Olivier Wieviorka: Historia total de la Segunda Guerra Mundial

A finales del pasado mes de agosto, el rotativo Le Monde se hacía eco de una de las grandes novedades de la rentrée francesa: Histoire totale de la Seconde Guerre mondiale (Perrin), de Olivier Wieviorka. Florent Georgesco presentaba allí a este profesor de la Ecole normale supérieure Paris-Saclay de Cachan y autor de diversas obras de referencia sobre este período. Añadía que Wieviorka nos ofrece una síntesis magistral del estado de los conocimientos sobre un conflicto cuya onda expansiva sigue vigente ochenta años después. Y la reseña  se completaba con una entrevista y amplios extractos.

En fin, si por casualidad anduvieran el próximo mes por el país vecino, lo tendrán en Les Rendez-vous de l’histoire presentando su libro, en cuya introducción se dice:

“Parece que esta guerra nos hunde cada vez más, por grados de un drama desconocido. La verdad es que apenas podemos hacer otra cosa que preverlo, ya que los vivos experimentan el acontecimiento sobre todo en su carácter anárquico. Los torbellinos están demasiado cerca, son demasiado violentos, y en ninguna parte […] hay un punto que escape a la amenaza. Así es como las olas del oleaje irrumpen en las lagunas”, señalaba Ernst Jünger, destinado entonces en París. El escritor alemán no se equivocaba. Nunca antes en la historia del mundo se había matado a tantos seres humanos en tan poco tiempo y con medios tan bárbaros; nunca antes los beligerantes habían desplegado medios tan poderosos para lograr la victoria. Una victoria ganada a pulso por los Aliados durante titánicos enfrentamientos que, de El-Alamein a Midway, de Stalingrado a Iwo Jima, de Pearl Harbor a Monte Cassino, incendiaron cielos, tierras y mares, azotando cuatro continentes durante siete años. El balance de esta atroz prueba desafía a la imaginación: entre sesenta y setenta millones de hombres y mujeres desaparecidos, incluidos -un fenómeno sin precedentes- más civiles que soldados. La Segunda Guerra Mundial fue ante todo, paradójicamente, “una experiencia civil”. La lucha militar real se limitó al principio y al final del conflicto. Mientras tanto, fue una guerra de ocupación, represión, explotación y exterminio”, observa el historiador Tony Judt, una observación que se aplica tanto a Europa como a Asia. La Alemania nazi procedió a la destrucción industrial de los judíos de Europa, un hecho sin precedentes en los anales de la humanidad, a pesar de que no le faltaron horrores, y emprendió una campaña de indecible crueldad en el Este. Además, el Eje redujo a la esclavitud a millones de seres humanos. Además, todos los beligerantes utilizaron los bombardeos aéreos para golpear a las poblaciones, ya fueran objetivos premeditados o víctimas colaterales. Reaparecieron plagas de otro siglo: el hambre, por supuesto, pero también las epidemias y el canibalismo. Esta es la medida del colosal coste humano de una guerra que hundió a la humanidad en el abismo.

En todo el mundo, desató fuerzas malignas que mataron, violaron y saquearon; al mismo tiempo, sin embargo, elevó a la humanidad a nuevas cotas, ofreciendo espectaculares ejemplos de heroísmo, alteridad y sacrificio. Lo sublime se codeaba constantemente con lo abyecto: mientras los británicos soportaban con entereza los embates del Blitz, los alemanes hacinaban a los judíos de Varsovia en un sombrío gueto; mientras los guardias de Auschwitz asesinaban a sus víctimas, los habitantes de Leningrado soportaban estoicamente un asedio interminable; mientras los torturadores japoneses martirizaban a sus prisioneros de guerra, los habitantes de Stalingrado luchaban como leones. Lo admirable y lo infame eran dos caras de la misma moneda. “Antes de este momento, la humanidad, como conjunto, nunca había mostrado una faceta tan diabólica ni tampoco había alcanzado cotas de creación tan parecidas a las divinas.”, resumió Stefan Zweig. (…)

(…)

Pero la memoria de la Segunda Guerra Mundial no se limita a los recuerdos que calan en lo más profundo de las conciencias o en los círculos íntimos de las personas. También ha tenido un profundo efecto en los Estados, que se remiten a aquellos años de hierro para establecer sus principios, forjar sus políticas y dirigir su diplomacia. Las relaciones chino-japonesas aún se rigen en gran medida por el doloroso recuerdo de las campañas llevadas a cabo entre 1937 y 1945 por el ejército del Emperador. El recuerdo de las llamadas “mujeres de consuelo”, obligadas a prostituirse por Japón, sigue perturbando las relaciones nipo-coreanas. Y la guerra lanzada contra Ucrania por Vladimir Putin en 2022 se reviste con los ropajes de la desnazificación, invocando los espíritus de la “Gran Guerra Patria” librada por el pueblo soviético entre 1941 y 1945. Las armas han callado desde 1945, pero la Segunda Guerra Mundial sigue formando parte del presente del mundo.

Lo que demuestra lo importante que es estudiarla. Por supuesto, no faltan obras dedicadas a este gran conflicto. Se han explorado muchos aspectos, desde la “extraña derrota” de 1940 hasta la Batalla de Inglaterra, desde la Shoah hasta los trabajos forzados, desde la movilización económica hasta la vida cotidiana. Las síntesis, en cambio, siguen siendo la excepción, en todo el mundo. La verdad es que el ejercicio es desalentador. La abundante, por no decir pletórica, historiografía es desalentadora: nadie puede pretender hoy dominar la avalancha de obras publicadas.

Pero decidí aceptar el reto por tres razones.

En primer lugar, muchos libros se centran en la Segunda Guerra Mundial sólo desde un ángulo, normalmente los aspectos militares. Sin embargo, el conflicto debe entenderse como un todo, lo que explica el título de este libro. El objetivo de esta Historia Total de la Segunda Guerra Mundial no es ofrecer una lectura exhaustiva del conflicto -una ambición imposible-, sino describir las conexiones que vinculan los numerosos factores que lo gobernaron. (…)

También he intentado divulgar los hallazgos más recientes de una historiografía que se actualiza constantemente. Nuestro conocimiento de la Segunda Guerra Mundial ha progresado a pasos agigantados. (…)

Por último, y quizá sobre todo, quería comprender la razón de ser de las personas implicadas. “Quizá se considere que una época que, en cincuenta años, desarraiga, somete o mata a setenta millones de seres humanos, debe sólo, y en primer lugar, ser juzgada. Y además es preciso que sea entendida su culpabilidad”, escribió Albert Camus. He intentado, en la medida de mis posibilidades, responder a esta exhortación para captar las racionalidades que animaron a los protagonistas, sea cual sea el juicio moral que podamos hacer de ellos. Las personas, los dirigentes y los individuos actuaron en función de sus intereses (reales o supuestos), de sus ideologías y de sus interpretaciones. Esta profusión de factores impide cualquier simplificación, por lo que vale la pena repetir una frase que Tony Judt aplicó a la Europa de posguerra.” No tengo ninguna gran teoría (…) que formular, ninguna tesis global que exponer ni tampoco ninguna historia integradora y única que contar”.

Sin defender una tesis inequívoca, el trabajo que aquí se propone adopta la forma de una narración, al tiempo que pretende ser decididamente explicativo, con el fin de captar los entresijos de una tragedia que sigue, hoy como ayer, atormentando la conciencia de la humanidad. Se trata de una empresa puesta bajo los auspicios del poeta René Char, ya que “nos debatimos entre la avidez de saber y la desesperación de haber sabido”.

© Ministère des Armées / Perrin / Olivier Wieviorka


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.