Gerhardt Stenger: El triunfo de la Ilustración. La Encyclopédie

En tiempos revueltos como los que nos envuelven, parece que la Ilustración y la Encyclopédie aún tienen cosas que enseñarnos. Conocemos, por supuesto, todo lo que Robert Darnton nos relató en ese espléndido análisis de El negocio de la Ilustración. Historia editorial de la Encyclopédie, 1775-1800 (FCE), pero Gerhardt Stenger, uno de los máximos expertos sobre el particular, nos propone abordarlo en su conjunto en Le Triomphe des Lumières. L’Encyclopédie de Diderot et D’Alembert (Perrin).

Esto nos dice en el prólogo:

“En la conciencia colectiva moderna, el término “enciclopedia” transmite la idea de una obra de referencia, ya sea en uno o varios volúmenes como la Encyclopaedia universalis, o desmaterializada como Wikipedia, que expone sistemáticamente conocimientos universales o especializados. Pero no siempre ha sido así. La idea de una gran obra capaz de reunir todo el saber disponible para la humanidad en un momento dado de la historia era desconocida en la Grecia antigua. La expresión enkyklios paideia (literalmente instrucción circular) no se refería a una forma concreta de obra, una enciclopedia, sino a una educación que abarcara todo el saber. La palabra, si no la cosa, no apareció hasta muy tarde, y el uso moderno sólo llegó con la Encyclopédie “de Diderot y d’Alembert”, como se denomina hoy común y muy impropiamente a este monumento intelectual de la Ilustración, que Jorge Luis Borges no dudó en proclamar “uno de los acontecimientos más importantes de la historia de Europa”. Obra emblemática de un siglo filosófico, esta inmensa publicación pretendía, según sus autores, presentar un cuadro preciso del estado del saber humano a mediados del siglo XVIII. Nada ilustra mejor el arraigo del diccionario enciclopédico en el espíritu de la Ilustración que la respuesta de Bartholo a El barbero de Sevilla, en la que enumera “la libertad de pensamiento, la atracción, la electricidad, el toleracionismo, la inoculación, la quinquina, la Enciclopedia y el drama” entre “toda clase de estupideces” engendradas por su “siglo bárbaro”. En una época todavía sumida en un cúmulo de arcaísmos, la Encyclopédie se presentaba como la imagen de una Francia moderna, a la vanguardia del progreso, así como la suma de todas sus competencias. Sin embargo, la obra de Diderot y d’Alembert pretendía ser algo más que una obra de referencia exhaustiva: los editores también intentaron relacionar las distintas áreas del saber para demostrar su orden y secuencia. El propio título elegido, Encyclopédie, ou dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers, subraya claramente las dos funciones principales reivindicadas: recopilación de conocimientos (diccionario) y organización de esos conocimientos (enciclopedia). Concebida por un grupo de librepensadores, estaba animada por un espíritu racionalista, crítico e irreligioso, y se ofrecía como una herramienta de divulgación del saber, o incluso como un medio para “cambiar la manera común de pensar”. Cansada de las interminables disputas entre los jansenistas y la Iglesia católica oficial que habían jalonado su historia durante casi un siglo, conquistada por ideas filosóficas cada vez más audaces, Francia ansiaba un cambio. Se consideró que había llegado el momento de librar una batalla sin cuartel contra todo lo que ofendiera a la razón, contra todo lo que pretendiera obstaculizar el progreso de la Ilustración, la marcha de la “sana filosofía”.

A mediados de la década de 1740, una nueva generación de “filósofos” entró en la República de las Letras, mucho menos cautelosos que sus mayores Fontenelle, Montesquieu o Voltaire, y decidieron enfrentarse a las autoridades. La literatura se vuelve esencialmente militante: los ataques a la religión, a la Iglesia y a la santidad de la monarquía francesa se hacen más numerosos, más insistentes y, sobre todo, más abiertos. Los “nuevos filósofos” estaban convencidos de que había que luchar públicamente y difundir al máximo el conocimiento y el pensamiento crítico. Fue entonces cuando el impresor y librero parisino Le Breton vio una oportunidad: la traducción y adaptación de un gran éxito de ventas inglés, la Cyclopaedia en dos volúmenes de Ephraim Chambers, cuya quinta edición acababa de publicarse. Para ello se necesitaba el prestigio de un gran nombre, y el del joven matemático d’Alembert pronto se hizo evidente para Le Breton y sus otros tres socios. Diderot, ya conocido por los libreros por sus traducciones del inglés, iba a realizar la mayor parte del trabajo editorial. Bajo la dirección de los dos editores, la naturaleza del proyecto cambió. Al principio puramente comercial, Diderot y d’Alembert transformaron la Enciclopedia Francesa en punta de lanza de la Ilustración. Su ambición: “Proporcionar una información completa, actualizada y crítica en una lengua moderna de alcance internacional, como lo fue el francés para la Europa de la Ilustración”. Por primera vez en la historia de la humanidad, una obra se propuso enumerar, organizar y difundir los conocimientos acumulados a lo largo de los siglos, y hacer balance del saber humano en todos los campos. La Encyclopédie, un manifiesto que celebra el progreso de la mente humana, abrió nuevos caminos en varios aspectos importantes. Concede un lugar de honor a las entonces llamadas “artes mecánicas”, es decir, a los oficios manuales, y ofrece un lugar inédito a la ilustración, relevo indispensable para la descripción de las ciencias y los oficios. Concebida como una obra colectiva, reunió a los mejores expertos en las materias más diversas, sin limitarse, como sus predecesoras, a una mera compilación de libros.

