Robert Gildea: ¿Para qué sirve la Historia?

La editorial universitaria de Bristol ha tenido la feliz idea de crear una colección titulada What Is It For?  Su responsable dice que la serie “examina el propósito de los aspectos más importantes de nuestro mundo contemporáneo, desde la religión y la libertad de expresión hasta los derechos de los animales y los Juegos Olímpicos. Ilumina lo que son estas cosas al observar de cerca lo que hacen”.  Cinco son los títulos con los que empiezan, dedicados a los derechos de los animales, la ciberseguridad, la filantropía, la guerra y la historia, a los que se están añadiendo de inmediato otros muchos.

De nuestra disciplina, en pocos menos de doscientas páginas,  se ocupa un habitual en esta bitácora, el historiador Robert Gildea, con What Is History For? (Bristol UP), que comienza así:

“1960’s. Cuando estaba en el colegio, pensando en lo que podría hacer más adelante en la vida, mi padre me dijo que debería ser funcionario, como él. Él trabajaba en el Board of Trade, implicado en el segundo intento del Reino Unido de entrar en el Mercado Común. A mí me apasionaba la historia -entonces la de la Guerra Civil inglesa- y necesitaba un argumento para convencer a mi padre de que la función pública no era para mí. Como yo criaba tritones y metía caracoles en su tanque para purificar el agua, se me ocurrió que los historiadores eran como caracoles en el tanque de agua de las sociedades, limpiando los conceptos erróneos que tenían sobre su pasado y ayudándolas a ver con más claridad. Aunque todavía no hubiera utilizado el término, me estaba abriendo camino hacia la idea de que los historiadores eran críticos con las opiniones recibidas. Más tarde descubrí la historia de Francia y mi investigación doctoral se centró en lo que yo consideraba una idea errónea sobre la centralización francesa. Se contaba que un ministro de Educación de Napoleón III en la década de 1860 se jactaba de poder mirar su reloj y decir qué asignatura estaba estudiando cada escolar en Francia en ese momento. Decidí ponerlo a prueba y escribí una tesis sobre la educación en la lejana provincia de Bretaña, para ver si el mito resistía las pruebas de los archivos.

1980’s. Cuando conseguí mi primer trabajo académico, me pidieron que escribiera un estudio sobre la Europa del siglo XIX para la Short Oxford History of the Modern World. Barricades and Borders  abarcaba no sólo la revolución y el nacionalismo, sino también el cambio económico, social y cultural. Cuando salió a la luz, un historiador estadounidense que había escrito un libro sobre las trabajadoras del norte de Francia en ese periodo me desafió. “Escribes sobre las obreras industriales como si todas fueran hombres”, me dijo. ¿No sabe que la inmensa mayoría de los obreros textiles eran mujeres? Para mi vergüenza, me di cuenta de que había sido insensible a las cuestiones de género y no había integrado las historias de mujeres que se estaban publicando ahora a raíz del feminismo de la segunda ola. A partir de ese momento empecé a prestar atención a mirar la historia no sólo a través de la lente de clase, sino también a través de la de género.

2010’s. Con el tiempo me di cuenta de que la historia también debía entenderse a través del prisma de la raza. Mientras escribía un libro sobre la Resistencia francesa en la Segunda Guerra Mundial, me sorprendió el hecho de que los mismos resistentes que habían liberado a Francia de sus posesiones norteafricanas en 1944 estuvieran de vuelta en Argelia diez años después torturando a los argelinos que luchaban por su propia libertad. Invitado a pronunciar una serie de conferencias en Belfast en 2013, retomé el tema de las dificultades de los franceses para desprenderse de su pasado colonial, ya fuera pensando que seguían gobernando África o tratando a los inmigrantes de origen africano como ciudadanos de segunda clase. Entonces se produjo el Brexit, y decidí que también tenía que averiguar sobre la actitud de Gran Bretaña hacia su pasado colonial. Me quedó claro que el Brexit se basaba en la fantasía de que el Imperio Británico renacería una vez que el país abandonara la Unión Europea, y por primera vez escribí un libro con intención política. En mi ingenuidad, pensé que Empires of the Mind detendría el Brexit. No podía estar más equivocado. El libro casi no tuvo cobertura. La poca que tuvo no fue elogiosa. No era una historia que se quisiera oír. Puede que la Gran Bretaña Global fuera una fantasía, pero era una fantasía que a la gente le gustaba. Me di cuenta de que el mito era más seductor que la historia, por mucho que a los historiadores les cueste aceptarlo.

Este libro trata de responder a la pregunta: ¿para qué sirve la Historia? No se trata en absoluto de una pregunta fácil. Los historiadores están familiarizados con la pregunta “¿qué es la historia?”; para qué sirve, mucho menos. Porque esto sugiere que la historia no es simplemente una materia académica, que debe estudiarse por sí misma. Tiene una función social, una función política. Puede ayudarnos a vivir mejor o a gobernarnos mejor. O puede empeorar las cosas. Hay historia buena y mala.

(…)”.

Y aquí tenemos el prometedor índice:

  1. Where Are We Now?
    Myth-making and myth-busting
    Controlling the narrative
    History and identity
  2. How Did We Get Here?
    Appealing to the mythical past
    Historians and myth
    History and power: the struggle for legitimacy
    Whose history is it anyway? History and identity
  3. Where Do We Go From Here?
    Working through
    Who writes history?

© Robert Gildea / Bristol University Press



Citar este post
Anaclet Pons (2024, 10 mayo). Robert Gildea: ¿Para qué sirve la Historia? C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 13 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/11nos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.