a producir “hogares dignos de héroes”, se produjo un recrudecimiento de las luchas industriales, inspiradas por la Revolución Bolchevique en Rusia. (…)

(…)

Las exigencias de la Segunda Guerra Mundial y la victoria de un gobierno laborista en 1945 allanaron el camino para la nacionalización de la industria del carbón el 1 de enero de 1947. La producción de carbón había descendido de 287 millones de toneladas en 1913 a 181 millones en 1946, y el número de mineros de más de un millón a 698.00024 . La nacionalización creó el Consejo Nacional del Carbón (NCB), que trabajó con el Sindicato Nacional de Mineros (NUM) (que sustituyó al MFGB en 1945) en una batalla por el carbón para abastecer a las centrales eléctricas, las fábricas de gas, los ferrocarriles y los hogares en lo que todavía era una “economía monocombustible”.  Esta fue la época heroica del minero del carbón: alabado por su fuerza y habilidad, sus hazañas récord de productividad recibieron una amplia publicidad. Entrevistado en 1980 por el presentador de televisión estadounidense Dick Cavett, el actor Richard Burton, hijo a su vez de un minero galés, contribuyó -quizá un poco fantásticamente- a esta narrativa. Tras describir la veta de carbón de la Gran Falla Atlántica, que va del País Vasco a Pensilvania pasando por el sur de Gales, prosiguió:

Mi padre era un hombre muy bajo, una estatura ideal para un minero. Medía alrededor de 1,70 o 1,70 metros. Muy, muy poderoso, por supuesto. Miraba la veta de carbón y casi quirúrgicamente le hacía una marca. Le pedía a su chico -todo minero tiene un chico que trabaja para él- que le dijera: “Dame un mandril del nº 2”. Eso es un pico de media cabeza. Y entonces, después de haber contemplado este magnífico espectáculo, la cinta negra de carbón brillante, la golpeaba con un golpe enorme. Y si le daba bien, caían unas veinte toneladas de carbón… Los mineros se creían los aristócratas de la clase obrera. Se sentían superiores a todos los demás tipos de trabajadores manuales. Eran trabajadores cualificados. La carbonera era una criatura mágica.

(…)

El descontento entre los mineros fue en aumento hasta llegar a las huelgas nacionales de 1972 y 1974. En 1968, el mundo estaba en plena ebullición y Dave y Maureen Douglass hicieron campaña contra la guerra de Vietnam. En 1970, Dave ingresó en el Ruskin College de Oxford, un colegio residencial para adultos vinculado al movimiento sindical, y se afilió al Sinn Féin en protesta por la introducción del internamiento en Irlanda del Norte. Desde el punto de vista académico, se volcó en el proyecto del Taller de Historia de Raphael Samuel, investigando y escribiendo panfletos sobre las prácticas laborales y el dialecto minero en el condado de Durham.  La Conferencia Anual del NUM votó en julio de 1971 a favor de un aumento salarial de entre el 35 y el 47 por ciento, que fue rechazado por el NCB. El NUM impuso una prohibición de las horas extraordinarias en noviembre y celebró una votación nacional, en la que el 59% votó a favor de una huelga nacional a partir del 9 de enero. Se enviaron piquetes volantes desde Yorkshire para cerrar las centrales eléctricas de East Anglia, y el 3 de febrero un piquete de Hatfield, Fred Matthews, murió atropellado por un camión rompehuelgas en la central eléctrica de Keadby, cerca de Scunthorpe; más de cinco mil personas asistieron a su funeral. (…)

(…)

Arthur Scargill vio las huelgas de 1972 y 1974 como una guerra de clases, pero en 1984 hubo sobre todo una movilización de las comunidades mineras. Éstas, como hemos visto, habían crecido rápidamente a finales del siglo XIX y principios del XX. Tenían un perfil muy específico, surgían en las afueras de las grandes ciudades; desarrollaron una solidaridad particular en torno al Bienestar de los Mineros y otras actividades sociales; y, en lugar de ser vigiladas por fuerzas externas, tendían a vigilarse a sí mismas.

(…)”.

© Robert Gildea Yale University Press


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
Anaclet Pons (21 de septiembre de 2023). Robert Gildea: Los mineros británicos y la gran huelga de 1984-85. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 21 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/mz82


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.