Pero más allá de estos rasgos profundamente innovadores, lo que caracteriza a la Encyclopédie de la Ilustración es la voluntad de secularizar el saber y el espíritu crítico que anima a la mayoría de sus redactores: crítica del saber, en su desarrollo, transmisión y representación, crítica de los prejuicios, crítica de la autoridad sobre todo, y del dogma religioso, ese “edificio de fango”. Obra de combate, se alzó contra el oscurantismo, la monarquía de derecho divino y el conservadurismo de las élites. Su publicación suscitó tempestades, ya que, si bien al Estado le interesaba que el proyecto llegara a buen puerto desde el punto de vista económico y financiero, los gobernantes no podían tolerar que se pusiera en tela de juicio la autoridad real y que se cuestionara la religión. Atacada por unos, apoyada por otros, la Encyclopédie se llevará a cabo a base de tanteos y ajustes sucesivos, en el transcurso de una compleja historia que abarca los años 1751 a 1772. Prohibida dos veces por las autoridades reales y proscrita por el Papa, la obra debía constar de diez volúmenes; cuando se terminó, ascendía a veintiocho -diecisiete de discursos (artículos) y once de láminas (ilustraciones)- que contenían más de 74.000 artículos ilustrados con cerca de 2.600 grabados. Estas cifras dan una idea de la cantidad de trabajo que hubo que realizar para llevar a buen puerto la empresa editorial francesa más importante del Siglo de las Luces, en términos de volumen, capital invertido y recursos humanos empleados, y al mismo tiempo uno de los proyectos culturales más audaces de la época. A pesar del exorbitante precio de suscripción (280 livres), que equivalía al salario mensual de un obrero parisino, la Encyclopédie, según Voltaire, que sabía un par de cosas sobre el tema, proporcionó el sustento a más de mil obreros durante veinticinco años y puso en circulación un capital de 7.650.000 livres, es decir, incluso más que el comercio de Francia con lo que entonces se llamaba “las dos Indias” .

Hoy en día, muchos de los artículos de la Encyclopédie están desfasados, o al menos necesitan ser actualizados. Algunos de los debates planteados por los enciclopedistas ya no son pertinentes para nosotros. Lo que no quiere decir que no tengan relación con nuestras preocupaciones actuales. Dos siglos y medio después, podemos constatar que sus principales reivindicaciones no han perdido ni un ápice de actualidad, incluso en Occidente: la libertad de pensar y escribir, de creer y no creer; la tolerancia religiosa extendida incluso a los ateos; la libertad de crear e innovar; la separación del poder espiritual y temporal; el principio de soberanía nacional; la creación de un contrapeso al Estado en forma de opinión pública; la apertura al mundo exterior. Esta es la razón por la que la Encyclopédie sigue estando de actualidad y por la que fue perseguida por los partidarios del espiritualismo, el dogmatismo y la reacción intelectual, política y social del siglo XVIII.

La historia de la Encyclopédie, los orígenes y fuentes de la obra, su concepción y ejecución, no habían sido objeto de ningún trabajo de cierta envergadura hasta la obra de Louis Ducros. En los sesenta años transcurridos desde entonces, un gran número de descubrimientos eruditos han alterado significativamente lo que creíamos saber. Los trabajos pioneros de Jacques Proust , John Lough y Richard N. Schwab permitieron identificar las ediciones originales y los autores de numerosos artículos anónimos; facilitaron un inventario y un examen analítico de todos los artículos, y permitieron formarse una idea precisa del conjunto y percibir mejor los retos que planteaba la empresa. Gracias a los grandes avances en el campo de las humanidades digitales, la Encyclopédie se ha beneficiado recientemente de una edición electrónica impecable, la ENCCRE, que facilita el acceso a esta “fortaleza” prácticamente inexpugnable evocada en su día por Jacques Proust. Enterrada desde hace dos siglos y medio en las bibliotecas y en las casas de algunos coleccionistas adinerados, la Encyclopédie de Diderot et d’Alembert está a la espera de ser resucitada. Este libro relata su azarosa historia y los principales debates que animaron sus columnas”.

© Perrin-Place des Éditeurs / Gerhardt Stenger 



Citar este post
Anaclet Pons (2024, 22 febrero). Gerhardt Stenger: El triunfo de la Ilustración. La Encyclopédie. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 14 de abril de 2024, de https://doi.org/10.58079/vvro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.